La izquierda alemana y Rusia: «Un trabajo sangriento por hacer»

por Knut Mellenthin

Desde una profunda aversión hasta el clima emocional de la guerra mundial, desde Heine hasta Haase: cómo la izquierda alemana aprendió a odiar a Rusia. 

El 4 de agosto de 1914, el SPD,  entonces el grupo parlamentario más fuerte del Reichstag, con 110 de los 397 diputados, votaba por primera vez a favor de los préstamos con los que se financiaría la guerra mundial iniciada una semana antes con el ataque de Austria-Hungría a Serbia. Parece incierto si Karl Liebknecht también votó realmente a favor, como se afirma casi en todas partes, o si había abandonado la sala antes de la votación, lo cual es mucho más raro de leer. De hecho, solo 108 de los 110 diputados votaron a favor.

Leer más

Ir al contenido