Archivo de la etiqueta: Alex Lantier

El líder estudiantil de 1968, Cohn-Bendit, en contra de los “chalecos amarillos”

por Alex Lantier //

La erupción de la oposición política en la clase obrera, en las protestas de los “chalecos amarillos”, está exponiendo la hostilidad vitriólica a los trabajadores de lo que ha estado pasando falsamente por “izquierda”. Estas fuerzas son hostiles a los llamados a la igualdad social y al internacionalismo que predomina entre los “chalecos amarillos”. Daniel Cohn-Bendit, la figura principal de las protestas estudiantiles de mayo de 1968 en Francia, responde en particular denunciando a los “chalecos amarillos” por su oposición a los recortes de impuestos para los ricos y calumniándolos como fascistas. Seguir leyendo El líder estudiantil de 1968, Cohn-Bendit, en contra de los “chalecos amarillos”

¿Cuál es el camino por seguir de las protestas de los “chalecos amarillos” en Francia?

por Alex Lantier //

Después del cuarto sábado de manifestaciones de los “chalecos amarillos” contra el presidente Emmanuel Macron, un movimiento de masas está emergiendo de forma clara entre los trabajadores contra el sistema capitalista. La decisión de Macron de retirar el regresivo impuesto sobre la gasolina que detonó inicialmente las protestas no resolvió nada. Entre los “chalecos amarillos”, están surgiendo a un primer plano las demandas de igualdad social, importantes aumentos salariales, la salida de Macron, la eliminación de los privilegios de los superricos, un fin al militarismo, huelgas generales y una revolución. Seguir leyendo ¿Cuál es el camino por seguir de las protestas de los “chalecos amarillos” en Francia?

España: Sólo la clase obrera puede derrotar a Rajoy y la monarquía.

por Alejandro Valenzuela y Alex Lantier/

Hay numerosos informes no confirmados de tropas siendo enviadas a Cataluña y regiones cercanas ante una posible declaración unilateral de independencia esta semana.

Los grupos de poder españoles están discutiendo abiertamente invocar el Artículo 116 de la Constitución del país, preparando el marco para imponer ley marcial.

Según fuentes militares citadas por el periódico derechista OkDiario, se movilizaron fuerzas a Aragón y Valencia, regiones adyacentes a Cataluña. Explica que el Gobierno español estima necesarias alrededor de 30 000 fuerzas de seguridad para tomar control de la región y “establecer el orden constitucional ante los insurrectos”. El periódico indica que esta es, “una cifra que en este momento no podría alcanzarse con la actual dotación en Cataluña: algo más de 8000 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil”.

Según el artículo, las divisiones siendo desplegadas incluyen la División Castillejos (antigua Fuerza de Acción Rápida), que consiste en tres brigadas (la aerotransportable, paracaidista y la Legión) con un total de tres mil tropas, junto con el Regimiento de Infantería Acorazada Alcázar de Toledo de 300 tropas y 44 tanques. Además, se reporta que Madrid está movilizando los grupos de Operaciones Especiales de la Armada, análogos a los Navy Seal estadounidenses.

El número de tropas que otras fuentes estiman se encuentra entre 12 000 y 16 000.

La Tribuna de Cartagena señaló que el buque Navarra, escoltado por dos buques antiminas estaba en marcha hacia Barcelona completamente equipado y con tropas y llegaría al puerto de Barcelona el 8 de octubre, un día antes de la previamente programada declaración de independencia por el Parlament de Cataluña. Según un comunicado del Ministerio de Defensa, los buques están participando en el Show Internacional de Botes de Barcelona.

Al mismo tiempo, la OTAN ha organizado un ensayo de entrenamiento denominado “Ángel Guardián” con seiscientos policías militares de España y otros nueve Estados miembros de la OTAN. Según el sitio web del ejército español, estos ejercicios buscan entrenar a policías militares en la gestión de los puestos de comando durante operaciones y allanamientos, escoltar y proteger a las autoridades, neutralizar personal armado hostil dentro de las instalaciones militares y control de masas.

El artículo 116 involucra el despliegue de militares y permite la suspensión de varios derechos democráticos, incluyendo los derechos a la libre expresión y a la huelga. Además, permite arrestos preventivos. La suspensión de estos derechos armaría al Estado con poderes policiales vastos que el ejército podría utilizar para aterrorizar a toda la clase obrera, como el régimen franquista lo hizo entre 1939 y 1977.

