Ataque de Bolsonaristas a bandera de revolución y dictadura proletarias

de POR-Brasil

No tenemos la intención de responder a los comentarios vulgares y groseros de los bolsonaristas sobre la bandera del Partido Obrero Revolucionario (POR), desplegada en la manifestación contra las amenazas de golpe de Estado de Bolsonaro, y en defensa de la democracia, que tuvo lugar el 14 de junio, en la Av. Paulista. Apenas señalamos el ataque del senador Flávio Bolsonaro sobre la consigna “En defensa de la revolución y dictadura proletarias”, y el ataque del ex diputado Roberto Jefferson, cuya biografía de corrupto es muy bien conocida.

También es necesario referirse al comentario del editor de “Metrópoles”, quien divulgó la frase “Pura contradicción: en un acto pro-democracia, los manifestantes predican “dictadura proletaria”. Comete el error de identificar el POR con la extinta organización pablo-posadista, fundada en 1953, que se disolvió en el PT. Subraya, en tono de denuncia, que “el POR no está registrado en la Justicia Electoral”, y concluye que “no existe formalmente como partido”, por lo tanto, no tiene “representación en el Congreso”. Sin embargo, lo más relevante es la narrativa del periodista de Globo News: “Todos dicen que defienden la democracia. A pesar de esto, vimos algunas pancartas defendiendo la dictadura del proletariado”. Y lo sentenció como “inconstitucional”. En “Fantástico”, el 14 de junio, el informe de Globo acentuó una vez más la inconstitucionalidad de la bandera “En defensa de la Revolución y Dictadura Proletarias”.

Al día siguiente, publicamos una breve nota de aclaración sobre la identidad real de POR. Luego, lanzamos un documento de 1990, “¿Qué es el POR?”. Ambos se pueden encontrar en el sitio web del partido www.pormassas.org, así como en el periódico Massas, nº 612.

De hecho, el POR no está legalizado. No porque se niegue a participar en las elecciones. Sino porque las leyes que rigen la legalización del partido son antidemocráticas. Fueron diseñados para permitir solo la legalización de los aparatos partidarios de la burguesía. Las corrientes de izquierda que lograron registrarse dependían de reunir fondos financieros y recurrir al artificio de las firmas, que no siempre corresponden a la representación real. Es cuestión de tiempo que algunas de estas corrientes pierdan su registro, como lo indica el cerco de la reforma política que impone la cláusula de barrera electoral (un porcentaje mínimo de votos para ser reconocido). El POR apunta a construirse como un programa dentro de la clase obrera y la mayoría oprimida. Su legalización, si ocurre, depende de la elevación de la conciencia política de los explotados, quienes impondrán la existencia de su partido contra la voluntad de la burguesía y sus leyes antidemocráticas.

Con respecto a la inconstitucionalidad, mencionada por la prensa, tenemos que decir que solo los partidos de la burguesía son constitucionales, ya que el fundamento de la Constitución es la propiedad privada de los medios de producción. De modo que cualquier partido que se declare socialista, formalmente, es inconstitucional. Es muy antigua la lucha de los marxistas por el derecho democrático a luchar por un programa para transformar la propiedad privada de los medios de producción en propiedad social. Los que deberían juzgar el derecho de existir del partido son los explotados, que constituyen la mayoría. Hemos visto a los bolsonaristas levantar la bandera, no solo por el cierre del Congreso Nacional y el Tribunal Federal Supremo, sino también por la criminalización del comunismo. Cabe señalar que no se ha dado importancia al ataque antidemocrático de la ultraderecha. Recordemos que, en la década de 1940, el Partido Comunista fue ilegalizado y sus parlamentarios fueron expulsados del Congreso Nacional, aunque estuviese adaptado al capitalismo y se haya sometido a la democracia burguesa.

Innumerables veces, en manifestaciones, el POR levantó la bandera en defensa de la revolución y dictadura proletaria. Esta vez, las repercusiones se debieron a la conjunción de crisis. Los actos prodemocráticos han tratado de responder a la amenaza del gobierno de Bolsonaro de recurrir al golpe militar si el movimiento institucional para su remoción avanza. También son una contraparte de las numerosas manifestaciones de los bolsonaristas, que defienden el cierre del Congreso Nacional y el Tribunal Federal Supremo. En resumen, incitan un golpe de estado.

