Archivo de la etiqueta: Colonialismo

La esclavitud moderna, una industria global

por Stephen Agnew//

Cuando pensamos en la esclavitud, recordamos inmediatamente los horrores del comercio transatlántico de esclavos, que alcanzó su apogeo en los siglos XVIII y XIX. Pero mientras que la esclavitud de tal dimensión y atrocidad ha sido relegada a los libros de historia, nunca ha sido abolida en todas sus formas. De hecho, hoy en día hay más esclavos en el mundo que en el momento álgido de la trata de esclavos en la era colonial.

Generalizada

La esclavitud moderna se presenta en muchas formas en todo el mundo y destroza la vida de millones de personas. La Organización Internacional del Trabajo estima que 21 millones de personas están actualmente atrapadas en una situación de esclavitud, y los llamados países capitalistas “avanzados”, como Gran Bretaña, no están en modo alguno inmunes.

La Agencia Nacional del Crimen (NCA) del Reino Unido ha tenido que revisar recientemente sus datos sobre la cantidad de esclavos en Gran Bretaña, ya que las anteriores estimaciones, que ascendían a 10 000 – 13 000, se consideraban solo la “punta del iceberg”. Se desconoce la cifra real, pero se estima una mucho más elevada. Will Kerr, portavoz de la NCA, declaró: “Cada vez es más probable que nos crucemos con una víctima de la explotación en nuestro día a día, y es por eso que pedimos a los ciudadanos que identifiquen sus problemas y los denuncien”.

Las víctimas de la trata de personas en el Reino Unido se ven obligadas a realizar trabajos forzosos en industrias intensivas en mano de obra, como la agricultura y la construcción, pero además de esto están las personas que son objeto de trata únicamente para la explotación sexual, el 98 % de las cuales son mujeres y niñas. A menudo, las niñas son deliberadamente el blanco de la trata por su vulnerabilidad, y se estima que una de cada cuatro víctimas de la esclavitud en el Reino Unido es menor de edad.

Con el fin de frenar el creciente problema de la esclavitud en el Reino Unido, Theresa May firmó la “Ley de la Esclavitud Moderna” en 2015, cuando era Ministra del Interior. Con ella se pretendía aumentar la tasa de condenas y dar a la policía más potestad de acusación, así como establecer un Comisario contra la Esclavitud independiente para examinar las políticas antiesclavitud del Reino Unido y hacer que las empresas británicas informen públicamente sobre cómo se enfrentan a la esclavitud en sus cadenas de suministro global.

Sin embargo, los esfuerzos legislativos del gobierno británico han sido en gran medida en vano, ya que el número de esclavos en el Reino Unido ha seguido aumentando. Klara Skrivankova, coordinadora del Programa de Lucha contra la Trata de Personas en Europa, dijo que su organización tenía “sentimientos encontrados” en cuanto a la ley, y explicó: “Por un lado, la Ley de la Esclavitud Moderna, que cuenta con buenas cláusulas, es un gran paso en la dirección correcta, pero por otro aún hay deficiencias que nos dejan a nosotros, y a las víctimas de la esclavitud moderna, totalmente insatisfechos”.

Un problema fundamental de la legislación nacional antiesclavitud es la naturaleza inherentemente internacional de la trata de personas, a menudo vinculada con la pobreza y la explotación tanto en el país de origen como en el de recepción. La mayoría de las víctimas de la esclavitud en el Reino Unido son de origen extranjero, especialmente de Albania, Vietnam, Nigeria, Rumania y Polonia.

Cabe señalar que cuatro de cada cinco de estos países son antiguos países estalinistas que han sido reintroducidos en el sistema capitalista mundial durante los últimos 30 años. Después de la disolución de la URSS y la liberalización de los mercados en Asia, hemos visto una caída drástica en el nivel de vida y las condiciones de trabajo en estos lugares. No es de extrañar que estos países, así como las colonias europeas, se encuentren entre los principales países donde se origina la esclavitud moderna.

Lucrativa

Otra razón por la que los gobiernos capitalistas no han sido capaces de abolir la esclavitud de manera definitiva es que es increíblemente lucrativa. La esclavitud moderna genera más de 115.000 millones de libras al año, lo que la convierte en la tercera mayor industria criminal después del contrabando de armas y el tráfico de drogas. Estos tres representan una condena irrebatible del capitalismo y sus fracasos. Además, las ganancias acumuladas gracias a la esclavitud tienen una repercusión positiva para la burguesía tanto si lo admiten como si no.

Para los capitalistas, los esclavos pueden suponer una inversión muy atractiva, ya que el dueño del esclavo solo paga por el sustento básico y el coste de su aplicación, lo que a veces puede ser mucho más bajo que los salarios.

El uso de mano de obra esclava de Catar en la construcción es solo uno de los ejemplos actuales de mayor repercusión mediática. Los esclavos también pueden ser forzados a realizar trabajos particularmente duros o trabajos ilegales como el contrabando o la elaboración de drogas. Se estima que 2,2 millones de personas en situación de esclavitud están explotadas directamente por sus respectivos gobiernos a través de trabajos penitenciarios o del pago forzoso de deudas.