La Asociación de Militares Españoles (AME) publicó una declaración defendiendo el discurso del rey Felipe VI en la que el monarca denunció el referéndum independentista catalán y demandó que el Estado español tomara control de la región. Este documento describe el discurso como “impecable” porque Felipe VI pudo comunicar “de manera clara, concisa, rotunda cuál es la línea a seguir en estos momentos difíciles y complejos”.

La AME le exige al presidente español del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy “la defensa sin fisuras de la unidad de España, su integridad territorial y su soberanía nacional”.

La Unión Europea ha declarado su apoyo a las severas medidas militares siendo preparadas. Durante el debate el miércoles pasado en el Parlamento Europeo, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, declaró que es “un deber de todo Gobierno hacer valer el derecho y a veces esto requiere un uso de fuerza proporcional”.

Lo respaldaron dirigentes de tanto partidos conservadores, como socialdemócratas y liberales.

Las implicaciones de tales comentarios fueron destacadas por el comisionado de la Unión Europea de Alemania, Günter Oettinger, quien advirtió el viernes: “Hay una guerra civil imaginable ahora en el medio de Europa”. Sólo después pidió el siguiente deseo, “Uno sólo puede esperar que pronto se pueda ver una línea de conversación entre Madrid y Barcelona”.

La prensa española está desempeñando su parte en allanarle el camino a una intervención militar. Esto lo ha hecho mediante una campaña para deshumanizar a los nacionalistas catalanes y, en algunos casos, a toda la población catalana. No pasa ni un día en el que la prensa no describe los acontecimientos en Cataluña como una “insurrección”, un “golpe de Estado”, una “rebelión” o una “traición” que tiene que ser aplastada.

Los nacionalistas catalanes son acusados de indoctrinar a niños y enviarlos al frente de las protestas para ser atacados por las fuerzas policiales. La Policía Nacional y la Guardia Civil, quienes hirieron a ochocientos manifestantes pacíficos el domingo, están siendo retratados como oficiales indefensos y hostigados por protestantes frente a sus hoteles y residencias temporales. Al mismo tiempo, describen a la policía regional, los Mossos d’Esquadra, como traicioneros y desleales. El partido secesionista Esquerra Republicana de Cataluña y el secesionista pseudoizquierdista Candidatura d’Unitat Popular (CUP) están siendo atacados constantemente, con artículos describiéndolos como el “cáncer para la sociedad catalana” (ABC) y pidiendo su “decapitación… y su arrinconamiento en el basurero de la historia” (El Español).

Un lenguaje de tendencia fascista como tal fue empleado en vísperas de una manifestación instigadora el domingo llamada por el PP y la antisecesionista Sociedad Civil Catalana, una organización con vínculos con la extrema derecha. Respaldados tanto por Ciudadanos como por el Partido Socialista, y promovidos ampliamente por la prensa con sede en Madrid, fueron transportados nacionalistas anticatalanes y ultraderechistas de toda España a Barcelona.

El carácter ultraderechista de la demonstración fue reconocido por sus organizadores.

En una entrevista con El Confidencial, Javier Megino, vicepresidente del movimiento D’Espanya i Catalans, aceptó que iban a haber neofascistas y ultraderechistas presentes, como sucedió en una demonstración contra la independencia de Barcelona hace dos semanas. Cuando se le preguntó si generarían violencia, Megino respondió: “cuando juntas a tantas personas, es imposible controlarlos a todos”.

Esta protesta evidentemente no procura representar a la “mayoría silenciosa” de la población catalana que se opone al independentismo, como lo representa la prensa. En cambio, buscan provocar una confrontación entre fuerzas independentistas catalanas y fascistas que el Gobierno buscará explotar para justificar una represión.

El peligro político grave es que la clase trabajadora en España y alrededor del mundo no está siendo movilizada en contra de las medidas represivas siendo alistadas por Madrid.

En este punto de quiebre, los obreros catalanes y españoles tienen que evaluar las fuerzas políticas que dicen defenderlos.

El primer ministro regional, Carles Puigdemont, continúa llamando al diálogo, una opción rechazada por Rajoy, quien lo ha declarado un criminal. El viceprimer ministro, Oriol Junqueras, está preocupado primordialmente con los anuncios de varios bancos y compañías importantes, como el Banco Sabadell, CaixaBank, el gigante energético Gas Natural, Abertis, la firma de biotecnología Oryzom y la corporación de telecomunicaciones Eurona, de que se están yendo de Cataluña por temor ante lo que depare el impulso independentista en el futuro.

