Clase o pueblo: una crítica científica desde el marxismo

por Manuel Salgado

Ya desde el 10 de octubre pasado comenzaron a registrarse acciones de evasión en las estaciones de metro de la capital, después de que el gobierno decretara un alza en la tarifa del transporte público. 22 días después, Chile ha vivido casi dos semanas de movilizaciones masivas, comenzando el viernes 19 de octubre y llegando a su pico máximo el viernes 25 de octubre, que registró más 1 millón de manifestantes solo en la capital, con movilizaciones de masividad similar relativa en decenas de ciudades y pueblos desde el norte hasta el más extremo sur. Lo que comenzó con una reclamación parcial por parte de estudiantes secundarios de extracción social obrera, en dos semanas hizo añicos el consenso político patronal, planteando reivindicaciones «de poder» (la caída del gobierno) nunca vistas desde la salida dictadura en 1988-1990 mediante una transición cupular pactada. En lo que sigue intentaremos una caracterización de la situación actual y las distintas posiciones adoptadas por las organizaciones de oposición al actual gobierno.

Tanto las distintas orgánicas ligadas a la tradición del MIR como grupos y partidos trotskystas llegan al límite de caracterizar lo ocurrido como una «rebelión popular». Los marxistas rechazamos esta caracterización tanto en su sentido «rebelde», como en su sentido «popular». La «rebeldía» es cara a la tradición guevarista, la cual entroniza la hegemonía de la pequeñaburguesía en el seno de una alianza «popular», significado histórico último de la revolución cubana, la estrategia foquista y las distintas variantes de la nueva izquierda nacida en los 1960s. Es a este límite al cual llega la radicalización del PC en dictadura, con una de sus alternativas tácticas precisamente delineada como «rebelión popular de masas», cuyo contenido concreto reproduce de modo moderno las acciones terroristas del populismo ruso con las cuales el marxismo ruso debió necesariamente quebrar para nacer y afirmase como tradición entre 1880 y 1905. Lo «popular» no es una mera referencia al carácter «masivo» de las movilizaciones, sino un intento de desdibujar el contorno de las distintas clases en lucha en el seno de la oposición al gobierno. Como marxistas, no esperamos que éste se transforme evolutivamente en un movimiento de masas obrero para que desemboque en una revolución proletaria, porque lo «popular» en sí mismo supone la hegemonía pequeñoburguesa sobre el movimiento de los trabajadores. De ahí que Trotsky mismo se opusiera a luchar por una «revolución popular»:

«El fascista Strasser dice: Noventa y cinco por ciento de la gente está interesada en la revolución, por lo tanto, esta no es una revolución de clase sino una revolución popular. Thälmann canta a coro. En realidad, los comunistas obreros deberían decirle al trabajador fascista: Por supuesto, el noventa y cinco por ciento de la población, si no el noventa y ocho por ciento, es explotada por el capital financiero, pero esta explotación está organizada jerárquicamente: hay explotadores, hay sub-explotadores, sub-sub explotadores, etc. Solo gracias a esta jerarquía los superexplotadores mantienen sujeta a la mayoría de la nación. Para que la nación sea capaz de reconstruirse en torno a un nuevo núcleo de clase, debe ser reconstruida ideológicamente y esto solo puede lograrse si el proletariado no se disuelve en el «pueblo», en la «nación», sino en lo contrario desarrolla un programa de su revolución proletaria y obliga a la pequeña burguesía a elegir entre dos regímenes. La consigna de la revolución popular arrulla a la pequeña burguesía, así como a las amplias masas de trabajadores, los reconcilia con la estructura jerárquica burguesa del «pueblo» y retrasa su liberación». (Apéndice V a la versión francesa de «La revolución permanente», titulado «Los problemas de la revolución española día a día», Día 14 de abril 1931)

Teniendo como objetivo  mediato la «revolución proletaria», los marxistas caracterizamos lo que sucede como un «ascenso de la lucha de masas». Con esto buscamos no encorsetar el movimiento real en una limitada «rebelión», ni prejuzgar la hegemonía pequeñoburguesa en este antes de su pleno desenvolvimiento. Reconocemos el carácter heterogéneo de las fuerzas en lucha en el campo de la oposición al gobierno (masas obreras, semi-proletarias, pequeño-propietarias no explotadoras, de capa media alta, incluso sectores burgueses), y, bajo este punto de partida, hacemos delimitaciones para otorgarle un contenido de clase hegemónicamente «obrero» al movimiento de masas. Es por esto que afirmamos con el primer ruso que adoptó la estrategia de la revolución permanente, David Ryazanov:

«Y nuestra democracia burguesa demuestra, con toda su actividad, que difiere de las demandas de los trabajadores no solo en grado sino también en principio, que, obligada por los intereses de los propietarios «laborales», es cierto que busca democratizar el sistema burgués , pero con el objetivo de oscurecerlo, para ocultar su antagonismo de clase subyacente. Desfila el extremo de sus demandas políticas, y al mismo tiempo se fusiona voluntariamente con el liberalismo en todos aquellos casos en que trunca los derechos políticos de la clase trabajadora en borradores constitucionales. Es bastante comprensible que una de las necesidades más urgentes del momento presente, una de las tareas urgentes de la literatura del partido, es la crítica despiadada de todos los proyectos constitucionales de nuestros liberales y nuestra democracia burguesa, exponiendo la agenda de clase de todos los «programas populares comunes» , destruyendo las ilusiones sobre la comunidad de tareas políticas de todas las clases de población y especialmente de la burguesía y el proletariado» (Las próximas tareas de nuestro movimiento, Ryazanov, 1905).

Un segundo punto de coincidencia entre el populismo (más ligado a la capa media baja) con el ciudadanismo (la politización de la capa media alta progresista) se encuentra en el énfasis otorgado a lucha por los «derechos sociales» (universales, de segunda generación, sumados a los derechos humanos, etc). Un marxista que aspira a dotar de un contenido político de clase obrero al movimiento de masas, desde Engels siempre buscará superar el «socialismo de los abogados» destruyendo la dilución ciudadana de las clases oponiendo «interés» a «derecho»:

«Así como la burguesía, en su día, en la lucha contra la nobleza, continuó por un tiempo operando bajo la carga de la visión teológica del mundo que se le había transmitido, así el proletariado adoptó inicialmente la perspectiva jurídica de su adversario y buscó allí armas para usar contra la burguesía. Al igual que sus defensores teóricos, los primeros partidos proletarios se mantuvieron firmes en el jurídico “fundamento legal” – construyeron únicamente un fundamento jurídico diferente al de la burguesía- (…) Despojada de toda propiedad en los medios de producción como resultado de la transformación del modo de producción feudal en el capitalista, y reproducida constantemente por el mecanismo del modo de producción capitalista en este estado hereditario de falta de propiedad, la clase obrera no puede expresar adecuadamente su condición en los términos de la ilusión legal de la burguesía» (El socialismo de los abogados, Engels, 1886-7)

