La tardía e impotente denuncia de Hugo Gutiérrez

por El Porteño

Desde ayer está circulando un video en el cual el Diputado Hugo Gutiérrez (PC), entrevistado por Patricio Mery en el programa «Gallinero», revela que en noviembre del año pasado tuvo información de que había un plan de Golpe Militar, un «autogolpe» y que en ese contexto sostuvo una conversación con un alto oficial de la Armada, se refiere a él como «Almirante Soto de la IV Zona», presumiblemente el Contraalmirante Alberto Soto, quien explícitamente le habría planteado su determinación de desatar una sangrienta represión sobre nuestro pueblo.

En concreto, Gutiérrez afirma que este Almirante le dijo en tono admonitorio: » Diputado, no voy a aceptar que hagan acá en la IV Zona lo que hicieron en el Regimiento Granaderos, de rayar paredes y tirar pintura, acá voy a correr bala a quien sea… no voy a aceptar que hagan «Las Tesis» en frente a nuestros establecimientos y si alguno quiere ingresar a ellos, los vamos a matar«. Ante estas expresiones, reveladoras de una concreta amenaza de Golpe de Estado, el diputado comunista afirma haberle dicho a este alto oficial que «no se involucre en medidas de fuerza que complicarán más a la población, que debían buscar salidas democráticas a la situación, que la salida no puede ser un autogolpe, tomando el control de las ciudades como hicieron después (durante) la Dictadura Militar«.

Hugo Gutiérrez afirma no haber hecho pública esta conversación desde su ocurrencia y que no obstante su gravedad, se limitó a comunicársela al Presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier «con la finalidad de tomar medidas de resguardo y evitar que ocurra alguna cosa desafortunada y las amenazas de este Almirante se concretaran«. Finalmente señala que hace esta denuncia «para que se sepa qué es la Armada y qué son los marinos, su oficialidad«.

A estas alturas, como si a alguien pudiese sorprenderle, indica que el control de identidad de que fue objeto hace unos días junto a su familia es un hecho irrelevante y que «él siempre ha tratado que en su zona las cosas transcurran dentro de lo pacífico que pueden ser las movilizaciones sociales» (sic)

Los hechos relatados son de la máxima gravedad y por la forma en que han sido expuestos merecen toda credibilidad.

Al respecto, lo primero que debemos remarcar es la condena a toda agresión represiva tanto del Estado como de grupos fascistas, a la movilización popular. El aplastamiento de tales intentonas sólo podrá materializarse por parte del pueblo movilizado y organizado. Denunciar estas acciones constituye una responsabilidad de primer orden todo demócrata y de aquellos que nos reivindicamos de la clase trabajadora y el Socialismo, en tanto la única fuerza capaz de contener las acciones contrarrevolucionarias son las de la revolución y la acción directa, siendo la única garantía democrática la fuerza física de la clase trabajadora y de sus organizaciones.

Sin embargo, las acciones relatadas por Gutiérrez distan enormemente de lo exigible no a un comunista, sino que tan solo a un demócrata. Haremos abstracción, además, de la grave infracción de Gutiérrez a su deber constitucional de denunciar los hechos de los que tuvo conocimiento, porque precisamente por esa razón el Sr. Guitérrez es Diputado.

Queremos referirnos al fondo político de su denuncia. Hugo Gutiérrez tuvo conocimiento de declaraciones serias, graves y precisas, proferidas por un alto oficial de la Armada, a quien individualiza y con quien refiere haberse juntado no por accidente, sino que con ocasión de la información con la que contaba, de que se tramaba un Golpe de Estado, propiciado por el propio Presidente de la República en vista a aplastar la ola de movilizaciones -noviembre de 2019- con una acción sangrienta de las FFAA.

¿Qué hace el diputado Gutiérrez cuando el Almirante Soto le expresa su determinación golpista y le amenaza personalmente con «correrle bala»?; ¿Le advierte las consecuencias de su proceder?; ¿Da por terminada la reunión y cita a una conferencia de prensa?; ¿Realiza alguna acción tendiente a prevenir a los colectivos feministas que en esa época se manifestaban con la perfomance «El violador eres tú»?

No nos olvidemos que Guitérrez señala detalladamente el tipo de acciones que serían repelidas a balazos: rayar los muros de la Armada, tirarles pintura, hacer la perfomance de «Las Tesis» o ingresar a algunos de sus establecimientos. Pero Gutiérrez hace todo lo contrario, este grave hecho lo mantiene en secreto y lo saca ahora a colación sólo porque a él como persona le ocurrió algo, como fue el incidente con los marinos en Antofagasta.

Gutiérrez en lugar de hacer de esta denuncia una herramienta en la lucha en contra de Piñera y del infame Acuerdo por la Paz, lo transforma en un insumo para su propio partido y como dice «con la finalidad de tomar medidas de resguardo y evitar que ocurra alguna cosa desafortunada«. Al mantenerlo en silencio la denuncia se transforma en tardía y además en impotente.

Debemos ser claros, esas «cosas desafortunadas» de las que habla Gutiérrez ya ocurrieron: son los más de treinta asesinados por Piñera, los centenares de mutilados oculares y los miles de presos políticos. Para esos compañeros no hubo resguardo, ellos pagaron -como todos los explotados- hasta con su vida el haberse levantado en contra del régimen.

No le corresponde a un Diputado que se reclame democrático, como lo hace Gutiérrez, sostener conversaciones privadas con golpistas, porque si llegó a estar en esa reunión no fue por mérito personal, sino porque la voluntad popular lo puso ahí y es a ella a quien debe responder. Gutiérrez y el PC no protagonizan una película de suspenso y no son dueños de aquella grave información. El PC le debe una explicación al pueblo, le debe una explicación del momento que recibe información ¡Nada menos que de un Golpe de Estado! y guarda silencio. Si ese silencio no es cómplice de la represión, ha de esclarecerse de inmediato.

Si alguna lección debemos extraer de la dolorosa experiencia del Golpe de 1973 es que los trabajadores nada, absolutamente nada obtendremos de las instituciones patronales. Nada sino explotación y muerte. Que la única garantía democrática es la férrea organización y movilización de los trabajadores. Demandamos, en este contexto, de forma perentoria que todos los antecedentes referidos por Gutiérrez y que serían de conocimiento del Comité Central del Partido Comunista, sean puestos a disposición de las organizaciones de trabajadores, organizaciones de izquierda y de DDHH, con la finalidad de que en este espacio se adopten las medidas tendientes a juzgar y castigar a los criminales imputados en la denuncia.


Entrevista al Diputado Hugo Gutiérrez, conversación con Patricio Mery Bell, programa «Gallinero» (Facebook)

(Visited 1.089 times, 1 visits today)