AFP: una máquina de robar

por José Miguel Bonilla

En la Moneda y el régimen explotador la chicharra de incendio suena hace rato. La cicuta que debieron haber ingerido los ocupantes del segundo piso la noche del Miércoles 15 de Julio, comienza a surtir efecto. Por cierto, sus amigos especuladores entre los que se encuentran las grandes empresas, bancos, financieras, retail, han venido abrevar de la misma fuente.

El segundo piso se remece por el movimiento telúrico provocado inesperadamente por el propio Congreso, gran cocina de partidos traicioneros que han operado desde el principio de la “democracia” con sus acuerdos cocinados a fuego rápido mientras la ciudadanía dormía en sueño REM. Pero el desgobierno de Larroulet y su marioneta Piñera, estaban desde antes desarrollando verdaderas escaramuzas con el Congreso concediéndole a éste la posibilidad de adjudicarse algunas victorias para la clase obrera como las 40 horas y recientemente el aumento de ingreso familiar y el postnatal de emergencia.  

Más allá de la pelea chica que protagoniza la fronda política, la pandemia, entre otros efectos devastadores sobre la sociedad, tiene efectos colaterales no sólo para la clase obrera sino que también ahora amenaza a los explotadores. La pandemia ha devenido en la Medusa que convierte en piedra a los que quieren seguir sosteniendo el modelo depredador en particular de las AFP. Pero la furibunda alcaldesa Matthei tiene razón: el tema va más allá del mentado 10%, el tema es que después los patipelados no se conformarán e irán por el corazón que oxigena al Régimen:  las AFP.  Y que duda cabe, el sistema de pensiones se ubica en las antípodas de lo que se vive en otros países. Ni en USA existe un sistema tan perverso como en Chile. 

 Se respira un cambio de época no sólo acá sino el resto del mundo que nos observa.  Algo se mueve y principalmente los paradigmas del modelo que nos prometió convertirnos en el paraíso más liberal del mundo. Muchos de nuestros familiares ahora jubilados fueron sentados a la fuerza en la mesa de los vendedores de humo de las AFP bajo la promesa de constituirse en pequeños accionistas.

Todos deben recordar la portada del nefasto Mercurio en que José Piñera, un Chicago Boys nos prometía un 70% en la tasa de recambio. Pasarían algunas décadas y la Tierra Prometida solo sería una paramo devastado. Hoy las pensiones miserables promedio se encuentran bajo la línea de pobreza.  El Estado financia 2/3 de las pensiones y las AFP el resto, operando éstas últimas como seguro. No son ni pertenecen al concepto de seguridad social, así como las ISAPRE. La AFP hacen un cálculo de sobrevida de 100 años.

Si bien es cierto, que la esperanza de vida el año 2018 ubica a Chile dentro de los 35 países con esperanza media-alta y que para  mujeres es 82,3 años y 77 para los hombres en promedio, existe  un sesgo entre los que viven hasta esa edad en Vitacura,  Las Condes y Providencia versus un poblador que vive en la Pintana donde claramente sólo considerando  determinantes sociales,  su esperanza de vida es menor casi en 10 años. Es precisamente este ultimo segmento de la población que la elite no visibiliza a juzgar por las palabras de uno de sus representantes,  Mañalich y  su fenecido plan  de cuarentenas dinámicas. 

Pero recordemos una vez más algunos güarismos: los activos que poseen las AFP al 31 de Mayo corresponden a USD 200.000.000.000 imposible de convertir en pesos en este artículo por la cantidad inimaginable de cifras a la derecha. En suma, corresponde más menos al 80 % del PIB nacional. El desglose de las inversiones de estas empresas depredadoras es el siguiente : Renta variable nacional 6%, Renta fija nacional 51%, Renta variable extranjera 27% y Renta fija extranjera: 15%. Esto es, casi la mitad de lo que se juega en la ruleta especulativa se encuentra fuera de nuestras fronteras. Estas apuestas letales nuevamente nos han provocado inmensas pérdidas a nuestros multifondos este año. Y no hablemos de las comisiones fantasmas que cobran para perpetrar un robo en descampado, comisiones que se manejan en sigilo y que nosotros, afiliados, solemos olvidar.

Ahora la histeria colectiva la comparte todo el sistema abusador en su conjunto más allá de las propias AFP. La bala les pasa rozando la oreja. Los Bancos comienzan a inquietarse por la liquidación de activos que debieran realizar las administradoras. Tal es así que, por ejemplo, el Banco Itau cuyo dueño es la familia Said, ha enviado inéditos mails a sus clientes haciendo un análisis de la contingencia describiendo cuales son los movimientos que se ejecutan en el Congreso.

