La dictadura con formas legales

de Revista Oktubre

Ante un país, que se ha movilizado durante más de un mes por demandas justas en contra de la desigualdad y un modelo económico que ha demostrado estar acabado, el partido del orden compuesto por las grandes empresas, las Fuerzas Armadas, la clase política y el Gobierno han propuesto caminos que demuestran que de a poco, nos están llevando hacia un nuevo tipo de dictadura. 

Como ejemplo, la siguiente cita del proyecto de ley que propone que las Fuerzas Armadas puedan cuidar infraestructura de carácter crítico: 

“Finalmente, se define que la exención de responsabilidad penal aplicable al personal militar que defiende infraestructura crítica (legítima defensa, cumplimiento de un deber y cumplimiento de una consigna) debe de adecuarse precisamente a lo que se determine en las reglas del uso de la fuerza que determine el Presidente de la República por Decreto Supremo expedido por el Ministerio de Defensa Nacional. De esta manera, se le otorga mayor densidad normativa y claridad al actuar que eventualmente puedan tener las Fuerzas Armadas en estas circunstancias” _

En este contexto, es manifiesto que hay una operación de los sectores que componen este “partido del orden que se irá desglosando según sus integrantes:

  1. i. Privados: Durante el transcurso del estallido social, distintas organizaciones del empresariado han emitido declaraciones en favor de la represión, amenazando al país con el caos, marcando una hoja de ruta que asegure la intervención militar. Ejemplo de esto es la advertencia del dirigente de los camioneros Sergio Pérez, hermano de la ministra, quien afirma “parece que ellos todavía no entienden que el país tiene una gravedad inmensa. Si los camioneros y buses nos paramos, por favor entiéndase bien, cual es la consecuencia: Chile se transformara en pequeñas islas regionales de autodefensa. Es decir o viene una guerra civil o viene un régimen dictatorial.
  2. ii. FFAA de Orden y Seguridad: Mediante diferentes demostraciones de poder y formas de presión a ciertos sectores políticos y de la población, las fuerzas armadas y de orden han tomado un papel de árbitros, olvidando su carácter no deliberante, para tendenciar el escenario hacia uno que garantice y valide su intervención, en pos de conservar el modelo. Una muestra de su autonomía es la deliberación coordinada rechazando el informe de amnistía internacional. Ahora solo falta una base de legitimación para la intervención militar, que vendrá dada por la supuesta insuficiencia de carabineros, los saqueos, incendios y probablemente operaciones de falsa bandera. 
  3. iii. Gobierno y clase política: El gobierno ha demostrado su nula voluntad política mediante la criminalización del movimiento y haciendo oídos sordos a las demandas por cambios estructurales, inclinándose a una salida dictatorial que les entrega impunidad y permanencia, salida propuesta por los gremios y fuerzas armadas. La clase política y el parlamento, por acción u omisión, serán el tamiz por el cual se le ponga la rúbrica legal a esta dictadura, con Piñera, los gremios y FFAA. 

El proyecto de ley sobre infraestructura critica, viene a demostrar el camino autoritario, primero se establece un enemigo interno con delimitaciones poco claras, luego no se define con precisión que es la infraestructura crítica, y se establece la exención de responsabilidad de las FFAA. 

Los gremios, la clase política y las fuerzas armadas inclinan la balanza hacia una nuevo tipo de dictadura con formas legales, que intentara conservar en lo sustancial el orden neoliberal.