El crecimiento de la deuda de EE.UU. amenaza la dominación del dólar

por Nick Beams

Un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso sobre el creciente endeudamiento del gobierno de los EE.UU. ha planteado cuestiones sobre cuánto tiempo puede seguir funcionando el dólar como la base estable del sistema monetario global. El tema de la supremacía del dólar no se destaca prominentemente en las declaraciones públicas de las autoridades financieras, pero seguramente se discute bajo condiciones donde hay movimientos para alejarse de la dependencia de la moneda de los EE.UU. para las transacciones internacionales. Las recientes iniciativas de China, Brasil y Arabia Saudita, entre otros, para realizar algunas transacciones en sus propias monedas son un ejemplo.

Aunque los cambios lejos del dólar son limitados en este punto, son de cierta preocupación, como se evidenció en un discurso pronunciado a principios de este mes por Christopher Waller, miembro de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal, en una conferencia sobre bancos centrales.

El tema de su discurso fue la primacía del dólar en las finanzas globales y la economía global “que algunos sienten que está bajo amenaza como nunca antes”.

Después de señalar que se habían emitido advertencias sobre la desaparición del dólar en ocasiones anteriores, y que era tentador descartarlas porque “nunca parecen materializarse”, agregó, como si quisiera cubrirse, que “no las descarto”. Sin embargo, luego hizo precisamente eso.

Waller describió posibles fuentes de inestabilidad del dólar, que incluyen: movimientos para realizar transacciones internacionales en otras monedas; el ascenso económico de China y el rol internacional de su moneda, el renminbi; el desplazamiento de los activos de los EE.UU. debido al temor a las sanciones estadounidenses, como las impuestas a Rusia; y el papel de lo que se ha denominado “fragmentación geoeconómica”, la tendencia cada vez mayor hacia la división del mundo en bloques.

Mientras señalaba estos temas, Waller los descartó como de poca efectividad antes de concluir en “preocupaciones por la estabilidad financiera” como un factor en el uso internacional del dólar.

Eso también fue descartado porque siempre que ocurriera una crisis se producía una “fuga hacia el dólar” con una demanda creciente de activos en dólares estadounidenses.

“Lo vimos en 2008 y nuevamente en 2020. Esta es la última reivindicación de que el dólar de los EE.UU. es la moneda de reserva del mundo y es probable que siga siendo así: en tiempos de estrés global, el mundo corre hacia el dólar, no lejos de él”.

No parecía molestarle a Waller que hay, por decir lo menos, algo sumamente perverso en la afirmación de que la “última reivindicación” de la supremacía del dólar es la carrera hacia él cada vez que hay una crisis que emana del sistema financiero estadounidense, como ocurrió en 2008 y 2020.

El tema fue retomado por el columnista de larga data del Financial TimesJohn Plender en un comentario publicado esta semana.

Señaló que Waller había “fracasado de manera notable en mencionar la mayor razón para pensar que los Bonos del Tesoro [del gobierno de los EE.UU.] ya no son una reserva ultra segura de valor”.

Según Plender: “Esto no se debe a la espantosamente disfuncional política de los EE.UU. Ni a la instrumentalización del dólar gracias a la geopolítica. Ni de nuevo a la posible amenaza competitiva de los planes de moneda digital de otros bancos centrales. Más bien, es una deuda pública en espiral que ahora supera el 97% del producto interno bruto, un nivel no visto desde la segunda guerra mundial”.

El explosivo crecimiento de la deuda pública de los EE.UU. se destacó en el informe de la CBO emitido a principios de este mes, que pronosticó que crecería en casi dos tercios, desde 1,6 a 2,6 billones de dólares en la próxima década.

En el período de tasas de interés ultra bajas después de la crisis financiera de 2008, el problema de la deuda pública de los EE.UU. estaba en gran medida fuera de la vista y de la mente. Pero con el aumento de las tasas de interés por parte de la Fed desde cerca de cero al 5,5% desde la primavera de 2022, ha cobrado relevancia.

