Medea de Eurípides: esa madre asesina

por Stella Maris Gulian

El texto comienza con las palabras de la nodriza, la que anticipa el perfil de la protagonista: ella es salvaje, violenta, de temer. (v.105/190) Ha sufrido un “ultraje del lecho”. Ella ha sido engañada y eso desata toda su furia. La nodriza nos dice que su alma es violenta y pronta a estallar frente a un ultraje; que su carácter es salvaje y su alma despiadada; que ella es de temer, que inspira pavor, que genera espanto. Ella representa lo Unheimlich: lo familiar que se vuelve sorpresivamente espanto y que deslumbra al mismo tiempo (6). 

Leer más

Ir al contenido