Campeonato mundial de ajedrez: un traidor sosegado

por Andreas Rüttenauer

El ruso Daniil Dubov preparó al noruego Magnus Carlsen para el Campeonato Mundial de Ajedrez. Después de la victoria de Carlsen ha sido criticado en su país. El Campeonato del Mundo estaba decidido. Magnus Carlsen defendió su título contra Jan Nepomnyashchi. Se contaron anécdotas, se analizaron los errores del jugador ruso que desafiaba a Carlsen y se celebró hasta la saciedad la maratoniana sexta partida de 136 movimientos. En un mensaje de video, el «dominator» noruego agradecía honestamente a sus ayudantes haberle preparado para las partidas del Campeonato del Mundo. Probablemente no se imaginaba que iba a provocar una auténtica tormenta de mierda sobre uno de sus ayudantes. El jugador de élite ruso, Daniil Dubov, pertenecía al equipo de Carlsen y ahora muchos en su país le señalan como un traidor por haber apoyado al rival del ruso en un duelo del Campeonato del Mundo que contaba con participación rusa.

El gran maestro Sergei Kiryakin, quien desafió a Carlsen por el título de campeón del mundo en 2016, no ha ocultado lo que piensa de la ayuda de Dubov al noruego: Tampoco tendría a un noruego en su equipo si se enfrentara a Carlsen, tuiteó. Ilya Levtitov, anterior presidente de la Federación Rusa de Ajedrez, se mostró atónito: «De ninguna manera puedo entender esto», escribía en su canal de Telegram.

Y el popularísimo comentarista de ajedrez Sergei Shipov llegó a sugerir que Dubov debería jugar con Noruega en el futuro. «Oye, Danja, Danja, ¿para qué lo haces? ¿Qué te pagan?», preguntó en su página de Facebook, pidiendo que se prohibiera a Dubov participar en futuras partidas internacionales.

Dubov ha vivido desde hace tiempo con la acusación de ser un mal patriota. Cuando ganó el título mundial de ajedrez rápido de 2018, al ser preguntado por el conflicto de Ucrania dijo: «Claro, en el tema de Crimea estoy completamente del lado ucraniano». También se dice que se le ha visto anteriormente en una manifestación de la oposición.

ST PETERSBURG, RUSSIA – DECEMBER 30, 2018: El ajedrecista ruso Daniil Dubov (L) durante la final del Campeonato Mundial de Ajedrez Rápido y Blitz FIDE 2018 en el Centro de Convenciones Manege Peter Kovalev/TASS PUBLICATIONxINxGERxAUTxONLY TS09CD28

El prototipo clarísimo de enemigo

Como imagen de lo que es el enemigo para los nacionalistas rusos resulta muy adecuado. El Gran Maestro Kiryakin es un buen ejemplo de lo que se espera de los deportistas de élite de Rusia en este sentido. Una vez celebró la anexión de Crimea con una camiseta de fan de Putin y un pulgar hacia arriba en Instagram.

Para alguien que acaba de ser declarado enemigo del Estado, Dubov, de 25 años, ha reaccionado con sorprendente calma a las acusaciones. En una entrevista en el portal deportivo championat.com, dijo: «Que haya alguien a quien no le guste esto no es nada nuevo. No es la primera vez que me encuentro con esto. Estoy relativamente relajado al respecto». Y como de pasada, analizó el ambiente en su país: «Domina una especie de ambición imperial: todos están contra nosotros, todos son el enemigo. Especialmente cuando algo no funciona». Todo esto se puede ver de otra manera. Hay un joven ajedrecista, uno de los mejores del mundo, que puede trabajar con el mayor ajedrecista de la historia y perfeccionarse.

Por supuesto, este relato de traidor encaja con la imagen machista que le gusta proyectar a la nación. Pero no hace mucho tiempo también hubo un joven atleta en Alemania que fue tratado como una especie de alto traidor. El piloto alemán de bobsleigh Manuel Machata se quedó sin clasificar para los Juegos Olímpicos de 2014 en Sochi.

El ex campeón del mundo prestó los patines de su bobsleigh a su competidor ruso Alexander Zubkov, quien con ellos corrió hacia el oro. En un principio, Machata fue inhabilitado por un año. Tras su recurso, la prohibición fue revocada. Se llegó a la conclusión de que, al final, el apoyo de un contrincante por otro de un país rival no era sancionable.

Al final, Machata no apoyó al campeón olímpico. Subkov fue despojado de sus dos medallas de oro de Sochi después de que se descubriera que se había beneficiado del sistema de dopaje estatal ruso.

(Tomado de TAZ)

Ir al contenido