El POR lucha junto a aquellos que están en contra de las bandas fascistas y contra cualquier forma de golpe. Tiene una tradición de defensa de las libertades democráticas. Esto no significa que esté obligado a colocarse bajo la bandera general de defensa de la democracia. Y no hay contradicción en luchar junto a las corrientes políticas que alzan la bandera de la democracia contra el golpe. Para aquellos que defienden la democracia como un fi n en sí mismo, no importa saber que la democracia no existe en abstracto y que es una forma de régimen político, el más avanzado que la burguesía podría constituir. Hoy, en un avanzado estado de descomposición.

El marxismo reveló que la democracia más perfecta sigue siendo una expresión y un medio para que la burguesía ejerza su dictadura de clase sobre el proletariado y los demás oprimidos. Esta base indica a los explotados que no deben engañarse a sí mismos y someterse a la democracia burguesa. Todos los que levantan la bandera de defensa de la democracia deben ocultar su carácter de clase, es decir, la dictadura de clase de la burguesía. No hay oposición entre la democracia y la dictadura de clase, hay oposición entre los regímenes democráticos y dictatoriales, ya sean bonapartistas o fascistas. Ambos regímenes conservan la dictadura de clase de la burguesía. La democracia puede esconder y disfrazar mejor el dominio de la clase capitalista sobre la mayoría oprimida. No debe pasarse por alto que la democracia más avanzada contiene elementos de régimen dictatorial, que se derivan del antagonismo entre las clases sociales, entre otros factores.

Los reformistas han insistido en el pasado en encontrar un valor universal para la democracia, una esencia. Por lo tanto, tuvieron que eliminar el carácter de clase de la democracia y pasar por alto las particularidades de cada país. Esta operación metafísica elimina o distorsiona las determinaciones económicas y de clase de la democracia actual y concreta.

La democracia en Brasil no pudo superar su origen oligárquico, ya que la burguesía mantuvo esta formación original, a pesar de los cambios y adaptaciones importantes. Este carácter corresponde, en última instancia, al atraso de las fuerzas productivas del país y al dominio del imperialismo. Esto explica la constante inestabilidad de la democracia, los golpes de estado y los largos períodos dictatoriales. No hace mucho, en 2016, un golpe de estado institucional derrocó al gobierno del PT, dio lugar a una dictadura civil y, finalmente, el gobierno electo asumió rasgos militaristas y puso en peligro la continuidad de la democracia oligárquica. De paso, mencionamos el hecho de que el Congreso Nacional llega al punto de ser controlado por bancadas fisiológicas y reaccionarias. Estas consideraciones son suficientes para preguntar qué sentido tiene la defensa de la democracia. Las direcciones políticas de las manifestaciones por la democracia, después de todo, no aclaran si están defendiendo la democracia oligárquica. Es decisivo tener esta caracterización clara, ya que el golpe de estado se está produciendo en medio de la democracia de carne y hueso.

La lucha democrática contra el golpe, para los marxistas, no tiene fi n en sí misma. Se presenta como una imposición de condiciones objetivas, para que el proletariado desarrolle su lucha de clases contra el gobierno golpista burgués y, por lo tanto, se fortalezca como una clase independiente ante la burguesía. En este campo, se crean las condiciones para formar las organizaciones colectivas de las masas y desarrollar su propia estrategia de poder. Estamos subjetivamente distantes de la revolución proletaria, pero muy cerca objetivamente, debido a la desintegración del capitalismo, cuyos reflejos en la política burguesa se sienten visiblemente.

La revolución y dictadura proletarias no están en choque con la democracia en general, sino con el gobierno burgués del momento y la democracia que lo sustenta. Esto se debe a que la dictadura del proletariado es de clase, lo que solo es posible históricamente si se basa en la democracia proletaria. La lucha democrática, por lo tanto, no está en contradicción con el programa de revolución y dictadura proletaria. Claramente, la lucha democrática de los sectores de la burguesía y la pequeña burguesía contra las amenazas de golpe de Bolsonaro está limitada por el carácter de clase de la democracia burguesa. Esto no sucede con la lucha democrática del proletariado.