A quien conviene el «lenguaje de los derechos» es a la «politización ciudadana» que buscar diluir los diferentes intereses materiales de las clases en lucha. Es la colonización por parte de la política ciudadana – desde Frente Amplio (FA) dirigida por «intelectuales» como Carlos Ruiz Encina, desde la Concertación por el sofisticado «socialista» Fernando Atria- la que hace hablar de «derechos sociales» a miristas que apuestan a desbordar la legalidad como Igor Goicovic, a anarquistas de la FAO que supuestamente ni siquiera reconocen ley estatal alguna, a una Unión Portuaria que hace 4-5 años organizaba paros ramales a nivel nacional bajo discurso clasista. Y es esta misma línea la que se descubre en la línea democrática del imperialismo francés, la que por boca de «francepress» intenta encuadrar la potencialidad clasista del movimiento de masas actual en el corsé de la búsqueda de un ficticio «Estado de bienestar», el cual en realidad solo existió sin tocar la desigualdad entre las clases y gracias al bloqueo momentáneo de la revolución proletaria a la salida de la segunda posguerra. Más todavía, raya en el cinismo un imperialismo francés que le canta loas democráticas a este supuesto Estado de bienestar, mientras mantuvo un estado de emergencia sin libertad democrática alguna por más de dos años bajo el gobierno político del PS de la mano de Hollande solo hace muy poco tiempo. En síntesis, los marxistas y los militantes clasistas solo enfatizaremos aquellos derechos que fortalecen a la clase obrera contra toda facción burguesa (pequeña, mediana, grande), los cuales hacen a su condición de clases interesada. Por esto, la política necesaria es hoy enfatizar en el derecho a huelga, eliminado por el gobierno «socialista» de Bachelet en 2013-4, en una reforma laboral apoyada por el Partido Comunista de Bárbara Figueroa en la CUT. Reforma laboral que superó en su carácter anti-obrero al «ladrillo» que supuso el Código Laboral de José Piñera (hermano del actual presidente) de los 1980s. Más todavía, reivindicar hoy el derecho a huelga no es solo empalmar con una de las dimensiones clasistas del programa mínimo bajo el cual nació la tradición marxista durante la Segunda Internacional, sino con los actuales ataques a este «derecho» a nivel internacional en México, Costa Rica, Inglaterra, Francia, etc. Asimismo, los marxistas vinculamos la necesidad de luchar por el derecho a huelga con la lucha contra el subcontrato, el cual fue legalizado por el primer gobierno «socialista» de Bachelet en 2006-7 cuando el dirigente minero Cristián Cuevas se diera la mano con el entonces ministro del trabajo Osvaldo Andrade (cuestión que mencionó la CNT en su momento).   

En línea con esto último, un tercer punto que importa a los marxistas en la lucha actual es destacar el contexto internacional de ésta. No es solo que las distintas expresiones nacionales de la clase dominante mundial tiendan a adoptar de manera casi sincronizada métodos de gobierno autoritarios (Trump, Bolsonaro, antes Hollande, la operación YellowHammer por el Brexit en Gran Bretaña, etc), sino que las respuestas de masas desde abajo se suceden internacionalmente. En América Latina, Honduras y Haití desde hace al menos año y medio, Ecuador recientemente, Bolivia, huelga salvaje contra el charrismo sindical a principios de año en Matamoros, etc. En Estados Unidos, el año pasado con un ascenso de masas de la lucha de los maestros no universitarios y hoy con 40 días de la huelga de General Motors (cuyo precedente debe buscarse tan atrás en el tiempo como 1970 o 1976). En África, el germen de soviet en Irán el año pasado, hoy ascenso de masas poderoso en Argelia, Egipto, Sudán, Líbano, Irak. En Europa, los chalecos amarillos como expresión aún débil de un movimiento de masas ascendente. En Asia, existe una situación de aguda crisis social y política en Sri Lanka, con intentos de formación de comités obreros de base en las plantaciones de té hace cerca de un año atrás, así como luchas importantes de los automotrices en India y una verdadera acumulación de contradicciones sin precedentes en Hong Kong, donde se expresan distintas clases sociales con sus distintos intereses materiales en lucha (siempre con la posibilidad de la repetición de una masacre social como la ocurrida en Tianan-men hace justo 30 años). Sin embargo, destacar el contexto internacional del ascenso de la lucha de masas no nos debe llevar hacia el impresionismo, por lo que afirmamos con Trotsky:

El impresionismo liberal está determinado por el hecho de que el pensamiento liberal solo es capaz de arrancar fenómenos de la superficie común y, además, en su forma terminada. Mientras crezcan y se desarrollen en las profundidades sociales, son ajenos a él. No trata con leyes, sino con hechos, no con tendencias, sino con episodios. Pero los fenómenos son más caprichosos que las fuerzas sociales que los crearon en silencio. Por lo tanto, una sorpresa tan sorprendente en el cambio de humor liberal. Ah! Aquí están las manifestaciones de los trabajadores que aparecieron desde el subsuelo … Disturbios estudiantiles salieron a la calle … ¡Ah! La bomba explotó … «La sociedad» tiembla, espera, triunfa … Pero un momento más, y todo desapareció. Allá abajo, hay algún tipo de trabajo molecular complejo desconocido, pero no hay nada en la superficie, y la «sociedad» se contrae y usa etiquetas. Parece que no hay razón? Pero tales son las propiedades de la jalea liberal. (Antes de la catástrofe, Octubre 4 de 1904, Trotsky)

Ir más allá de lo fenoménico y acceder a las causas profundas supone reconocer el desarrollo desigual y combinado de la lucha de clases a nivel internacional: una misma tendencia dominante (con su contratendencia) se expresa de distinta forma y con distintos ritmos en distintos espacios geográficos, en función del carácter del Estado, su historia política, variables de dimensión más cultural, etc. Esto nos previene contra el pronóstico de una revolución mundial simultánea, previsión que Engels delineó en 1847 («Principios del comunismo»), pero que más tarde superara uniéndose a Marx y su concepción previa del proceso de revolución y lucha de clases como signado por el desarrollo desigual y combinado. Ahora bien, esta misma concepción que es defendida por Trotsky en «El tercer periodo de errores de la Comintern» en 1929, no debe llevarnos a concebir ambos en forma nacional, particularista y especifista: la tendencia es al alza de lucha de masas, frente al cual la clase dominante responde en términos internacionales mediante métodos de gobierno autoritarios y alienta una reproducción de movimientos de corte fascistoide desde arriba (aparatos de seguridad del Estado, medios de comunicación, etc, no es un movimiento de masas que nace desde abajo, desde la entrañas de la pequeñaburguesía para luego ser manipulado por importantes fracciones de la gran burguesía desde el Estado como sucede durante el periodo de entreguerras). 