Esto limita la capacidad de las autoridades internacionales para frenar esta práctica, dado que entre bastidores muchos capitalistas y países no están dispuestos a renunciar a estos beneficios. Esto se ve más claramente en el tercer mundo, donde los intereses de las clases dominantes se esconden menos detrás del disfraz de la “democracia” y del “Estado de derecho”. Los Estados permiten con frecuencia diversas formas de esclavitud de manera tácita, a pesar de la prohibición de los tratados internacionales. El reclutamiento de niños soldado por parte de algunos gobiernos generalmente también se considera una forma de esclavitud respaldada por el gobierno.

Otro ejemplo escandaloso es el del gobierno marroquí, que según un informe de 2014 encargado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, hace la vista gorda ante el creciente comercio del trabajo forzoso y el tráfico sexual que se da dentro de sus fronteras. Niñas de hasta seis años son reclutadas en zonas rurales y forzadas a prostituirse y a realizar trabajo doméstico en las ciudades; a los niños más comúnmente se les obliga a trabajar en la construcción o en trabajos mecánicos. Los trabajadores migrantes del África subsahariana, sobre todo aquellos procedentes de la Costa de Marfil y del Congo, acaban siendo regularmente víctimas de traficantes y de bandas criminales que los someten a condiciones de trabajo brutales y los fuerzan a la esclavitud por medio de violencia, amenazas, extorsión y la retención de sus pasaportes. A muchos de ellos los introducen de contrabando en Europa.

Sin embargo, no cabe duda de que este problema no se limita únicamente a Marruecos. En 2016, solo se dictaron 9.000 condenas contra la esclavitud a nivel mundial. Si combinamos esto con el hecho de que el número total de esclavos aumenta cada año, vemos cómo a medida que el capitalismo cae en una mayor decadencia, arrastra cada vez más a la esclavitud a las capas sobreexplotadas de las masas.

Esclavitud asalariada

La historia del capitalismo está intrínsecamente ligada a la esclavitud. Dado que el sistema capitalista aspira constantemente a mercantilizar y sacar beneficio de todo, nada es sagrado ni está fuera de sus límites. Por lo tanto, el cuerpo, la vida y el sexo se comercializan de las maneras más abusivas y deshumanizadoras. Cuando los Estados nación y los legisladores mundiales tratan de criminalizar y perseguir la esclavitud, solo están intentando eliminar y encubrir los peldaños más bajos e inhumanos de la escalera capitalista. Hemos de preguntarnos: “Si la esclavitud es ilegal en todos los países, ¿por qué hay más esclavos hoy en día que a lo largo de toda la historia de la humanidad?”.

Hay que culpar directamente al sistema capitalista, en el cual la base de clase, las condiciones materiales y el estímulo económico crean las condiciones necesarias para que se dé la explotación. Esto significa que la esclavitud continuará, simplemente actuará fuera de la jurisdicción de la ley burguesa. La esclavitud en sí misma puede considerarse la forma más brutal y decrépita de explotación capitalista.

En efecto, las similitudes entre la explotación “normal”, aceptable (la que se da bajo el capitalismo), y la esclavitud son extremadamente estrechas. La definición de esclavitud que ofrece la Organización Internacional Antiesclavitud (Anti-Slavery International) es un claro ejemplo de esto. Esta dice que un esclavo es:

  • A quien se obliga a trabajar por medio de coerción o amenazas físicas o psíquicas.
  • A quien se trata como propiedad o a quien un “empleador” controla por medio de maltrato físico o psíquico o la amenaza de maltrato.
  • A quien se deshumaniza, se trata como una mercancía o se compra y vende como una propiedad.
  • A quien se restringe o prohíbe la libertad de movimiento.

Como consecuencia de la coacción implacable del trabajo asalariado, la amenaza física y psíquica de las deudas, la pobreza y el hambre, y el trato repugnante que dan los capitalistas a los empleados -bien documentado en todos los países-, vemos ante nosotros un panorama alarmante. Solo existe una delgada línea de legalidad entre las capas más explotadas y maltratadas de la clase obrera y los esclavos.

De acuerdo al profesor estadounidense Kevin Bales, cofundador de la organización internacional Free the Slaves, la esclavitud moderna ocurre “cuando una persona está bajo el control de otra persona, que utiliza la violencia y la fuerza para mantener dicho control, y el objetivo de dicho control es la explotación”. ¿Es tan complicado señalar que el monopolio de la violencia que la clase dominante utiliza contra los trabajadores del mundo es terriblemente parecido a esta definición?

La esclavitud continuará mientras sobreviva el sistema económico que la sustenta. En la medida en que la mercantilización con fines lucrativos y la propiedad privada formen los cimientos de nuestra sociedad, este será un terreno fértil para la esclavitud. Solo con el control obrero de la economía podremos eliminar la base de la explotación y desenmascarar estos maltratos ocultos que se dejan infectar y supurar detrás de puertas cerradas. Armados con un programa revolucionario, los trabajadores de todo el mundo podrán romper las cadenas de gobiernos cómplices, negocios criminales y círculos de tráfico, y finalmente, liberarse de la explotación.

