El brote de coronavirus amenaza a la economía mundial

por Niklas Albin Svensson

El último brote de coronavirus ha causado la mayor ola de pérdidas en las bolsas mundiales desde 2008, eliminando 5 billones de dólares de los valores de las acciones en todo el mundo. A los mercados les preocupa que el virus tenga un grave impacto en una economía mundial ya débil. Estos temores no son infundados.

La nueva epidemia de coronavirus está teniendo implicaciones importantes para la lucha de clases. En este artículo abordaremos el efecto que tendrá el brote en la economía mundial.

El COVID-19 se está extendiendo

Desde el fin de semana se han confirmado varios casos nuevos en todo el mundo. Siguen siendo pequeños en número, pero el temor es que el desarrollo de nuevos focos de infección haga que el virus se propague de manera explosiva.

Antes del fin de semana, los expertos eran cautelosamente optimistas ya que la cantidad de nuevas infecciones estaba disminuyendo. En China, el número de casos entre el 17 y el 24 de febrero aumentó solo un 4% (3.000). Sobre esa base, la esperanza era que las medidas tomadas hubieran sido suficientes para frenar la propagación de la enfermedad. Pero las nuevas bolsas de infectados que se desarrollan en Corea del Sur, Japón e Italia han aumentado los temores de que estas medidas hayan sido insuficientes.

El largo período de incubación del virus (14 días o más) y la aparente falta de síntomas en ciertos portadores del virus hacen que su propagación sea difícil de controlar. Parece que los portadores del virus infectan en promedio a 2,6 personas, mientras que con una enfermedad como el SARS (un coronavirus anterior), aunque más mortal, la cifra era de 1,3. La gripe estacional y la epidemia de gripe porcina tienen tasas de infección similares de poco más de 1. Por lo tanto, aunque el último coronavirus es menos mortal que otras epidemias como el SARS, es probable que se propague mucho más.

Lo preocupante de las últimas cifras es que ahora hay una gran cantidad de casos en los que las personas han sido infectadas en su propio país, no en China. En Corea del Sur, se cree que más de 600 personas han sido infectadas dentro del país (con otras 1.100 bajo investigación), particularmente relacionadas con un culto religioso en particular. En Japón, la cifra es 129. En Italia, el número de casos de transmisión que se cree que ocurrieron dentro del país es de 121, pero otros 276 están bajo investigación.

El temor es que un desarrollo como el que tuvo lugar en China ahora tenga lugar en estos otros países. Sin embargo, la realidad es que nadie sabe lo malo que va a ser. Michael Ryan, el jefe de emergencias de salud de la Organización Mundial de la Salud dijo que podrían contener el virus, o quw podría desarrollarse, afirmando:

“El virus puede establecerse como un patrón de transmisión endémico, como un patrón estacional o podría acelerarse como una pandemia global en toda regla. En este punto no es posible decir cuál de esas realidades va a suceder».

Después de concluir su misión conjunta el 24, la OMS se mostró cautelosamente optimista, ya que las cifras mostraban que la propagación del virus se había reducido severamente en China y las tasas de mortalidad fuera de Wuhan eran considerablemente más bajas (0,7% frente al 3%).

Contención

Las autoridades están intentando, mediante diversas medidas, restringir la propagación de la epidemia. Estas van desde respuestas mesuradas hasta el pánico injustificado. La cuarentena del crucero Diamond Princess fue un desastre. Probablemente convirtió algunos casos de infectados en cientos más, en el transcurso de la cuarentena, dadas las dificultades de mantener un alto nivel de higiene en un crucero.

Las acciones de las autoridades en Hubei también contribuyeron a la propagación de la enfermedad. Después de intentar esconder el brote, anunciaron una cuarentena, pero retrasaron su imposición en 8 horas, lo que llevó a 300.000 personas a abandonar la ciudad antes de que comenzara la cuarentena. Los profesionales de la salud no están convencidos de la medida, por temor a que una respuesta tan dura pueda socavar la confianza pública en las autoridades y colocar cargas innecesarias en la población.

Las autoridades italianas adoptaron la misma medida y, según los informes, incluso desviaron los trenes de alta velocidad que viajaban por pueblos en cuarentena (incluso si no hacían paradas en ellos). Las autoridades actúan de manera muy dura. Una de las razones es, sin duda, la falta de conocimiento sobre este nuevo virus y las preocupaciones genuinas sobre los efectos que tendrá en la sociedad y la economía, pero también está bastante claro que los políticos están en pánico. Nadie quiere dar la imagen de no tomarse el asunto en serio.

Lawrence Gostin, director del Instituto O’Neill para el Derecho Nacional y Global de la Salud en la prestigiosa Universidad de Georgetown, comentó en el Wall Street Journal: “Hemos pasado de la complacencia al pánico y haciendo cosas que son excesivas y no basadas en evidencias, con un impacto masivo en la economía».

El autoaislamiento generalmente se considera la medida más efectiva, para impedir que una persona infectada transmita el virus a colegas y otras personas con las que se encuentra. Sin embargo, plantea algunas cuestiones serias. En China, el gobierno prometió pagar los salarios de al menos algunos de los afectados, pero tales disposiciones no se hacen más sitios.

