V.I. Lenin: «Aventurerismo revolucionario»

Vivimos tiempos turbulentos, en los que la historia de Rusia avanza con botas de siete leguas y cada año significa, a veces, más que decenios en periodos pacíficos. Se hace el balance de medio siglo de la época posterior a la reforma campesina y se asientan los cimientos de las estructuras sociopolíticas que determinarán durante largo tiempo los destinos de todo el país. El movimiento revolucionario sigue creciendo con celeridad sorprendente y “nuestras tendencias” sazonan (y se marchitan) con rapidez extraordinaria. Las tendencias que disponen de sólidas bases en el régimen clasista de un país capitalista en tan rápido desarrollo como Rusia encuentran “su sitio” casi en el acto y buscan a las clases afines. Un ejemplo: la evolución del señor Struve. Los obreros revolucionarios proponían, hace solo año y medio, que se le “arrancase la careta” de marxista; ahora, el mismo actúa ya sin careta como jefe (¿o lacayo?) de los terratenientes liberales, orgullosos de su arraigo y su sensatez. Por el contrario, las tendencias que expresan únicamente la volubilidad tradicional de las opiniones sustentados por los sectores intelectuales intermedios e indefinidos tratan de remplazar el acercamiento a determinadas clases con declaraciones, tanto más ruidosas cuanto mayor es el estruendo de los acontecimientos. “Alborotamos, amigo, alborotamos”: tal es la consigna de muchas personas de espíritu revolucionario, arrastradas por el torbellino de los acontecimientos y carentes de bases teóricas y sociales. 

Leer más

Trilla y Trotsky, una historia del comunismo español

por Jorge Martin

El libro de Trotsky Terrorismo y comunismo (una respuesta a los ataques de Kautsky a la revolución rusa, escrito en 1920) fue traducida por Gabriel León Trilla, fundador del primer PCE en 1920. Esta es la edición que posteriomrnete Júcar republicaría en 1977. Eso no tiene nada de extraño, ya que en aquél momento Trotsky era una figura dirigente de la Internacioinal Comunista y todavía el estalinismo no se había apoderado de la URSS y reescrito la historia. La traducción la hizo probablemente del francés o del inglés, ya que en aquél entonces todavía no hablaba ruso. 

Leer más

León Trotsky: Por qué los marxistas se oponen al terrorismo individual

Nuestros enemigos de clase acostumbran a quejarse de nuestro terrorismo. Lo que entienden por esto no está muy claro. Ellos querrían calificar de terrorismo todas las actividades del proletariado contra sus enemigos de clase. A sus ojos, la huelga es el principal método terrorista. Una amenaza de huelga, la organización de piquetes, el boicot a un patrón esclavista, el boicot moral a un traidor que ha salido de nuestras propias filas, dicen que todo esto es terrorismo. Si se entiende por tal toda acción que inspira temor o daña al enemigo de clase, entonces, naturalmente, toda la lucha de clases no es otra cosa que terrorismo. Y entonces ya sólo quedaría por saber si los políticos burgueses tienen derecho a derramar a raudales su indignación moral mientras que todo el Estado, sus leyes, su policía y su ejército no son más que un aparato de terror capitalista.

Leer más

Ir al contenido