Editorial: De la gran marcha al paro nacional

Marchamos en la convicción de que si somos capaces de convocar al conjunto de los trabajadores, el sistema de robo organizado de las AFP está muerto. Si nos movilizamos hasta vencer, habremos garantizado no sólo el fin de la subvención de los trabajadores a la banca, sino que habremos asegurado la construcción de un verdadero sistema previsional de reparto, basado en la solidaridad y que garantice pensiones dignas, que cubran a todos los jubilados sus necesidades básicas.

Los medios de comunicación, el Gobierno y los partidos del régimen, se han cansado de difundir la especie de que el sistema de reparto está quebrado en todo el mundo y que lo único que se puede hacer es perfeccionar el Mercedes Benz de José Piñera.

Está claro que la burguesía no puede dar respuesta a los reclamos de los trabajadores y que será necesario luchar unidos para quebrar la mano a la patronal. El término de la huelga de los mineros de La Escondida, el pasado jueves 23 sin ningún resultado, habla a las claras de que no alcanza con movimientos parciales. Se hace necesario dar cuerpo a un movimiento de alcance nacional, con ocupación de lugares de trabajo y estudio -un verdadero Paro Nacional Indefinido- para quebrar el espinazo al capital monopólico financiero que se atrinchera en las AFP, para seguir lucrando con la miseria de los trabajadores.

Hoy día, en las calles demostraremos nuestra voluntad de lucha fortaleciendo nuestra propia organización. La Coordinadora Nacional de Trabajadores No + AFP demuestra en los hechos que es la organización de los trabajadores de Chile y que ha pasado a ocupar el lugar que la corrupta burocracia de la CUT ha abandonado, como cabeza de los trabajadores. Es este el camino que debemos seguir, el de la movilización y organización unitaria.

Nada puede dividir a los trabajadores, porque son nuestros reclamos los que nos unen y es nuestra lucha la que exige en estos momentos la más amplia convocatoria para vencer. Es necesario estar alertas e impedir que la campaña electoral nos divida. No hacemos culto del apoliticismo, porque los trabajadores estamos obligados a dar una lucha política por el poder. De lo que se trata es que toda intervención electoral, que realmente pretenda servir los intereses de la mayoría explotada, debe ponerse al servicio de la movilización y no al revés, que las movilizaciones actúen como trampolín para los candidatos. La intervención electoral debe ayudar a los trabajadores a superar sus ilusiones en la democracia burguesa y afirmar su confianza en su propia fuerza como clase. La derrota de 1973, esa sangrienta lección, nos enseña día a día que toda política electoral debe ayudar al proceso revolucionario desnudando el carácter de clase –patronal- del régimen.

Debemos seguir adelante. La marcha del 26 de marzo, convocada como la más grande marcha de la historia, será el primer paso en el despliegue callejero de una lucha que va subiendo escalones y se yergue como una movilización en contra del capital. La crisis económica mundial empuja al Gobierno, a la banca y al gran empresariado a declarar la guerra a los trabajadores. La reforma laboral de Bachelet, más allá de algunos ajustes cosméticos, lo que se propuso fue debilitar más a los sindicatos e impedir el avance a formas superiores de negociación por rama de producción.

Nada podemos esperar de la justicia, parlamento e institucionalidad patronal. Sólo la movilización amplia, unitaria y de inflexible compromiso con los intereses de la mayoría explotada, abrirá el camino a la consecución de nuestros reclamos. En esa lucha estamos comprometidos como El Porteño. No alcanza con definirse “antineoliberales”, de lo que se trata es de acabar con el capitalismo, de lo que se trata es poner al centro del debate en la izquierda el problema del poder y el socialismo.

Si luchamos contra las AFP es porque estamos convencidos que los trabajadores podemos resolver el problema previsional, instaurando un sistema de reparto solidario, bajo control de los trabajadores. Este objetivo inmediato viabilizará otra tarea democrática elemental, la nacionalización de la banca, como una cuestión básica de soberanía económica y liberación nacional.

Derribar el muro neoliberal, que es la forma concreta y única del capitalismo semicolonial chileno, es una tarea que comienza hoy y que se abre espacio junto a los centenares de miles, los millones que saldremos a las calles este 26 de marzo. Desde aquí caminaremos al Paro Nacional.

EP

Marx, Engels y el Romanticismo

 Por Michael Löwy

El tema sobre el cual me gustaría discutir con ustedes es el tema de la relación del pensamiento de Marx y Engels y del marxismo, de manera más amplia, con el romanticismo. Tengo que empezar explicando qué entiendo yo por romanticismo, porque si no, no queda claro por qué veo una relación muy importante, significativa, del pensamiento de Marx con el romanticismo.

Si uno abre un manual de historia de la literatura o del arte, se define como romanticismo a una escuela literaria de principios del siglo XIX en Francia, Alemania e Inglaterra. Esa me parece una visión muy estrecha. En realidad, el romanticismo es algo mucho más amplio, mucho más profundo, es una de las principales formas de la cultura moderna desde fines del siglo XVIII hasta hoy. Seguir leyendo Marx, Engels y el Romanticismo