Archivo de la etiqueta: Política

Inmigración y neoliberalismo

por Pablo Pulgar Moya //

La bullada disputa entre Judith Butler y Nancy Fraser sobre tópicos como justicia y equidad social y el reconocimiento como elementos que aparecen o no diferenciados entre la política en general y el marxismo fue síntoma de la denuncia de una falta de análisis profuso que sea convergente tanto de la luchas económico-políticas, como de aquellas calificadas como “meramente cultural”. Las luchas políticas que remarcaron la necesidad de una superación de las contradicciones de clase tendieron a dejar de lado petitorios enmarcados como marginales a las consignas de los trabajadores. Sin embargo, este panorama ha tomado nuevos ribetes en la consideración de partidos revolucionarios y organizaciones de izquierda a través de la necesidad de comprehender tanto política como económicamente aquellos fenómenos sociales meramente culturales. La inmigración aparecería, en este sentido, no como mero factor colindante, sino como elemento estructural de la composición económica actual, la cual es fuente rica para fenómenos metasupersticiosos como el racismo y la xenofobia entre otros conflictos de interacción social. Estos mismos conflictos no se hacen comprensibles sin una crítica al modo de producción capitalista y, modernamente, de su versión neoliberal.

            La inmigración como un fenómeno que se repite a lo a largo de la historia toma nuevos ribetes dentro del imperialismo del capital, por lo menos desde el siglo XIX,  marcado por los movimientos poblacionales ya sean por causas bélicas, ya sean en búsqueda de mejora de condiciones laborales. En Chile el fenómeno migratorio se da bajo un los contextos de una crisis estructural de sistema en Haití, una crisis político económica en Colombia y Venezuela (con argumentos muy diferentes), sumado a ello a inmigrantes provenientes de Perú y Bolivia. Esta singularidad ya la analizaba Rosa Luxemburg en tanto la inmigración de fuerza de trabajo dirigido provee sustento a la superpoblación relativa. La movilidad que representa la población migrante regional se produce por un fenómeno geopolítico de reproducción del capital, donde el trabajador, el explotado migrante busca paliar sus condiciones de vida en la oferta laboral de la variante capitalista en Chile. El gran capital extrae de ello, por supuesto, tajadas de beneficio bajo la forma de explotación directa debido al bajo costo de pensiones, nula inversión en educación, así como la rápida multiplicación de mano de obra barata, una variante express del aumento de tasa de ganancia de la burguesía local.[1]

            La tendencia a la catástrofe del ascenso de una derecha, calificada por Enzo Traverso – de modo casi irónico – como “posfascismo”, ha llevado a poner a la inmigración como tema número uno de la mayoría de las agendas políticas de los nuevos aspirantes guberbernamentales del globo. En ese sentido, Chile no se escapa de una realidad tendenciosa de un populismo de derechas que viene dictada desde este nuevo panorama, donde el resurgimiento del autoritarismo y el reposicionamiento de discursos xenófobos hace coherente la pregunta por el rol de los protagonistas de izquierda en el posicionamiento del problema de la inmigración dentro del marco de una lucha de clases. Al fin y al cabo, la gran masa migratoria es, a su vez, masa trabajadora, explotada y precarizada. La importancia de tomar posición satisfactoria al respecto nos permitirá sortear el problema de manera consistente. Como preámbulo podemos advertir que Marx ya planteaba el problema de la movilidad de la fuerza de trabajo asalariada nacional e internacional como un síntoma dentro de la economía-política, no adyacente, no colateral, sino entendida como constante de flujo producto de la acumulación originaria. Sin embargo, este proceso, en el caso chileno, no responde a un modo de maquinización de su economía o proletarización de sus capas medias, sino se sustenta en base a la monetarización de su economía, flexibilidad cambiaria e inestabilidad de sus relaciones laborales. Es decir, bajo la forma de su neoliberalismo local – el cual, sin embargo, mantiene una postura conservadora restrictiva respecto a unalibrecirculación.

