Con votos del Partido Comunista y el Frente Amplio el Senado aprueba que FFAA vigilen infraestructura crítica

por Ricardo Rebolledo

Con 46 votos a favor, y solo el voto el contra de Fabiola Campillai, ayer se aprobó en el Senado el antidemocrático proyecto que permite al Poder Ejecutivo, o sea al gobierno, soltar a las Fuerzas Armadas para vigilar lo que se consideraría infraestructura critica. Ahora el proyecto pasa a la Cámara de Diputadas y Diputados para continuar si este se aprueba o no finalmente.

Seamos claros, cuando se sueltan a las Fuerzas Armadas, los únicos que pagan los platos rotos son las familias trabajadoras y el pueblo pobre. Quizá lo recordaran quienes apoyaban la Unidad Popular, que saltaban de felicidad cuando Allende los soltó para supuestamente desarmar a las bandas fascistas, pero vaya sorpresa, terminaron atacando a los mismos organismos que querían defender al gobierno, como los Cordones Industriales.

Este pequeño acápite histórico quizá nos sirva de pie para entender a quienes terminan beneficiando este tipo de proyectos. Solo pongámonos en el caso de una huelga general, donde las y los trabajadores salgan a las calles, o mucho menos que eso, una simple huelga en un sector estratégico de la economía, digamos una gran mina, una refinería, una gran procesadora de alimentos, los puertos o un sector clave del funcionamiento del país como la salud. ¿Qué significará entonces que ahora el presidente los pueda desplegar mas expeditamente?

En general la historia de Chile es clara, el historial de las Fuerzas Armadas esta lleno de ataques y masacres contra las y los trabajadores, y ahora este proyecto busca que sea mucho más rápido que estos salgan de sus cuarteles a reprimir, que es algo que ya puede hacer el gobierno, pero solo que tiene que pasar por el filtro del Congreso, lo que la nueva ley evitaría, lo que también le da más poder al presidente, en un país donde ya el presidente goza de poderes amplios comparado con el resto de poderes como el legislativo y el judicial. El senador de la UDI, Ivan Moreira, feliz por el hecho lo señalaba claro: “que alegría que se comiencen a generar las confianzas, el respeto y el reconocimiento a las Fuerzas Armadas y Carabineros. Tengo claro que incorporar militares no soluciona el problema, pero permite usar las herramientas que ellos tienen para detectar el tráfico de personas. Faltan las leyes de implementación y el DFL, pero este es un buen primer paso”.

Esto también a propósito de buscar enviar parte de los contingentes a las fronteras, pero también pensándolo para las zonas donde vive el pueblo mapuche en el sur, los cuales ya tienen que hacer su vida con las Fuerzas Armadas encima supervigilando lo que hacen o no hacen.

El presidente del Senado, Álvaro Elizalde, del Partido Socialista, también celebró este nuevo atentado a las libertades democráticas: “es un buen proyecto que permite que las FF.AA contribuyan a la protección de infraestructura crítica y zonas fronterizas y que se pueda liberar de carga a las policías…se cuenta con una herramienta adicional para mejorar la situación de seguridad del país”.

Esto fue lo que votaron los senadores de la derecha y del gobierno, entre ellos el Partido Comunista y el Frente Amplio, que hoy se hacen parte del coro para poder liberar limitaciones al poder del presidente para disponer de Fuerzas Armadas que históricamente, y sin duda alguna, siempre están al servicio de los grandes poderes empresariales. Punto aparte el único voto en contra, en un verdadero acto de dignidad social y de memoria, Fabiola Campillai.

Muy por el contrario a la actitud de Campillai, estuvieron el senador Daniel Núñez del Partido Comunista, que en palabras lamentables y miedosas trataba de encubrir su apoyo a esta política que terminara de una u otra forma contra el pueblo trabajador y las grandes mayorías: “éste sigue siendo un tema que a mí me genera dudas y aprensiones frente a la acción de las Fuerzas Armadas y no lo hago por lo ocurrido hace 50 años, sino por las situaciones ocurridas en años recientes. El uso proporcional de la fuerza y las definiciones respecto a la protección que realicen las Fuerzas Armadas creo que previenen de mejor forma los riesgos que nos ha tocado ver, pero son temas que son válidos de discutir”.

(Tomado de Izquierda Diario)

Ir al contenido