Archivo de la etiqueta: Andre Damon

El capitalismo y la revolución de la inteligencia artificial

por Andre Damon //

El mes pasado, más de 3.000 empleados de Google firmaron una carta asumiendo una postura de oposición a la colusión de Google con el programa de asesinatos de drones de Estados Unidos, el cual ha asesinado y mutilado a decenas de miles de personas por todo Oriente Próximo y el norte de África. Seguir leyendo El capitalismo y la revolución de la inteligencia artificial

Facebook anuncia un importante plan para censurar las noticias

por Andre Damon //

El CEO de Facebook Mark Zuckerberg anunció el viernes que la mayor red social del mundo estará iniciando cambios importantes para relegar los contenidos políticos y de noticias en el muro de publicaciones y, en su lugar, priorizar los “momentos personales”. Este cambio constituye el paso más grande tomado hasta la fecha para censurar la información en línea. Seguir leyendo Facebook anuncia un importante plan para censurar las noticias

El ciberataque global y los crímenes de las agencias de espionaje estadounidenses

                                                                                                                                                   por Andre Damon//

Durante los últimos días, al menos 350.000 computadoras han sido infectadas por el programa maligno llamado “WannaCry”, incluyendo 70.000 dispositivos como escáneres para resonancias magnéticas, refrigeradores para el almacenaje de sangre y otros equipos utilizados por el Servicio Nacional de Salud (NHS; National Health Service) de Reino Unido. Como resultado del ataque, el NHS se vio obligado a rechazar a pacientes de emergencia y mandar ambulancias a otros centros, potencialmente resultando en un agravamiento de las condiciones de los pacientes y hasta muertes.
El virus es un ransomware o programa de secuestro que encripta documentos y datos de usuarios hasta que los atacantes reciban un pago. Este utiliza exploits —partes de programas que explotan las vulnerabilidades de un sistema— que fueron desarrollados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, National Security Aagency) de EE.UU., sólo una pequeña muestra del arsenal de armas informáticas de la NSA.
Cuando los investigadores de la NSA descubrieron la vulnerabilidad en el sistema operativo de Windows que WannaCry aprovecha, se negaron a informarle a Microsoft. La compañía descubrió la existencia de dicha vulnerabilidad poco tiempo antes del público en general, cuando lo filtró un grupo de hackers llamado Shadow Brokers el 14 de abril de este año.
El sábado pasado, el presidente de Microsoft, Brad Smith, escribió secamente que el NSA debió informarles sobre la vulnerabilidad. “Este ataque es otro ejemplo de por qué el almacenamiento de vulnerabilidades por parte de los gobiernos es un problema”, escribió, añadiendo que “el ataque más reciente refleja un enlace involuntario pero igualmente desconcertante entre las dos amenazas más graves a la seguridad cibernética en el mundo de hoy: las acciones de los Estados nación y del crimen organizado”.
Finalmente concluye: “Necesitamos que los gobiernos consideren el daño que le causan a los civiles por acumular estas vulnerabilidades y emplear estos programas”.
Microsoft está lejos de ser inocente en lo que concierne a las operaciones de la NSA. Ha mantenido una política de informarle al gobierno estadounidense sobre errores antes de ser reparados y reconocidos públicamente para que la NSA utilice las vulnerabilidades de sus sistemas.
Pero más allá, la declaración de Smith constituye una acusación verdaderamente condenatoria sobre las operaciones de inteligencia de EE.UU., insinuando que sus acciones no se distancian mucho de las operaciones de las organizaciones criminales.
Las herramientas para ciberataques que emplea el programa WannaCry cumplen un propósito aun más funesto que un programa para secuestrar documentos: el espionaje ilegal de toda la población mundial como parte de actividades sistemáticas de subversión y ciberataques.
En mayo del 2013, el contratista de la NSA, Edward Snowden, reveló que el aparato de inteligencia estadounidense recopila, procesa, lee y cataloga una gran cantidad de comunicaciones privadas dentro de este país e internacionalmente. Snowden explicó que el objetivo de la NSA, el brazo de “inteligencia de señales” de la comunidad de inteligencia estadounidense, acceder sin restricciones a toda la información privada. De hecho, sus lemas, según una presentación interna que fue filtrada, son “Recolectarlo todo”, “Procesarlo todo”, “Explotarlo todo”, “Olfatearlo todo” y “Saberlo todo”.