            Esto último no es casual ni meramente caprichoso. La descomunal transferencia de capital productivo al sector financiero ha inyectado fuerza al sector comercial, volviéndose atractivo para una masa trabajadora en aún peores condiciones que la existente en la economía chilena. El caso haitiano es especialmente digno de ser analizado, pues representa el fracaso de un mismo modelo intervencionista (a través del BM y el FMI) y neocolonizador (militarizado por EEUU). La liberación de la economía de Haití en 1981 y los intentos de convertir al país en el “Taiwán del Caribe” terminaron finalmente por acelerar el asentamiento de una fuerte burguesía local frente a un campesinado extremadamente precarizado, el cual, con aún más desfortuna, fue azotado por un terremoto en 2010 – el cual terminó por pulverizar el ya alicaído sector agrario. Noam Chomsky ha hecho eco numerosas veces que este seísmo solo terminó de demostrar el carácter de clase de este desastre natural.[2]La fuga de capitales se traduce en fuga de masa trabajadora hacia países receptores, tal como sucede en Europa, tal como sucede en EEUU. En ese contexto, la medianía de la economía chilena representa la vía de escape para un problema provocado por el mismo sistema de capitalización en Haití y representa un desafío para la concretización discursiva de la integración de la crítica anticapitalista local.

            La aceleración de la inmigración hace reflotar problemáticas metasupersticiosas. Una problemática que es central del llamado posfascismo. Este término quiere caracterizar un discurso que puede ir aparejado desde un conservadurismo clásico, pasándo por un patriotismo capitalista hasta un identitarismo proteccionista anti-stablishment, aunque no necesariamente representando una posición liberal o neoliberal. En este contexto, Acción Identitaria Chile se alza como el ejemplo más claro de una posición etno-diferencialista que de manera soterrada, sin identificarse a sí mismos como racistas, se ha ido instalando en diversos discursos que coquetean con la forma de capitalismo local. Se etablece, de esta manera, un discurso antiinmigración que o bien i) interferiría con una concepción de patria, sea carnal, histórica o civilizacional, o bien ii) interferiría con un estado civilizatorio nacional (asociando problemáticas como delincuencia, etnicidad, enfermedad, etc). Sin embargo, no solo desde posiciones alt-right, sino desde sectores centro-izquierda se han atrevido, poco a poco, a apropiarse de este relato. Esto nos permite entender desafortunadas declaraciones antiiinmigrantes de Fulvio Rossi en la pasada campaña electoral e, incluso, entender el bullado caso de las declaraciones sobre contro migratorio de Sarah Wagenknecht, dirigente cabecilla de Die LINKE en Alemania.

            Teniendo en cuenta todas estas variables aún nos queda por formular una pregunta ¿Por qué la inmigración tiene como destinos países con un sistema altamente neoliberalizado como el caso chileno? La pregunta es ineludible si queremos establecer un vínculo entre fenómeno migratorio y sistema capitalista. Si bien argumentos para migrar hay muchos (ambientales, médicos, por fenómenos naturales, etc), nos centramos acá en algunos que son troncales, aquellos que recorren causas políticas, jurídicas, económicas e históricas. La extansión del capitalismo y su penetración en países periféricos ha desencadenado desequilibrios tales que generan un gran éxodo que se hace extremadamente complicado de gestionar. El nuevo mercado tiene a sus pies no solo capitales globalizados, sino personas, donde migración de mano de obra se transforma en la expresión más latente de las hegemonías de clases, las cuales expresan – a su vez – “jerarquías migratrorias”: mientras que el migrante de países ricos tiene derechos casi irrectrictos, la gran mayoría de la mano de obra migrante de países pobres ve constreñidos sus derechos mínimos. El así llamado “capital humano” se ve limitado por las políticas de “capital económico”. Por ello mismo es necesario integrar este gran conjunto conflictivo de estandarización comercial, segregación, xenofobia, etc. no desde un punto de vista meramente moralizante (como ha sido llevado desde el mayor conjunto de la discursividad), sino integrada dentro del conflicto de un modelo económico globalizado. Andrés Cabrera, en una columna hace pocos días publicada en El Mostrador,[3]formulaba los puntos para entender al fenómeno migratorio como el nuevo rostro de la lucha de clases. Esto último solo es explicable de manera suficiente si es analizado como fenómeno enmarcado dentro de la economía-política y no meramente instrumentalizado dentro del espectro político. Es decir, una solución al fenómeno migratorio respondería no solo a criterios o eventos contingentes, sino que se hace necesario retomar el problema dentro de contradicciones producidas por el capitalismo financiero. Desempleo en países semicolonizados crea condiciones de competencia que se traduce en una migración masiva. El debate por tanto no debe estar regido simplemente por criterios productivistas, ni mucho menos normativistas, sino que es menester entender que la masa migrante en Chile se está conviertiendo rápidamente en una nueva capa oprimida desregulada, como nuevo sujeto bajo condición de superexplotación. Como formulara Luxemburg y, modernamente, Žižek y Souza dos Santos, esta denuncia entonces se vuelve no solo un argumento sólido para explicar la exclusión social del migrante, sino que dota de elementos para su inclusión dentro del panoráma político como sujeto ligado a la lucha de clases.