Es en este contexto en que el llamado a una Asamblea Constituyente (AC) deviene discurso hegemónico en tanto «salida» para el conflicto actual. Para los distintos sujetos, clases y actores en lucha ésta porta un contenido diferente. Para los autores de la recientemente fenecida revista Punto Final, nacida al alero del MIR en los 1960s, este llamado implica el rechazo de la tradición de la revolución obrera de octubre de 1917. Efectivamente, al igual que Miguel Enríquez remarcara en su momento para expulsar al obrero trotskysta Humberto Valenzuela de los organismos políticos y sindicales que compartían, para Manuel Cabieses la revolución obrera del 1917 sería una tradición muerta, superada por la revolución cubana. Más todavía, en boca de Cabieses la misma revolución cubana sería una tradición válida solo en su momento, ya que en lo actual es necesario recuperar la alianza política construida a la salida de la dictadura militar entre el PC y los sectores democráticos (de la burguesía) – entre ellos, en su momento, la misma Democracia Cristiana (DC)-. Por nuestra parte, los marxistas no dejamos de recordar que las condiciones de posibilidad de la alianza político-social de los 1980s no solo implicaron la derrota de los mismos cordones industriales y la desestructuración de la clase obrera que permitió la hegemonía de «lo popular» durante esa década, sino la misma transformación de los partidos de izquierda -un PS ya en pleno proceso de renovación (desde 1975 Altamirano llama a renovar el partido), un PC eurocomunista- que permitieron la alianza política con la DC. En el caso particular de Cabieses, no solo llama la atención la enfática defensa de la democracia (sin apellidos, discurso que fue funcional a la salida cupular-patronal de la dictadura), sino las desembozadas loas tanto a referentes académicos del FA como la Fundación Sol («prestigiosa» bajo su pluma), como a ex-presidentes demócrata-cristianos que apoyaron el golpe, como Patricio Aylwin. Compañeros de armas de Cabieses en la fenecida Punto Final como Andrés Figueroa Cornejo, nos recuerdan el núcleo fundamental «identitarista» de lo «nacional y popular» bajo el contexto de una articulación política forjada al calor posmoderno de la tesis del Hobsbawm de los 1990s: con la caída del muro los puntos nodales de la política del siglo XIX y XX han fenecido; ya no es necesario hablar de clases y lucha de clases, revolución y contrarrevolución. Efectivamente, los artículos de Figueroa Cornejo de las últimas dos semanas se hayan repletos de referencias a los «nuevos movimientos sociales» (ecologismo, feminismo, derechos de las minorías sexuales oprimidas), los cuales empalman de buena manera con un discurso popular (de ribetes ciudadanos) que celebrara el 1ero de mayo de 2018 como una «fiesta de todas las opresiones que luchan», desdibujando a la clase obrera como actor fundamental. Esta misma dilución del concepto científico de clase es la que articula una variante más izquierdista de la política de Punto Final como la de Rafael Agacino (cctt.cl), intelectual preferido por Figueroa Cornejo que afirmara ese mismo 1ero de mayo de 2018 que en América Latina el sujeto fundamental es el «cognitariado» en oposición a una clase obrera fundamental solo para el caso asiático (en lo fundamental para China). La recuperación por Agacino del concepto anticientífico «cognitariado» que difundiera el intelectual autonomista posmoderno Tony Negri, va de la mano con el consenso entre estos tres autores en la defensa del socialismo del siglo XXI en Venezuela, defendido como «socialismo posmoderno» en las mismas páginas de Punto Final por Roger Burbach en su momento. Adaptación posmoderna del socialismo que mostró toda su degeneración en la abierta defensa de Ollanta Humala en 2010-11 en la mencionada revista, quien hoy es parte de un conjunto de ex-presidentes peruanos enterrados por un movimiento de masas harto ya de tanta corrupción.

Una segunda defensa de la AC viene de la mano de variantes «clasistas» de este mismo núcleo referencial «populista». Nos referimos a «prensairreverente», órgano que no solo publica artículos de Cabieses, Figueroa Cornejo y Agacino, sino también de dirigentes de la Asociación Intersindical de Trabajadores (AIT), la cual integra desde el flanco izquierdo la Central Clasista (CC), dirigida fundamentalmente por Manuel Ahumada desde la CGT. Para este órgano, la AC sería un «movimiento unificado de las clases medias» muy progresivo y que los trabajadores debieran apoyar.

En el caso del trotskysmo, diversas organizaciones con secciones en Chile impulsan la lucha por una Asamblea Constituyente. La sección del CIT de Peter Taaffe (Socialismo Revolucionario) llama a un organismo de este tipo coloreándolo de ribetes revolucionarios, cuestión que nos deja serias dudas no solo si tenemos en cuenta que internacionalmente esta organización presenta candidatos bajo la lista del Partido Demócrata en Estados Unidos, sino que uno de sus principales dirigentes (Luis Messina) desmovilizó la lucha contra los fondos de pensiones (AFP) mediante un amplia gama de acciones (reuniones con la entonces presidenta Bachelet a puertas cerradas a fines de 2016, agitación de una Iniciativa Popular de Ley -ILP- en alianza con sectores del FA en el parlamento, etc). Otro caso de organización trotskysta que defiende la AC es el PTR (Partido de trabajadores revolucionario), sección chilena de la FT-CI (Fracción Trotskysta-Cuarta Internacional), cuyo partido madre es el Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) argentino. Compartiendo la caracterización de que estaríamos en presencia una rebelión popular con ciudadanistas y populistas, esta organización defiende la política fundacional de su corriente que entroniza la Asamblea Constituyente desde 1988. «Lamentando» que los diputados de Revolución Democrática (RD, parte del FA) condenen la violencia de las masas durante estos últimos días, estos «trotskystas» plantean que la AC sería una transición al «gobierno de trabajadores» (o «gobierno obrero»), transición que explícitamente conciben como «radicalización de la democracia», actualizando esta antigua tesis de Bernstein, tanto con adornos autonomistas que fetichizan la «democracia directa» contra su versión «representativa», como concertacionistas (la temática de la lucha contra la herencia de la dictadura y sus «enclaves antidemocráticos», que entronizó el intelectual orgánico del PS Manuel Antonio Garretón en los 1990s). Verdaderamente cuesta creer que tal AC, idealmente influenciada por el PTR, funcionara como transición al «Gobierno Obrero», cuando, no solo uno de sus dirigentes fundadores rechazara la «lucha de clases» entre «patrones y empleados» como «economicista» reproduciendo en marzo de 2017 casi letra por letra la repuesta que el ya reformista Eduard Bernstein le diera a Nieuwenhuis en 1893, sino que también sus mismo máximos dirigentes (Christian Castillo y Emilio Albamonte) ensalzaran al posmoderno Tony Negri durante el último ascenso de masas argentino de diciembre de 2017, conjuntándolo no solo con la pacifista-liberal Hanna Arendt sino que con el mismo Trotsky, y esto para enarbolar una de las críticas favoritas de la «ciudadanista» capa media-alta, la crítica al 1%. Estas dimensiones teóricas posmodernas van de la mano con un discurso público del cual ha desaparecido la clase obrera (desde 2015 solo existen «los trabajadores, las mujeres y la juventud» -esto es, los NMS, la política de la identidad), y son materializadas en la práctica por su figura pública más conocida, Nicolás de Caño, quien no solo se abrazara con los dirigentes de la pequeña y mediana empresa cerca del parlamento durante el ascenso de masas de diciembre de 2017, sino que propusiera como medida central la reunión del parlamento (con cartas abiertas a sus colegas parlamentarios incluidas) cuando la crisis social y política volviera a arreciar en Argentina hace unos meses. Esta orientación del partido madre del FT-CI no deja de expresarse en su sección chilena, la cual desde 2016 se encuentra cada vez cercana al FA,  reproduciendo cartas abiertas de su principal dirigente Gabriel Boric, celebrando medidas progresistas del alcalde autonomista de Valparaíso Jorge Sharp miembro del FA (el cual está hoy cuestionado por casos de corrupción y reiterados casos de abuso laboral y sexual), sintiéndose halagada por el saludo de la Fundación Social (think-tank laboral del FA), presentando listas en la deslegitimada CUT en Agosto de 2016 junto a quien firmara la legalización del subcontrato 2006-2007 (el ex minero Cristián Cuevas que luego fue funcionario del segundo gobierno de Bachelet), levantando supuestos dirigentes sindicales de base anti-burocráticos como Pablo Klimpel (que traicionara el paro portuario de principios de año y que es militante del FA) o legitimando a políticos de RD como defensores de los trabajadores de Starbucks también a principios de este año.    

