Archivo de la etiqueta: Charles Darwin

La revolución científica y la filosofía materialista

por Ben Curry

En este artículo, Ben Curry explica el desarrollo del pensamiento científico desde una perspectiva marxista. Ben introduce la perspectiva del materialismo dialéctico; explica cómo se aplica al mundo natural y demuestra cómo los antiguos filósofos de Grecia y Roma sentaron las bases de la ciencia moderna. La ciencia está siempre arraigada en la sociedad de clases, y la falta de la perspectiva del materialismo dialéctico ha llevado a algunos científicos modernos de vuelta a un idealismo y misticismo del que huyó la burguesía en su fase revolucionaria.

Seguir leyendo La revolución científica y la filosofía materialista

Narración de Juan navarrete: «Ciudad de manzanas»

En 1835 el célebre científico y naturalista británico Charles Darwin conoció Valdivia. En su diario de viaje hizo acento en la sencillez pueblerina de la urbe, llamándole la atención la presencia abrumadora de manzanales en toda su planta: “la ciudad, situada en una llanura al borde del rio, se halla tan por completo envuelta por un bosque de manzanos, que las calles vienen a ser como senderos en un vergel” (Viaje de un naturalista alrededor del mundo, 1945, pág. 356).

Seguir leyendo Narración de Juan navarrete: «Ciudad de manzanas»

El ritmo de la evolución

por Jonathan Losos

Durante más de un siglo después de la publicación de El origen de las especies, los biólogos pensaron que la evolución procedía en general lentamente. En cierto modo, esta idea fue un resultado de los propios escritos de Darwin –“No percibimos ninguno de estos lentos cambios que se están produciendo hasta que la manecilla del reloj del tiempo ha marcado un período de siglos” (Darwin 1859, cap. 4). Al fin y al cabo Darwin estaba en lo cierto en muchas cosas, grandes y pequeñas, desde deducir cómo se forman exactamente los atolones de coral, hasta predecir la existencia de una polilla desconocida con un probóscide de 30 centímetros a partir de la morfología de una orquídea de Madagascar. Por ello, los biólogos han aprendido que generalmente no sale a cuenta llevarle la contraria a Darwin.

Seguir leyendo El ritmo de la evolución

Antes del alba. La evolución.

por Nicholas Wade //

La principal conclusión a la que llegamos en este trabajo, a saber, que el hombre desciende de una forma de organización inferior, provocará, lamento decirlo, el desagrado de muchos. Pero tampoco es posible dudar de que descendemos de un grupo de bárbaros. Nunca olvidaré el estupor que me causó ver a un grupo de fueguinos en una costa irregular y salvaje, cuando me cruzó por la cabeza la idea de que aquellos eran nuestros ancestros. Aquellos hombres iban totalmente desnudos y embadurnados de pintura; sus cabellos eran largos y enmarañados, estaban excitados y echaban espuma por la boca, y su cara mostraba una expresión salvaje, de temor y desconfianza. Apenas poseían destreza alguna y, como los animales salvajes, vivían de lo que podían cazar; carecían de gobierno y eran despiadados con los que no pertenecían a su propia tribu… Podemos perdonar al hombre que se sienta orgulloso de haber ascendido, aunque no por su propio esfuerzo, hasta la cima misma de la escala orgánica, y que por el hecho de que al haber ascendido de este modo, en vez de haber sido colocado en el lugar que ocupa desde su origen, pueda abrigar la esperanza de alcanzar un destino todavía más alto en un futuro lejano. Pero no es la esperanza ni el temor lo que nos ocupa aquí; solo la verdad, en la medida en que nuestra razón nos permita descubrirla, y yo he dado pruebas de ello lo mejor que he sabido. Debemos, sin embargo, reconocer, como me lo parece a mí, que el hombre, pese a todas sus nobles cualidades, pese a la simpatía que siente por los más débiles y a la benevolencia que aplica no solo a los demás hombres sino a las más humildes criaturas vivas, pese a su intelecto divino que ha sido capaz de penetrar y deducir los movimientos y la constitución del sistema solar –pese a todos estos exaltados poderes– todavía lleva en su cuerpo la marca indeleble de su humilde origen.

Charles Darwin, El origen del hombre Seguir leyendo Antes del alba. La evolución.

Darwin, Marx y las dedicatorias de “El Capital”

por Salvador López Arnal //

«Aquel que entienda al babuino contribuirá a la metafísica más queJohn Locke».

Charles Darwin, cuaderno D, agosto de 1838.

Maestro, periodista, compañero y amigo de Marx, miembro del comité de correspondencia comunista de Bruselas entre 1846 y 1847 y de la oficina central de la Liga de los Comunistas, redactor de la Nueva Gaceta Renana entre 1848 y 1849, emigrado a Suiza en 1849 y a Inglaterra en 1851, Wilhelm Friedrich Wolf falleció en 1864. Tres años más tarde, su amigo le dedicaba el libro I de El Capital, la única parte que llegó a publicar en vida, con las siguientes palabras1: Seguir leyendo Darwin, Marx y las dedicatorias de “El Capital”