La rebelión continúa mientras dos millones de manifestantes exigen que se ponga fin al gobierno de Piñera

por Tony Saunois

Hasta dos millones exigieron el fin del gobierno de Sebastián Piñera y la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Esta monstruosa marcha siguió a dos días de protestas y huelgas masivas. Esta revuelta se está produciendo ante el despliegue del ejército en las calles y la brutal represión, que no se había visto desde la oscura época de la dictadura de Pinochet. Al menos quince personas han muerto a manos de las fuerzas del Estado, miles han sido arrestadas y más han sido brutalmente golpeadas y heridas.

Ante esta revuelta de masas de la población, Piñera se ha visto obligado a hacer concesiones, ha pedido la dimisión de su gabinete y ha levantado el toque de queda. Se disculpó patéticamente con el pueblo chileno. En un acto de gran hipocresía, Piñera dijo lo «feliz» que estaba con la enorme protesta del viernes pasado porque era «pacífica». «Hemos aprendido y hemos cambiado», declaró, antes de salir corriendo de la conferencia desde la que pronunció su discurso de regreso al santuario del Palacio Presidencial de La Moneda.

El apetito viene con la comida. Ninguna de las concesiones hechas hasta ahora por Piñera son suficientes para satisfacer a las masas chilenas que van por él, su gobierno y  la élite gobernante que él representa. Los cambios en su gabinete ascendieron a cinco ministros y tres fueron reasignados a otros ministerios. Su gobierno carece ahora de credibilidad y autoridad. Piñera tiene ahora un índice de aprobación del 14%, el más bajo de todos los presidentes desde el régimen militar. Como reflejo del colapso de la credibilidad del gobierno, el pueblo mapuche ha declarado que ya no lo reconoce y que establecerá su propio gobierno en sus territorios. Declararon su apoyo a una Asamblea Constituyente, con la participación de mapuches y no mapuches.

El gobierno flota actualmente como un cadáver en el mar de la población. Sin embargo, a pesar de la explosión masiva de rabia que ha tenido lugar, el Estado y la clase dominante siguen en el poder.

Chile – el experimento neoliberal

Esta revuelta social en Chile no ha caído del cielo. Comenzó con una tremenda protesta de los jóvenes contra un aumento de 30 pesos en el precio del pasaje del metro. Sin embargo, esto es también una revuelta contra más de 30 años de viciosas políticas neoliberales antiobreras, aplicadas a Chile. Chile fue el lugar de nacimiento de las políticas neoliberales tras el golpe militar de 1973.

Desde el fin de la dictadura en 1989, la política neoliberal de la junta de Pinochet (1973-89) ha sido continuada por todos los gobiernos. Ataque tras ataque se ha amontonado en las espaldas de la clase obrera chilena. Ha dado lugar a una brecha y desigualdades cada vez mayores entre los ricos y los pobres. Sin embargo, una tasa de crecimiento relativamente alta en la economía hizo que Chile fuera considerado como uno de los países más estables de América Latina. Dos semanas antes del estallido de la revuelta social, Piñera seguía presumiendo que Chile era un «oasis» en comparación con el resto de América Latina. Ahora Chile ha sido catapultado a la primera línea de las luchas que sacuden todo el continente, con movimientos revolucionarios y trastornos que saltan de un país a otro.

El triunfalismo de la derecha tras el triunfo electoral de los regímenes populistas de derecha, como Bolsonaro en Brasil, o Macri en Argentina; ha sido destrozado por una serie de revueltas sociales contra ellos. Como señaló el CIT, la victoria de los partidos populistas de derecha no se basó en un apoyo sólido a los programas neoliberales que defendían. Fue más bien un voto de protesta contra el fracaso de los gobiernos de «centroizquierda» e «izquierda» que no lograron abolir el capitalismo.