Las operaciones ilegales de vigilancia nacional autorizadas por el gobierno de Bush después de los atentados del 11 de setiembre dieron lugar a una expansión enorme de espionaje estatal que fue expuesta por Snowden. Con la colaboración, tanto voluntaria como forzada, de las empresas de telecomunicaciones más importantes, Washington podía acceder a casi todas las conversaciones telefónicas, correos electrónicos y mensajes escritos en dispositivos digitales.
En los años siguientes, las plataformas comunes de comunicaciones mejoraron sustancialmente sus capacidades de seguridad, con casi todos los sistemas de comunicación vía Internet incorporando encriptaciones automáticamente. Estos desarrollos provocaron comentarios de funcionarios de inteligencia estadounidense quejándose de que el Internet se estaba “oscureciendo” para la NSA y la CIA, mientras que los políticos, incluyendo a la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, comenzaron a pedir que se criminalizara el uso encriptación.
La NSA respondió ampliando enormemente sus “Operaciones de acceso a la medida”, la sección de la agencia dedicada a “la explotación de redes de ordenadores”, comúnmente conocido como hacking. La NSA adoptó un nuevo lema: “Sus datos son nuestros datos, su equipo es nuestro equipo —en todo momento y todo lugar”.
La NSA comenzó a expandir su lista de armas cibernéticas conocidas como exploits para entrar a la fuerza a casi cualquier dispositivo conectado al Internet. Un documento interno de la NSA del 2012 señala que la NSA estaba colaborando con las mayores compañías de tecnología y telecomunicaciones del mundo para “insertar vulnerabilidades en los sistemas de encriptación comerciales, sistemas informáticos, redes y dispositivos que sean receptores finales de comunicaciones utilizados por objetivos”.
El enorme equipo de investigadores de seguridad de la NSA —el más grande del mundo— también trabajó para descubrir y explotar vulnerabilidades en productos existentes, manteniéndolos en secreto de los fabricantes para que la NSA pudiese utilizarlos para acceder a computadoras, redes y dispositivos conectados a Internet antes de que otros en el campo los descubrieran y les recomendaran soluciones a los fabricantes.
Además de utilizar estas herramientas espionaje masiva, la NSA los ha convertido en armas para llevar a cabo ataques cibernéticos contra los adversarios geopolíticos de Washington. El más notorio de estos fue el lanzamiento del virus Stuxnet en el 2010, que arruinó alrededor de mil centrifugadoras nucleares iraníes. El ciberataque fue coordinado con una serie de asesinatos con coches bomba, atribuidos por la prensa a EE.UU. e Israel, con los que mataron a por lo menos tres físicos nucleares iraníes.
El hecho de que más del setenta por ciento de los afectados por el virus WannaCry fue en Rusia suscita la posibilidad de que haya sido parte de un ataque cibernético estadounidense al estilo de Stuxnet. El otro país que fue afectado desproporcionadamente fue China.
El lunes pasado en Beijing, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo, “En cuanto a la fuente de estas amenazas, los encargados de Microsoft declararon esto directamente. Dijeron que la fuente de este virus fueron los servicios especiales estadounidenses”.
El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tom Bossert, comentó que encontrar a los responsables de ciberataques es “algo que a veces se nos escapa. En este caso, puede ser difícil atribuirlo”.
La declaración de Bossert es notablemente diferente a lo que había dicho el director de Inteligencia Nacional en octubre pasado, que las agencias de espionaje estadounidenses tenían “certeza que el gobierno ruso dirigió… las filtraciones recientes” de correos electrónicos relacionados con la campaña electoral de Clinton.
Esa declaración fue parte de una amplia campaña del Partido Demócrata, los medios de comunicación y gran parte de la élite política para envilecer a Rusia afirmando que habían realizado un ciberataque contra las elecciones presidenciales del 2016. Como parte de esta ofensiva, la prensa, encabezada por el diario New York Times, ha presentado a Rusia como una líder mundial en hacking o ataques informáticos, vulnerando al honradísimo sistema electoral de Estados Unidos.
No hay duda de que si el programa maligno hubiese invertido los roles, afectando primordialmente a Rusia y dejando a EE.UU. prácticamente intacto, los medios habrían atacado a los hackers rusos y exigido al gobierno de Trump tomar represalias a través de sanciones, ciberataques de vuelta y más amenazas militares. Los demócratas se hubiesen puesto al frente de los llamados para promulgar nuevas resoluciones belicistas en el Congreso.
Al examinar los hechos que fueron expuestos por el virus WannaCry demuestran que la mayor banda de criminales cibernéticos del mundo, por mucho, tiene su sede en Washington, D.C.