Con un número cada vez mayor de trabajadores en todo el mundo que viven de una paga, no está claro cómo se afrontarán tales medidas. Este es particularmente el caso donde la persona no ha sido diagnosticada con la enfermedad, en cuyo caso generalmente no les corresponde el pago por enfermedad. Esto tuvo un impacto en Gran Bretaña después de que el gobierno aconsejara a todos los viajeros que regresaban de las regiones afectadas que se aislaran durante 14 días. La autoridad de arbitraje laboral del Reino Unido, ACAS, sugirió que los empresarios deberían apoyar estos casos y permitir que sus empleados se tomaran días por enfermedad o sus vacaciones anuales. Ellos parecen estar completamente ajenos a las dificultades que esto presenta a los trabajadores.

En China, la falta de apoyo disponible, así como el temor a la infección, ha mantenido a unos 200 millones de trabajadores migrantes en sus ciudades de origen después del final de las vacaciones del año nuevo chino. Es una perspectiva poco atractiva regresar a las ciudades solo para encontrarse incapaz de trabajar durante 14 días y tener que pagar un mayor costo de vida allí. El gobierno ahora está probando varios incentivos para que vuelvan a trabajar, ya que su ausencia está causando serias dificultades a los intentos de reiniciar la economía después de que se levantaron las medidas más estrictas en China.

Un golpe a la economía mundial

Los intentos de contener el virus ya han comenzado a tener un efecto en la economía. La provincia más afectada por la epidemia, Hubei, es un eslabón en la cadena de suministro para las industrias automotriz, de salud, electrónica, aeroespacial, de defensa y construcción, pero va a tener un impacto mucho más allá de eso.

Microsoft, Apple, las compañías automotrices y las aerolíneas han advertido sobre el impacto en los negocios. Las bolsas de valores han visto caídas significativas, con el Dow Jones a su nivel de octubre. El Bank of de America redujo su pronóstico para el crecimiento de la Eurozona a 0,6%, desde el 1% anterior. Credit Suisse ha reducido su pronóstico a 0,5%, desde el 0,9% anterior.

Una amenaza para las cadenas de suministro

La producción Just in time («En el momento»), que prevalece en todas las ramas de la industria, significa que las existencias de piezas son limitadas. Presupone un comercio mundial que funcione bien con suministros confiables. Ahora esas cadenas de suministro previamente confiables están bajo amenaza.

Cuando estalló la epidemia de SARS, que fue la última epidemia significativa de coronavirus, en 2003, China no era tan importante para el mundo como lo es hoy. En ese momento, China era el 4% de la economía mundial. En 2015 ya era el 15%. Esta importancia creciente de China significa que el impacto de este nuevo virus será mucho mayor en la economía mundial.

La monopolización significa que ciertos componentes necesarios utilizados por un gran número de marcas a veces se fabrican en una sola fábrica. Este fue el caso con un tipo particular de pigmento de pintura para automóviles, que detuvo la producción de automóviles en muchas fábricas después de que la planta se viera afectada por el desastre de la planta nuclear de Fukushima en 2012. Ahora, un proceso similar está teniendo lugar.

Es probable que la industria automotriz se vea afectada por su complejidad. Los fabricantes de automóviles de Corea del Sur confiaban en una fábrica de Hubei y se vieron obligados a reducir la producción. Las plantas europeas de Fiat Chrysler, Renault, BMW y Peugeot están amenazadas por el brote en el norte de Italia, porque se está produciendo un componente en una de las aldeas en cuarentena. El impacto total en la producción europea por la interrupción de la cadena de suministro probablemente no se sentirá hasta el próximo mes, ya que los envíos tardan entre 4 y 5 semanas en llegar desde China.

Industrias amenazadas

El embarque de mercancías es otra industria que se encuentra en serias dificultades. El año pasado fue un mal año para el comercio mundial, el primer año que se contrajo el volumen del comercio mundial desde 2009, en gran parte debido a las guerras comerciales de Trump y la desaceleración de la economía europea. Este año estaba destinado a ser un año de recuperación para los embarques, con el nuevo acuerdo firmado entre los EE. UU. y China, pero la dislocación causada por el coronavirus está poniendo en duda el futuro de muchas compañías navieras. Las compañías más grandes con grandes reservas financieras sin duda resistirán la recesión, pero muchas más pequeñas no lo harán. Cuántos sobrevivirán dependerá de cuánto dure la interrupción.

El turismo es probablemente la industria que se verá más afectada. Los turistas chinos no solo son numerosos, sino que también son gastadores relativamente grandes. En 2018, los turistas chinos gastaron $ 277.300 millones, que es el 20% del gasto total en turismo mundial y el doble que los turistas estadounidenses. Con la cancelación de muchos vuelos hacia y desde China y las restricciones impuestas a las llegadas desde China, gran parte de estos ingresos estará bajo amenaza. La primera bancarrota en Japón vinculada al coronavirus, por ejemplo, fue un hotel. A medida que aumenta el miedo en todo el mundo, la gente evitará viajar y reservar vacaciones. Si las autoridades no controlan la propagación a medida que llega la temporada de vacaciones en el hemisferio norte, esto tendrá un grave impacto en la industria turística de todo el mundo.