Inicialmente, Piñera se imaginó que podía frenar el movimiento con el uso de un  puño de hierro. Proclamando que el país estaba «en guerra», su régimen recurrió a una represión brutal que no se había visto desde la dictadura de Pinochet. Imponiendo un estado de emergencia, un toque de queda nocturno, y desplegando el ejército, dejó a los perros sueltos, una vez más. El general a cargo de Santiago bajo el estado de emergencia no es otro que el sobrino de Raúl Iturriaga Neuman, subjefe de la DINA, la temida policía secreta de Pinochet. Neuman dirigía un centro secreto de detención conocido como «la discoteca» por la música fuerte que se escuchaba allí para ocultar los gritos de los que eran víctimas de abusos sexuales y torturas Hoy, las organizaciones de derechos humanos han encontrado pruebas claras de la existencia de un centro secreto de tortura utilizado durante las recientes protestas, escondido en los túneles de la estación de metro de Baquedano.

Sin embargo, esta brutal represión no ha logrado intimidar al movimiento. Enfureció a las masas que salieron a las calles en mayor número. Piñera y su gobierno se han visto obligados a una humillante retirada, levantando el estado de emergencia y el toque de queda. Sin embargo, aún no han sido expulsados del poder, y el capitalismo sigue existiendo.

En realidad, después de la «transición» a la «democracia», la mayor parte de las trampas de la antigua dictadura se dejaron intactas. La maquinaria del Estado está plagada de partidarios del antiguo régimen. Las leyes laborales, los decretos emitidos por Piñera para declarar el estado de emergencia, y más, son heredados de la dictadura de Pinochet. Si a esto se añade un sistema electoral totalmente antidemocrático, la «transición democrática» equivale a un delgado barniz de democracia parlamentaria.

Por una Asamblea Constituyente Revolucionaria

La explosión de ira, aunque desencadenada por el aumento del precio del pasaje del metro, se dirige contra todos los aspectos del Estado y las políticas neoliberales. Por esta razón, la demanda de una Asamblea Constituyente para «reestructurar la sociedad» ha ganado el apoyo de las masas. Esta demanda es un medio para lograr los derechos democráticos y poner fin a la explotación abusiva de los trabajadores y sus familias. Para lograr esto, se necesita una Asamblea Constituyente Revolucionaria. No se puede confiar en la Piñera ni en ningún gobierno capitalista para convocar una Asamblea constituyente democrática. Los comités elegidos democráticamente en todos los lugares de trabajo y distritos, vinculados a nivel de toda la ciudad y nacional, son la forma de garantizar la convocatoria de una Asamblea constituyente revolucionaria genuinamente democrática.

Este movimiento es una avalancha de rabia de clase y demanda de cambio. Ha engullido no sólo a la clase obrera, sino también a sectores de la clase media y de la juventud. La orquesta sinfónica clásica de Santiago interpreta canciones de Victo Jara, el célebre cantante chileno, asesinado por la dictadura de Pinochet. Los portuarios y los mineros del cobre se han unido a los trabajadores en huelga. Significativamente, el sindicato de trabajadores portuarios también ha exigido la nacionalización de la industria del cobre.

A pesar de la brutal represión, el amplio alcance del movimiento y los temas involucrados han comenzado a tener un efecto en sectores del aparato estatal. Se está abriendo una brecha.  El ejército, con soldados de base procedentes en su inmensa mayoría de la clase obrera, se ha visto especialmente afectado. Se han producido numerosos incidentes de soldados que se han unido a los manifestantes o se han negado a llevar a cabo la represión. En Iquique, en el extremo norte, los manifestantes marchan hacia los cuarteles locales y el ejército simplemente se retira. El temor de que esto se desarrollara aún más fue probablemente uno de los factores que provocó el levantamiento del estado de emergencia y del toque de queda.

Este movimiento masivo ha sido un levantamiento espontáneo y una muestra de ira. No ha sido iniciado o dirigido por ningún partido u organización social, en este momento. Todos los partidos políticos que han defendido el sistema existente han traicionado a los trabajadores y las masas chilenas; esto se refleja comprensiblemente en una profunda sospecha e incluso hostilidad hacia la idea de un partido político y una organización.

La traición del Partido Socialista – ¡Se necesita un programa socialista revolucionario!