El marxismo elevó la teoría del Estado a su punto más alto, con la sistematización y la contribución de Lenin para la fundamentación de la dictadura del proletariado, como una expresión de la democracia proletaria y de la transformación de la propiedad privada de los medios de producción en propiedad social. Por eso la dictadura del proletariado corresponde a su hegemonía de clase, lograda a través de la revolución social. Esta hegemonía permanece mientras la transición del capitalismo al socialismo no se convierta en comunismo en todo el mundo, un régimen social en el que las clases se extingan definitivamente y, por lo tanto, se extinga la explotación del hombre por el hombre. No viene al caso aquí entrar en la experiencia de la degeneración de la dictadura del proletariado por la política revisionista del estalinismo. Se constata que la transformación de la dictadura del proletariado en una dictadura burocrática tuvo como antecedente la deformación de la democracia obrera y que, finalmente, se eliminó con la burocratización y el proceso de restauración capitalista. De paso, decimos que el derrocamiento de la dictadura del proletariado en la antigua Unión Soviética provocó un retroceso histórico incalculable. La crisis de dirección se ha convertido en el principal problema a resolver por la vanguardia con conciencia de clase. Un último punto sobre esta consideración. Las corrientes de izquierda, que se reclamaban de la revolución proletaria, se adaptaron a este revés histórico, renunciando a la estrategia de la dictadura proletaria

Es natural que la burguesía y sus ideólogos no admitan la existencia de la democracia proletaria. Insisten en que solo puede haber democracia creada por ella, cuando surgió como una clase revolucionaria, frente al método de producción feudal y al régimen monárquico. Al convertirse en una clase parasitaria y agotada, la burguesía degeneró la democracia a la que había dado nacimiento y le impidió desarrollarse en países semicoloniales. El nazifascismo resultó de la descomposición más profunda de la democracia en Alemania. A la par de este proceso, la burguesía reprimió sistemáticamente el avance de la democracia proletaria. Para eso, contó y cuenta con las direcciones reformistas y traidoras. No son compatibles con la democracia burguesa, la existencia y mejora de la democracia, encarnada por las masas oprimidas. Los direcciones reformistas y colaboracionistas, al asumir la defensa estratégica de la democracia burguesa, luchan contra la democracia obrera y la elevación de la conciencia de los explotados frente a la tarea de la revolución proletaria, que depende de ellos. Solo triunfará la revolución proletaria y la dictadura del proletariado se constituirá, en las condiciones en que se desarrolle la democracia revolucionaria. La experiencia plena, en este sentido, se refl eja en la creación de los consejos (soviets) de obreros, campesinos y soldados en Rusia, entre 1905 y 1917. Los agentes burgueses deben recurrir a frases absurdas para oponer la dictadura proletaria a la democracia en general.

Lo sorprendente de esta discusión, y lo más importante, se encuentra en las condiciones objetivas de la crisis económica y política, agravada por la crisis sanitaria que atraviesa el país. La democracia vigente, a la que pertenece el gobierno ultraderechista y golpista de Bolsonaro se encuentra en completa contradicción con las condiciones de existencia de la mayoría oprimida. El desempleo, el subempleo, los bajos salarios, el empobrecimiento en el campo, la miseria y el hambre están en choque con la gigantesca concentración de propiedad y riqueza, controlada por la minoría burguesa. La democracia y la gobernabilidad se basan en esta realidad social. Es decir, en la brutal explotación de las masas y en la barbarie. La pobreza y la miseria de la mayoría no es cíclica, sino estructural. Sucede que el bloqueo de las fuerzas productivas, encarceladas por los monopolios y obstaculizadas por la monstruosa deuda pública, agrava esta condición estructural y colapsa lo que queda de la democracia oligárquica. Es por eso que la democracia y la gobernabilidad en el país semicolonial están condicionadas por el imperialismo. En el caso de Brasil, principalmente por los Estados Unidos.

El período más democrático en la historia republicana de Brasil tuvo lugar bajo el gobierno reformista del PT. Que sobrevivió a las crisis políticas gracias al crecimiento económico excepcional, y las ilusiones de que sería posible superar la miseria, a través de pequeñas reformas y asistencia estatal. Tan pronto como el país fue golpeado por la crisis económica mundial y enfrentó la recesión más larga, los partidos de la burguesía se unieron en un frente antidemocrático y promovieron el golpe. Este choque evidenció el predominio de las tendencias dictatoriales de la burguesía sobre las democráticas. No será con palabrerías en defensa de la democracia que esta ecuación de fuerzas cambiará.