Esta injerencia en asuntos políticos es parte de una escalada de terror inaceptable. Recordemos que el grupo Said dueño de Banco Itau y SMU que tiene bajo su égida a Supermercados Alvi y UNIMARC han recibido, junto a las otras grandes familias que se fagocitan nuestro dinero, la no despreciable suma de 4,4 billones de pesos para después prestarnos dinero al 30%, interés promedio usual en los bancos para todo tipo de crédito.  NUESTRO DINERO ¡¡¡¡¡¡¡. Nuestro dinero, por cierto, que saldrá al rescate de Latam, Retail, etc. En fin, venga nuestro dinero, que hagan algo más que asaltarnos todo el tiempo.

Las próximas 48 a 72 serán cruciales para un segundo tiempo a jugarse en la cancha del Congreso. Ya algunos oportunistas senadores de la UDI se han manifestado a favor de la iniciativa,   Si se pierde el tema del 10%, sea por veto presidencial, sea por esa tercera cámara al servicio de los explotadores que es el TC, constituiría una victoria pírrica para la oposición, acostumbrada a sostener el sistema desde siempre, cuya expresión reciente fue el acuerdo del 15/11,  pues  ya se ha sentado un precedente y ni la extorsión ni la represión feroz evitará que el pueblo organizado abra las esclusas, destruya las bases de este régimen y se cobre el derecho a ser resarcido, y los principales ideólogos y especuladores que inventaron este sistema para timar a la clase obrera sean sometidos a juicio.

El  gobierno criminal está dando manotazos de ahogado pretendiendo extorsionar con la negativa a usar los 12.000 millones de dólares comprometidos en las crisis, lo que demuestra, una vez más que el inversionista Piñera sabe jugar con los números, qué duda cabe, pero es incompetente para jugar en la arena política. Nadie puede aventurar si acaso el gobierno no llega al final de sus días, pero la elite empresarial puede que le cobre las facturas.

Es muy probable que una vez más el desgobierno  pierda esta iniciativa. En las últimos días, senadores oportunistas de la UDI ha manifestado que se inclinan a votar a favor del retiro. Por lo que se sabe no pertenecen al panteón de los militantes históricos empingorotados, de apellidos vinosos, latifundistas que hunden sus raíces en el Chile colonial.  Seguramente entienden,  junto a la oposición, que se viene encima  un Octubre 2.0, y que el pueblo llano les pedirá cuentas en la Plaza Dignidad. Esta magistral movida de la UDI y de la oposición busca blindar al régimen en su conjunto, pues nada se habla de eliminar a las AFP. Lo inmediato y accesorio no resuelve el tema de fondo. Ese tema parece haber quedado en el pasado. Seguramente el retiro será otra vez con letra chica, toda vez que se buscarán todo tipo de artilugios para escamotearle al pueblo el ejercicio de su derecho. Desde ya sujetos tan despreciables como el traidor y neoliberal Lagos Weber ha manifestado que el retiro del 10% no sea universal y que se pague un impuesto.   El laguismo, expresión socialista edulcorada y también oportunista  ya sabemos que hizo y no es necesario ahondar en ello.     

El punto es otro. La gran tarea del período es derribar las AFP, y junto a ello al régimen sustentado por éste.  Ello solo se alcanzará con un enorme movimiento de masas, el cual ya se sabe, no será conducido ni por los partidos oportunistas, ni por los sindicatos ni vanguardias iluminadas. Los espontáneos caceroleos, barricadas y enfrentamientos con agentes represores del Régimen han puesto de relieve la importancia de la movilización autónoma, aunque inorgánica aún, del pueblo bajo la consigna del Pueblo ayuda al Pueblo que reclama para sí lo que legítimamente les pertenece. Mirco Makari lo ejemplifica en una entrevista para un un medio social con una hilarante frase: “pásame la plata conchaetumadre” es lo que debe ser interpretado en lenguaje coloquial.  Ahora más allá incluso del plebiscito que ya se sabe será amañado por la trenza del poder, la clase trabajadora tiene que, bajo una  responsabilidad histórica y por simple instinto de supervivencia, elaborar sus medios propios para abrirse camino a su liberación, donde el tema AFP será su Stalingrado  y solo las futuras movilizaciones permanentes expulsarán a la banda de ladrones que asuelan desde hace cuatro décadas nuestro país.

(Visited 168 times, 1 visits today)