Archivo de la etiqueta: Rodrigo Barra Villalón

Chiloé se hace chileno con el Tratado de Tantauco en 1826

por Rodrigo Barra Villalón

En varias oportunidades, durante el proceso de Independencia (1810-1818), los líderes patriotas se aproximaron a las autoridades chilotas para proponerles que depusieran las armas. En una ocasión, Bernardo O’Higgins se acercó al gobernador Antonio Quintanilla, quien, tras consultar con la comunidad, decidió no rendirse y envió una severa respuesta:

“Es verdad que los asuntos de América, tal como usted me los anuncia, se hallan favorabilísimos al sistema de independencia. Pero sepa que acá en Chiloé no dejaremos de dar apoyo al Gobierno español. Haremos todo lo posible por restaurar la Monarquía”.

Seguir leyendo Chiloé se hace chileno con el Tratado de Tantauco en 1826

El Banco del Pobre: capitales masónicos en el Chile del siglo XIX

por Rodrigo Barra Villalón

Antes que los billetes de Chile los comenzara a emitir el Banco Central (1925) fueron emitidos por la República de Chile y antes, por bancos privados.

Los estatutos del Banco del Pobre, fueron aprobados el ultimo mes del año 1869, declarándose legalmente instalado al año siguiente e iniciando sus operaciones el día 8 de febrero de 1870. Fue fundado como una sociedad anónima cuyo objeto era ser un “Monte de Piedad” (entidad benéfica en donde un pobre podía obtener dinero empeñando sus pertenencias) y “Caja de Ahorro” orientada a los sectores más populares, y no como un “Banco de Emisión”. Su capital inicial fue de solo diez mil pesos, una suma bastante exigua respecto de los montos con los que iniciaban operaciones otros bancos. En su constitución participaron importantes personajes de la sociedad de la época, y es destacable la suscripción de miembros de logias masónicas.

Seguir leyendo El Banco del Pobre: capitales masónicos en el Chile del siglo XIX

El negocio bélico del Covid-19 y la solución de una vacunación masiva

por Rodrigo Barra Villalón

Hasta el siglo XIX, no era raro obtener el titulo de médico luego de recibir gran parte de la instrucción por correo. Entendible, cuando las distancias eran mucho mayores y las comunicaciones dificultosas. Tampoco existía homogeneidad en los programas y antiguamente un médico debía contar con sólidos conocimientos de fitoterapia, botánica o nutrición. La ya prestigiosa Asociación Americana de Medicina (AMA) decidió que aquella heterogeneidad y libertad académica debía acabar por el bien público y con tal propósito creó su Council on Medical Education, sin embargo, sus miembros no llegaron a acuerdo respecto de los estándares obligatorios para ser médico.

Seguir leyendo El negocio bélico del Covid-19 y la solución de una vacunación masiva