Argentina: movilizaciones de Mendoza y Chubut derrotan políticas mineras de depredación

de Partido Obrero Revolucionario

LA POLÍTICA MINERA QUE QUIEREN APLICAR EN MENDOZA Y CHUBUT ES POLÍTICA NACIONAL

La decisión del gobierno de Mendoza está alineada 100% con el gobierno nacional. La Ley fue aprobada por la legislatura mendocina con acuerdo del oficialismo (UCR-Juntos por el Cambio) y el PJ. El peronismo ahora pide que se derogue.

La imponente respuesta popular en Mendoza contra la entrega de la minería los hizo retroceder. El gobierno mendocino primero sostuvo que no promulgará las modificaciones a la Ley 7.722 (del año 2007) que permiten la utilización de sustancias químicas en la minería a cielo abierto. Ahora dice que pedirá su derogación.

El gobierno promete que hará todos los controles para evitar potenciales contaminaciones. Es verso. No hay quien controle a las multinacionales porque los gobiernos actúan por cuenta de ellas. Todos los “accidentes” que hubo en los últimos años demuestran contundentemente que no hay control sobre los desastres ambientales incalculables que producen. La defensa del agua aparece como la bandera principal del movimiento que se extiende por todo Mendoza.

La apertura a la megaminería en Chubut y Mendoza está destinada a la exportación de minerales en bruto para generar divisas para pagar la deuda externa, no para potenciar la industrialización del país. Los derechos de exportación fueron bajados al 8%

Las excusas son siempre las mismas: se crean puestos de trabajo, las provincias reciben regalías que serán utilizadas para ayudar a los más vulnerables, etc.

Ya hay 19 proyectos ya elaborados por las empresas esperando el momento para ejecutarse, metiendo fuerte presión a los gobiernos.

En Chubut convocan a vigilia y marcha contra ley minera. La asamblea “No a la mina” se reunirá en las puertas de la cámara de diputados local, cuando se realice la sesión extraordinaria para tratar el tema.

Se manifestaron en “estado de alerta máximo”, ante lo que consideran una “embestida de las corporaciones mineras” para habilitar la explotación de yacimientos metalíferos.

Chubut ha sido endeudada salvajemente y viene siendo ahogada en sus finanzas para que la población acepte la megaminería como una salvación. Chubut es gobernada por Arcioni, del Frente Renovador, hoy en el gobierno nacional junto con Alberto Fernández

La democracia burguesa es una estafa contra la población. Durante el año hubo varias campañas electorales y los partidos burgueses no abrieron la boca diciendo que si ganaban iban a impulsar el uso de cianuro y ácido sulfúrico en la minería a cielo abierto. Esperaron a ocupar sus puestos en el gobierno y la legislatura para lanzar esta modificación a la Ley.

Suárez reconoce que tuvo que suspender la Ley para “garantizar la paz social”. Fernández se muestra preocupado por la “tensión social”. Esto quiere decir que si no hubiera habido semejante reacción popular ya estaría en vigencia la Ley. La violenta represión no alcanzó para intimidar al movimiento popular. Pese a la histórica movilización popular el gobierno decidió primero seguir adelante y promulgó las modificaciones a la ley que aprobó la legislatura y que dos días después debió suspender

No rechazamos la minería en general. Rechazamos la minería como propiedad privada en manos de las multinacionales, expresión del atraso y sometimiento del país a los intereses del imperialismo. El desarrollo de la minería debe estar vinculado al desarrollo industrial de la nación. Debe estar en manos estatales para garantizar que cuide el ecosistema, que no afecte otras actividades económicas. Esto sólo puede ser producto de la clase obrera en el poder, que planifi que la economía teniendo como interés el conjunto de los oprimidos y no satisfacer las ganancias de poderosos empresarios o pagar deuda.

La burguesía miserable, de rodillas frente al capital financiero no puede hacer otra cosa que entregar la minería. Para que queden migajas de regalías para pagar la deuda externa. Ese es el papel que le cabe al gobierno nacional y los provinciales, respaldados por sus legislaturas.

Las luchas en Mendoza y Chubut son parte de las movilizaciones que recorren América Latina, los gobiernos cada vez más de derecha chocan con la resistencia activa de las masas. Lo mismo ocurre y ocurrirá en nuestro país. Rápidamente va quedando claro que Fernández gobernará para el FMI y las multinacionales petroleras y mineras. El peronismo, como expresión del nacionalismo burgués, es incapaz de sacar al país del atraso y construir una nación soberana. Sólo el proletariado unido en todo el continente puede liberarnos de la opresión imperialista con su programa revolucionario, acaudillando a todos los oprimidos tras la bandera de los estados unidos socialistas de américa.