 

[1]Es interesante ver el principismo liberal (no solo economicista) sobre el fenómeno migratorio. Existe un general apoyo al derecho a migrar en autores como Friedrich Hayek o Julian Simon, en tanto, por una parte, potencia la productividad y, por otro, no contradice el principio de libre movimiento. Tanto economistas liberales, como defensores de derechos humanos se permiten una postura a favor de libertad de migración, pero donde pocas veces se cuestionan las condiciones estructurales de reclutamiento de mano de obra migrante como síntoma de un neoliberalismo globalizante.

 

[2]https://www.aporrea.org/internacionales/a96511.html

[3]http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/03/07/inmigracion-el-nuevo-rostro-de-la-lucha-de-clases/

 

Segundo gobierno de Piñera: ¿cómo enfrentar las contrarreformas?

por Carlos Hernán //

El empresario Sebastián Piñera fue electo para la presidencia de Chile por segunda vez en diciembre pasado. La derecha obtuvo una mayoría histórica de 55%, casi diez puntos sobre la saliente coalición de gobierno “Nueva Mayoría” (ex-Concertación + Partido Comunista) que quedó derrotada y tensionada. Piñera asumió el mando el pasado 11 de marzo cuando la ex-presidenta Michelle Bachelet le entregó por segunda vez la banda presidencial. El multimillonario presidente llega con una agenda centrada en 5 puntos, Infancia, Salud, Araucanía, Seguridad Ciudadana y Desarrollo.

Seguir leyendo Segundo gobierno de Piñera: ¿cómo enfrentar las contrarreformas?

En el momento de los aprontes: de la retroexcavadora a la motosierra

por Ibán de Rementería //

Estamos en el momento de los aprontes políticos al término del Gobierno de Michele Bachelet, o si se prefiere de la Nueva Mayoría, y la asunción del Gobierno de Sebastian Piñera, en breve, veamos cómo van mostrando su cariz tanto del Gobierno como  las oposiciones.

