Mesa Social de Valparaíso: ¡El pueblo no ataca al pueblo!

 Como Mesa Social de Valparaíso, ante la situación actual de nuestra ciudad declaramos; 

1.- Hoy Valparaíso nos muestra su rostro herido. En otra época fue la ciudad pujante, la Perla del Pacífico. Como parte de una política neoliberal, la dictadura le arrebató la industria y los gobiernos concertacionistas le quitaron el puerto entregándoselo a los empresarios a precio de chaucha, precarizando a los portuarios y a todos los trabajadores. La horda de saqueadores inmobiliarios criminales quemaron sus cerros solo para construir edificios que nos taparon la vista y destruyeron nuestros barrios. El comercio minorista y local vio aparecer a su lado la multitienda, el mall, el supermercado y el mall chino que le fue arrebatando clientela, quebraron las ferreterías, cerraron las bodegas, el neoliberalismo desatado ofreció trabajos precarios, tercerizados, empleos inseguros con sueldos mínimos y jornadas agobiantes, los Servipag y las cajas automáticas empezaron a reemplazar a la gente y llegamos a ser la ciudad con mayor cesantía del país. 

2.- De esta manera, el capitalismo nos fue saqueando todo, como esas heridas mentirosas que esconden la infección debajo de una costra saludable, Valparaíso mantuvo hasta hace poco su rostro de tarjeta postal para el turista mientras la economía y el desempleo nos golpeaban duro y nos obligaban a buscar la forma de sobrevivir. 

Los empresarios saqueadores y sus empleados del gobierno y del congreso nos arrebataron todo, excepto la dignidad. Y el estallido, la revuelta y la rabia se volcó hacia los supermercados, las cadenas de farmacia, los bancos y todas las causas de nuestro sufrimiento económico. Hoy la herida se ha abierto y si Valparaíso luce feo es porque ya estaba así, cayó la máscara. Si Valparaíso se muestra destruido es porque el capitalismo lo destruyó mucho antes del estallido y si hoy los empresarios han despedido y bajado los sueldos de sus trabajadores, eso sólo muestra su política explotadora y la precariedad de la vida que llevamos. 

3.-Aún durante este proceso, quienes antes llevaron una política sistemática de destrucción de esta ciudad lo continúan haciendo, si en el plan se quema uno de sus bancos, ellos queman una quebrada, si en el plan se quema una de sus farmacias ellos queman Rodelillo, si se saquea uno de sus supermercados, ellos le dan rienda suelta a sujetos sin conciencia para que asalten el comercio local. 

Concentran todas sus fuerzas en reprimir y castigar con violencia la protesta social, pero al igual que en la Italia fascista, ocupan a la organización criminal, el lumpen y el narco para castigar al pueblo explotado, para dividirnos, para quebrar esta unidad de los oprimidos, de los castigados por este sistema perverso. 

4.- Desde la Mesa Social acusamos su intento cobarde de destruir sistemáticamente esta ciudad hermosa y combativa y decimos fuerte y claro “que el pueblo no ataca al pueblo” y que quienes roban e incendian al comercio local se ponen en la vereda de los empresarios y los explotadores de este país. 

¡Fuera Piñera!¡Fuera los empresarios saqueadores! ¡Fuera la elite política corrupta! 

¡Asamblea Constituyente Popular Ahora!