Comunero mapuche Héctor Llaitul: «El Tribunal Oral de Temuco avala la tortura a los presos»

por Paul Walder

En un dramático testimonio desde la cárcel de Concepción, el comunero mapuche Héctor Llaitul revela a través de su abogada, Victoria Borquez, la situación desgarradora que enfrenta junto a otros compañeros tras una huelga de hambre. El Tribunal Oral de Temuco ha rebajado los días de visitas como castigo por su protesta, una acción que Llaitul considera una forma de tortura.

Borquez señala que Llaitul acudió a una audiencia para impugnar el castigo impuesto por Gendarmería, quien les privó de visitas y otros beneficios por la huelga de hambre. Esta huelga, explica, es una forma legítima de protestar contra la injusticia incluso desde la cárcel. Sin embargo, en lugar de obtener respuestas a sus reclamos por un juicio justo y mejores condiciones carcelarias acordes a su cultura mapuche, se enfrentaron a más represión.

La abogada argumenta que ningún preso debería ser castigado por ejercer su derecho a protestar, ya que decidir si comer o no es un derecho individual. La huelga, según ha dicho Llaitul, es una forma de poner los cuerpos en protesta legítima en todo el mundo. Sin embargo, en lugar de reconocer este derecho fundamental, Gendarmería los castiga, privándolos de visitas y otros beneficios, lo que, en palabras de Llaitul, equivale a tortura.

Para Llaitul y sus compañeros, dice la abogada, el castigo impuesto por Gendarmería y avalado por el Tribunal Oral de Temuco representa un mensaje claro: se les niega el más mínimo contacto con sus comunidades y familias, lo que significa una condena a estar mal en todos los sentidos: espiritual, física y psicológicamente. Esta situación, denuncia Llaitul, constituye tortura, especialmente cuando están injustamente encarcelados.

El testimonio de Héctor Llaitul pone de relieve las luchas y desafíos que enfrentan los comuneros mapuche en Chile, así como la necesidad urgente de abordar las violaciones de derechos humanos en el sistema penitenciario. Su voz resuena como un llamado a la acción contra la injusticia y la tortura en todas sus formas.

(Fuente: El Clarín)

Ir al contenido