Cuento de Samuel Rodríguez: «El mundo en llamas»

Padre Nuestro que estás en los cielos,
Con las golondrinas y con los misiles,
Quiero que vuelvas antes de que olvides
Cómo se llega al sur de Río Grande.

Mario Benedetti.

He muerto en el infierno 

—le llamaban Passchendaele-.

Sigfried Sassoon

Miles de cuerpos caían atravesados por las balas, devorados por las ratas, abatidos por el odio de una furia al límite. La locura se apoderó de nosotros. El mundo estaba en llamas.  

Hemos perdido la juventud, pero también la cordura, y también los deseos de vivir.  Estábamos tan despreocupados, y sin embargo al borde del infierno. Nos sentíamos seguros. Nadie nos dijo la verdad: éramos frágiles. 

Leer más

Ir al contenido