Pueblo yagán inicia recuperación de su espacio marítimo costero en la Patagonia

El espacio Costero Marino del Pueblo Yagan viene a reafirmar las prácticas consuetudinarias de soberanía alimentaria, y las actividades culturales y espirituales. Pero también la protección de estos prístinos y delicados ecosistemas marino costeros y el desarrollo de la convivencia pacífica y de cooperación entre los pueblos de estos territorios.

El Pueblo Yagan dio un gran paso para continuar su proceso de recuperar, fortalecer y desarrollar su presencia actual y ancestral en el Cono Sur de América Latina al establecer su espacio marino costero en Tierra del Fuego donde históricamente tienen derechos a ejercer su autonomía y vida política, económica, social, cultural y espiritual.

La comunidad Yagan de Bahía Mejillones en Villa Ukika, Isla Navarino, de la austral comuna de Cabo de Hornos, presentó al Estado chileno su demanda de recuperar su Espacio Marino Costero, que la Ley Lafkenche (20.249) establece para que los Pueblos Originarios ejerzan su presencia en sus ecosistemas ancestrales y de usos consuetudinarios y presentes. El documento que fue aceptado a tramitación el 02 de agosto de 2019, ocurre en momentos en que esta zona costero marina está siendo disputada por especuladores chilenos y por transnacionales nórdicas y asiáticas.

En este contexto, hace unos días la Contraloría General de la República de Chile tomo razón y validó la caducidad de cuatro permisos de cultivo industrial de salmón que oficinas estatales habían otorgado a especulativos empresarios chilenos, que luego las vendieron a compañías internacionales y que las estaban usando de manera ilegal. Además, ahora, otras empresas están solicitando varias concesiones para el cultivo de salmón en esta estratégica zona austral.

El espacio Costero Marino del Pueblo Yagan viene a reafirmar las prácticas consuetudinarias de soberanía alimentaria, y las actividades culturales y espirituales. Pero también la protección de estos prístinos y delicados ecosistemas marino costeros y el desarrollo de la convivencia pacífica y de cooperación entre los pueblos de estos territorios.

El pueblo Yagan casi extinguido, y al que se lo terminó de enajenar cuando las autoridades chilenas le prohibió navegar en 1978, ha prevalecido, sus familias se han autoidentificado y se reconocen como habitantes existentes antes que el Estado. La Ley Indígena (19.253) además los ha reconocido como otro pueblo originario de estos territorios.

(Tomado de Werkén Rojo)