Más allá de esto, existen efectivamente críticas clasistas a la propuesta de buscar una salida al actual ascenso de masas mediante una AC. En el caso del CIT de Alan Woods, cuesta encajar esta crítica con lo que han sido 3 lustros de apoyo sistemático  al posmoderno socialismo chavista venezolano. En lo que hace al MST (sección chilena de la UIT-CI, con su partido madre representado por Izquierda Socialista en Argentina), también nos es difícil conjuntar desarrollos críticos correctos con un partido madre argentino que apoyó a la patronal agraria en el conflicto del agro en 2008 y cuyo principal dirigente sindical dice ser amigo del mayor burócrata sindical de su país, Hugo Moyano (que no solo es empresario y explota trabajadores en los mismas ramas de la economía en las cuales «organiza» sindicatos, sino que fue parte de la Triple A en los 1970s). En tercer lugar, la correcta crítica clasista a la AC de elporteño (que en su caso se mezcla con una exagerada apología de la violencia callejera), se conflictúa con una organización que hace menos de 1 mes era parte del PS, columna vertebral de la ex-Concertación. En cuarto lugar, las políticas del MIT (sección chilena de la LIT-CI) son las más correctas que hoy son agitadas en Chile (enfática crítica a la AC, énfasis en la quiebra del ejército, organización de la acción directa, estatizaciones bajo control obrero), pero lamentablemente existen en el seno de una organización cuyo partido madre en Brasil llamó a votar a Haddad del PT en Brasil durante las últimas elecciones (cuestión que se explica quizás por la revisión democratizante de la teoría de la revolución permanente hecha por Nahuel Moreno en los 1980s que esta internacional aún reivindica). Por último, las críticas correctas a la AC de la COR (Corriente Obrera Revolucionaria) desde una perspectiva trotskysta, se desdibujan en tanto su sección madre argentina aún no se despega de la forma sindicato (sus continuos llamados a una Oposición Sindical Revolucionaria nunca mencionan que en Argentina los sindicatos no solo están «estatizados», sino que prima una verdadera burguesía sindical que explota trabajadores en las mismas ramas en las que los «organiza»).

Para terminar, quien escribe aportará algunas consideraciones marxistas respecto de la AC y su significación como salida para el actual conflicto. En primer lugar, es necesario enfatizar que no es solo Trotsky quien remarcara que fue la oposición entre AC y soviet la que separó a Kautsky del naciente comunismo (ver su «Introducción» de 1919 a «Balance y perspectivas» y su «Prefacio» de 1922 a su libro «1905», libro escrito originalmente en 1909), sino que esta crítica se encuentra ya en un Marx que no solo enfatiza en la necesidad de oponer las formas filo-soviéticas a la AC en la Circular de marzo de 1850, Las luchas de clases en Francia (1850), La reunión de la Liga Comunista de Septiembre de 1850 y El dieciocho de Brumario (1851-2), sino que escribiera en 1859:

¡Poder central reorganizado «con» representación popular», un arma espléndida contra el bonapartismo desgarrador y un zarismo que ha sido llevado a la desesperación y tiene que luchar en suelo alemán por una existencia amenazada en su propio interior! Debería haber pensado que ya habíamos tenido suficiente de tanto en 1848 como en 1849 para darnos cuenta de que cualquier movimiento popular está muerto cuando pierde su poder revolucionario ante una asamblea  constituyente popular representativa (Erfurtery in the Year 1859, Marx, July 19, Das Volk)

De ahí que el comunismo que naciera del mano de Lenin y Trotsky, con su «sovietismo» recuperara no solo esta tradición derivada de El Moro, sino que también el signo fundamental mediante el cual Plejanov fundara el marxismo ruso delimitándose del populismo (su crítica a la AC revolucionaria en 1885 en Nuestras Diferencias, la critica a su versión ya degradada en 1888 en el primer número de la revista Sozial-Demokrat), signo que el mismo Plejanov nunca pudiera desarrollar y que explica sus reversiones de 1905-1908 y 1914-1918. Respecto del primer caso, es interesante notar que en un contexto en el cual la AC unificaba a mencheviques, bolcheviques y kadetes, Plejanov enfatizara en esta unidad igualando su «parlamento soberano» con la AC, mientras en el Chile de hoy el PTR enfatiza en el carácter «soberano» de su AC; respecto del segundo caso, es importante remarcar que Trotsky se preocupó de adosar a modo de anexo a las segundas ediciones de «Balance y Perspectivas» (1919) y de «1905» (1922) -las más conocidas- un artículo suyo de 1915 en que opone su concepción de la revolución a la de un Axelrod que enfatizaba en ese momento en la Asamblea Constituyente popular.  

En segundo lugar, los marxistas siempre seremos cuidadosos a la hora de tratar con la AC, ya que sabemos no solo cómo ésta funcionó para ahogar los consejos obreros durante la revolución alemana de 1918 y dio pie a la fundación de los freikorps (base las bandas fascistas de los 1930s), sino que también de su empalme con los soviets de la mano del Austro-marxismo, un «Estado combinado» (AC + soviets) que el mismo Lenin criticara fuertemente en su momento.

Tercero, los marxistas estaremos alertados también respecto de la forma en que la AC ha funcionado durante la historia latinoamericana reciente, mostrando no solo como en 1994 sirvió para legitimar la reelección de Menem (el PTS planteaba en ese momento que funcionaría como transición al gobierno obrero) y como en 2001 hasta cierto punto unificó al trotskysmo con la UCR de Lilita Carrió, sino también cómo fue el pilar fundamental bajo el cual Evo Morales y el MAS apagaron el ascenso revolucionario de las masas bolivianas que  comenzara en 2000-2003 (Morales planteaba Asamblea Constituyente Social o Popular en 2005 y configuró su propia constituyente en 2008-9 luego del pacto con la derecha ultrareaccionaria de la medialuna de Beni, Pando, Tarija y Santa Cruz).

