Corte de Apelaciones De Santiago confirma que vivimos en dictadura: declara admisible querella por llamar a derrocar a Piñera

por Gustavo Burgos

Durante esta jornada, la Corte de Apelaciones de Santiago declaró admisible la querella por incitación al derrocamiento presentada por la Intendencia contra Dauno Tótoro Navarro, dirigente del Partido de Trabajadores Revolucionarios y candidato a diputado en 2017.

Como refiere El Mostrador, según la acusación, Tótoro habría incitado o inducido a “la subversión del orden público o a la revuelta, resistencia o derrocamiento del gobierno constituido”, de acuerdo al Artículo 4 de la Ley de Seguridad Interior por el que se fundamentaba la querella del Ejecutivo.

En la resolución, la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago se señala que “no se vislumbra la concurrencia de los requisitos copulativos establecidos para configurar la causal de implicancia reclamada en autos, por lo que la misma será desestimada”. Y se agrega que “la resolución dictada con fecha 18 de noviembre de 2019, apelada en estos autos, ha excedido el ejercicio de subsunción formal esperable en un estudio de admisibilidad de una querella, en sede de garantía, desde que ha calificado a priori como no constitutivo de delito las acciones desplegadas por el querellado, sin que se haya iniciado investigación alguna, cuestión de particular relevancia en este caso, en atención a la serie de elementos que deben ser considerados en delitos de la naturaleza del tipificado en la querella, sobre los cuales solo puede arrojar resultados la correspondiente investigación a cargo del órgano constitucional convocado específicamente para ello como lo es el Ministerio Público”.

De esta forma el tribunal de alzada dejó sin efecto la resolución del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, que el 18 de noviembre declaró inadmisible la acción judicial.

Esta resolución constituye un gravísimo atentado a las libertades democráticas en Chile, toda vez que persigue la libertad de expresión y el ejercicio de la crítica política. No sólo Dauno Tótoro llamó a derrocar al Gobierno asesino de Piñera: millones nos hemos manifestado exigiendo su salida de La Moneda, única forma de preservar las libertades democráticas, satisfacer las demandas populares y hacer efectivo un Gobierno de Trabajadores.

La resolución del tribunal de alzada capitalino, pronunciada un día después de que se rechazara la acusación constitucional en contra de Piñera y el mismo día que se conociera el informe del Alto Comisionado para los DDHH de las Naciones Unidas -que condena la masiva violación a los DDHH en el país- constituye una afrenta a la lucha popular y a la democracia. Los Ministros que la pronunciaron vulneraron la Constitución y actúan como simples esbirros del poder y agentes de la sangrienta represión piñerista.

La Justicia burguesa no sólo ha actuado de esta forma en este caso, sino que además ha dispuesto en encarcelamiento bajo prisión preventiva de más de 2000 compañeros de la primera línea en la revolución.

Es imprescindible poner en pie, dentro de las Asambleas y Cabildos populares, auténticos Tribunales Populares que comiencen a administrar la justicia de los explotados y castigue a Piñera, sus cómplices y verdugos que integran el aparato represivo y judicial del régimen. Contra los intentos de sacarnos de las calles e iniciar una transición para salvar a Piñera, quienes militamos en las filas de los trabajadores hemos de poner de manifiesto la necesidad de fortalecer los organismos de base, impulsar una Asamblea Popular Constituyente que se proyecte como Gobierno de los explotados.

Las posiciones ya están definidas. Desde el Acuerdo por la Paz, los partidos de la oposición burguesa de representación parlamentaria han manifestado su política de compromiso para con la desmovilización, llegando al extremo de legitimar la represión al votar favorablemente el proyecto de ley «anti encapuchados». Sharp en Valparaíso hizo otro tanto al apoyar el proyecto «antisaqueos», dos cuerpos legales del más barato populismo penal que tienen como único objeto legitimar el castigo represivo sobre nuestro pueblo. Son los mismos que, incluso desde la Mesa Social de Valparaíso, dividen al pueblo tomando partido por la Cámara de Comercio en lugar de defender la unidad de la clase trabajadora, con la misma excusa sharpista «antisaqueos».

Para doblegar al régimen y a sus sirvientes es imprescindible poner en alto el poder popular de las Asambleas y Cabildos. Es en las manos de los trabajadores que encontraremos el camino de salida a la crisis que necesariamente pasa por acabar con el orden capitalista cimentado en la gran propiedad privada. Tal camino, abierto por la vía de las movilizaciones el 18 de octubre, es el que hemos comenzado a recorrer millones en Chile. Que los patrones quieran someternos a una nueva Dictadura no es nada nuevo, es lo que diariamente hacen desde las instituciones de su república de papel, de su ciudadanismo de opereta, de su democracia de explotadores.

Desde las filas de El Porteño llamamos a la más amplia y unitaria movilización en defensa del compañero Tótoro, de la libertad de expresión, por la libertad de los 2000 presos políticos de Piñera y por el castigo a los asesinos y mutiladores del pueblo. Fuera Piñera!!!