Mate al Rey (141) abre un debate tabú: las medidas sanitarias contra el COVID como política contrarrevolucionaria

Este capítulo de Mate al Rey 141, será recordado como el capítulo perdido, para coleccionistas, debido a que no pudimos subirlo a nuestra tradicional plataforma YouTube. La razón, muy sencilla: la censura, porque el tema de las vacunas y la crítica a las medidas sanitarias adoptadas con motivo de la pandemia del COVID, una pandemia globalizada, multimedial y de control político sincronizado a escala planetaria, simplemente no puede ser objeto de discusión. O se acepta el discurso de la OMS o no se puede debatir.

Leer más

Mate al Rey 136, Petruccelli vs Laplagne: «Tras el hundimiento de MILEI ¿Cuál es el papel de la IZQUIERDA Argentina?»

Mate al Rey 136

Edición al alimón de «Humanamente Hablando», convocamos a dos marxistas argentinos: el historiador Ariel Petruccelli y al editor de la revista de Buenos Aires «1917» Maxi Laplagne. El tema obligado está dado por la naturaleza del Gobierno de Milei, un Gobierno que ha protagonizado uno de los más feroces ataques a los trabajadores en «democracia» al otro lado de Los Andes y aunque ha llegado a ser considerado ese fascista —algunas organizaciones de izquierda cayeron en el extremo de apoyar a Massa en la segunda vuelta presidencial— no hace otra cosa que extremar las medidas ultraliberales que Menem iniciara en los 90 en la Argentina. Resulta indudable que este Gobierno, carente de oposición parlamentaria o burguesa, navega entre las aguas de la refundación institucional y la entrega del país a las grandes transnacionales.

Leer más

Argentina en la trampa del ballotage: ¡Milei NO! ¿Massa sí?

de Borrador Definitivo

En primer lugar quisiéramos poner sobre la mesa la trampa que significa el Ballotage. Este mecanismo, producto de aquel famoso Pacto de Olivos entre Alfonsín y Menem, pretende dotar artificialmente al presidente electo de la legitimidad que significa haber sido votado por una mayoría, como mínimo, mentirosa. Puesto que, al establecer la disputa entre dos candidatos, una mayoría de votantes se ve obligada a elegir a quien, inicialmente, nunca fue su opción. Prueba de ello es que si las elecciones generales hubieran sido las definitivas, Massa sería presidente con poco más del 30 % de los votos a su favor (algo así como el 25 % del padrón electoral). Mientras que por este mecanismo, aquel que surja de esa elección lo habrá hecho con un porcentaje de votos por encima del 50 %; sin tener en cuenta en los números, los votos en blanco o la abstención. Negocio redondo.

Leer más

La decadencia política en Argentina y el «mal menor» del balotaje: las dos caras del extremo centro

por Ariel Petruccelli

En la recta final hacia el balotaje del 19 de noviembre, la política argentina vive una verdadera efervescencia de declaraciones, ofrecimiento de cargos, operaciones mediáticas y guerra de encuestas. Con una elección que se presume cerrada entre Massa y Milei, y con un porcentaje muy grande del electorado sumamente volátil al que cualquier detalle puede hacer definir su voto, la cosa difícilmente podría ser más entretenida. Pero tampoco podría ser más patética. Ninguno de los candidatos consigue encender una chispa de entusiasmo, salvo en los núcleos duros de su electorado, muy pequeño en ambos casos. Y, muy comprensiblemente, ambos compiten por ganar a los votantes de centroderecha que en la primera vuelta apoyaron a Bullrich y, en menor medida, a Schiaretti. Con el apoyo otorgado a Milei por el expresidente Mauricio Macri y por la excandidata Patricia Bullrich, la coalición Juntos por el Cambio ha implosionado: el sector de la Unión Cívica Radical no ve con buenos ojos el alineamiento con el candidato libertariano, y también hay recelo entre los seguidores de Rodríguez Larreta. Incluso entre los bullrichistas hay desconfianza: aunque sus acuerdos político-ideológicos de principio con Milei son sustanciales, su absoluta falta de experiencia, su tendencia al dogmatismo, su falta de cualidades pragmáticas y su evidente inestabilidad emocional hacen que se lo mire con desconfianza. Qué harán los votantes, por lo demás, independientemente de lo que digan o propugnen las dirigencias, es en buena medida incierto: muchos lo decidirán horas antes de los comicios, e incluso en el cuarto oscuro.

Leer más

Argentina: la necesidad de una izquierda revolucionaria fuerte

por Ariel Petruccelli

En las democracias consolidadas, los cambios políticos radicales y repentinos son algo sumamente extraño. Con décadas de participación política, habituada a votar regularmente, el grueso de la población desarrolla identidades y lealtades electorales bastante sólidas. La mayoría de las personas no cambia de partido político con la facilidad con la que se cambia la ropa interior. Las oscilaciones políticas vertiginosas son más bien propias de momentos de crisis; pero, sobre todo, son altamente probables en países carentes de fuertes tradiciones institucionales. El “modelo” de la revolución rusa no fue exportable a Occidente debido, entre otras razones, a que las democracias consolidadas ofrecen tanto múltiples posibilidades de cooptación como también de generación de lealtades que dificultan los cambios demasiado bruscos.

Leer más

Guerra en Ucrania: una hoja de ruta

por Ariel Petruccelli

Al cumplirse un año del inicio de la llamada “operación miliar especial”, la invasión de parte del territorio ucraniano por las tropas rusas, parece un momento apropiado para intentar un somero balance de lo acontecido y procurar avizorar su posible evolución futura. Lo haremos de manera escueta y polémica. Para ampliar sobre el tema y obtener abundantes referencias documentales que respaldan lo que aquí sostendremos remitimos a nuestras publicaciones anteriores, tanto dossiers como artículos sueltos.

Leer más

Ir al contenido