EEUU prepara la guerra contra Irán

de POR-Brasil

El 3 de enero, siguiendo una orden secreta de Donald Trump, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos atacó al general iraní Quasem Soleimani, el jefe militar de la Guardia Revolucionaria, con un ataque de aviones no tripulados en el aeropuerto de Bagdad.

El asesinato de Soleimani se produjo tres días después de que la embajada de EE. UU. en Irak fuera blanco de protestas que gritaban «¡Muerte a los Estados Unidos!» convocados en respuesta a la masacre del 29 de diciembre del año pasado por parte de las fuerzas estadounidenses que dejó al menos 25 personas muertas en ataques en la frontera entre Irak y Siria.

Trump celebró el acto terrorista, justificándolo como una prevención contra los supuestos ataques planeados por Irán, «para atacar a diplomáticos estadounidenses y militares en Irak y en toda la región». El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, defendió la decisión como si fuese en «legítima defensa».

El ayatolá Ali Khamenei, el principal funcionario de Irán, ha amenazado con defenderse y desatar un conflicto a gran escala. El primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, denunció la violación de su soberanía nacional. Lo más probable es que las amenazas sirvan para montarse sobre el odio del pueblo a la arrogancia imperialista.

El ataque fue una declaración de guerra contra Irán. Estados Unidos e Israel han estado preparando una intervención durante mucho tiempo, como en Irak y Afganistán. El acuerdo hecho por el ex presidente Barak Obama, con el apoyo de las potencias europeas, Japón y Rusia, pospuso el conflicto. Trump rompió el acuerdo y señaló el camino para la escalada militar. Resulta que Estados Unidos no puede permitir el crecimiento de la influencia iraní en la región. Esto ha estado sucediendo principalmente desde la derrota del Estado Islámico.

La reanudación de la crisis global que estalló en 2008 y que no se ha superado es la base de la ofensiva estadounidense-israelí contra Irán. En otras palabras, la descomposición del modo de producción capitalista continúa, bajo las condiciones en que el mercado mundial está estancado, la industria retrocede, la agricultura enfrenta una dura competencia y el parasitismo financiero tiende a colapsar.

La ofensiva estadounidense contra Irán expresa el avance de la barbarie imperialista. Refleja el agotamiento del intercambio mundial de la posguerra. Señala la imposibilidad de resolver estas contradicciones históricas y estructurales de manera pacífica.

En el caso de Medio Oriente, este agotamiento ya fue señalado por la Guerra del Golfo contra el gobierno de Saddam Hussein en 1990. La ocupación militar del país mostró que mantener la hegemonía estadounidense en esta región requería imponer una nueva repartija de los recursos naturales, y rompa cualquier obstáculo planteado por cualquier gobierno o movimiento a los objetivos imperialistas.

El intervencionismo imperialista sobre las fronteras nacionales y las guerras como método para resolver trastornos políticos graves se derivan de las violentas contradicciones entre las fuerzas productivas altamente desarrolladas, las fronteras nacionales y las relaciones de producción. Estas contradicciones no pueden resolverse mientras se mantenga la gran propiedad privada monopolística sobre los medios de producción.

No se acabará con la prepotencia imperialista sin destruir sus bases materiales en la región, expropiando la gran propiedad privada monopolista, sin trabar lucha por el colapso revolucionario de los gobiernos títeres a través de la insurrección de las masas, y sin que los oprimidos de la región desarrollen los métodos de la lucha de clases y vuelvan sus armas contra el imperialismo y sus vasallos.

La clase obrera y los explotados en todo el mundo deben condenar el ataque militar contra Irán, se trata de defender a la nación oprimida contra sus opresores imperialistas.

Por lo tanto, es necesario comenzar la lucha antiimperialista en cada país. Aquí en Brasil, el POR rechaza y denuncia el apoyo del gobierno de Bolsonaro a la política de guerra de Trump. Los mayores terroristas son los Estados Unidos, que están involucrados en todos los conflictos del mundo, y utilizan su poderío militar para imponer su hegemonía y saquear a las débiles naciones oprimidas. También debemos desenmascarar a los gobiernos que se lamentan de los peligros de la escalada de violencia en el Medio Oriente.

Lo que está planteado es la preparación de las condiciones de guerra de los Estados Unidos e Israel contra Irán. La bandera de la clase obrera mundial y los pueblos oprimidos es establecer un movimiento contra el intervencionismo estadounidense.

Están creadas las condiciones objetivas para que las masas oprimidas de Medio Oriente se unan contra los saqueadores del mundo y avancen en la construcción de un frente único antiimperialista, que permita el armamento de las masas y la constitución de una organización independiente que supere fronteras nacionales y sectarismo religioso. Esto subraya la necesidad urgente de reconstruir el Partido Mundial de la Revolución Socialista, la IV Internacional, retomando así los métodos y tradiciones internacionalistas de lucha de los explotados y oprimidos contra sus opresores comunes.

Solo la acción revolucionaria de las masas, bajo la dirección y el programa del proletariado, puede derrotar al imperialismo y romper con el sectarismo nacionalreligioso al organizarlos bajo el programa de los Estados Unidos Socialistas de Oriente Medio.

¡MUERA EL IMPERIALISMO Y SUS SERVICIOS EN LA REGIÓN! ¡EXPULSAR A LAS FUERZAS DE OCUPACION NORTEAMERICANAS DE IRAQ!

¡ARMAR A LAS MASAS OPRIMIDAS PARA

DERROTAR A LOS OPRESORES Y GENOCIDAS DE LOS PUEBLOS!

¡CONSTRUIR EL FRENTE UNICO ANTIIMPERIALISTA!