70 años después de la Revolución China: cómo se traicionó la lucha por el socialismo

por Peter Symonds 

La siguiente conferencia fue impartida por Peter Symonds en ocho campus en Australia, incluidos Sydney, Melbourne, Brisbane y Newcastle, y en Wellington, Nueva Zelanda, en reuniones organizadas por los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social (JEIIS) entre el 26 de septiembre y el 17 de octubre. Symonds es miembro de la Junta Editorial Internacional del Sitio Web Mundial Socialista y editor nacional del WSWS para el Partido Socialis ta por la Igualdad (Australia).

1. Hace setenta años, el 1ro de octubre de 1949, el líder del Partido Comunista Chino, Mao Zedong, se paró en la Plaza Tiananmen y proclamó el establecimiento de la República Popular de China, el resultado de una conmoción revolucionaria trascendental en el país más poblado del mundo. Fue un evento monumental en la historia mundial. La revolución china puso fin a un siglo de subyugación imperialista y unificó un país que había estado dividido durante décadas. En el plano internacional, dio un gran golpe al imperialismo, que buscaba desesperadamente estabilizar el capitalismo después de que la Segunda Guerra Mundial devastara Europa y Asia. Estados Unidos, que surgió como la potencia dominante, había luchado contra Japón por el control de China y sus vastas oportunidades de inversión, mercados, mano de obra barata y recursos. La revolución, sin embargo, terminó abruptamente con esa perspectiva.

La revolución de 1949 anuló el dominio de la clase propietaria y los prestamistas sobre el campo y eliminó mucho de lo social y culturalmente atrasado y opresivo. Una ley agraria en 1950 confiscó y redistribuyó la tierra de los terratenientes. La Ley de matrimonio de 1950 permitió a las mujeres elegir a sus propias parejas por primera vez, puso fin a la poligamia, el compromiso matrimonial, el vendado de pies y el concubinato. Antes de 1949, la tasa de analfabetismo era del 80 por ciento y la esperanza de vida era de solo 35 años. Treinta años después, el analfabetismo había sido abolido en gran medida y la esperanza de vida era de 65 años.

2. La revolución china expresó las aspiraciones de cientos de millones de trabajadores, campesinos, jóvenes e intelectuales de seguridad y derechos democráticos y sociales básicos, después de décadas de guerra y agitación social. Las masas chinas ya habían pasado por dos revoluciones, habían sufrido bajo el gobierno de los despiadados señores de la guerra y la brutal dictadura del Kuomintang dirigida por Chiang Kai-shek, y la ocupación militar japonesa, primero en Manchuria, luego en toda China. Muchos trabajadores, jóvenes y campesinos se habían sacrificado, incluso con sus vidas, en la lucha contra el imperialismo y sus lacayos. En la clase trabajadora, las tradiciones socialistas, derivadas de la fundación del Partido Comunista en 1921 y los trastornos revolucionarios posteriores, aún eran fuertes. En la mente de muchos, el Partido Comunista Chino estaba vinculado al régimen estalinista en Moscú que afirmaba, falsamente, ser la continuidad de la Revolución Rusa de 1917, solo tres décadas antes.

3. Sin embargo, hoy nadie puede creer seriamente que China es socialista o comunista. Lo que el régimen llama «socialismo con características chinas» —con sus grandes corporaciones privadas, mercados bursátiles, inundaciones de inversión extranjera y precios de mercado de todos los productos, incluido el trabajo asalariado— es capitalismo puro y simple. El Partido Comunista Chino ha presidido la transformación del país en una plataforma masiva de mano de obra barata. Los asombrosos niveles de crecimiento económico en las últimas tres décadas han sido acompañados por niveles igualmente asombrosos de desigualdad social —la concentración de una vasta riqueza en manos de un pequeño puñado de multimillonarios a expensas de cientos de millones de trabajadores que luchan por sobrevivir. El llamado cuenco de arroz de hierro y garantías sociales establecidas después de la revolución se desmanteló dejando a los trabajadores para financiar su propia atención médica, educación para sus hijos, cuidado de niños y otros servicios. Con rienda suelta al mercado capitalista, los males sociales que fueron en gran medida abolidos por la revolución —abuso de drogas, prostitución y trabajo esclavo, por nombrar solo algunos— han regresado.