Por último, los marxistas sabemos también de la historia nacional y estamos informados de que el principal representante teórico del «poder constituyente», es el historiador Gabriel Salazar, discípulo de E.P. Thompson y premio nacional de historia que no solo reconoció haber votado por la Concertación durante la primera década de los 2000, sino que actualmente defiende el «poder ciudadano» contra la «casta política» y explícitamente elimina cualquier crítica clasista al empresariado nacional (de hecho, no por nada la ficticia reforma a la constitución de Bachelet durante su segundo gobierno funcionó mediante «cabildos», institución enfáticamente reivindicada por Salazar en sus diversos libros sobre la historia nacional). Es esta perspectiva «salazariana» la que influyó en la formación de uno de los principales partidos de la actual oposición en el parlamento, Revolución Democrática (RD), el cual se fundara en 2012-2013 reivindicando la AC junto al voto a la «socialista» Bachelet. Asimismo, es esta veta «ciudadana» la que originó la candidatura de Marcel Claude a la presidencia en 2013, defendido teóricamente por el «intelectual» Pablo Varas en función de la creación de una nueva izquierda que no hablara ya de clase obrera. Finalmente, la AC es la que unifica actualmente al PC con diversos integrantes del FA -no solo el basismo popular zapatista de Igualdad de clave posmoderna, sino también con los ex zapatistas del autonomismo-, sino que también incluye en esta alianza a sectores del PS y sus cercanos como los representados por los intelectuales Manuel Antonio Garretón y Fernando Atria. 

Entonces, sino se demanda la AC, ¿cuál es la alternativa? Ante la ausencia de una organización política clasista con presencia determinante en las masas, es necesario el desarrollo de un programa clasista en las formas de auto-organización de las masas que emergen desde abajo actualmente de modo generalizado (Asambleas populares y asambleas territoriales que incluso en ocasiones reemplazan los cabildos oficiales mediante los cuales el gobierno intenta encausar institucionalmente el proceso constituyente). Debe plantearse su vinculación orgánica con las organizaciones independientes de las cuales los obreros de base logren dotarse en tanto el proceso de lucha avanza, que al mismo tiempo deberán buscar quebrar por la base el encorsetamiento que el MUS (Movimiento de Unidad Sindical, recientemente nacido al alero de las movilizaciones y que es dirigido por una CUT dirigida por el PC) le imprime al actual ascenso de masas. En términos de métodos de lucha, deberá recalcarse que los llamados «parcelados, discontinuos y por arriba» a huelga general funcionaron como freno y desgaste durante el último ascenso de la lucha de masas en Grecia (2014-2015). Finalmente, en lo que hace al programa, no solo se debe agitar el derecho a huelga, la lucha contra el subcontrato y enfatizar en la indexación al tratar el problema salarial, sino también oponer el programa clasista de «estatización bajo control obrero» frente a todas las «estatizaciones ciudadanas» que las distintas variantes socialdemócratas impulsarán si es que proceso de lucha de clases se acusa aún más. 

Aún si el conflicto se cierra bajo la hegemonía de alguna variante burguesa (caso más radical de esta alternativa sería una AC liderada por el PC y el FA -y es importante retener que hasta diciembre de 2018 el primero aún tenía más de un funcionario «comunista» trabajando en cargos políticos en los ministerios del actual gobierno de derecha), la reproducción de una versión chilena del populismo progresista es inviable por la situación de la economía mundial (existe un consenso en los expertos respecto del hecho de que el 2020 será un año de crisis muy aguda, al nivel de la crisis estructural comenzada en 2008-9, que en realidad nunca pudo ser plenamente superada): no existirá un nuevo boom de precios y mercados para las materias que exportan los países de América Latina como el que mantuvo en pie la muy moderada política social de gobiernos como los de Chávez, Evo Morales o Rafael Correa. De ahí que cualquier posibilidad de acomodo mediante un régimen intermedio (que suba el nivel de vida real de las masas sin tocar la desigualdad relativa entre las clases) se encuentra excluido como alternativa.   

Por último, los marxistas siempre recordaremos la idea de que es necesario superar el mecanismo que operó durante las revoluciones burguesas, y que Plejanov recuperara del viejo Marx en 1883 (artículo sobre Schapov), Mehring lo hiciera a principios de los 1890s (Über Geschäfts- und Prinzipblätter, Nov 1892, Zur Selbstkritik des Sozialismus, Oct 1894) y al que Trotsky le diera «sanción permanentista» en su libro «1905»:

«Las revoluciones burguesas, como la del siglo XVIII, avanzan arrolladoramente de éxito en éxito, sus efectos dramáticos se atropellan, los hombres y las cosas parecen iluminados por fuegos de artificio, el éxtasis es el espíritu de cada día; pero estas revoluciones son de corta vida, llegan en seguida a su apogeo y una larga depresión se apodera de la sociedad, antes de haber aprendido a asimilarse serenamente los resultados de su período impetuoso y agresivo. En cambio, las revoluciones proletarias como las del siglo XIX, se critican constantemente a sí mismas, se interrumpen continuamente en su propia marcha, vuelven sobre lo que parecía terminado, para comenzarlo de nuevo, se burlan concienzuda y cruelmente de las indecisiones, de los lados flojos y de la mezquindad de sus primeros intentos, parece que sólo derriban a su adversario para que éste saque de la tierra nuevas fuerzas y vuelva a levantarse más gigantesco frente a ellas, retroceden constantemente aterradas ante la vaga enormidad de sus propios fines, hasta que se crea una situación que no permite volverse atrás y las circunstancias mismas gritan:

Hic Rhodus, hic salta!» (Marx,  El 18 de brumario de Luis Bonaparte, 1851-2)

    Este «recuerdo» nos hará enfatizar en las limitaciones de toda solución nacional a un conflicto que en último análisis tiene alcance internacional (y aún al mismo Babeuf y sus Iguales que ya llamaban a una nueva revolución que superara los marcos nacionales en 1796), nos hará rechazar la construcción de «nuevas Cubas» que busquen el desarrollo de un «socialismo nacional» vinculándose al mercado mundial para alcanzar «niveles de vida nórdicos bajo una productividad como la coreana del Sur». Esta alternativa, planteada por la organización filo-santuchista RyR (Razón y Revolución) en Argentina por varios meses justo antes de que ocurrieran los estallidos ecuatoriano y chileno, se opone por el vértice al desarrollo internacional del proceso de lucha de clases, sobre todo en un caso como el chileno, donde un componente no menor en el ascenso de lucha de masas han sido los trabajadores inmigrantes (venezolanos, ecuatorianos, bolivianos, peruanos, colombianos). La vinculación internacional del proceso de lucha de masas chocará necesariamente con la determinación fundamental de todo trabajador inmigrante (vivir y trabajar en el país de propia elección), determinación que, contrariamente a lo que sostuvo prensairreverente el 31 de octubre, no es compatible en un sentido generalizado con el modo de producción capitalista, porque efectivamente requiere de un proceso de abolición y/o transformación de las barreras históricas bajo las cuales los Estados nacionales se han construido delimitándose así unos de otros. 

Esta perspectiva coincide con la necesidad de recuperar la mecánica de la revolución permanente olvidada por el Nahuel Moreno de los 1980s, recuperar la crítica clasista del Comité Internacional a la nueva izquierda mandelista y guevarista que tuvo hegemonía en la Latinoamérica durante la segunda posguerra.