Alarma de guerra: Trump convoca a todo el Senado a la Casa Blanca

por Andre Damon//

En una decisión sin precedentes en la historia de Estados Unidos, el presidente Donald Trump convocó a todos los miembros del Senado a la Casa Blanca para una reunión a puerta cerrada sobre una posible acción militar contra Corea del Norte. El evento es un evidente abandono de las normas constitucionales tradicionales que entraña consecuencias ominosas.

No es inusual que los miembros del ejecutivo, incluyendo los militares y agentes de inteligencia, les den informes a los miembros del Congreso tras bastidores. Pero, la doctrina constitucional de la separación de poderes entre las tres ramas coiguales del gobierno, la ejecutiva, la legislativa y la judicial, dicta que el poder ejecutivo debe presentarse ante los representantes electos del pueblo y no al revés.

Cuando el presidente Franklin D. Roosevelt solicitó una declaración de guerra contra Japón el 8 de diciembre de 1941, se pronunció ante el Congreso, el cual declaró guerra el mismo día. Este miércoles, 76 años después, es el Senado el que llegó a la Casa Blanca para recibir un informe de parte de los mandos militares sobre planes de guerra que procederán con o sin su autorización.

La sesión tuvo lugar en el auditorio del Edificio Eisenhower, adyacente a la Casa Blanca, que temporalmente se convirtió en “un centro de información confidencial compartimentada”. Los senadores no pudieron llevar sus teléfonos ni personal.

Se presentaron militares de alto rango y funcionarios de inteligencia, entre ellos el secretario de Defensa, el exgeneral de cuatro estrellas James Mattis; el general Joseph Dunford, el titular del Comité de Jefes del Estado; y el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats. También estuvo presente el secretario de Estado, Rex Tillerson, ex-CEO de ExxonMobil.

En cuanto a la presencia de Donald Trump, el Washington Post escribió el lunes: “Los funcionarios del Congreso sugieren que la proximidad de la reunión a Trump le facilita ‘pasar’ por ahí y tal vez hacerse cargo de la sesión informativa”.

Al haber citado al Senado a la Casa Blanca, Trump ha vestido su gobierno con incluso otra práctica asociada con el autoritarismo y la dictadura. Durante su ceremonia de investidura, varios funcionarios de la Casa Blanca solicitaron tanques y otros vehículos armados para el desfile en Washington. Después, mientras daba su discurso inaugural, un grupo de soldados se alineó detrás del recién juramentado presidente, a plena vista de la cámara principal, antes de que aparentemente se les ordenara dispersarse. Hasta el momento, no se ha dado ninguna explicación oficial sobre dicha intromisión tan extraordinaria y sin precedentes de militares en la toma de posesión de un presidente.

Sobre todo, la reunión simboliza el poder que han alcanzado los militares sobre todo el Estado en su conjunto. Este es el resultado de más de un cuarto de siglo de guerras interminables, un proceso emparejado con el aumento en el poder e influencia política del ejército. Hoy día, una camarilla de conspiradores de la clase gobernante y los mandos militares está a cargo de decisiones cuyas consecuencias son del máximo alcance, incluyendo acciones militares que podrían desencadenar una guerra mundial.

Ni siquiera se pretende que haya una discusión pública ni que se reivindique el control y supervisión del Congreso. El llamado “Estado profundo” opera detrás de las espaldas de la población y con un desprecio total hacia los sentimientos antibélicos de la clase obrera y la juventud.

La reunión con el Senado se dio en medio de un recrudecimiento de las tensiones militares en el Pacífico, particularmente en Corea del Norte. La Casa Blanca ha amenazado por varias semanas llevar a cabo un ataque preventivo contra el empobrecido país, presuntamente para impedir la construcción de misiles nucleares capaces de llegar a EE.UU. La facultad de tomar decisiones de suma importancia —como el lanzamiento sobre Afganistán de la bomba llamada Munición de Explosión Aérea Masiva (MOAB; Massive Ordnance Air Blast ) a principios de este mes— ha sido transferida a los oficiales del ejército.