4. Para entender cómo y por qué sucedió esto, es necesario examinar las raíces históricas de la China contemporánea en la revolución hace 70 años. Estudiamos la historia no como un ejercicio académico, aunque eso tiene su propia legitimidad, sino para extraer las lecciones políticas y teóricas necesarias para las luchas de hoy. Cualquiera que quiera luchar por el socialismo necesariamente debe ser capaz de explicar por qué el estalinismo y el maoísmo, que afirmaban representar el socialismo, dieron lugar a la restauración capitalista. Para entender eso, es necesario examinar con cierto detalle las complejas cuestiones políticas y teóricas planteadas por la Revolución China hace 70 años.

5. La revolución china fue en sí misma el producto del evento definitorio del siglo XX: la revolución rusa que creó el primer estado de los trabajadores solo 32 años antes. En medio de los estragos de la Primera Guerra Mundial, los acontecimientos revolucionarios en Rusia y la toma del poder por el Partido Bolchevique liderado por Lenin y Trotsky se destacaron como un faro para la clase trabajadora en todo el mundo. Generó movimientos revolucionarios contra el capitalismo y la opresión colonial, y un compromiso con el socialismo y la revolución socialista en capas de la clase obrera internacional que se expresó en la fundación de los partidos comunistas y de la Tercera Internacional en 1919.

La base teórica de la Revolución Rusa en 1917 fue el resultado de un intenso debate en la década posterior a la Revolución Rusa de 1905. Surgieron tres concepciones.

Los mencheviques (una de las dos facciones principales de los socialdemócratas rusos) fueron los defensores de una teoría de dos etapas: la clase obrera primero tuvo que apoyar a los elementos liberales de la clase capitalista para derrocar al Zar, establecer una república democrática y llevar a cabo reforma agraria, y solo en una etapa muy posterior lucha por el socialismo. Pero como lo demostró la revolución de 1905, los liberales rusos conocidos como los cadetes, cuando se enfrentaron a un aumento de la clase trabajadora, se pusieron detrás del régimen zarista.

Lenin y los bolcheviques (la segunda facción principal) rechazaron la subordinación de la clase obrera a los liberales y pidieron una dictadura democrática del proletariado y el campesinado. Pero esto implicaba que la clase obrera se vería obligada a limitarse a las limitaciones de una república burguesa, es decir, capitalista. Además, se dejó abierta la relación exacta entre los trabajadores y los campesinos, que comprendían dos clases sociales distintas.

León Trotsky

En su Teoría de la revolución permanente, León Trotsky, como Lenin, se opuso a cualquier subordinación de los trabajadores a la clase capitalista. Insistió en que la clase trabajadora tenía que luchar directamente por el poder, dejando atrás al campesinado, que, señaló, no podía desempeñar un papel político independiente. Contra aquellos que ridiculizaron la idea de que un estado obrero podría sobrevivir en un país atrasado con un gran campesinado, Trotsky explicó que, en los países atrasados, es decir, aquellos con un desarrollo capitalista tardío, como Rusia y China, la burguesía era incapaz de llevar a cabo la revolución democrática. Esa tarea recayó en la clase trabajadora, que se vería obligada a comenzar a implementar medidas socialistas. Insistió en que la revolución rusa era una parte integral de la revolución socialista mundial y que los problemas planteados por la revolución en Rusia solo podían resolverse mediante la lucha internacional por el socialismo.