Artículos y notas revisados (en orden cronológico):

Principios del comunismo (Engels, 1847)

Circular de Marzo de 1850 de la Liga Comunista (Marx and Engels, 24 Marzo 1850)

Las luchas de clases en Francia (Marx, En-Nov 1850)

Reunión del Comité Central de la Liga Comunista (Marx, Engels, Schapper, Eccarius, 15 Sept 1850) 

El 18 de brumario de Luis Bonaparte (Marx, 1851-2)

Erfurtery in the Year 1859 (Marx, July 19, Das Volk)

Athanasius Prokofievich Shchapov (Plejanov, 1883)

Nuestras Diferencias (Plejanov, 1885)

El socialismo de los abogados (Engels, 1886-7)

Notas bibliográficas SozialDemokrat Nº1 (Plejanov, Geneva, 1888)

Über Geschäfts- und Prinzipblätter [Sobre los negocios y las cartas de principios]  (Mehring,  Neue Zeit, Nov 1892)

Die Grenzen der Leistungsfähigkeit internationaler Congresse [Los límites del desempeño de los congresos internacionales] (Bernstein1893) 

Zur Selbstkritik des Sozialismus [Sobre la autocrítica del socialismo] (Mehring, Neue Zeit, Oct 1894)

Antes de la catástrofe (Trotsky, Octubre 4 de 1904)

Las próximas tareas de nuestro movimiento (Ryazanov, 1905)

1905 (Trotsky, 1909, 1922) 

Balance y Perspectivas (1906, 1919)

(Apéndice V a la versión francesa de «La revolución permanente», titulado «Los problemas de la revolución española día a día», Día 14 de abril 1931)

Historia del movimiento obrero chileno (Humberto Valenzuela, 1972)

Esa izquierda que ya no queremos….(Pablo Varas, Feb 2013)

Pollo Sobrero habla de si mismo y explica su relación y capitulación a Hugo Moyano y la Burocracia sindical (Abril 2014)

Economista de la Fundación Sol, Gonzalo Durán, entrega un saludo para La Izquierda Diario Chile (4 de abril 2016, izquierdiadiario.cl)

Carta abierta de Gabriel Boric revela irregularidades en el proceso judicial de la machi Linconao (3 enero, 2017 izquierdadiario.cl)

Sharp exige plan de emergencia al Estado (3 enero 2017, izquierdadiario.cl)

Economicismo o hegemonía proletaria (Romano, marzo 2017). Nótese el parecido entre el Bernstein de 1893 y el Romano de 2017: 

«Así, la gran mayoría del Congreso ha demostrado el tacto casi correcto para lo que se postulará tanto internacionalmente como para las naciones individuales, para los socialistas y los trabajadores organizados de los países individuales. Por lo tanto, ha demostrado ser mucho más libre que sus oponentes. No somos «marxistas», ellos son los dogmáticos. No somos nosotros los que estamos obligados a poner todo en el mismo lecho de Procusto, sino ellos que constantemente mantienen la palabra «libre» en sus bocas y, sin embargo, la entienden solo como un concepto completamente osificado. Todo está confundido en ellos. ¿Qué no hicieron del concepto de lucha de clases? Una doctrina unilateral y aburrida que ignora todo lo que no es una lucha de los trabajadores contra los capitalistas. Pero la sociedad no consiste solo de trabajadores y capitalistas, existen otras clases junto a ellos, luchando entre sí y con la burguesía, y estas luchas pueden ser de suma importancia para la clase trabajadora porque, dependiendo de su resultado, la posición de los trabajadores puede mejorar mucho o verse afectada, porque incluso el simple hecho de estas luchas puede ser utilizada como una palanca para el avance de los intereses del proletariado (Los límites del desempeño de los congresos internacionales, Bernstein1893)

«La crítica que nos realiza Altamira expone, en nuestra opinión, una visión economicista y simplista de la lucha de clases, como si esta se expresara meramente como una lucha de obreros contra patrones 

….

La unidad de las filas obreras no se producirá mecánicamente debido a los recortes sobre las condiciones de vida, porque “el proceso de explotación como hecho objetivo”, que señala Altamira, no afecta a todos por igual. Aunque un gran componente del voto de sectores de la clase obrera blanca norteamericana a Trump haya sido el descontento económico con el establishment, sería un error desconocer que millones de obreros votaron a un candidato que responsabiliza a los inmigrantes y los trabajadores de otros países de su situación. Hasta dónde han calado esos prejuicios es algo que veremos en la próxima etapa. Dependerá no solamente de las condiciones económicas sino de que los sectores avanzados de la clase trabajadora levanten un programa de unificación de las filas obreras sobre la base del reconocimiento de las desigualdades y de las reivindicaciones de los más oprimidos y perjudicados, los inmigrantes, los negros y las mujeres –no extraña así que, en otro debate con nuestro partido, Altamira haya reducido el problema de la opresión de las mujeres a los mecanismos de la explotación capitalista–. En especial, sorprende la “audacia” del compañero Altamira para diluir la cuestión racial en EE. UU. (nada menos), en nombre de “la unidad de clase” y “la dictadura del proletariado”. Imaginemos si Trotsky hubiera procedido de un modo similar. Claro está que Altamira no desconoce que la cuestión de la autodeterminación de los afroamericanos en EE. UU. ocupó un lugar preponderante dentro de sus elaboraciones. Consideró la posibilidad de defender el derecho a una República Negra (separación) en territorio norteamericano, si el movimiento negro así lo decidía» (Economicismo o hegemonía proletaria, Romano, marzo 2017)

http://www.flti-ci.org/chile/2017/noviembre/elecciones_chile_nov2017.html

Carta abierta al resto de los diputados- no permitamos un nuevo robo a los jubilados (4 dic 2017)

Sobre del Caño y Bregman abrazándose con empresarios y kirchneristas (Columna Eduardo Sartelli sobre el 17-18 de Diciembre 2017 en pluralnoticias.org.ar)

República versus democracia (o el palacio contra la calle) (FT-CI, 24 dic 2017)

Chile- Todas las opresiones en el Primero de Mayo independiente y de lucha (Figueroa Cornejo, 2 May 2018)

La irregular asignación de platas que compromete al Frente Amplio (25 Sept 2018, interferencia.cl)

Valeska Madriaga renuncia a su cargo en el Movimiento Autonomista (26 sept 2018, interferencia.cl)

Derrotar a Jair Bolsonaro en las urnas y en las calles (Lit-ci, 11 oct 2018)

El comunista que gestiona las redes digitales del ministro Alfredo Moreno (28 dic 2018 interferencia.cl)

Diputados se suman a alerta en Valparaíso por amenaza a dirigentes sociales (4 en 2019)

La ofensiva contra el chavismo fracasó. No pudieron y no pasaron (Agacino, 25 feb 2019)

Hacia dónde va la dirección de la Coordinadora NO+AFP (MST, 20 abril 2019)

Video de Laura Vilches copiado al de Ocasio-Cortez (17 may 2019)

Carlos Altamirano- del “avanzar sin transar” a la renovación socialista (23 may 2019, interferencia.cl)

Valparaíso a seis meses del paro portuario (23 may 2019, izquierdiario.cl)

PTS-FITU lanza su campaña en San Telmo (14 jul 2019)

Desde la LOI-CI-Democracia Obrera llamamos a votar críticamente al FIT-U en las PASO (8 aug 2019)

El PTS se sumó al circo de la MUS en Legislatura mientras Ávila organizaba la represión (6 sept 2019)

Jefe de prensa de Jorge Sharp fue lobbista de SQM, Puerto Ventanas y Mall Barón (1 oct 2019, inteferencia.cl)

Maltrato laboral y abuso sexual Los pecados del ‘Círculo de Hierro’ de Jorge Sharp (7 oct 2019, interferencia.cl)