El Gobierno ha mostrado su sonrisa fácil y la mano dura, a la vez convoca a llegar a cinco grandes acuerdos nacionales: “seguridad ciudadana, menores, pobreza, salud y paz en la Araucanía”, frente a lo cual nadie se puede negar a colaborar. En seguridad ciudadana se conforma una comisión que prescinde del  FA y el PC, lo cual hace suponer que ellos no deben de tener experticia en aquello, cierto es que aquí el Gobierno produce un remesón en el alto mando de Carabineros, removiendo a todos los generales inspectores menos uno, debido tanto al “paco gate” con un desfalco de 26.000 millones de pesos y más de cien implicados entre oficiales y funcionarios, como al efecto del caso “huracán” donde hay consenso inter e intra institucional que la inteligencia de Carabineros fraguaba pruebas en las acusaciones de terrorismo, entonces también se propone reorganizar su inteligencia, y eso sería todo por ahora. Entretanto, en migraciones se procedió a expulsar 70 haitianos de ambos sexos al llegar al aeropuerto, lo cual fue declarado abusivo e ilegal por la Corte Suprema.  En menores se ha informado que las agencias ejecutores del SENAME, las mismas que son responsables de la muerte de más de mil niños puesto bajo su custodia y cuidado por el Estado, recibirán un aumento de sus subsidios, y bueno se concluirá lo obrado legislativamente por el pasado gobierno para separar a los niños buenos de los niños malos. En pobreza el discurso es que si aumenta la inversión, disminuyendo los impuestos claro está, aumenta el empleo y disminuye la pobreza; como también se da por sabido que desregulando las relaciones laborales, aumentando los servicios mínimos y los grupos negociadores en las huelgas y convenios colectivos, también se aumenta el empleo y disminuye la pobreza; como quien dice mientras más ricos sean los ricos menos pobres serán los pobres. En salud se reglamenta que las clínicas privadas pueden hacer objeción de conciencia para abstener de practicar aborto por alguna de las tres causales, por lo tanto las mujeres afiliadas a ISAPREs que mantengan convenios de atención con esas clínicas tendrán que recurrir por fuera de sus planes de salud para ejercer sus derechos. Finalmente, para la paz en la Araucanía se propone aplicar, mecánicamente, las mismas normas y medidas excepcionales que se usan en la lucha contra el narcotráfico, donde se destaca el “agente revelador”, sobre esta institución el artículo 25 de la ley 20.000 de drogas dice que: “Agente revelador es el funcionario policial que simula ser comprador o adquirente, para sí o para terceros, de sustancias estupefacientes o sicotrópicas, con el propósito de lograr la manifestación o incautación de la droga”, vale decir, el agente revelador sería el que inducirá a terceros a cometer delitos de terrorismo, además, tendrá garantizada su impunidad, ya que el artículo 25 termina diciendo: “El agente encubierto, el agente revelador y el informante en sus actuaciones como agente encubierto o agente revelador, estarán exentos de responsabilidad criminal por aquellos delitos en que deban incurrir o que no hayan podido impedir, siempre que sean consecuencia necesaria del desarrollo de la investigación y guarden la debida proporcionalidad con la finalidad de la misma”. Bien ha dicho el ex Intendente de la Auracanía y senador DC Francisco Huenchumilla que las modificaciones propuestas son “terroríficas”, sobre estos procedimientos de lucha antiterrorista recomiendo leer el “Agente Secreto” de Josep Conrad, también recordar las historias de Lenín Guardia, asesor de la Dirección de Investigaciones,  que enviaba cartas bomba a la Embajada de los Estados Unidos de América, en plena democracia, e informaba que eso lo estaban haciendo grupos subversivos. Bueno, parece ser que estas son las lecciones aprendidas del reciente caso “huracán”.

Lo que tiene claro este Gobierno es que puede hacer lo que le venga en gana haciendo uso de la potestad reglamentaria de la ley, ahora conocida como la “motosierra” más ágil y expedita que la “retroexcavadora”. En el parlamento las oposiciones se pueden entretener repartiéndose los cargos en sus testeras y comisiones, la política está en el hacer político, en fin,  el parlamento ya hizo las leyes para gobernar “a mi manera”. Y si el parlamento aprobase alguna norma que se opusiese a los designios del Gobierno, presto el Tribunal Constitucional decidirá a favor de aquel.

Las oposiciones son tres, los saldos restantes de la Nueva Mayoría (NM), el Frente Amplio (FA) y la Democracia Cristiana (DC), por eso con anterioridad he hablado de una política nacional con cuatro tercios. La NM y la DC están en estado de introspección para tratar de entender y comprender su derrota y delinear una política que les permita volver al poder en cuatro años. El FA trata de encontrar su destino entre bríos y búsqueda de consensos internos. Por ahora las oposiciones han concordado en administrar conjuntamente el Parlamento, la NM se ha quedado con las testeras de ambas cámaras y el FA con sus comisiones. El Partido Socialista (PS), el más grande de las oposiciones, se quedó con la Presidencia del Senado, Carlos Montes, y de la Cámara de Diputados con Amaya Fernández  Allende, la única diputada de la Región Metropolitana que se salvó del zarpazo que le dio el FA al PS allí, lo cual es tan anunciador del futuro como lo ha sido la elección de Sharp a la Alcaldía de Valparaíso. Las oposiciones bien se pueden quedar allí parlamentando tranquilamente mientras el gobierno define y hace la política nacional.

