Cerro Barón: propuesta de Manifiesto de Movimiento Ciudadano

por Oscar Orellana

1.- El soberano es el Pueblo, y este se ha manifestado en las calles del país, pidiendo el cambio de la Constitución Actual a través de un mecanismo llamado Asamblea Constituyente,  y está organizando Cabildos, Foros y Conferencias cuyos temas son una Nueva Constitución, y el mecanismo de generación y conformación de una Asamblea Constituyente. Es decir, el Pueblo se ha constituido y se está organizando. En consecuencia el Pueblo ha iniciado el Proceso Constituyente.

2.- El Pueblo es el único titular posible del Poder Constituyente. Ningún sector del pueblo, ni individuo alguno puede atribuirse su ejercicio. En este sentido, el Pueblo mayoritariamente valora el reconocimiento y adopción que se ha hecho de sus demandas en el así llamado “Acuerdo Por la Paz Social y la Nueva Constitución”, firmado por algunos representantes de los partidos políticos. Pero, no es defendible, ni presentable intentar dirigir, pautear (fijar metas y plazos) o manipular el Movimiento Ciudadano por intermedio del mencionado acuerdo.  Por ejemplo: (a) la utilización del eufemismo “Convención Constitucional” en lugar de “Asamblea Constituyente”; (b) la elección de los miembros constituyentes usando el Método o Mecanismo Proporcional; (c) la aprobación de las normas por un quórum de 2/3 de los miembros del órgano constituyente en ejercicio; (d)la designación de una Comisión Técnica, que se abocará a la determinación de todos los aspectos indispensables para materializar los puntos del (1) al (9) del mencionado acuerdo; (e) La designación de  los miembros de la Comisión Técnica será paritaria entre oposición y el oficialismo; y (h) fijación de metas y plazos.  El Pueblo movilizado se ha ganado el derecho de auto-organizar el Proceso Constituyente  y merece el mayor de los respetos.      

3.- La Constitución que el Pueblo quiere construir de acuerdo a lo que se escucha en las Calles y Cabildos es una Constitución que a los Acuerdos de Convivencia Política que se lleguen  en sus Fundamentos y Principios, y particularmente   en su parte Orgánica,  al menos: (a) permita y facilite la expansión y profundización de la Democracia; (b) permita y facilite la transformación del Estado Subsidiario Mínimo Actual en un Estado Mixto que garantice y asegure derechos sociales tales como Salud y Educación de Calidad e Igualitaria, Jubilaciones Dignas, y algunos Servicios Básicos (agua, electricidad, etc.). Es decir, que permita y facilite el retirar de los Procesos Especulativos del Mercado algunos productos y servicios que son básicos para fundar una Comunidad Decente; (c) permita y facilite el empoderamiento de la Ciudadanía a través de la Creación de  Instituciones que velen y luchen por los equilibrios Políticos, Económicos y Judiciales del Pueblo.   

4.-  El Proceso Constituyente debe ser Auténticamente Participativo y Democrático, para que las normas  que emanen de él queden respaldadas por la Voluntad del Pueblo. 

          EL MOVIMIENTO CIUDADANO Y EL DIOS CRONOS QUE SE COME A TODOS SUS HIJOS

El PUEBLO no solo despertó, sino que durante estos más de 40 años también maduro y se sabe SOBERANO en cuanto y tanto él es el único titular posible del Poder Constituyente. En este sentido, ha sido capaz de organizar Cabildos, Foros y Conferencias,  para discutir y definir cuáles son los principios y fundamentos que lo inspiran y constituyen, y educarse en los tecnicismos que le podrían servir para llevar a buen fin la tarea de escribir una Nueva Constitución, respectivamente. 

1.– El Gobierno, al igual que en ocasiones previas, pareciera estar esperando que el Dios Cronos se coma el Movimiento Ciudadano, es decir que este último se agote y desaparezca. Pero, en esta ocasión,  esto no va a  ocurrir, porque en los Cabildos no solo se están compartiendo experiencias e ideas oralmente, sino que también está quedando un Registro Escrito de cuáles son los derechos y principios  fundamentales y secundarios del ciudadano, como así mismo como debieran aterrizarse políticamente dichos principios y fundamentos de modo que tengamos un acuerdo de convivencia política en la forma de una Nueva Constitución.    

2.- El Movimiento Ciudadano en algún momento debiera pasar de los Cabildos Vecinales o de Barrios a los Cabildos Regionales (interpósitas otras instancias como por ejemplo: Cabildos Comunales y Cabildos Provinciales), instancias donde se debieran compatibilizar y sintetizar los documentos elaborados en las instancias precedentes y elegir los respectivos delegados. En este sentido sería muy interesante, educativo y facilitaría muchísimo el trabajo posterior, que en cada una de las instancias que se definan (particularmente los Cabildos Vecinales o de Barrio iniciados el 17 de Octubre de 2019), terminarán sus respectivos esfuerzos con un documento escrito en formato constitucional. Este documento constituiría el mandato que recibirían los correspondientes delegados (debidamente elegidos y autorizados) al ir subiendo de un nivel al siguiente de las diferentes Instancias Constituyentes descritas. 

Los documentos finales que se elaboren en cada instancia durante el “proceso piramidal” descrito en el párrafo anterior (excepto el de los Cabildos), debieran tener un control ciudadano retroactivo, para que se verifique y aseguré el cumplimiento de los mandatos de la etapas previas.  

3.- Al final de las etapas del  Proceso Constituyente sugerido en (2) terminaríamos con una cierta cantidad de Delegados Constituyentes que podrían conformar la Asamblea Constituyente y 15  “Constituciones”. Obviamente la tarea de la Asamblea Constituyente consistiría en compatibilizar y sintetizar los 15 documentos elaborados previamente en una sola CONSTITUCIÓN. Esta  última también sería muy útil y de suma importancia si decidiéramos o hubiera otro modo de elegir los miembros de la  Asamblea Constituyente. 

4.- Para realizar la tarea esbozada previamente  el movimiento ciudadano debe organizarse y en consecuencia necesita tiempo.  En el intertanto,  Zeus debe mantener a raya a  Cronos.