El Partido Socialista hoy, es irreconocible como el partido de Salvador Allende. Ha adoptado el capitalismo y el neoliberalismo y algunos sectores de la dirección se han visto implicados recientemente en el tráfico de drogas. En los últimos años, el Partido Comunista (PC) actuó como un dique de contención para el movimiento de la clase obrera. La central sindical, CUT, no ha dirigido ninguna lucha seria de la clase trabajadora y ha perdido autoridad a los ojos de la mayoría de los trabajadores chilenos.

El fracaso de estos u otros partidos en liderar este tremendo movimiento social es también una de sus fortalezas. Un proceso similar tuvo lugar en Barcelona, en 1936, en la lucha contra las fuerzas fascistas de Franco. La clase obrera no esperó a que sus «líderes» actuaran antes de asaltar los cuarteles militares y desencadenar un movimiento revolucionario. El PS y el PC en Chile, hoy, con sus políticas y programas actuales, actuarían indudablemente como un freno e intentarían descarrilar el movimiento. Sin ellos, el movimiento de las masas ya ha ido mucho más allá de lo que habrían permitido. Puede que aún vaya más lejos.

Al mismo tiempo, la ausencia de un partido de masas de la clase obrera con un programa socialista revolucionario para llevar adelante el movimiento, es también la debilidad de este movimiento. Porque es urgente que este movimiento se canalice como un movimiento revolucionario para derribar a  Piñera y a la clase dominante chilena, para establecer un gobierno de la clase obrera y de los pobres, con un programa socialista para romper con el capitalismo.

La clase dominante intenta ahora seducir al movimiento con apelaciones para negociar una solución a los agravios del pueblo chileno. Algunos de los partidos y organizaciones sociales tradicionales pueden tratar de usar esto para pacificar el movimiento y frenar. ¡No puede haber confianza en Piñera y su clase! Tal ruta es hacia la traición de las demandas y aspiraciones de las masas que heroicamente han tomado las calles y desafiado al gobierno.

Hay presentes en las manifestaciones algunas características de la revolución de la Unidad Popular (UP) y la contrarrevolución de 1970-73. Aspectos de esta poderosa tradición revolucionaria todavía resuenan en una capa de la generación más joven. El canto de canciones de Víctor Jara y los cantos del tiempo de la UP, reflejan el comienzo de un despertar de esta tradición. La más poderosa, sin embargo, es la tradición de lucha de la juventud contra la dictadura.

Organizaciones sociales como la Unidad Social (una coalición de algunos sindicatos, el movimiento de jubilados, trabajadores portuarios, maestros, algunos sindicatos de trabajadores del cobre y otros sindicatos, federaciones de estudiantes y movimientos sociales en las áreas locales) han tratado de tomar la iniciativa. Fue esta organización la que convocó la huelga general de cuarenta y ocho horas los días 22 y 23 de octubre. Ha convocado otra huelga general el 30 de octubre. También exige la renuncia de la Piñera y apoya una asamblea constituyente para atender las demandas sociales del pueblo.

Para llevar adelante esta lucha, ahora es urgente que se organice una explosión masiva de protestas para acabar con  Piñera y con el dominio de la clase dominante. Se necesita urgentemente un programa y una organización socialista revolucionaria. Dicho programa debe incluir las siguientes exigencias:

¡Fuera con Piñera! Por una huelga general!

Liberar a todos los detenidos en las protestas

Liberar a todos los soldados encarcelados por negarse a reprimir las protestas.

Que los tribunales populares de los trabajadores y del pueblo juzguen a todos los responsables de la represión y la tortura.

Apelar a las filas del ejército para que apoyen al movimiento. Derechos sindicales de los soldados

Disolver las unidades especiales de la policía antidisturbios

Construir comités democráticos de lucha y defensa, en todas las comunidades y lugares de trabajo, vinculados a nivel de ciudad, regional y nacional.

Por la convocatoria de una Asamblea Constituyente Revolucionaria

Por un gobierno de los trabajadores y los pobres, con un programa socialista democrático para acabar con el capitalismo

(Tomado de Socialismo Revolucionario)