La legisladora de la CUP, Eulàlia Reguant, le comentó al diario catalán Nació Digital que su partido está trabajando en un plan para tomar control del territorio catalán, incluyendo puertos y aeropuertos, mediante la aprobación de un proyecto de ley que haga que los 17 000 Mossos “dejen de ser policía de la justicia española”.

El pseudoizquierdista Podemos insiste en sus llamados de diálogo, mientras crean ilusiones en un Gobierno conjunto con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como alternativa para el PP, incluso cuando el PSOE decidió participar en la protesta ultraderechista del domingo y está colaborando con Rajoy en la preparación de una intervención violenta.

Basándose en una denuncia del Partido Socialista de Cataluña, la sección regional del PSOE, el Tribunal Constitucional de España prohibió la sesión del lunes en el Parlament, en el que se esperaba que los partidos secesionistas declararan la independencia unilateralmente.

Después de un cuarto de siglo de guerra imperialista y austeridad de la UE desde que la burocracia estalinista disolviera la Unión Soviética, la democracia europea está en su punto de ruptura. Una década de profunda austeridad desde el crack de Wall Street de 2008, que llevó el desempleo español al 20 por ciento, ha destrozado la economía española y ha desprestigiado a su élite gobernante. En medio de una crisis profunda del régimen post-franquista en España, y mientras la clase gobernante ataca salvajemente los derechos democráticos en diferentes países de Europa, la burguesía española está usando la crisis catalana para volver a un régimen autoritario.

Hay que oponerse a los planes de Madrid para un derramamiento de sangre en Cataluña. La cuestión crítica es la movilización políticamente independiente, revolucionaria, de la clase trabajadora, no solo en Cataluña sino en toda España y en toda Europa, en una lucha contra la amenaza de guerra civil y de dictadura de Estado policial y por el socialismo.

Para ello es necesario romper conscientemente con Podemos y con los nacionalistas catalanes, que han trabajado durante el período precedente para confundir y desarmar a la oposición de la clase trabajadora, a pesar del descontento social explosivo. Mientras las masas de la juventud y de los trabajadores participaron en la huelga de protesta de un día del martes en Cataluña, CCOO y UGT, cercanas a Podemos y al PSOE respectivamente, tuvieron cuidado de no movilizar en absoluto a los trabajadores españoles de fuera de Cataluña.

La crisis catalana ha expuesto en particular la bancarrota de Podemos. Alentó sin parar ilusiones en el PSOE, que rápidamente está pasando a respaldar la represión en Cataluña desde el discurso del rey, exigiendo al PSOE que forme un gobierno conjunto para desbancar a Rajoy. Ante la capitulación del PSOE a Rajoy, Podemos está ahora estimulando ilusiones en el propio PP —aunque se avecine una sangrienta represión militar, y aunque Rajoy indique que no tiene intenciones de negociar con Barcelona.

En cuanto a los nacionalistas catalanes, que han dirigido una serie de gobiernos austeros en Cataluña que aplastó varias huelgas de trabajadores del transporte y del aeropuerto, sus planes reaccionarios de entablar vínculos con la UE y negociar con Madrid la formación de un Estado capitalista catalán están en ruinas.

Ante la posibilidad de represión militar, se informa que el pánico está cundiendo entre los simpatizantes de Puigdemont. Entre los nacionalistas catalanes de Barcelona, el diario de esa ciudad La Vanguardia escribía, “Una fuerte sensación de vértigo recorre toda la sociedad, perforando los entusiasmos militantes, las visiones revolucionarias, las indignaciones mayúsculas, los ardores patrióticos…”. Añadió que “la severidad y la contundencia” del discurso del Rey “han acentuado esa sensación de vértigo: el temor a que la escalada en curso acabe en catástrofe”.

Incapaces de movilizar una más amplia oposición a la represión de Madrid en la clase trabajadora española, y hostiles a ello, la política pro-capitalista de los nacionalistas catalanes solo sirve para dividir a los trabajadores mientras es inminente un ataque sangriento desde Madrid. Está en la hora del día, la clase obrera catalana, apoyándose en el conjunto de la clase obrera española debe desplegar las banderas de la república y el socialismo, únicas divisas bajo las cuales podrá ser derrotarse la conjura burguesa y fascista que encabezan hoy Rajoy y Felipe VI. Los reformistas proburgueses del PSOE y Podemos han dejado a las claras que su política de “diálogo” sólo persigue ganar tiempo para viabilidad la derrota de la causa independentista y salvar a la burguesía española y por su intermedio a la Unión Europea.

A defender la causa catalana, la república y el socialismo.

