Organizaciones populares de Los Ríos llaman a cuarentena general financiada por el Estado

DECLARACIÓN PÚBLICA DE ORGANIZACIONES POPULARES DE LA REGIÓN DE LOS RÍOS ANTE LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Las organizaciones populares abajo firmantes, de la Región de Los Ríos, territorio del pikunwillimapu, hacen pública esta declaración con el afán de generar fuerza para enfrentar la crisis del coronavirus desde los intereses populares, y exigiendo al gobierno la adopción de medidas que el Estado chileno debe adoptar en beneficio de las grandes mayorías.

En esta grave crisis que hoy vive el mundo, y en particular nuestro país, y en especial las familias populares, que pasan sus días con mayor crudeza y peligro en este escenario de incertidumbre, indefensión y temor, ante la posibilidad de la muerte, la cesantía, el hambre, se aprecia con nitidez una constante histórica: los pobres siempre se llevan la peor parte. Pero también queda claro que el bloque en el poder, desde la dictadura de derecha de Pinochet hasta la dictadura de derecha de Piñera, pasando por los gobiernos neoliberales de la Concertación, destruyó sistemáticamente el sistema de salud pública, para convertirlo en un espacio de negocio e inversión privada, amparado en lo que llaman mentirosamente el Estado subsidiario. Basta ver a nuestros adultos mayores haciendo colas, hacinados, para vacunarse contra la influenza, o para recibir el pago de su indigna pensión.

Pero también se puede apreciar que la burguesía local tiene un desprecio total por la vida de los pueblos y la naturaleza, más allá de las violaciones masivas de los Derechos Humanos durante Pinochet y ahora con Piñera, puesto que al día de hoy obligan a los trabajadores y trabajadoras a seguir yendo a sus trabajos, exponiéndolos al contagio propio y de sus familias y bajo amenaza de despido, mientras ellos, los ricos, y sólo algunos lacayos, disfrutan de opíparas cuarentenas, en sus grandes casas habituales o en sus preciosas casas de veraneo.

También la explotación brutal capitalista del medioambiente y sus recursos, que ha generado lo que llaman el “cambio climático”, que no es otra cosa que las consecuencias ambientales de esa explotación, ha roto los equilibrios de la naturaleza, contribuyendo a la expansión sin límites de microorganismos patógenos, tornándose hoy el coronavirus en una amenaza mortal a toda la humanidad. Grandes superficies de bosques exóticos, cultivos intensivos de salmones, de cerdos, de aves, aire y aguas contaminadas, son ambientes propicios para la emergencia de nuevas pestes. Y los pocos recursos estatales destinados a investigación se han concentrado mayoritariamente en la expansión de esa explotación, dejando completamente abandonados otros ámbitos, como la salud pública, y que hoy, la cruda realidad, nos enrostra, pero ya es tarde. Claro, los empresarios tomando decisiones en el Parlamento y en el Gobierno nunca piensan en el bienestar de los pueblos, y privilegian sus intereses de clase.

A propósito, aquí debe mencionarse el ejemplo heroico de Cuba, país que, a pesar del bloqueo imperialista, las campañas en su contra -en las que personajes del actual gobierno y de la oposición han sido participantes activos- y sus propias restricciones, está dando muestras de una tremenda capacidad médica para enfrentar el coronavirus, asociada a una solidaridad sin límites, destinando ahora mismo equipos médicos a países en crisis como Italia. El ejemplo de Cuba demuestra que los países llamados subdesarrollados, como Chile, pueden lograr aportes significativos en investigación en salud pública y en otras áreas que aseguren el buen vivir de los pueblos. Miremos nuestro propio Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), administrado por los sucesivos Intendentes designados y Consejos Regionales: ¿cuántos millones han sido asignados pensando en la calidad de vida de los habitantes de la región y cuántos millones asignados pensando en los votos para la relección o para elegir parlamentarios, que ahora brillan por su ausencia?

De esta forma, llamamos a continuar la lucha iniciada el 18 de octubre de 2019, aprovechando estos tiempos para avanzar en unidad, organización y conocimientos, y a preparar la Huelga General.

Al gobierno le exigimos:

1. Paralización de todas las actividades productivas no vitales, conservando los puestos de trabajo los trabajadores y trabajadoras, y recurriendo al Fondo Solidario de Cesantía, con las inyecciones de recursos que sean necesarios, manteniendo intocados los ahorros de las cuentas individuales del Seguro de Cesantía.

2. Gratuidad de test COVID – 19 y el respectivo tratamiento.

3. Suspensión de los cobros de servicios básicos y cobros de créditos hipotecarios y de Educación Superior.

4. Ayuda económica a MIPYMES, trabajadoras y trabajadores independientes y subcontratados.

5. Adelantar la operación de renta para todas y todos los trabajadores independientes, eliminando el porcentaje de descuento de las AFPs.

6. Libertad inmediata a todas las presas y presos políticos de la revuelta popular.

7. Impedir la colusión y el lucro del sector privado.

8. Asignación de financiamiento a municipios para apoyo social a familias populares, de tal forma que puedan realizar una cuarentena efectiva, con la provisión suficiente de alimentos, elementos que aseguren la asepsia, y la calefacción de los hogares.

9. Abastecimiento oportuno de centros médicos municipales y públicos.

10. Realización masiva de vacunación anti – influenza en domicilios de familias populares.

11. Control de precios del mercado de insumos de COVID – 19.

12. Fijación de precios de artículos de primera necesidad (alimentos, medicamentos, combustible).

13. Cuarentena inmediata en todo el territorio nacional.

14. Retiro inmediato de las rejas instaladas en la Plaza de la Dignidad y restitución de las esculturas allí instaladas, entre ellas un Chemamüll Zomo.

15. Término inmediato de la farándula, de la promoción de centros de salud privados y de mensajes populistas en TVN de autoridades y políticos, y la emisión permanente de contenidos relativos a salud pública y educación cívica.

16. Unificación de la red de centros de salud externos del Servicio de Salud Valdivia y las redes de Salud Municipal.

17. Incorporación a las instancias de toma de decisiones para la gestión de la crisis de Municipalidades, Colegio Médico, Universidades públicas y gremios de la Salud, a nivel nacional y regional.

18. Transparencia en la información entregada acerca del estado actual y la dinámica que asume la pandemia del coronavirus en el país y por regiones.

Firman esta declaración:

Comisión de Derechos Humanos de Los Ríos

Comité por la Soberanía Popular

Comité Mapuche Rukanewen

Colectivo Sur, Memoria y Dignidad

Cooperativa de servicios Cuenca del Lago Riñihue, COLARI

Red de Cooperativas Los Ríos

Comisión Chilena de Derechos Humanos

Colectivo de Derechos Humanos La Mano

Corporación de pobladores históricos de la cordillera de Futrono

Región de Los Ríos, 26 de marzo de 2020