No hay ninguna “facción propaz” dentro de la élite gobernante. La política exterior agresiva y beligerante del gobierno de Trump ha sido plenamente acogida tanto por los demócratas como los republicanos. Más allá, durante los primeros dos meses del actual gobierno, los demócratas encabezaron una campaña histérica para retratar a Trump como un “títere” de Moscú. Pero cuando Trump decidió atacar con misiles de crucero a Siria, un aliado de Rusia, lo aclamaron universalmente, y los demócratas exigieron operaciones de cambio de régimen aun más agresivas.

Ni un solo senador ha expresado oposición a dicha reunión a puerta cerrada en la Casa Blanca, ni mucho menos anunció que no asistiría

Las guerras interminables y los niveles extremos de desigualdad social han socavado a un punto fatal todas las formas de democracia burguesa en Estados Unidos. El gobierno de Trump, con su explícito odio hacia los derechos democráticos y sus métodos autoritarios, materializa las décadas de descomposición de la democracia estadounidense. El mismo Congreso está compuesto por títeres pudientes y corruptos de los intereses corporativos y del aparato militar y de inteligencia, y eso va para ambos partidos.

La prensa, por su parte, sirve como instrumento de propaganda del Estado. Cualquier desconformidad es denunciada como “noticias falsas” y “una guerra de información” proveniente de enemigos en el extranjero.

La idea de que el Congreso tiene la responsabilidad de ejercer control sobre los poderes militares y la guerra ha desaparecido. Desde la Guerra de Corea de 1950, los presidentes estadounidenses han llevado a cabo decenas de intervenciones militares sin declaraciones de guerra del Congreso, estipuladas por la Constitución.

La Ley de Poderes de Guerra de 1973, la cual declara como obligatoria la autorización del Congreso para cualquier acción militar que dure más de sesenta días, ha sido violada una y otra vez en la práctica. El gobierno de Obama lo hizo en su guerra aérea del 2011 contra Libia.

La reunión en la Casa Blanca no es ningún ejercicio de supervisión por parte del Congreso, sino una sesión de representantes políticos de la clase gobernante para recibir órdenes de parte de los mandos militares. Es un síntoma del colapso de todas las formas democráticas de gobierno y de la marcha cada vez más agresiva hacia la dictadura.

 

(Fotografía: tropas norteamericanas desplegadas en Corea del Sur)

 