Lenin abrazó la perspectiva de Trotsky en abril de 1917, emitiendo el llamado para «todo el poder a los soviéticos», es decir, a los consejos de trabajadores establecidos democráticamente que se desarrollaron en 1917. Él y Trotsky caracterizaron la toma del poder bolchevique en octubre como la apertura de la revolución socialista mundial en la nueva época del imperialismo que había sido abierta por la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, bajo las condiciones de las derrotas de los movimientos revolucionarios en Europa y el consiguiente aislamiento de la Unión Soviética, Stalin surgiría como el representante de una burocracia privilegiada y conservadora que usurpó el poder de la clase trabajadora. Su perspectiva se resumió en la concepción nacionalista del «socialismo en un solo país» que rechazó la perspectiva internacionalista en la que se había basado la revolución bolchevique, y que tendría profundas consecuencias para la clase obrera internacional, sobre todo en China.

6. Nuestro movimiento, el movimiento trotskista internacional, se estableció en 1923 para luchar contra la degeneración estalinista de la Unión Soviética y defender la lucha por el internacionalismo socialista. Una breve revisión de estos temas teóricos es esencial para comprender la revolución en China o, debería decir, las tres revoluciones en China.

La primera revolución china derrocó a la decrépita dinastía manchú en 1911, pero el Partido Nacionalista capitalista, o Kuomintang, que surgió demostró ser completamente incapaz de implementar tareas democráticas básicas o liberar a China de la subyugación imperialista.

Trabajadores armados en Shanghái durante la revolución de 1925-27

En 1927, Trotsky advirtió sobre los peligros de tal perspectiva, explicando:

Es un grave error pensar que el imperialismo une mecánicamente a todas las clases de China desde afuera … La lucha revolucionaria contra el imperialismo no debilita, sino que fortalece la diferenciación política de las clases. El imperialismo es una fuerza muy poderosa en las relaciones internas de China … La lucha contra el imperialismo, precisamente por su poder económico y militar, exige un poderoso ejercicio de fuerzas desde las profundidades del pueblo chino. Para despertar realmente a los trabajadores y campesinos contra el imperialismo solo es posible conectar sus intereses vitales básicos y más profundos con la causa de la liberación del país … Pero todo lo que pone de pie a las masas oprimidas y explotadas de los trabajadores empuja inevitablemente a la burguesía nacional a un bloque abierto con los imperialistas. La lucha de clases entre la burguesía y las masas de trabajadores y campesinos no se debilita, sino que, por el contrario, se agudiza por la opresión imperialista, hasta el punto de una sangrienta guerra civil en cada conflicto serio. [1]

Stalin, sin embargo, continuó promoviendo la ilusión fatal de que Chiang Kai-shek representaba un ala revolucionaria de la burguesía china. Al hacerlo, se convirtió en el sepulturero de la revolución, facilitando la masacre de la clase trabajadora de Shanghái en abril de 1927 por Chiang Kai-shek y sus ejércitos y la posterior matanza de trabajadores y campesinos por el llamado Kuomintang de izquierda en mayo de 1927. Stalin hizo un brusco giro de 180º y, en medio de la marea revolucionaria menguante, arrojó al maltratado Partido Comunista Chino a una serie de desastrosas aventuras.

Uno de los matones de Chiang que ejecuta a un trabajador comunista

Las consecuencias de estas derrotas provocarían la deformación de la Tercera Revolución China dos décadas después, en 1949. Esos líderes y miembros del Partido Comunista Chino se comprometieron con los principios del internacionalismo socialista, como el presidente del partido Chen Duxiu y el Comité Central. El miembro Peng Shuzhi, que se había opuesto a las políticas de Stalin y estaba convencido por la crítica de Trotsky, fue expulsado del partido. Los que se quedaron, como Mao Zedong, Zhou Enlai y otros, independientemente de sus desacuerdos tácticos con Stalin, siguieron la línea menchevique dictada desde Moscú.

Chen Duxiu

A pesar de los desastres de 1927, Stalin y el liderazgo del Partido Comunista Chino insistieron en que no se habían cometido errores y continuaron adhiriéndose a las políticas de nacionalismo y colaboración de clases: el socialismo en un país, la teoría de dos etapas y el bloque de cuatro clases. Además, después de los aplastantes golpes del KMT, el Partido Comunista se retiró al campo, cambiando su eje de clase de la clase trabajadora al campesinado. Esto fue para socavar, debilitar y poner en peligro el movimiento revolucionario posterior a la Segunda Guerra Mundial.

7. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial y la derrota de Alemania y Japón en 1945, el imperialismo estadounidense, ahora el poder global dominante, confió en las traiciones del estalinismo para contener y reprimir los trastornos de la clase trabajadora y las colonias de la posguerra. alrededor del mundo. Habiendo subordinado a la clase trabajadora a los llamados aliados democráticos —sobre todo Estados Unidos— durante la guerra, Stalin continuó la misma política después de la guerra. En países como Francia e Italia, los partidos comunistas formaron gobiernos de coalición con los desacreditados partidos capitalistas, desarmaron a la clase trabajadora y suprimieron los principales movimientos de huelga de los trabajadores. Después de estabilizar el gobierno capitalista en Europa, Estados Unidos se lanzó a la contraofensiva contra la Unión Soviética en 1947-48, lo que marcó el inicio de la Guerra Fría.

Chiang y Mao junto a un representante del gobierno de EU

8. Mao y el Partido Comunista Chino siguieron la política dictada por Stalin. En 1937, el PCCh había entrado en una alianza con el Kuomintang para luchar contra la invasión japonesa. Esta fue una repetición de la políticamente en bancarrota política que había llevado a los desastres solo una década antes. Mao subordinó políticamente el partido a Chiang Kai-Shek, el «carnicero de Shanghái», abandonó su reforma agraria para no molestar a los terratenientes representados por el KMT y puso a sus ejércitos bajo el mando del KMT. Tras la derrota de Japón, bajo la presión de Moscú y Washington, el PCCh buscó formar un gobierno de coalición con Chiang Kai-shek. Mao Zedong incluso voló a Chongqing en 1945 para reunirse personalmente con Chiang y mantener siete semanas de discusiones que resultaron en un comunicado conjunto.

9. Si bien Mao luego rechazó el acuerdo como «un simple trozo de papel», hizo todo lo posible para conciliarse con la burguesía china. Su programa de «Nueva Democracia» era una versión de la teoría de dos etapas, que utilizó para justificar las alianzas con los capitalistas. Para facilitar esto, el Partido Comunista limitó su reforma agraria a áreas bajo su control y se opuso a cualquier movilización de la clase trabajadora. Al hacerlo, actuó como un freno peligroso para el movimiento revolucionario de las masas que siguió al final de la guerra en China.

10. La revolución china implicó mucho más que la victoria de los ejércitos de Mao sobre Chiang Kai-shek. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, toda la sociedad china se rebeló, incluso en las ciudades. En una sorprendente confirmación de la Teoría de la Revolución Permanente de Trotsky, el KMT, que se hizo cargo de las tropas japonesas derrotadas, demostró ser completamente incapaz de llevar a cabo reformas democráticas elementales o poner fin al desastre social que enfrenta la población. El régimen presidió el saqueo de las empresas y la propiedad pública, desencadenó la hiperinflación, impuso el servicio militar obligatorio y respondió a las huelgas y protestas con una represión salvaje.

En su informe a la Cuarta Internacional en 1951, el trotskista chino Peng Shuzhi explicó:

El primer período inmediatamente posterior a la guerra, desde septiembre de 1945 hasta finales de 1946, marcó un considerable resurgimiento y crecimiento del movimiento de masas en China. En este período, las masas trabajadoras en todas las grandes ciudades, con Shanghái a la vanguardia, presentaron sus demandas por un aumento salarial variable, por el derecho a organizar sindicatos, contra la congelación de salarios, etc. Se comprometieron universal y continuamente. en huelgas … Sin duda, esto fue una expresión de un nuevo despertar del movimiento obrero chino … [2]

Peng Shuzhi

Solo en Shanghái, el principal centro industrial de China, hubo 1.716 huelgas y conflictos laborales en 1946, en comparación con solo 278 en 1936, justo antes de la invasión japonesa. Al año siguiente, esa cifra fue 50 por ciento más alta nuevamente. Al mismo tiempo, se estaban produciendo huelgas y protestas estudiantiles en las principales ciudades contra la dictadura del Kuomintang y exigiendo democracia y paz. Hubo un creciente malestar entre los campesinos dirigidos contra el KMT.

