Archivo de la etiqueta: Antineoliberalismo

¿Qué es el anti neoliberalismo?

por Ibán de Rementería //

El neoliberalismo es una doctrina económica y política promovida por el capital financiero internacional, que surge y se hace relevante ante la crisis de reproducción ampliada del capital que  se manifiesta a inicios de la década de los años setenta del siglo pasado, esta crisis fue atribuida al alza vertiginosa de los precios del petróleo y al fin del patrón dólar-oro dictaminada por el Presidente Nixon. No obstante, las recurrentes crisis del capitalismo se hacen manifiestas por la imposibilidad del capital de reinvertir en la misma actividad que le permitió obtener sus ganancias y utilidades, esto se conoce como la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, por lo tanto el capital siempre deben de buscar nueva actividades económicas, sociales y culturales donde invertir para así asegurar su reproducción ampliada. Seguir leyendo ¿Qué es el anti neoliberalismo?

Declaración pública: Por qué ANDHA Chile no participa ni participará del Frente Amplio

 

Como Organización Social y constituidos como Partido de las y los pobres de Chile, todo haría suponer que debiéramos correr para estar dentro del nuevo conglomerado político denominado “Frente Amplio”. Con este comunicado deseamos dejar claras las razones de por qué NO.

Quién podría no enternecerse al encontrarse con unos lindos cachorros moviendo su cola. ¡Nadie! ¿Verdad? Aunque esos cachorros fueran de hienas o lobos feroces, no sentiríamos temor ni miedo alguno porque sólo son cachorros. La descomposición política actual es tan profunda que los lobos y hienas viejas envían sus hijos, como verdaderos perros ovejeros, para abrirse camino y volver a encauzar a las ovejas perdidas y acarrearlas hacia los mismos establos, tal como antes ya ocurrió. La experiencia histórica nos recuerda cómo estas tácticas y estrategias han servido sólo para evitar por cualquier vía que irrumpa una verdadera alternativa popular en Chile. Recordemos cuando el Partido Conservador entró en crisis: los jóvenes de la elite conservadora, estudiantes de la PUC, fundaron la DC. Cuando el Partido Liberal hizo lo propio, nació el PPD, desde la U de Chile.

Hoy esa elite, con la misma ambición de mantener y perpetuarse en el poder, inventa Revolución Democrática, adormeciendo y conteniendo distintas voluntades que se distraen con movidas de cola de cachorros. Hoy se llaman “Frente Amplio”, cuyo bautizo lo organizaron, en una nueva coyuntura electoral, jovencitos de la elite universitaria que, ayudados por sus mentores con obscuros propósitos, traicionaron al movimiento estudiantil. Los inflan como quien infla un globo con un bombín y quieren hacernos creer que son la salvación de la política chilena. Con ello los convierten en el tapón perfecto para que no irrumpa una verdadera alternativa popular del Pueblo Pobre. Siempre llegan a posicionarse delante de estos procesos pretendiendo representar lo que no pueden representar por una sencilla razón: somos de “clase distinta”. Somos la clase de las y los que luchan día a día por sobrevivir en este sistema capitalista que genera privilegios para los que se han ido acomodando, negando su propia clase para mantener su bienestar económico, olvidando principios, convicciones e incluso a sus propios muertos. ¡Total, les da lo mismo!

Es tanta su ambición que olvidan al trabajador precarizado, al estudiante pobre de las poblaciones, a las dueñas de casa, a mujeres que luchamos por la vivienda, a los enfermos abandonados en los hospitales públicos, a nuestros hermanos Mapuches pisoteados, asesinados, tildados de terroristas por defender territorios ancestrales, a los hombres, mujeres, ancianos y niños que soñamos con un país justo, y donde nosotros mismos seamos los protagonistas de los cambios.

El llamado a la unidad nuevamente se convierte en una bolsa de gatos blancos, negros y pardos. La misión es hacer converger a todos los grupos sociales y políticos que están por fuera del duopolio haciéndonos creer que son “alternativa” que recuperarán nuestro país con actos de buena fe. ¿Dónde se ha visto que la revolución es democrática? ¡¡¡Dígannos!!! ¿Dónde se ha visto que la burguesía se suicida cuando pierde sus privilegios? ¡Dónde! Podrán llegar con sus cantos de sirena, podrán convencer a otros tantos, podrán enviarnos a sus cachorros de hienas y lobos feroces, pero no podrán nunca derrotar la verdadera esencia popular que nace de corazones nobles que actúan sin pequeñeces ni mezquindades, de las y los que siempre estaremos presente porque somos millones en Chile y en el mundo, porque no traicionamos a nuestros muertos. Hoy cuando después de muchos años de trabajo en la base social recomponiendo, reconstruyendo y gestando un embrión de un nuevo proceso de unidad de clase para la defensa de nuestro país, somos nuevamente interrumpidos por cachorros de hienas y lobos feroces.