 

Francia: jóvenes protestan contra la segunda vuelta presidencial entre Le Pen y Macron

por Alex Lantier//

Miles de estudiantes de secundaria protestaron, bloquearon las entradas de sus escuelas y marcharon en ciudades a través de Francia el jueves en medio del creciente malestar ante una segunda vuelta de las elecciones presidenciales entre dos candidatos de derecha: el exbanquero, Emmanuel Macron, y la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen.
Millones de trabajadores comprenden que esta elección solamente les ofrece la elección de cuál presidente regirá sobre un gobierno militarista y autoritario en Francia. Le Pen es una neofascista. En cuanto a Macron, la juventud lo detesta ampliamente por su rol como ministro de economía en el actual gobierno del Partido Socialista (PS), el cual ha reprimido brutalmente las huelgas y las protestas masivas de jóvenes el año pasado contra la ley laboral regresiva del PS.
El jueves después de los comicios, miles de jóvenes marcharon, mientras que varias escuelas secundarias fueron bloqueadas en Paris, Rennes y Nantes. Las pancartas decían: “Una elección entre la plaga y el cólera” y “ni Marine ni Macron, ni la patria ni los empresarios”.
En Paris, veinte colegios fueron bloqueados o dañados por las protestas. Una manifestación no autorizada de miles de estudiantes irrumpió en la Plaza de la República en oposición a Le Pen y Macron bajo el eslogan “Ni el fascismo ni el capitalismo de libre mercado”. En la Plaza de la Bastilla, hubo enfrentamientos entre la policía y los estudiantes estallaron. Entre los estudiantes de secundaria que ya pueden votar, muchos declararon que tenían en mente votar en blanco.
Algunos estudiantes compararon la segunda vuelta este año con la del 2002, la única otra vez que el FN alcanzó esta ronda. Hace quince años, esto provocó protestas de masas espontáneas. Hoy, “estoy impactada de que nadie proteste”, declaró Elise. “Todos esperaban que Marine Le Pen llegara a la segunda vuelta, pero ese es el problema: ¡es horrible de que todos esperen eso! Decidimos que teníamos que hacer algo contra el FN para defender nuestros valores. Incluso si es que no tenemos la edad para votar, es nuestro futuro. Y no queremos a un partido racista y xenofóbico en el poder”.
Los grupos estudiantiles celebraron otra protesta el día siguiente en frente del Ayuntamiento de Paris.
En Rennes, miles se manifestaron pacíficamente antes de chocar con la policía cuando las fuerzas de seguridad intentaron bloquear la marcha para impedir que llegaran al centro de la ciudad y dispararon gas lacrimógeno. Los enfrentamientos entonces se esparcieron alrededor de la ciudad con jóvenes clamando, “Macron, Le Pen, no los queremos”. Con respecto a las afirmaciones demagógicas del FN de ser un partido “antisistémico”, los jóvenes cantaban: “Las verdaderas fuerzas antisistémicas somos nosotros”.
Otras manifestaciones tomaron lugar en ciudades como Lyon, Toulouse y Dijon. Cientos marcharon en Dijon con pancartas como “ni un banquero ni una fascista”.
Las protestas de jóvenes son indicaciones iniciales de un profundo enojo social en toda la población por las elecciones presidenciales, donde fueron eliminados los candidatos de los dos partidos tradicionales de Francia: el Partido Socialista en el poder y Los Republicanos (LR). Los votantes repetidamente cambiaron sus preferencias y expresaron su frustración con una campaña dominada por acusaciones de corrupción e histeria policial. Tanto Macron como Le Pen son ampliamente odiados.
El estallido de las protestas de jóvenes acentúa la puntualidad del llamado por el Parti de l’égalité socialiste (PES) a realizar un boicot activo de la segunda vuelta, para así movilizar la oposición política a ambos candidatos entre los trabajadores y la juventud y preparar una lucha política de la clase trabajadora contra cualquiera que sea el candidato reaccionario que gane las elecciones.
Después de años de guerra, desempleo masivo y un estado de emergencia que suspende los derechos democráticos básicos —todo esto bajo el gobierno del presidente del PS, François Hollande—, se ha desarrollado un explosivo enojo social en la clase trabajadora. A sólo unas semanas de la primera vuelta, estalló una huelga general en el departamento de ultramar de Guyana.
La cuestión crítica que confrontan los jóvenes opuestos a las elecciones es orientarse hacia la clase trabajadora, desafiando la reaccionaria propaganda pro-Macron de los medios, para movilizarla en una lucha política contra la clase gobernante.
