Henriette Pressburg, la mamá de Marx

por Eduardo Huchin

Henriette Pressburg (1788-1863) ha tenido muy mala prensa entre la mayor parte de los biógrafos del filósofo: se ha dicho de ella que era «modesta, incluso primitiva», que «estaba obsesionada con la salud de los miembros de su familia». En su Karl Marx, Isaiah Berlin dice que era una «mujer sólida y falta de educación, enteramente absorbida por las múltiples tareas del hogar, que en ningún momento mostró la menor comprensión de las dotes o inclinaciones de su hijo». Esa descripción no es del todo exacta como suele suceder con los retratos que hacen de sus madres algunos adolescentes enojados con la disciplina. Lo sorprendente en el caso de Karl es el claro resentimiento que sacaba a flote cada que podía. En una carta de enero de 1863, lamenta la muerte de Mary Burns, la esposa de Engels, en estos términos: «¿Acaso el lugar de Mary no debería haberlo ocupado mi madre, que en cualquier caso es propensa a las enfermedades y cuya vida ya se ha alargado lo suficiente?» Y bueno, se suponía que le estaba dando el pésame a su amigo. 

Leer más

Ir al contenido