La industria de las aerolíneas se verá muy afectada ya que se reducen los viajes de negocios, además del turismo. Muchas compañías ahora desaconsejan cualquier viaje no esencial. Un número cada vez mayor de países se encuentra en la lista de países donde se aconseja a las personas que no realicen viajes que no sean esenciales. Lufthansa en Alemania ya ha anunciado que recortará gastos. Cathay Pacific, de Hong Kong, ha pedido a su personal que se tome tres semanas de vacaciones, sin paga.

Una oportunidad para lucrarse

Siempre hay una oportunidad bajo el capitalismo para beneficiarse de la miseria de otras personas. Ya el precio de las máscaras quirúrgicas y otras máscaras protectoras se ha triplicado en los EE. UU., lo que ha llevado a Amazon, por temor a dañar su reputación, a advertir a los vendedores que tales aumentos violan sus términos. Esto a pesar del hecho de que no se recomienda su uso por personal no médico. El costo del desinfectante para manos, que se recomienda, se ha duplicado.

La industria farmacéutica, por supuesto, tiene la ventaja de obtener una porción de las donaciones del gobierno, pero a diferencia de la epidemia de gripe porcina, hasta ahora no tenían un medicamento viable para el tratamiento o la vacunación. El martes, su suerte podría haber cambiado, ya que Japón recomendó el uso del medicamento contra la gripe Avigan, lo que provocó que las acciones de su propietario Fujifilm subieran un 8.8%.

Además, el colapso de varias compañías más pequeñas también abrirá oportunidades para que las compañías más grandes engullan a sus antiguos competidores. Los grandes gigantes de contenedores como Maersk y Cosco con grandes cofres, buscarán comerse a sus competidores más pequeños a un precio muy barato. Como cualquier crisis económica, el efecto será una mayor concentración en las ramas afectadas de la industria.

¿Globalización a la inversa?

Una de las razones por la que es difícil contener el virus es la creciente interconexión del mundo. El mayor movimiento de viajeros de negocios y de turistas en todo el planeta aumenta la velocidad a la que las infecciones pueden viajar a través de las fronteras. Esto está vinculado, por supuesto, al desarrollo del comercio mundial.

Las recientes guerras comerciales de Trump, así como el aumento de los ataques contra los migrantes en todo el mundo, significan que los gobiernos están mucho más dispuestos a tomar medidas para restringir los viajes, incluso si tienen un impacto en la economía mundial. Esto fue señalado por el Wall Street Journal a principios de esta semana:

“Desde esos episodios [el SARS, el Ébola], el apoyo a la globalización en muchos países ha sido reemplazado por demandas de fronteras más fuertes. Las autoridades tienen menos reparos a la creación de barreras para el comercio y los viajes en nombre del control de enfermedades. La epidemia es, por lo tanto, una fuerza más que trabaja para deshacer la globalización».

Entonces, la erección de barreras podría tener más que un efecto temporal. Podría alimentar el aumento general del sentimiento proteccionista, lo que causaría más dificultades para la economía mundial. En las últimas décadas, el desarrollo del comercio mundial ha sido la clave del desarrollo de la economía mundial. Cualquier reversión de la globalización significaría serias dificultades para la economía mundial capitalista.

La próxima recesión mundial

Ya sea que contengan el virus el próximo mes o que se extienda más ampliamente y provoque más interrupciones, la recuperación económica, tal como ha sido hasta ahora, está llegando a su fin.

La economía alemana ahora ha entrado en recesión técnica ya que este trimestre va a seguir al trimestre anterior con tasas de crecimiento negativas. Su producción industrial cayó un 7% el año pasado, y una recuperación de esa caída parece poco probable este año. Los dos socios comerciales más importantes de Alemania son China e Italia, particularmente el norte de este  país. La economía alemana depende mucho del comercio mundial y, por lo tanto, es vulnerable a cualquier interrupción. Ahora sus industrias se enfrentarán al menos a dos meses de interrupción en el suministro de piezas y materias primas. Las dificultades en la economía alemana significan problemas para toda la UE. Alemania es la economía clave de Europa y las consecuencias serán de largo alcance.

La economía de Estados Unidos ya se estaba desacelerando después de que los efectos de los recortes de impuestos de Trump desaparecieran, y Goldman Sachs ahora pronostica un crecimiento de solo 1,2% este trimestre (anualizado, comparado con el 2,1% del último trimestre). La economía japonesa se contrajo un 1,6% en el cuarto trimestre del año pasado después del aumento del IVA y de un fuerte temporal. Sin embargo, los datos para este trimestre ahora parecen malos, lo que significa que la caída del 0,9% que se proyectó ahora sea probablemente mayor. El FMI también ha reducido el crecimiento de China al 5,6%, que sería su nivel más bajo desde 1990.

La economía mundial ya estaba al borde de otra recesión. El virus podría llevarla al límite. En ese sentido, el virus podría convertirse en el accidente «detrás del cual se oculta la necesidad», como lo expresó Engels.

(Tomado de Lucha de Clases)