¡Por la rebaja inmediata de la tarifa! !Organizar la evasión en nuestros lugares de trabajo! (10 oct)

Metro de Santiago- sube el pasaje y la desobediencia civil (18 oct)

En defensa de mis nietos (Cabieses, 18 oct)

El 18 de octubre, un hecho de rebelión (Prensairreverente, 18 oct)

Chile, cueva de ladrones, ahora con milicos (peores) en la calle (19 oct)

La lucha por la tarifa social y un trasporte público del Estado (Figueroa Cornejo, 19 oct)

Estado de emergencia en chile (NuevoCurso, 19 oct)

Bencina al fuego- reacción represiva de La Moneda agrava crisis social por alza de tarifas del Metro (19 oct)

Declaración MST de Chile – ¡a continuar y generalizar la lucha! (19 oct)

El anterior gran estallido social en Santiago- protestas y barricadas contra la dictadura (19 oct)

Piñera retrocede en la suba de tarifas, pero se mantiene la militarización (19 oct)

Piñera es el próximo- viva el levantamiento popular, a barrer con la represión (19 oct)

¡Abajo el toque de queda! Huelga general hasta sacar a los militares y conquistar nuestras demandas (19 oct)

Los cinco detonantes de las protestas (Francepress, 19 oct)

La respuesta de la actriz Mariana Derderián a comentario de Andrónico Luksic sobre las protestas (19 oct)

Paro Unión portuaria 21 de oct llamado el 19 de oct

Rebelarse contra las alzas en el metro, es rebelarse contra el sistema (Central Clasista,  19 oct)

Sublevación revolucionaria de masas en Chile (DemocraciaObrera, 19 oct)

Chile arde- los trabajadores tenemos que intervenir (20 oct)

La chispa encendió la llama – jornadas revolucionarias, gobierno jaqueado y quiebre del “consenso” (FT-CI, 20 oct)

Coordinadora de Trabajadores de Transantiago – Frente al malestar social a fortalecer la organización de los Trabajadores y Trabajadoras (20 oct)

Línea cctt.cl 20 de oct 

Piñera adelanta su noche de brujas – el incendio espontáneo del modelo neoliberal (Walder, 20 oct)

Concepción se convierte en «campo de batalla» tras Estado de Emergencia en el Gran Santiago (20 oct)

Línea cctt.cl (21 oct

“Por una vida digna- Convocan a paro nacional para este lunes (eldesconcierto, 21 oct)

Confech llama a Jornada de Protesta Nacional contra el alza al transporte (eldesconcierto, 21 oct)

Chilean military deployed against protests for the first time since Pinochet (ICFI, 21 oct)

Comunicado público CUT, ANEF (21 oct)

Chile – carta abierta del MIT a la tropa de las FF.AA (21 oct)

Coordinadora Arauco-Malleco solidariza con la lucha del pueblo chileno (21 oct)

El Pueblo en marcha hacia La Moneda-¡Fuera Piñera-Chadwick! (21 oct)

General Iturriaga “evade” el tono bélico y aclara que no está en guerra con nadie (21 oct)

A denunciar la política comunicaciónal del terror, la complicidad de los Medios y funar a los periodistas testaferros del capital (21 oct)

La guerra de Piñera.. Azuza enfrentamiento entre el pueblo y estimula delirio bélico de milicos, cosacos y PDI (21 oct)

Gobierno confirma 7 muertos y responde a crisis ampliando estado de excepción a otras ciudades (21 oct)

Muere una persona por disparo en La Serena y otra queda grave- habrían recibido balazos de militares (21 oct)

Piñera sin brújula- repite discurso de la delincuencia, quiebres en el gobierno y la derecha (cambio de gabinete probable) (21 oct)

Aparece la opción de cambio de gabinete (21 oct)

Felipe Alessandri-El gabinete actual tiene que poner sus cargos a disposición (21 oct)

Críticas del PC y Frente Amplio marcaron sesión extraordinaria en la Cámara (21 oct)

Las elecciones en Chile solo encubren un régimen Pinochetista dictatorial, basado en la constitución del 80, que ahora sale a la luz (Democracia Obrera, 21 oct)

¡Todo el apoyo al pueblo chileno! (UIT-CI, 21-22 oct)

Dockworkers, miners initiate national strike as military kills 11 in Chile (22 oct)

Línea cctt 22 de octubre (Iturriaga se desdice de desmarque de Piñera, exigenica al pc y al fa, org popular, fuera el gobierno)

Unidad social convoca a huelga general nacional para el 23 y 24 de octubre (22 oct)

Manifiesto al Pueblo de Chile, Trabajadores al poder (22 oct)

Asamblea constituyente para un nuevo chile (Cabieses, 22 oct)

Disculpe las molestias, estamos luchando para usted (Andrés Figueroa Cornejo, 22 oct)

El desconcierto de la clase económica con la falta de gestión del Gobierno para controlar la crisis (22 oct)

Bloomberg- el mensaje de Piñera fue profundamente intransigente (22 oct)

Unión Portuaria marca el camino – huelga general y asamblea constituyente (22 oct)

Asambleas populares y la dimisión de Piñera (FAO, 22 oct)

De la rabia popular a la alternativa revolucionaria (Goicovic, 22 oct)

Las 6 medidas que anunció Sebastián Piñera para salir de la crisis chilena (22 oct)

Chile de pie – Paro popular. Fin al estado de excepción, castigo a los represores y violadores de los DD.HH. (Sute, 22 oct)

The military crackdown in Chile- Pinochet returns (23 oct)

Llamado de de la AIT (23 oct)

Organizaciones sociales y sindicales se pliegan al llamado a huelga general para este miércoles y jueves (23 oct)

Declaración pública – La central de trabajadoras y trabajadores al pueblo de chile (23 oct)

Fin al estado de Excepción, fin a la represión. La lucha continúa. (CCTT, 23 oct)

Piñera pide perdón y anuncia batería de medidas para contener crisis (23 oct)

Lecciones de Chile (NuevoCurso, 23 oct)

Del FA a la UDI- las incipientes conversaciones de los diputados para un acuerdo transversal (23 oct)

Una oposición fragmentada se reúne con Piñera y le exige cambio de gabinete (23 oct)

Agenda no más abusos – La propuesta de los partidos que no negociaron con Piñera (23 oct)

Ni sal ni agua para el gobierno – La tesis que alejó al PC de la ex Nueva Mayoría (23 oct)

Mesa social de Valparaíso exige renuncia de Piñera y plantea programa reivindicativo (23 oct)

Miles de personas marchan en primer día de paro general (23 oct)

Ante el levantamiento popular en Chile (CausaObrera, 23 oct)

¡Huelga General hasta que caiga Piñera! !Fuera militares de las calles! (Lit-ci, 23 oct)

Pulso sindical nº 387 del 07 al 23 de octubre de 2019 (CGT, 23 oct)

Chile. 6ª Jornada de lucha- Hasta que renuncie Piñera y prime el bien común (Andrés Figueroa Cornejo, 23-24 oct)

Línea DemocraciaObrera 23-24 oct

En Chile, que se vayan todos. Por una dirección revolucionaria en América Latina (RyR, 23-24 oct)

Festival de demagogia para calmar la rebelión (Cabieses, 24 oct)

