Vecinos se organizan para enfrentar a violador y torturador, denuncian indolencia de Carabineros

DECLARACIÓN PÚBLICA

Ante los graves acontecimientos ocurridos, en que una vecina fue secuestrada y violada brutalmente por varios días, quienes habitamos y compartimos en comunidad en Barrio Puerto, velaremos para que los responsables paguen en cárcel por tal deleznable hecho.

Tres son los malparidos violadores que abusaron de nuestra amiga y que hoy caminan libremente por las calles de Valparaíso, sin asco ni pudor. Estos cobardes creen que sus actos quedarán impunes, pero eso ¡No lo permitiremos!

Teobaldo Sanhueza, agresor

Por otra parte, repudiamos enérgica y categóricamente el actuar de carabineros, a quienes se les solicitó ayuda durante la mañana del día 28 de marzo y que solo cerca de las 14:30 hrs. finalmente acudieron al lugar, en donde a pesar del relato de la víctima, quien identifica a uno de los agresores como Teobaldo Sanhueza (dueño de la mueblería donde se le secuestró y violó) y, a las malas condiciones físicas en que se encontraba, carabineros ignoraron su declaración. Sin embargo, pese a estar identificado y facultados para actuar y apercibirlo bajo la figura de flagrancia, optan por desestimar dicha acción, tampoco llaman a un fiscal o a la brigada de delitos sexuales, tampoco le prestaron asesoría. Simplemente la llevaron al hospital, en donde hoy se encuentra grave.

Nosotros nos preguntamos ¿es que existen víctimas de primera y segunda categoría? ¿es la pobreza sinónimo de no contar con un trato justo?, ¿hasta cuándo carabineros de Chile prejuiciará a las personas de la calle, sobre todo a las mujeres y las denostará gratuitamente?

Por lo anterior, hacemos un llamado a todas las organizaciones comunitarias, sociales, feministas, disidencias y aquellas que se sientan identificadas con los atropellos y violaciones sistemáticas a que nos organicemos para protegernos mutuamente.

Biblioteca Popular Jorge Farías


Red de Bibliotecas Populares del Gran Valparaíso

Testimonio de la grave agresión sexual, secuestro y tortura en Barrio Puerto de Valparaíso.

Difundimos un testimonio, tomado de Orgullo Porteño, que entrega detalles de la grave situación que afectó a una mujer, en situación de calle, víctima de un secuestro y agresión sexual cometida por un conocido vecino del sector Barrio Puerto de Valparaíso.

Muchos saben que vivo en el barrio puerto hace muchos años. He visto de todo, hasta he visto morir gente. 

No porque este barrio sea realmente peligroso, ya que jamás me han robado o violentado. 

Uno se cuida como en cualquier parte no más, hoy en día hasta los cerros más turísticos y cuicos se vuelven un imán para los robos y lanzazos. 

Hace 3 días bajé a comprar al kiosko unos chocolates porque la ansiedad me estaba atormentando un poco. Justo al lado de ese kiosko, en el lado que no se alcanzó a quemar del edificio donde estaba La Cantera, vive “Don Teo”, un carpintero que muchas veces durante estos años me hizo trabajos y arreglos varios. 

Ese día “Don Teo” estaba tirado en el suelo, golpeado y con su cabeza calva completamente ensangrentada. 

Resultó que unos punkis que viven cerca, lo sacaron cagando del taller y lo golpearon con palos. 

Me quedé mirando plop, hasta que escuché el relato de una de las vecinas del sector. 

El viejo culiao tenía secuestrada a una mujer hace días en el taller para violarla y torturarla reiteradamente. Le metió tornillos por la orejas y vagina y quizás cuanta cuestión más. Hasta invitaba a otros viejos de mierda a hacer lo mismo. 

La mujer era callejera y pastera y el hueón se aprovechó de su vulnerabilidad en primera instancia para llevársela y encerrarla. 

La mujer en un descuido de “Don Teo” y un poco más lúcida logró escapar dando aviso de lo sucedido. La ambulancia llegó a prestarle ropa al hueón, mientras que la mujer esperaba tirada en el pasto de la plaza, tiritando en estado de shock que alguien la socorriera. 

Las chicas punkis llegaron a ayudarla. Teníamos un monstruo en el barrio, que visitaba nuestras casas y se tomaba un té con nosotras. Teníamos un psicópata que nos asechaba a diario y no lo sabíamos. 

Hoy me asomé por el balcón al escuchar una explosión. Un grupo de mujeres habían hecho una barricada en la calle y habían roto la lámina de metal que alguien soldó en la puerta del taller de este violador para proteger sus bienes materiales. 

Yo le hubiese prendido fuego al taller con el hueón adentro, corta, ya está. “No es primera vez que pasa” dijo un viejo ese día, quizás desde hace cuánto que “Don Teo” venía abusando a mujeres en su taller de mierda. No podemos permitir que estas aberraciones sigan pasando, por eso es tan importante mantener una postura firme frente a los abusadores, no queremos sentirnos vulnerables ni caminar con miedo. 

Cuando esta pandemia de mierda pase, hay que seguir protestando, seguir luchando por mí y por todas mis compañeras. 

Que asco, que rabia, que pena, que tremendo, aun estoy en shock.

#NiUnaMenos #muertealviolador #mujeresunidas #unvioladorentucamino

Texto: Naty Lane”