El problema de proyecto de poder de las oposiciones es si este debe ser de centro izquierda o centro-centro, el “progresismo”, la historia reciente indica que los proyectos de centro-centro están condenados al fracaso, tal fue el caso de la derrota de Frei ante Piñera en 2010, luego del éxito personal del primer gobierno de Bachelet, mientras ella vuelve al poder en 2014 con un proyecto de centro izquierda  que asume las demandas del movimiento social por los derechos sociales básicos en educación, salud y seguridad social, así como reforma laboral, las reformas políticas con el fin del sistema binominal  y  las promesas de reformas constitucionales, también reformas en derechos como el aborto por tres causales y el matrimonio igualitario, etc. Luego, en 2017 el discurso de centro-centro que impregno la campaña de Guillier condujo a la derrota por la renuencia a votar por aquello tanto de los izquierdistas viejos y desencantados como de los izquierdistas jóvenes y desconfiados.

En la DC, donde la diferenciación entre una derecha una izquierda y al menos dos centros es palpable, cosa que no pasa en el PS ni en (PPD): la derecha que ha amenazado con irse (Aylwin, Martínez, Walker, etc.) parece haber postergado indefinidamente su decisión como única arma de negociación, conscientes que la cosa no alcanza para un quinto tercio; entretanto su progresismo se mantienen expectante. Pero, la DC es la que mejor le devuelve las sonrisas al Gobierno.

Ahora, tanto el PS como el Partido por la Democracia (PPD) buscan desesperadamente como volver al poder, para lo cual tratan de reconstruir un proyecto de centro izquierda. El PPD está haciendo encuestas entre sus militantes para saber si el Partidos debe ser de centro-centro, centro izquierda o de izquierda, lo que es muy científico en términos sociológicos. Según Alvaro Elizalde, Presidente del PS, la fórmula para reconfigurar la centro  izquierda es un entendimiento que debe materializarse desde la DC al FA, con esto, entonces, se estaría en condiciones de lograr acuerdos con el Gobierno de Sebastián Piñera, afirma que: “El Gobierno debe dialogar sin letra chica si quiere que sus propuestas avancen en el Congreso”, es la desesperada búsqueda de la “política de los acuerdos”, la única condición es evitar las críticas a la anterior administración, como quien dice sólo así es posible reconstruir un nuevo binominal de hecho, se trata de afianzar un continuo político institucional. Pero,  para llegar a tales acuerdos les tocaría al PS y el PPD darle la espalda a las reformas del pasado  gobierno, lo cual sería para un centro-centro o centro izquierda una traición imposible que la conduciría al fango definitivo.

No obstante la amenaza de Elizalde a sus eventuales socios es clara:”Si es que el espacio progresista está dividido, aun cuando seamos mayoría, vamos a tener una derrota”. Pues eso es lo que refleja la pasada elección parlamentaria, la mayoría del conjunto de las oposiciones,  pero la unidad por la unidad del progresismo sin un proyecto político de izquierda lo conducirá indefectiblemente a la derrota como ha pasado en la pasada elección presidencial. El Gobierno sabe que si las oposiciones se vuelven de centro-centro y pactan con él están condenadas al fracaso y desaparecer, lo cual es dudoso que hagan, entonces seguirá gobernando con el pleno uso de sus facultades reglamentarias o por la vía reglamentaria.

Por ahora lo único que pueden hacer las oposiciones es defender socialmente, en las calles,  los medios y la academia,  las reformas planteadas por el movimiento social e iniciadas por el gobierno de Michelle Bachelet, para entonces proyectarse políticamente en su mejoramiento,  desarrollo y profundización, cada una de las oposiciones deben actuar como sus ideologías las oriente y sus voluntades políticas las proyecte, solo ese proceso señalará si ellas deben orientar sus propuestas y proyectos a la centro izquierda o definitivamente a la izquierda.