Para contener al creciente enojo social y preservar la frágil ventaja de Macron sobre Le Pen —las encuestas la muestran con un 40 por ciento de los votos, algo que nunca había alcanzado—, la prensa se ha dedicado a divulgar mensajes de propaganda hipócritos, calumniando a aquellos que se oponen a Macron desde la izquierda como aliados del neofascismo. El diario francés Libération publicó ayer una carta abierta por el periodista Johan Hufnagel. La carta, dirigida a “mis amigos en la izquierda que no votarán contra Le Pen”, se refirió a y desestimó los problemas que enfrentan los trabajadores de la planta de Whirpool en Amiens, quienes confrontan un inminente cierre de fábrica y la perdida de sus empleos.
“Contemplo todas las opiniones para poder entender su malestar por tener que votar por un candidato apoyado por la derecha, el gran capital, los neoliberales y que felizmente sacrificaría a los trabajadores de Whirlpool en aras de sus grandes y emocionantes planes. No puedo creer que no vayan a los centros de votación”, señaló, añadiendo que: “Emmanuel Macron les parece a algunos de ustedes como un adversario, pero él no es un enemigo. Sí lo es Marine Le Pen, quién es la enemiga de la democracia, de la República, la aliada de racistas, de antisemitas, de negadores del Holocausto, de grupos ultraviolentos y homofóbicos”.
Estas opiniones son un fraude político. Combinan dos características distintivas de los estratos “izquierdistas” de la clase media en bancarrota intelectual, los cuales han orbitado alrededor del PS desde su fundación en 1971. Estos aspectos son: su indiferencia hacia los derechos democráticos y su desprecio a la clase trabajadora.
En primer lugar, Macron también es un enemigo de la democracia. Como consejero de alto nivel de Hollande, apoyó al PS mientras éste imponía un estado de emergencia perpetuo que permite detenciones arbitrarias, incautaciones policiales y censura mediática. En cuanto a la cuestión del racismo y los principios republicanos, el mismo gobierno del PS en el que Macron tuvo un puesto ministerial impuso una política siniestra de deportación étnica de los romaníes que violó flagrantemente el principio republicano de neutralidad étnica.
En segundo lugar, el repudio casual de Hufnagel hacia la situación de los trabajadores de Whirpool ejemplifica las fuerzas de clase que impulsan el peligroso auge del FN. Las décadas de dominación sobre lo que es considerado como “izquierda” por parte de secciones de la clase media, a quienes les es totalmente indiferente si miles de trabajadores son tirados a las líneas de desempleo, les ha permitido a los populistas de la extrema derecha a posar como los verdaderos defensores de familias trabajadores.
El destino de los trabajadores de Whirpool en Amiens, cuya planta puede que sea trasladad a Polonia, es un ejemplo de ello. Macron tenía planeado encontrarse con los funcionarios sindicales de Whirlpool en un intento cínico de aprovecharse de la planta de Whirpool como publicidad. No obstante, no se atrevió a visitar la fábrica o hablar con los trabajadores, quienes lo denunciaron fuertemente ante la prensa. Uno de ellos le dijo a un delegado sindical que se iba a encontrar con Macron: “No le des la mano. De todas formas, no querrá tocar tus sucias manos de trabajador”.
Sybille, un trabajador de Whirlpool, declaró al WSWS: “Por supuesto, todos seremos despedidos. Todo está contra nosotros. Entonces no tenemos esperanzas en Macron. Él piensa que somos analfabetos, que nuestro CI no es suficiente alto como para votar por él”.
Un amigo de un trabajador retirado de Whirlpool añadió: “Somos clase trabajadora, por lo tanto no votamos por Macron”.
Le Pen tomó la oportunidad para eclipsar a Macron, aprovechándose de la conocida división de clase entre los trabajadores y las burocracias sindicales financiadas por el Estado. Realizó una visita sorpresa a la planta de Whirlpool para hablarle a los trabajadores y denunciar el comportamiento de Macron. “Pienso que demostró tanto desprecio por lo que están pasando los trabajadores de Whirlpool que he decidido venir a verlos”, declaró ella y se burló de Macron por comer “tortas elegantes” con los sindicatos.
La demagogia populista de Le Pen en Amiens es una advertencia: en medio del enojo explosivo en la clase trabajadora, aquellos que intenten suprimir la oposición hacia Macron desde la izquierda sólo terminarán fortaleciendo al FN. El PES no transigirá con asociarse de cualquier forma con Macron, sino movilizará a la oposición contra ambos candidatos de derecha con base en un programa socialista e internacionalista.

(Fotografía: jóvenes antifascistas protestando en la Plaza de la Bastilla, París)