El CBO dijo que los pagos de intereses sobre la deuda representarían alrededor de las tres cuartas partes del aumento en el déficit en la próxima década, llevándolo del 5,6% del PIB en 2024 al 6,1% en 2034, muy por encima del promedio del 3,7% de los últimos 50 años.

La creciente deuda ya ha tenido un efecto, como se ve en la decisión de la agencia de calificación crediticia Fitch el pasado agosto de retirar su calificación triple A para los EE.UU. porque su relación deuda/PIB superó la de otros países con la máxima calificación.

Plender señaló que la desaparición de la dominancia del dólar se había pronosticado en el pasado pero no había ocurrido “porque otros países no pueden igualar la supuesta seguridad y liquidez de los bonos del tesoro de los EEUU”.

Sin embargo, continuó, esa “lógica puede fracturarse ante un problema arraigado” identificado por el ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional Kenneth Rogoff y otros dos economistas en un artículo publicado en 2021.

El artículo comparaba la situación actual con el llamado dilema de Triffin, identificado por el economista belga-estadounidense Robert Triffin en 1960, que finalmente llevó al fin del Acuerdo de Bretton Woods de 1944. El acuerdo había formado la base del orden monetario de la posguerra, una base central para el auge que duró hasta el comienzo de los años 1970.

Bajo el acuerdo, el dólar funcionó como la moneda global respaldada por oro a la tasa de 35 dólares por onza, pero como explicó Triffin, este sistema requería una salida neta de dólares de los EE.UU. para financiar el comercio y otras transacciones financieras. Sin embargo, a medida que los dólares se acumulaban fuera de los EE.UU., le faltaba oro suficiente para redimirlos, lo que llevó a la decisión del presidente Nixon de eliminar el respaldo en oro el 15 de agosto de 1971.

Desde entonces, el dólar de los EE.UU. ha funcionado como una moneda fiduciaria, respaldada en última instancia por el poder económico del estado de los EE.UU.

Según el artículo citado por Plender, la versión moderna del dilema de Triffin “es la demanda de activos seguros en dólares que eventualmente puede abrumar la capacidad fiscal del gobierno de los EE.UU. para respaldarlos”. Esa capacidad menguante se revela en la participación decreciente de los EE.UU. en la producción global y el aumento de la deuda.

El Tesoro de los EE.UU. ya ha declarado que el crecimiento de la deuda de los EE.UU. es “insostenible”.

Señalando este problema, Plender recordó la experiencia del Reino Unido en septiembre-octubre de 2022. Los llamados vigilantes del mercado de bonos desataron una crisis financiera, vendiendo bonos del gobierno después de que el gobierno de Liz Truss buscó financiar recortes de impuestos aumentando la deuda sin realizar recortes profundos en el gasto público.

“¿Los disciplinarios fiscales de la comunidad mundial de inversiones no podrían dirigir sus talentos disruptivos al mercado del Tesoro de los EE.UU.?” escribió.

“Además de devastar al presidente del día, tal desafío devastaría el papel de los EE.UU. como el principal proveedor mundial de activos seguros durante las crisis globales, mientras amenaza simultáneamente el estatus del dólar como la moneda de reserva preeminente”.

Hoy en día, dicha situación se descarta como “inimaginable”, pero siempre es así en vísperas de una crisis cuando los guardianes del capital financiero mantienen que “todo va de la mejor manera en el mejor de los mundos posibles”.

La crisis del Reino Unido de hace 18 meses parece haber llegado “de la nada”, al igual que el colapso de tres bancos de los EE.UU. en la primavera del año pasado.

Se debe recordar los eventos que llevaron a la crisis financiera global de 2008. Las advertencias de que las políticas monetarias ultraligeras de la Fed estaban creando las condiciones para un accidente fueron descartadas como una calumnia contra el “maestro”, el presidente Alan Greenspan, con Lawrence Summers, uno de los asesores de la administración Biden, liderando la carga.

Ir al contenido