Trump contra Siria: El mundo se tambalea al borde de la guerra

por Andre Damon//

El martes, varios funcionarios estadounidenses hicieron declaraciones extraordinarias y provocativas contra Corea del Norte, poniendo en manifiesto que el peligro de una gran guerra en el Pacífico es cada vez mayor.
“El tiempo se ha agotado y todas las opciones están sobre la mesa”, le comentó un oficial de Washington a la prensa, refiriéndose al conflicto con el país asiático. Después de que el gobierno norcoreano probara otro misil balístico disparándolo al mar de Japón la noche del martes, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, comunicó ominosa y superficialmente que, “EE.UU. ha dicho lo suficiente sobre Corea del Norte. No tenemos más comentarios”.
Las implicaciones de estas enigmáticas amenazas fueron dilucidadas por el exgeneral John “Jack” Keane, un importante asesor de la campaña de Hillary Clinton que rechazó en noviembre la oferta de Trump de convertirse en secretario de Defensa.
“Un ataque preventivo contra instalaciones de lanzamiento, instalaciones nucleares subterráneas, artillería y cohetes de respuesta y sitios de liderazgo del régimen podría ser la única opción que queda sobre la mesa”, le dijo Keane al diario London Times el martes. “Nos estamos acercando rápido y peligrosamente a una opción militar”.
El sábado pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, declaró estar dispuesto a ir “unilateralmente” a la guerra contra Corea del Norte.
El mismo fin de semana, el exsecretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, quien apoya la escalada militar estadounidense contra China y Corea del Norte, describió lo que implicaría una operación militar contra Corea del Norte, “cuya intensidad de violencia no hemos visto desde la última Guerra de Corea”. En esa guerra murieron casi tres millones de personas.
A pesar de que la Casa Blanca está amenazando con iniciar un conflicto militar de gran escala en el Pacífico, la prensa estadounidense ha reclamado una nueva escalada en Siria en respuesta a un presunto ataque con armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad.
EE.UU., Reino Unido y Francia introdujeron una resolución en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenando el ataque prevista para una votación el miércoles. Trump condenó las “acciones atroces del régimen de Bashar al Asad” en un comunicado donde responsabiliza la “debilidad” de su predecesor, Barack Obama.
Actualmente, están siendo desplegados cientos de soldados adicionales a Irak y Siria, a pesar de que no ha habido ninguna discusión pública o debate al respecto. Un portavoz del Pentágono le indicó al periódico Los Angeles Times que, “La coalición no anuncia ni confirma rutinariamente la información sobre la capacidad, los números, la ubicación ni el movimiento de las fuerzas dentro o fuera de Irak y Siria”.
Trump recalcó este punto en una entrevista con el diario londinense Financial Times este fin de semana: “Yo no soy el EE.UU. del pasado cuando te decíamos dónde íbamos a atacar en Oriente Medio… ¿Por qué hablan? No hay por qué hacerlo”.
El violento conflicto en Siria y el posible “ataque preventivo” contra Corea del Norte son, de hecho, combates indirectos entre EE.UU. y sus principales adversarios geopolíticos, China y Rusia. Sin embargo, Washington ya está adoptando una postura militar más directa y agresiva contra ellos.
El fin de semana, llegaron 1.350 tropas más de la OTAN a Orzysz, en el noreste de Polonia. Según Tillerson, estas tropas, junto con las miles de otras que la OTAN ha estacionado a lo largo de Polonia, Estonia, Letonia y Lituania, han sido enviadas para contrarrestar “la agitación violenta de Rusia y la agresión rusa”.
En los próximos días, se espera que Trump intensifique aun más las tensiones con Rusia cuando anuncie su respuesta a presuntas violaciones rusas del Tratado de Fuerzas Nucleares de Distancia Intermedia, mientras los medios de comunicación como el New York Times piden a gritos que ésta sea la ocasión para recrudecer la escalada militar contra este país.
El viernes pasado, Trump también firmó dos órdenes ejecutivas que avanzan la agenda de guerra comercial de su administración contra China y manifestó que su reunión esta semana con el mandatario chino, Xi Jinping, será “difícil”.
Asimismo, la Casa Blanca ha agravado las tensiones con su aliado de la OTAN, Alemania. El viernes pasado, les exigió a todos los miembros de la OTAN aumentar sus gastos militares, a lo que respondió el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, acusando a EE.UU. de querer comenzar una “guerra comercial” y pidiéndole a la Unión Europea quejarse formalmente ante la Organización Mundial del Comercio.
Mientras que EE.UU. se encuentra en el centro de los preparativos para otra gran guerra, la crisis del orden mundial dominado por el país norteamericano está atizando las disputas militares en todo el mundo.
Pocos días después de que Reino Unido iniciara oficialmente su salida de la UE en virtud del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, dicho país y España entraron en un conflicto sobre el territorio estratégico de Gibraltar. El exdirigente conservador, Michael Howard, sugirió fuertemente el domingo que Reino Unido estaría dispuesto a luchar una guerra por ese territorio. A su vez, el contraalmirante británico, Chris Parry, añadió: “España tiene que aprender de la historia que nunca ha valido la pena enfrentarse a nosotros y que todavía podemos chamuscarle la barba al rey de España”.
Mientras tanto, Japón se está rearmando rápidamente, poniendo en uso este mes su segundo portahelicópeteros. La semana pasada, el Partido Liberal Democrático (PLD) que gobierna Japón solicitó la adquisición de armas para “contraataques”, tales como portaaviones y misiles de largo alcance, a pesar de estar prohibidas por su Constitución.
India, según varios informes, ha estado modificando sigilosamente su programa nuclear. El New York Times reportó la semana pasada que el país “está considerando permitir ataques nucleares preventivos contra Pakistán en caso de una guerra”.
Como sucedió al inicio de la Primera Guerra Mundial hace un siglo, el mundo entero se ha transformado en un gran barril de pólvora. Cualquiera de estos e innumerables otros conflictos podría desencadenar una serie de acontecimientos que detone una guerra entre potencias nucleares, resultando en la muerte de cientos de miles, si no millones de personas en cuestión de horas.
El inmenso peligro de una nueva guerra mundial refleja el estado crítico en el que se encuentra el sistema del Estado-nación, desmoronándose bajo el peso de la profunda crisis del orden capitalista en su totalidad.
Las clases gobernantes capitalistas tienen una sola solución para esta irresoluble crisis: otra guerra mundial, con todos los horrores que implacaría. La clase obrera internacional debe oponerse a la guerra con su propio programa: la abolición del sistema del Estado-nación y del control privado de la producción, junto con la reorganización global de la economía en una federación socialista mundial.