El caso Sahra Wagenknecht

por Marat

1.-EL FASCISTA NO NACE, SE HACE

El gen biológico fascista no existe.

Afortunadamente, uno no nace con un bigotillo ridículo, cantando “Deutschland über alles”, hecho todo un caudillo Vigía de Occidente con voz aflautada o con el pecho henchido, los brazos en jarras y mirada al infinito, mientras proclama “La guerra es necesaria para rejuvenecer la raza y despertar a la nación”. Es un alivio que la genética no actúe de ese modo.

Leer más

Ir al contenido