Secundarios vuelven a la carga con masivo boicot a la PSU

por Guillermo Correa

La convocatoria realizada por la ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios) a boicotear hoy lunes 06 de enero el rendimiento de la PSU (Prueba de Selección Universitaria), a la cual se sumó la CONES (Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios), se expresó en múltiples y variadas formas de acción directa acá en Valparaíso, incluyendo la toma de Liceos, como también la realización de barricadas y la quema de los facsímiles de las pruebas en el frontis de varios establecimientos educacionales. Las imágenes de esta nota fueron registradas, a mediodía de hoy, afuera del Liceo Bicentenario de Valparaíso. 

El simbolismo que encierra esta serie de acciones, que se han replicado a lo largo del territorio nacional, expresan el enérgico rechazo de las y los estudiantes a un sistema educacional privatizado, acorde con el modelo neoliberal imperante, que en la práctica ha trasformado en una mercancía este derecho fundamental del ser humano, permitiendo el lucro y profundizando la segregación social, como año tras año queda demostrada en los resultados que arrojan esta Prueba de Selección Universitaria.

El  vocero y la vocera de la ACES, Víctor Chanfreau y Ayelen Salgado, respecto a los motivos que los han llevado como organización a convocar a este boicot, han manifestado, entre otras cosas, lo siguiente: 

“Desde el 2006 que nos venimos movilizando, no solo contra la PSU y este instrumento de segregación para el ingreso a la educación superior, sino que en general contra la educación de mercado. En ese contexto, que es de lucha y movilización, que hoy día entendemos que es la oportunidad. Se ha hecho famosa la consigna “Ahora o nunca”, por eso nos movilizamos contra esta prueba que ha dejado a muchas generaciones fuera de la educación superior solamente porque no tienen plata para un Preuniversitario, no tienen la plata para un colegio privado, por lo que las posibilidades son muy pocas para poder estudiar en la educación superior o lo que realmente se quiere estudiar. La PSU es expresión de la educación como un bien de mercado, donde solo los ricos pueden pagarse una buena educación, ingresar a la educación y después seguir viviendo en su burbuja, mientras que las generaciones que no tienen esa capacidad de acceso, simplemente no pueden hacer ingreso a la educación superior. Para nosotros, más que una prueba de selección es una prueba de segregación.”

“Hay que entender también que la PSU se está dando en un contexto que no es de normalidad, como lo han querido vender, sino que es de movilización constante, en donde tenemos la violación constante de los Derechos Humanos por parte de las fuerzas de seguridad. A  esta demanda histórica que tiene el movimiento estudiantil, le agregamos la Propuesta de la ACES, que es del año 2011, en donde apuntamos a un cambio educativo completo. La PSU y las pruebas estandarizadas son solo la punta de este iceberg que es la educación de mercado.”

No es necesario ser especialista en la materia para pensar que el stress “normal”  con el que las alumnas y  los alumnos llegan a rendir esta prueba en esta ocasión debe haber sido mucho mayor que en años anteriores debido a la convulsionada realidad social presente en nuestro país, por más que el gobierno y las elites busquen desesperadamente  ignorar y esconder, a lo que hay que agregar  la realización de estas acciones de boicot, como otro factor adicional de incremento del stress. 

Si a lo anteriormente planteado le sumamos el hecho de que han sido numerosos los  recintos educacionales, en distintas ciudades de Chile, en donde se suspendió la rendición de este examen, la respuesta inmediata por parte de las autoridades encargadas debiera ser la de anular en forma definitiva la PSU, para sentarse a dialogar con los alumnos y alumnas, las profesoras y profesoras, y la comunidad educativa en general, con el objetivo de comenzar un proceso que busque caminos orientados a recuperar una educación pública, gratuita y de calidad, por la que desde hace muchos años se  está luchando.