No dejaremos las calles: la lucha continúa

de Oktubre

Ante la evidente crisis política y social, debemos sumar otro aspecto de las crisis que el gobierno y los legisladores en el poder parecen olvidar, es la obvia crisis de representatividad e institucional que tiene este sistema enfermo terminal. Estos sectores políticos que hoy ofrecen un acuerdo espurio, siguen repitiendo la lógica de los acuerdos entre 4 paredes. Estos sectores no representan a nadie, son más bien parte del problema, que de la solución. Esta democracia representativa evidencia los intereses de los poderes empresariales que hoy ofrecen una falsa paz social. 

Fue Piñera quien nos declaró la guerra, poniéndose al margen de toda legalidad, avalado por los partidos en un silencio cómplice, cuando su mundo de privilegios se caía a pedazos. Por lo mismo, señalamos que no hay salida institucional, pues esta institucionalidad cancerígena esta hecha pedazos, no hay confianza y no representan a nadie. Son las asambleas autoconvocadas, territoriales, los movimientos sociales quienes son el germen de representación del pueblo movilizado. 

¿Cuál es el objetivo de este llamado de paz? Esta paz sobre nuestros muertos, sobre los cuerpos de nuestros torurados y violados. Tuvo que subir el dólar, tambalear la economía para que surgieran estos llamados conciliadores y se pusieran de acuerdo. 

Sobre este “acuerdo por la paz social y la nueva constitución” que reproduce el mismo sistema político corrupto y podrido, declaramos: 

1. Son los partidos políticos de siempre los culpables de este estallido. Quienes, con esta falsa paz social, legitiman las violaciones a los DDHH y la violencia estructural del sistema, sin que nadie haya asumido la responsabilidad política, ni criminal al respecto. 

2. El plebiscito de entrada que ofrece el acuerdo es engañoso, nos preguntamos el porqué de una votación no obligatoria, que la derecha cree que en este momento les favorece, que buscan ser sobre representados como ocurre con el actual presidente electo con un 20%. 

3. Nos preguntamos el porque el nombre de convención constituyente, acaso, es tanto el miedo a escuchar al pueblo que lo semántico les aterra. ¿Quieren apropiarse de las propuestas del pueblo? 

4. Nos parece una sinvergüenzura, que los mismos personajes del parlamento se autoimpongan, a través, de una Convención Constituyente Mixta, copando el 50% de los cupos dentro de este órgano constituyente. 

5. Respecto a la Asamblea Constituyente. Sus soluciones repiten la misma podredumbre. Por ejemplo, el sistema electoral que proponen para la elección de los asambleístas basado en la elección de diputados reproduce las lógicas partidistas, nosotros nos preguntamos, bajo este sistema ¿Cuántos diputados independientes sin filiación política tenemos? ¿Cómo se verán representados los territorios y los movimientos sociales? ¿Cómo se verán representados los intereses de los territorios con un sistema electoral centralista, racista y clasista? 

¿Son los mismos partidos políticos que reciben financiamiento ilegal de las empresas, los llamados a dar respuesta? 

Es entre pactos electorales deslegitimados, que llevan gobernándonos por 30 años, que de repente por la química del azar encontraron una solución a nuestros padecimientos, nos dan la píldora mágica que más parece una oxigenación para mantener al genocida en el poder y con ello mantener sus privilegios. 

6. Por mas es aberrante el derecho a veto que se le otorga a la derecha económica, 2/3. Si la mayoría estuviese de acuerdo en nacionalizar los recursos estratégicos, como el cobre o el litio, la minoría empresarial, que financia a estos corruptos podría oponerse, y así en un sinfín de temas, como AFPs, salud privada, educación privada etc. 

7. Nos preguntamos, además, que ocurre con las campañas electorales o plebiscitarias, ¿funcionaran con la lógica de financiación corrupta? ¿las franjas electorales serán hechas a medida para los pactos electorales? ¿Qué ocurre con estos medios de comunicación que han mentido, manipulado y fabricado montajes desde siempre? Obviamente se prestarán de nuevo para el juego de la elite, de la cual son sus perros guardianes. 

8. Creemos en la necesidad de que se establezcan temas necesarios, cuestión que no se terminen desplazando en la discusión constituyente, como AFPs, Educación, Salud, Genero, Equidad, Costo de la Vida, etc. 

9. Sospechoso, además, el plebiscito ratificatorio, la derecha gana tiempo, se reagrupan y van asestar el golpe, con la propaganda del miedo, persiguiendo a dirigentes sociales y criminalizando al movimiento, hablando de ingobernabilidad y chilezuela, siendo ellos mismos los que no ofrecen ni gobernabilidad, ni menos paz social. 

10. Respecto a la comisión técnica del proceso constituyente que se avoca al modo de financiación de candaditos, a los requisitos para ser candidatos, entre otros. Esta comisión compuesta por 50% miembros de la oposición parlamentaria mas la DC, y 50% miembros del oficialismo, sobre representa a la derecha que es minoría en el congreso, pudiendo decidir sobre temas tan delicados como financiamiento y requisitos. 

Nosotros proponemos y pedimos que el pueblo no deje las calles, no se puede pactar en base a la impunidad, así lo demuestra la historia de Chile, fue la 

impunidad de Pinochet y de los represores que formaron un sistema injusto que reprodujo la brutalidad de las fuerzas represivas, que deben ser reformadas de raíz. 

No aceptamos la letra chica de sectores que no representan a nadie, que no tienen legitimidad, que pactan como los mafiosos entre 4 paredes, una cocina sucia. 

Debemos seguir en las calles, fortalecer las asambleas y cabildos que son órganos representativos y legítimos de participación directa desde los pueblos que deben avanzar al control territorial, olvidarse de las instituciones corruptas y hacer ejercicio del poder popular. “Todo el poder a las aasambleas”.

Es la paralización, el tomar las calles que les movió el piso a los poderosos, impidió la circulación de mercancías y el trabajo de miles de explotados. 

El foco de la denominada “paz social” es la desmovilización y poner los cimientos políticos a la represión, circo mediático de los partidos de la ex Nueva Pillería, Boric y RD, que avalan una paz social cimentada en el miedo y la represión fascista. 

Creemos en la articulación de un movimiento que agrupe a los sectores realmente movilizados, un movimiento que sea la expresión del pueblo alzado el 25 de octubre. Donde se agrupe el verdadero sentir de este pueblo digno y soberano, marginando a los sectores oportunistas que intenten cooptar el movimiento.