 

( el autor milita en el Núcleo Valparaíso Socialista del PS)

Chile: tendencias complejas. Coyuntura y perspectivas.

por Patricio Quiroga Z. //

Introducción.

Este documento tiene por objeto contribuir a la reflexión/discusión en un momento internacional, latinoamericano y nacional muy complejo. Los problemas de la guerra (Siria), los golpes de Estado blandos (Brasil), la diferencia de ingresos (Chile), son algunos de los problemas que afectan a la humanidad. Se trata, entonces, de una contribución orientada a como aportar para resguardar la sobrevivencia del planeta, a meditar sobre las tendencias en la región y desencadenar la discusión sobre el Buen Vivir para Chile. El norte de esta comunicación es poner el tema de la crisis planetaria que se vive, advertir sobre la mercantilización de la vida social, incentivar la disputa sobre relaciones sociales basadas en la reciprocidad, ayudar a la recuperación de los vínculos entre los seres humanos y la naturaleza, de construir una relación entre territorios y democracia directa. En fin, se trata de desplegar un debate que tenga como foco recuperar el humanismo, enterrado por el mercado. Seguir leyendo Chile: tendencias complejas. Coyuntura y perspectivas.

Valparaíso: mega puerto o muelle de cruceros

por Ibán de Rementería //

Desde que la ciudad puerto fue declarado sitio patrimonial de la humanidad por la UNESCO en 2003, la ciudad como tal ha padecido un constante proceso de cuchitrilamiento de su comercio minorista, de abaratillamiento de sus principales calles comerciales y amamarachamiento de sus paredes y  monumentos [1], debido a la destrucción del comercio minorista por supermercados, malles y super tiendas. El peor es el cuchitrilamiento de “la noche porteña” plagada de inseguridades fantasmales, malos olores y, sobre todo, de incendios nocturnos de la zona patrimonial sometida, como dice Sebastián Sepúlveda, al “modelo extractivista bestial” de los recursos patrimoniales de la ciudad puerto, esos son los incendios intrapatrimoniales, los extrapatrimoniales provienen del cordón de combustible que la rodean. Seguir leyendo Valparaíso: mega puerto o muelle de cruceros

Valparaíso: Cabildo Abierto ya!!!!!

 por Coordinadora de Defensa Territorio Libre //

Plan Regulador Valparaíso y sus consecuencias.

Estimados vecinos:

Don Juan Silva, anciano vecino del Ex Hospital Ferroviario en Barón tuvo que sufrir en carne propia la construcción de un edificio junto a su casa, ser testigo de cómo se demolía el patrimonial hospital, sentir durante más de un año el golpeteo incesante de las máquinas, despertar y darse cuenta como los muros y cañerías de su casa se iban rompiendo producto de las demoliciones y excavaciones de su nuevo “vecino” hasta incluso, llegar al peligro de derrumbe. Acosado diariamente por la constructora, llevado a tribunales por ella, tuvo que dar la lucha junto con sus vecinos, para defenderse de esta amenaza, hasta que por fin, agobiado por el desastre diario murió a fines del año 2016. Hoy su familia queda con una casa deteriorada que ha perdido su valor porque la nueva construcción le tapa la vista. Seguir leyendo Valparaíso: Cabildo Abierto ya!!!!!

La pugna por el litio: la claudicación del Estado chileno

por Julián Alcayaga //

Desde hace dos años el precio del litio aumentó casi al doble, pasando de menos de 6.000 dólares la tonelada de carbonato de litio, a más de 11.000 dólares, que es el precio al cual lo ha exportado la minera chilena SQM, una de las tres principales productoras de este metal en el mundo. Seguir leyendo La pugna por el litio: la claudicación del Estado chileno

Los problemas de la izquierda revolucionaria

por Gustavo Burgos //

El día de ayer los fiscales Gajardo y Norambuena renunciaron al Ministerio Público, en protesta por la política de impunidad que ha caracterizado a su institución respecto de los casos r de corrupción y financiamiento ilegal de la política. El Fiscal Nacional Abbott, en una pobre defensa de su proceder, indicó que su institución era “más que dos fiscales”. Seguir leyendo Los problemas de la izquierda revolucionaria