Guillermo Camus, preso político Mapuche en riesgo de muerte

Conversamos con Alejandra Aguilar, pareja de Guillermo Camus Jara, preso mapuche quien lleva 98 días en huelga líquida y 6 días en huelga seca en la cárcel de Lebu, ya que no ha tenido respuesta positiva para es ser trasladado al Centro de Educación y Trabajo (CET) de Cañete, para reinsertarse laboralmente y estar más cerca de su familia y comunidad.

Al CET ha postulado en cuatro ocasiones, cumpliendo con todos los requisitos: informes de comportamiento, reinserción laboral y bajo compromiso criminógeno, todos favorables y ha sido negado por diferentes causas. “Él lleva mucho tiempo con la documentación al día, entonces, por eso él toma esta decisión, después de todas estas arbitrariedades por parte de Gendarmería, de comenzar una huelga líquida. Y que luego del allanamiento que se produjo en las dependencias de la cárcel de Lebu, él decidió volverla a una huelga seca, con las consecuencias que tiene ahora”.

Guillermo Camus, de 34 años, desde ayer se encuentra en estado grave y hoy su familia no sabe si será trasladado a algún hospital o seguirá en su celda acompañado de sus hermanos, todo es incertidumbre. “Su ser mapuche se ha ido apagando en esta cárcel (de Lebu). Durante los cuatro años, él ha sufrido mucho el interior de este módulo. Y esta es la única alternativa que le quedó después de que Gendarmería hiciera desaparecer su documentación, le negara la posibilidad de realizarse el ADN, que es una exigencia para salir al CET, Gendarmería puso muchas trabas para que él concretara su traslado”. Ahora Gendarmería dice que él no cumple con el tiempo mínimo, lo que para la familia son elementos distractores para no otorgar los beneficios reglamentarios que le corresponden.

“Él es un preso que tiene una conducta muy buena. Durante todo este tiempo, el consejo técnico de la unidad no ha hecho ningún informe negativo con respecto a su conducta o su forma de vivir durante estos cuatro años aquí en la cárcel. Entonces, lo que no entendemos es por qué insisten en no darle el beneficio. ¿Por qué gendarmería ha puesto tantas trabas para su traslado?” se pregunta Alejandra.

“Nos han dicho que él puede ser castigado después de esta huelga, pero, aunque él bajara la huelga, su conducta sigue siendo buena. Él trabajó hasta el último día, hasta que sus fuerzas se lo permitieron, sus manos tejiendo están en todas las redes sociales, y fue para evitar que el área laboral lo catalogara como negativo. Lo único que necesita es que haya una voluntad política por hacer cumplir el régimen penitenciario, porque él cumple con todo lo necesario, todo”, asegura su pareja desde el sur.

Ahora la preocupación es por la salud de su compañero, porque saben lo extremo de una huelga seca. El miércoles por la noche y después de muchas gestiones administrativas, Alejandra logró ver a Guillermo por alrededor de 2 horas, ya que solicitaron una evaluación del doctor Vicente Clemente Ratto, quien ya lo había evaluado alrededor de un mes atrás.

El informe médico es contundente en señalar el grave deterioro global de Guillermo Camus, con deshidratación, notable baja de peso, paralización de las contracciones musculares normales de los intestinos, dolores generalizados, especialmente en el abdomen, y con grave riesgo de paro cardiorespiratorio de mantener la condición de huelga.

El doctor nos manifestó que hay un alto riesgo a que él no se salve porque, incluso en su recuperación, podría fallecer. En este gobierno va a haber un muerto mapuche en huelga de hambre, solo porque no hay voluntad política de resolver algo que no es difícil, es sólo voluntad política”

¿Cómo vio usted a Guillermo?

“Él se encuentra con mucho dolor por la falta de potasio, porque su cuerpo genera mucha rigidez muscular, muchos calambres en sus manos, en sus pies, en su cuello, en su espalda, en todo el cuerpo de manera generalizada, lo que hace que él se ponga rígido por los dolores. Él trata de ponerse en posición fetal y al estirarse por los calambres, siente más dolor.
Era tanto el dolor, que anoche pedía que se le pusiera algún medicamento, algo que mitigara ese dolor, lo que no fue posible. Lo que nos explicó el doctor y también se lo manifestó a él es que, por su complejidad, no se le puede administrar ningún medicamento para el dolor, porque su estado es de tal gravedad, que cualquier medicamento que se le ingrese sin hacer estudios antes le puede provocar la muerte.

¿Él está en algún lugar especial en la cárcel de Lebu?

No, él se encuentra en el módulo de comuneros, en su celda, en la misma celda donde él ha estado por cuatro años acompañado del resto de los lamien, que no lo han dejado solo, están ahí con él.

¿No está en enfermería?

No ha sido trasladado a ninguna parte más que su celda. Él siempre ha tenido temor a bajar a la enfermería y no tener ayuda por parte de los demás presos del módulo, se siente más seguro con su gente.

¿Sabes si gendarmería lo va a trasladar a algún hospital?

Por ahora no tenemos absolutamente ninguna respuesta. Lo que nosotros estamos esperando es que él pueda ser trasladado a un hospital, pero que sea a un hospital que tenga pertinencia cultural, como sería el hospital Kallvu Llanka de Cañete, donde él sí podría estar en condiciones más óptimas, sin la tortura que le ha ejercido gendarmería cada vez que él ha sido trasladado, porque él tiene que forzar su cuerpo y la rigidez, sin poder mover su cuerpo y siendo esposado, engrillado, le genera mucho dolor.

Alejandra, ¿Hay alguna condición que haya puesto Guillermo para ser tratado en algún centro médico?

Lo que ha manifestado, y que lo manifestó anoche cuando fue examinado por su médico de cabecera, es que él solo va a aceptar atención médica del doctor que lo está tratando, que es el doctor Vicente Clemente, y de su machi, que lo ha tratado durante todo el periodo de la huelga. Y quiero aclarar que su mente está clara; él está completamente lúcido, tiene claridad de todo lo que él está haciendo. Y se mantiene muy firme en su postura que es que él -vivo o muerto- vuelve a su territorio. Está dispuesto a llegar muerto a pisar su tierra.

¿Creen que van a tener alguna respuesta de las autoridades, se han contactado con ustedes?

(Guillermo) espera que este gobierno tenga clemencia, que se ponga la mano en el corazón de las necesidades reales que tiene un preso político mapuche al interior de las cárceles. Estamos esperando que el Gobierno se pronuncie, que los tribunales se pronuncien. Hasta ahora lo único que nosotros hemos recibido es la negativa de que no sería trasladado al CET.

Ir al contenido