Chile – Promesas de cambio no bastan; sigue la protesta. ¡Renuncia Piñera! (24 oct)

Chile, el 18 de diciembre del 17 y la rebelión que golpea las puertas de la Argentina (Convergencia Socialista, 24 oct)

Alejandro Goic – Yo lo hago responsable a usted, Piñera (24 oct)

Ejemplo nacional – Mesa social de Valparaíso extiende huelga general y realizará gran marcha hasta el congreso (FT-CI, 24 oct)

Camila Vallejo – Esto no se trata de ir contra el gobierno, de qué se trata entonces (24 oct)

Javiera Parada (RD) contra el fuera Piñera que exigen millones en todo el país (24 oct)

La rebelión popular en Chile y las tareas revolucionarias (FT-CI, 24 oct)

7 días de rebelión – y ahora qué (FT-CI, 24 oct)

Qué tipo de Constituyente y cómo imponerla – un debate con el PC y el Frente Amplio (FT-CI, 24 oct)

“Diálogo social” y acusación constitucional – los salvavidas del Partido Comunista y el Frente Amplio para salvar al gobierno y al régimen (FT-CI, 24 oct)

Chile despertó – Del estallido social a la rebelión popular (Agacino, 25 oct)

Sin ceder políticamente, Piñera podría enfrentar hoy la mayor movilización social en 30 años (Interferencia.cl, 25 oct)

Parlamentarios votaron este martes contra vulneraciones a los derechos humanos… en China (25 oct)

Qué hacer ahora – 4 propuestas para continuar la lucha en Chile (FT-CI, 25 oct)

Cómo organizar la fuerza para triunfar – coordinadoras y comités en todo el país (FT-CI, 25 oct)

Chile- Pulso de la crisis, lo que opina la gente (Encuesta) (25 oct)

Tercera fase de la Rebelión Popular – El momento decisivo (Trabajadoresalpoder, 25 oct)

Marchas multitudinarias por todo Chile (25 oct)

El factor anticapitalista (Figueroa Cornejo, 25 oct)

18 millones de vándalos (Cabieses, 25 oct)

Chile – preparemos la respuesta obrera (COR, 25 oct)

Millions march for social equality across Chile (26 oct)

Chile y la «transversalidad» (Nuevocurso, 27 oct)

La apoteósica manifestación de la región de Valparaíso le demuestra al mundo que el pueblo de Chile permanece más unido que nunca y que seguiremos en las calles (27 oct)

Esto no termina con cambios cosméticos -marcha más grande martes 29

Gabriel Salazar – Es un hecho que la clase política es el problema que tenemos hoy (27 oct)

Un parto de los montes o asamblea constituyente (Cabieses, 27 oct 2019)

El octubre chileno – comienza la revolución (elporteño, 27 oct)

Confiando en el pueblo – consolidar nuestras posiciones para afianzar nuestras conquistas (José Moro, MIR, elporteño, 27 oct)

Tiempos de rebelión (lit-ci, 27 oct)

Evasión, insurrección popular y crisis de la dominación burguesa en Chile (Prensairreverente, oct 27)

Ante las reiteradas vulneraciones a los derechos humanos en Chile (MUD, 27 oct)

Acusación constitucional (MST, 27 oct)

Una revolución en marcha (MST, 27 oct)

COP25 en medio de militares y violaciones a los derechos humanos en chile (28 oct)

Pese a salida de Chadwick de Interior, Piñera enfrenta dura semana con acusación constitucional, más protestas y misión de DD.HH. de la ONU (28 oct)

No al corrupto acuerdo entre Piñera y la Nueva Mayoría (MST, 28 oct)

Para dónde va la mesa de unidad social (MST, 28 oct)

UnionPortuaria para martes y miercoles (29 y 30) + AC

El baile de lxs que sobran – Hipótesis y preguntas desde la rebelión popular en Chile (29 oct)

Workers and students from Chile speak out at protest in Sydney, Australia (29 oct)

Manifestantes cortan Ruta 5 Sur y queman dos casetas de peaje en Maullín (29 oct)

Cómo avanzar después de la marcha más grande de la historia (CIT de Woods-Grant, 29 Oct)

Movilizaciones en rechazo al Gobierno vuelven a hacerse sentir con fuerza en Santiago y en distintos puntos del país (29 oct)

Hemos resuelto iniciar el proceso constituyente – presidentes del Senado y de la Cámara acuerdan tramitación de proyecto que permita llamar a plebiscito para nueva Constitución (29 oct)

Tenso cónclave en la Sofofa – Pérez Cruz y Hinzpeter se enfrentan por propuestas de Luksic (29 oct)

Swett, el presidente de los empresarios – Hay que agrandar nuestras manos, meterlas en el bolsillo y que duela (29 oct)

Ninguna tregua al gobierno de los ricos, la lucha es por cambiarlo todo! (Igualdad, 29 oct)

Vocero de la Corte Suprema a favor de una nueva Constitución – Deberíamos abocarnos a eso (30 oct)

Presidente Piñera por posible nueva Constitución – Vamos a escuchar a los chilenos. No lo descarto (30 oct)

Bernardo Larraín – Si esta agenda social no está acompañada por el desarrollo, es una agenda que no va a ser sustentable (30 oct)

Declaración ante la situación en Chile (Cipstra y otros, 30 oct)

Valparaíso – las asambleas territoriales y el poder desde las bases (Oktubre, 30 oct)

Asamblea Territorial Pobl, San Joaquín – PAC (30 oct)

Carnaval nocturno en la Población la Victoria. Reconstitución de la Toma (30 oct)

Artículo ‘fake’ sobre agentes venezolanos genera crisis en redacción de La Tercera (30 oct)

Gobierno convoca a la oposición a La Moneda – PC se volvió a restar de la cita (31 oct)

Sindicatos mineros le dan un portazo al Gobierno – Diálogo sólo será posible si se aclaran asesinatos y violaciones a los DD.HH. en marchas (31 oct)

La rebelión continúa mientras dos millones de manifestantes exigen que se ponga fin al gobierno de Piñera (CIT Taaffe, 31 oct)

Declaración del MIT frente al proceso chileno – ¡Fuera Piñera asesino! (31 oct)

¡Chao Piñera! (Cabieses, 31 oct)

Valparaíso en un día de lucha – marchas, asambleas y resistencia contra piñera y el orden capitalista (31 oct)

La Revuelta de Octubre – Tendencias y desafíos para la izquierda revolucionaria (Prensairreverente, 31 oct)

Asamblea Constituyente – solución o trampa (Lit-ci, 1 nov)

Trump blames mass uprising in Chile on “foreign efforts” (1 nov)

Nueva jornada de marchas en Santiago (1 nov)

Chile. Jornada 13 del alzamiento popular – Piñera cruje (Figueroa Cornejo, 1 nov)

Chile – “Debemos sacar no solo a Piñera, sino a todos los empresarios” (Lit-ci, 1 nov)

Los límites de las revueltas «populares» (Nuevocurso, nov 1)

Por nuestros derechos – ¡a luchar! (Bloque de org populares, elporteño 1 nov)

«Seminario internacional sobre historia de la violencia en América Latina» reivindica el levantamiento popular en chile y se suma a la lucha (Pozzi y Goicovic, 1 nov)