En este momento, en que nos encontramos en las mejores condiciones políticas para tomar postura de quiebre con la institucionalidad, muchos toman caminos cómodos que les permita mantenerse en sus ambientes de agua tibias… Hoy es cuando se muestra el verdadero rostro de maldad de quienes nos han gobernado.

NO A LOS CACHORROS DE LA ELITE
ANDHA CHILE, QUE EL PUEBLO MANDE
Roxana Miranda Meneses, dirigente nacional de Andha Chile

Editorial: De la gran marcha al paro nacional

Marchamos en la convicción de que si somos capaces de convocar al conjunto de los trabajadores, el sistema de robo organizado de las AFP está muerto. Si nos movilizamos hasta vencer, habremos garantizado no sólo el fin de la subvención de los trabajadores a la banca, sino que habremos asegurado la construcción de un verdadero sistema previsional de reparto, basado en la solidaridad y que garantice pensiones dignas, que cubran a todos los jubilados sus necesidades básicas.

Los medios de comunicación, el Gobierno y los partidos del régimen, se han cansado de difundir la especie de que el sistema de reparto está quebrado en todo el mundo y que lo único que se puede hacer es perfeccionar el Mercedes Benz de José Piñera.

Está claro que la burguesía no puede dar respuesta a los reclamos de los trabajadores y que será necesario luchar unidos para quebrar la mano a la patronal. El término de la huelga de los mineros de La Escondida, el pasado jueves 23 sin ningún resultado, habla a las claras de que no alcanza con movimientos parciales. Se hace necesario dar cuerpo a un movimiento de alcance nacional, con ocupación de lugares de trabajo y estudio -un verdadero Paro Nacional Indefinido- para quebrar el espinazo al capital monopólico financiero que se atrinchera en las AFP, para seguir lucrando con la miseria de los trabajadores.

Hoy día, en las calles demostraremos nuestra voluntad de lucha fortaleciendo nuestra propia organización. La Coordinadora Nacional de Trabajadores No + AFP demuestra en los hechos que es la organización de los trabajadores de Chile y que ha pasado a ocupar el lugar que la corrupta burocracia de la CUT ha abandonado, como cabeza de los trabajadores. Es este el camino que debemos seguir, el de la movilización y organización unitaria.

Nada puede dividir a los trabajadores, porque son nuestros reclamos los que nos unen y es nuestra lucha la que exige en estos momentos la más amplia convocatoria para vencer. Es necesario estar alertas e impedir que la campaña electoral nos divida. No hacemos culto del apoliticismo, porque los trabajadores estamos obligados a dar una lucha política por el poder. De lo que se trata es que toda intervención electoral, que realmente pretenda servir los intereses de la mayoría explotada, debe ponerse al servicio de la movilización y no al revés, que las movilizaciones actúen como trampolín para los candidatos. La intervención electoral debe ayudar a los trabajadores a superar sus ilusiones en la democracia burguesa y afirmar su confianza en su propia fuerza como clase. La derrota de 1973, esa sangrienta lección, nos enseña día a día que toda política electoral debe ayudar al proceso revolucionario desnudando el carácter de clase –patronal- del régimen.

Debemos seguir adelante. La marcha del 26 de marzo, convocada como la más grande marcha de la historia, será el primer paso en el despliegue callejero de una lucha que va subiendo escalones y se yergue como una movilización en contra del capital. La crisis económica mundial empuja al Gobierno, a la banca y al gran empresariado a declarar la guerra a los trabajadores. La reforma laboral de Bachelet, más allá de algunos ajustes cosméticos, lo que se propuso fue debilitar más a los sindicatos e impedir el avance a formas superiores de negociación por rama de producción.

Nada podemos esperar de la justicia, parlamento e institucionalidad patronal. Sólo la movilización amplia, unitaria y de inflexible compromiso con los intereses de la mayoría explotada, abrirá el camino a la consecución de nuestros reclamos. En esa lucha estamos comprometidos como El Porteño. No alcanza con definirse “antineoliberales”, de lo que se trata es de acabar con el capitalismo, de lo que se trata es poner al centro del debate en la izquierda el problema del poder y el socialismo.

Si luchamos contra las AFP es porque estamos convencidos que los trabajadores podemos resolver el problema previsional, instaurando un sistema de reparto solidario, bajo control de los trabajadores. Este objetivo inmediato viabilizará otra tarea democrática elemental, la nacionalización de la banca, como una cuestión básica de soberanía económica y liberación nacional.

