El vuelo de Ícaro: la soberbia como modelo

por José Miguel Bonilla

La otrora reconocida internacionalmente como la alumna más destacada del neoliberalismo a ultranza, la yanacona del Imperialismo Norteamericano,  la Republica de Chile, ha demostrado que sus oropeles y pergaminos eran falsos. Capturada por una de las castas más parasitarias de poderes fácticos, el pueblo está siendo conducido al cadalso. A La relativa tranquilidad alcanzada tras la muralla china del Acuerdo entre paredes del 15 de Noviembre pasado se le unió la pandemia que una vez más salva y blinda al régimen.

Los gritos de euforia en el Palacio no se hicieron esperar. La autocomplacencia y el desdén con lo que se evaluó el peligro inminente ahora están pasando la cuenta. La arrogancia miope le permitió al Régimen poner el país en un stand by perdiendo tiempo precioso : dos semanas.

Si se hubiera iniciado una política agresiva de control de daños al menos dos semanas antes no estaríamos, quizá en una curva brutalmente ascendente. Por más que el adusto y fenecido Ministro de Salud se esforzara por atiborrarnos de informes matutinos con cifras y cifras que aumentan el terror en el pueblo, la estadística pura y dura iba a la saga del desastre.

Las medidas tardías, la incapacidad de la trazabilidad de los contagiados y sus contactos desde la llegada de los primeros viajeros procedentes de Europa y China, la incapacidad para bloquear rápidamente las zonas de acumulación de casos , la imposición de cuarentenas parcelares por comunas como fue el caso paradigmático de Nuñoa, en que solo se contempló su parte norte, epicentro de las Universidades más rupturistas, en un claro sesgo político, la conducta zigzagueante en relación al retorno a la normalidad invitando a  “tomar café “, la apertura y cierre de malls , la negativa a entregar datos a los alcaldes quienes en forma autónoma tomaron iniciativas de resguardo de sus poblaciones, habiéndoseles asimismo negado la reacción rápida con aduanas sanitarias.

El torpedo bajo la línea de flotación desde la galería por la impugnadora del poder, Alejandra Matus comparando y sincerando la diferencia en mortalidad del segundo bimestre en relación al año pasado, la zona gris de fallecidos en domicilios y urgencias sospechosos no cuantificados, las renuncias de algunos técnicos de la mesa social al no ser suficientemente escuchados, como ocurre también con las indicaciones dadas por el colegio médico,  el emplazamiento por parte del Ministerio Público, la ignorancia brutal sobre las condiciones de vida de gran parte de la población donde el 67% más vulnerado en sus derechos viven en casas de no más de 60 mts 2 etc.,  conformaron el extenso check list de desaciertos cuyo responsable fue el hierático ocupante del Ministerio del ramo.

El delfín de Larroulet, ( este último genuino  presidente tras los cortinajes del segundo piso) el sordo y acatísico Piñera,  se  empecinó en petrificar a Mañalich en su puesto, siendo este último pertinaz e impermeable incluso al fuego amigo. Así como Karla Rubilar ha sido el fusible frente al desastre comunicacional del abuelito arrepentido, Mañalich hizo lo propio blindando a Piñera, el presidente sucedáneo digitado por Larroulet, el genuino. Detrás de ellos hay un nutrido dossier de torpezas y pésimas bajadas comunicacionales, Piñera lo sabe muy bien, toda vez que suma un pasado luctuoso lo que lo ha puesto en alerta y   a cubierto de cualquier medida de Tribunales Internacionales.

Por otro lado,  los crepusculares escarceos  del gobierno con parte de la espurea y traicionera oposición fraguan continuamente conspiraciones para darle estocadas por la espalda al pueblo. Estos rendevouz, por cierto desconocidos por la opinión pública e incluso las bases partidarias, no tienen otra finalidad que cubrirse ante un futuro recambio en el poder, que fue el mismo mecanismo acordado en el plebiscito por la oposición y la Dictadura para aspirar a la democracia tutelada. 

Mientras tanto la clase trabajadora debe enfrentar con estoicismo las dos pandemias en curso, sobre sus hombros, más de 600 mil trabajadores financian de su bolsillo el seguro de cesantía o bien se ven sumidos en la incertidumbre por suspensión temporal de su fuente laboral sin derecho a salario, otros, los informales deben batírselas como puedan. Las Pyme a punto de colapsar deben sortear escollos a veces insalvables particularmente con los bancos que no les facilitan los créditos con rapidez.

En un país donde la informalidad ha crecido conforme el Régimen neoliberal dejó de ser la cornucopia (se calcula que un 30 % de los trabajadores son informales) ahora es una piedra en el zapato para el gobierno el focalizar a este segmento para efectos del ingreso familiar de emergencia. Siendo así, se explica el alzamiento de las masas en busca de alimentos y la proliferación de ollas comunes, las que en parte son asumidas por las Asambleas territoriales, embriones de poder, que enfrentan el doble desafío, por una parte, organizar la resistencia contra el hambre y secundariamente avanzar hacia la Asamblea Constituyente. Este es un camino de aprendizaje para dichas estructuras que deben cumplir un rol de enfrentamiento directo contra el neoliberalismo. 

Las cajas de alimento con el sello @Piñera  representan una manipulación comunicacional, pirotecnia de prematuro término, una instalación mediatica, objeto de cartón mediante, para ganarse un upgrade en las encuestas, un afán por conquistar el favorable escrutinio público. Las cajitas felices licitadas al “ mejor postor” de la cual poco se sabe de su costo,calidad, cantidad y su valor nutricional, a propósito del fiasco de las cajas Junaeb, seguramente serán paliativas temporalmente. La entrega de un voucher, en vez de estas cajas , habría cumplido un rol más eficaz al contar el pueblo con un instrumento de liquidez que  habría reactivado las economías territoriales y en cierta medida pondría a raya el soborno de los narcos.

El dogma de los equilibrios fiscales y la obsesividad por mantener los números en azul le impiden a los especuladores en el poder hacer fluir las reservas en beneficio de la población y cuan lejos estamos de encarar al 1% más rico y a los secuestradores de las AFP que socializan las perdidas,  a que se resignen  cooperar.  Para cuando se les ocurra donar, de seguro fundiran sus calculadoras contando el retorno via impuestos

En las últimas horas la veleta ha girado sutilmente  a favor del pueblo, debiendo acordar algunos partidos del orden la apertura de la billetera fiscal entregando $ 100 mil pesos por persona que para una familia de cuatro integrantes se encuentra por encima de un sueldo mínimo. Argentina había ya reaccionado con un monto un tanto superior a ese monto y con menor mortalidad. El régimen sabe que se detrás de la pandemia viene el caos e intentará por todos los medios bloquear el alzamiento popular, sabe también que se sitúa en el vórtice de la crisis del capitalismo mundial y que tarde o temprano el pueblo organizado o no ajustará cuentas con la historia y derribará los pilares podridos del capitalismo. 

Mañalich quizo en su terquedad y prepotencia, volar tan alto como Icaro, pero la Verdad lo terminó precipitando, Helios reclamó lo suyo. La retórica bélica autocomplaciente ha sido derrotada en el campo de batalla  de la cruda realidad.  La Verdad y Helios siguen tan imperturbables desde muchos eones y siempre estarán allí para juzgar tus actos.

(Visited 114 times, 1 visits today)