Por el momento, el movimiento por la democracia está bajo la bandera de “Fuera Bolsonaro” e “impeachament”, aunque existen diferencias entre las corrientes. Este camino presupone un amplio frente burgués y la transformación del Congreso Nacional en oposición completa al gobierno. Además, implica el consentimiento de las fuerzas armadas. Por lo tanto, podemos decir que este es el último recurso de la burguesía en caso de que la crisis política haga insostenible el gobierno de Bolsonaro. Y se volverá insostenible si las masas salen a las calles para terminar con el gobierno burgués ultraderechista. No se puede ignorar que este movimiento, que acaba de comenzar, a pesar de que la pandemia sigue matando a los pobres, tiene como objetivo canalizar el descontento de los explotados hacia el terreno de las disputas interburguesas. Lo que condiciona sus tendencias de revuelta al juego parlamentario y electoral. Nada de lo que se haga en este sentido romperá las tendencias dictatoriales de la burguesía y el aplastamiento de las condiciones de vida de la mayoría oprimida. Cabe señalar que hay dos tendencias en choque: la revolucionaria y la contrarrevolucionaria

La defensa del pliego de reivindicaciones de los explotados, vinculado a la estrategia de poder del proletariado, impulsa las tendencias democráticas y revolucionarias de las masas, en oposición a las tendencias antidemocráticas y contrarrevolucionarias de la burguesía. Este es el problema fundamental de la situación actual, en la que el gobierno amenaza con imponerse con un golpe de estado. Evidentemente, el movimiento pequeño burgués por la democracia fue y está lejos de expresar esta realidad objetiva. La clase obrera vuelve a sus puestos de producción desorganizada, golpeada y temerosa. La burocracia sindical la empujó hacia el aislamiento social, de acuerdo con la política y los intereses de la burguesía. Las direcciones de las centrales y los sindicatos siguen vinculadas a la política burguesa de aislamiento social, en un momento en que el poder económico ya ha roto esta política, y los explotados sienten la necesidad de lanzarse a la lucha. Sin una respuesta propia, los trabajadores fueron retirados de la producción social y empujados de regreso al trabajo y, por lo tanto, incapaces de defenderse con sus propias fuerzas. No es casualidad que el movimiento democrático no haya ejercido las demandas que unen a la clase obrera y demás explotados contra el gobierno de Bolsonaro y contra la oposición burguesa. Esto cuando es urgente unir a los trabajadores ocupados y desocupados, en defensa de los empleos y los salarios; unir obreros y campesinos contra la pobreza y el hambre

En la manifestación del 14 de junio, el POR asistió, no solo con la bandera estratégica, sino también con las demandas más sentidas en defensa de empleos y salarios. Incluso agitó la lucha de los trabajadores metalúrgicos contra el cierre de Kostal, en ABC. Lo más destacado del informe sobre la bandera de la revolución y dictadura proletaria se debió a las condiciones objetivas de la crisis política que atraviesa el país. Las otras corrientes se mantuvieron apegadas a la defensa abstracta de la democracia y a la propaganda de “Fuera Bolsonaro”. Esto explica el silencio de la izquierda, que dice ser marxista, ante las imposturas del informe y los ataques de los bolsonaristas a la bandera de la revolución y dictadura proletaria. La relevancia de este acontecimiento no indica que estemos cerca de la revolución social. Indica que las condiciones objetivas están maduras para que el proletariado derroque a la burguesía del poder, constituya un gobierno obrero y campesino, que expresará la dictadura de clase de la mayoría oprimida, la expropiación del gran capital, la transformación de la propiedad privada de los medios de producción en propiedad colectiva, y la resolución de tareas democráticas, como la independencia nacional, la revolución agraria y la erradicación de la miseria. En base a estas condiciones objetivas, existe una lucha democrática contra las tendencias dictatoriales de la burguesía, que, en este momento, se concentran en la lucha contra el gobierno militarista, fascistizante, antinacional y antipopular de Bolsonaro.       

El carácter embrionario del POR y la desviación de una parte importante de la vanguardia hacia el reformismo y el centrismo confi guran las dificultades para superar la crisis de dirección revolucionaria. Es esencial tener un poderoso partido, organizado dentro de la clase obrera, para avanzar en la lucha de clases en el camino de la revolución proletaria. La construcción del partido-programa es un paso importante para resolver esta tarea. El POR es consciente de la necesidad de construirse en el seno del proletariado y reconstruir el Partido Mundial de la Revolución Socialista. La presencia de la consigna revolución y dictadura proletarias en los movimientos orienta la lucha para superar la crisis de dirección.

(Visited 26 times, 1 visits today)