Derribar el muro neoliberal, que es la forma concreta y única del capitalismo semicolonial chileno, es una tarea que comienza hoy y que se abre espacio junto a los centenares de miles, los millones que saldremos a las calles este 26 de marzo. Desde aquí caminaremos al Paro Nacional.

EP

La propuesta programática presidencial de Fernando Atria Lemaitre

 

 

El pasado 26 de noviembre ante el Comité Central del  Partido Socialista el abogado y profesor universitario Fernando Atria, precandidato presidencial por dicho partido en representación de la Izquierda Socialista, hizo presentación de su propuesta programática. Las ideas centrales planteadas fuero: destacar que nos encontramos en una encrucijada nacional entre profundizar o revocar las reformas propuestas por el actual gobierno de la Nueva Mayoría,  marcando el carácter anti neoliberal que estas deben tener, para lo cual se propone  la redistribución del poder político mediante una Asamblea Constituyente, también es necesario  pasar de la igualdad política a la equidad económica y social de todas y todos los chilenos, además, para esto se debe  terminar con el modelo  de desarrollo nacional extractivista y rentista e instaurar la industrialización del país.  A continuación se entrega una edición de textos seleccionados de esa exposición a la cual solo se le han antepuesto  algunos sub títulos de referencia.

[La  coyuntura histórica]

“Para el presente más inmediato, la primera cuestión es asumir sin ambigüedades una posición en la disyuntiva fundamental que enfrentará el país en la próxima elección. Ella se refiere a la significación política [de] lo que ya se vislumbra como el legado de este gobierno. ¿Ha sido un modo imperfecto de iniciar un camino correcto de transformaciones estructurales, o ha sido un camino errado, un paréntesis que debe ser cerrado para volver a formas de gobierno y de gobernabilidad propias del periodo transicional?”

“El Partido Socialista no puede ignorar la decisiva coyuntura histórica de 2017. Tiene que hacerlo con una precandidatura propia, con un Programa y con un mecanismo que abra nuevamente sus puertas a la sociedad chilena y al pueblo socialista”.

[El carácter del Programa Socialista]

“El programa del Partido Socialista debe ser inequívocamente antineoliberal. Sin complejos. No debemos inhibirnos ni temer a una confrontación ideológica con el neoliberalismo. Lo que la sociedad y el pueblo espera del partido no es contemporizar ni hacer las paces con el neoliberalismo sino confrontarlo con decisión. No saldremos fácil ni rápidamente del neoliberalismo, de sus lógicas e instituciones, pero los próximos 4 años deben ser claves en la construcción progresiva de un modelo económico, social y cultural alternativo. Esa debe ser la orientación estratégica de los y las socialistas chilenos en la próxima etapa histórica”.

[Los Ejes Programáticos]

“En primer lugar, Chile necesita una Nueva Constitución Política, elaborada por una Asamblea Constituyente”.

 

 

[La nueva constitución tiene que redistribuir el poder no concentrarlo]

“La nueva constitución no es solo un nuevo conjunto de reglas constitucionales: es una nueva política, una política legitimada porque supone una genuina transferencia de poder hacia la ciudadanía, hacia el pueblo de Chile. Esta transferencia de poder debe manifestarse en el mecanismo mismo de cambio constitucional pero también en una institucionalidad diseñada para dar poder, y no neutralizar, la política democrática. Parte ineludible de esta nueva política habrá de ser el reconocimiento de nuestra realidad multicultural y diversa. Este reconocimiento no puede ser solo una cuestión de palabras: implica una regionalización profunda y efectiva, una regionalización que sea asumida no como una cuestión administrativa sino como una cuestión de descentralizar el poder político”.

[De la igualdad política a la equidad económica y social]

“En segundo lugar, debemos continuar la instalación de una noción de derechos sociales universales que dé contenido a la ciudadanía, de modo que la igualdad que nos caracteriza en tanto ciudadanos sea algo más que el igual derecho formal a votar y ser elegido y se proyecte a la educación, a la salud, a la seguridad social, a la distribución del poder en la empresa, a las relaciones entre hombres y mujeres”.

[Del modelo extractivista a la industrialización nacional]

“El tercer eje es la superación del actual modelo extractivista y rentista por un modelo en que el Estado asume una función de guía y orientación, mediante una política industrial moderna y vigorosa. Sabemos que este, por lo demás, ha sido el camino de todos los países que han llegado al desarrollo sin recurrir a la explotación colonial”.

 

Edición: Ibán de Rementería, diciembre 2016/ Fotografía: Sergio Larrain