Sin embargo, el Partido Comunista no intentó movilizar a la clase trabajadora y continuó buscando una coalición con el corrupto y despreciado KMT. Chiang Kai-shek explotó el paréntesis para transportar su ejército, con ayuda de Estados Unidos, a las ciudades, consolidar su posición y comenzar operaciones militares ofensivas contra el PCCh. Pero Mao continuó a la defensiva. No emitió ningún llamado para el derrocamiento de Chiang, incluso después de que las tropas del KMT ocuparon el bastión comunista de Yenan en abril de 1947 y emitió una orden de arresto de Mao en junio de 1947. Fue solo el 10 de octubre de 1947, dos años después del final de la guerra. que el Partido Comunista finalmente emitió un manifiesto para expulsar al KMT y construir una «Nueva China».

Ejército campesino victorioso del PCCh en 1949

11. El hecho de que los ejércitos de Mao se apoderaron de la mayor parte de China en solo dos años atestigua la podredumbre interna del régimen de Chiang Kai-shek, que literalmente se vino abajo, a pesar de las armas modernas y la asistencia que recibió de los Estados Unidos. Con la ayuda de las armas japonesas proporcionadas a sus fuerzas en Manchuria por la Unión Soviética, el Ejército Popular de Liberación barrió hacia el sur. En muchos casos, los ejércitos del KMT se rindieron o huyeron y las ciudades fueron tomadas sin ninguna lucha. A medida que el régimen se desintegró, Estados Unidos abandonó el KMT porque la única alternativa era una intervención militar estadounidense a gran escala que se arriesgaba a una guerra mucho más amplia.

La velocidad de su colapso demostró que el KMT podría haberse derrumbado mucho antes si Mao no hubiera frenado el movimiento revolucionario, particularmente de la clase trabajadora en las ciudades. Resumiendo estos procesos, los trotskistas estadounidenses del Partido Socialista de los Trabajadores escribieron en una resolución de 1955 sobre la Revolución China:

La deformación estalinista de la revolución hizo que su desarrollo fuera más costoso, convulsivo y prolongado. Los ejércitos y el régimen de Chiang podrían haber sido derribados como pedazos de madera podridos si el PCCh hubiera convocado a las masas en las ciudades en cualquier momento. Los estalinistas chinos pudieron llegar al poder porque la clase obrera china había sido desmoralizada por las continuas derrotas que sufrió durante y después de la Segunda Revolución China, y la política deliberada del PCCh, que subordinó a las ciudades, sobre todo al proletariado, a la lucha militar en el campo, y de ese modo bloqueó el surgimiento de los trabajadores como una fuerza política independiente. [3]

12. El programa de Nueva Democracia de Mao no solo retrasó y puso en peligro la revolución, sino que deformó el nuevo régimen. En línea con la teoría de las dos etapas, el Partido Comunista buscó alianzas con partidos burgueses y pequeños burgueses y, con la excepción de la propiedad dejada por las fuerzas del KMT que huían, no se hizo cargo de las empresas privadas, ni siquiera de propiedad extranjera. Once de los 24 ministerios de gobierno originales y tres de los seis vicepresidentes fueron encabezados por los aliados burgueses del PCCh. En un esfuerzo por llegar al imperialismo, Mao no hizo nada para hacerse cargo de los enclaves coloniales de Hong Kong y Macao.

Mao tuvo que controlar a sus propios miembros que estaban siendo presionados por los trabajadores para mejorar sus condiciones. Un editorial en Xinhua en febrero de 1948, anunció una campaña «antiizquierdista» que requería que los trabajadores, pero no los propietarios privados, se subordinaran al esfuerzo de guerra. Se quejó de que los cuadros del partido, incluso en puestos de alto nivel, no entendían la política industrial del Partido y «solo conocen los llamados «beneficios para los trabajadores» unilaterales, estrechos y miopes, y no pueden ver nada más allá eso”. El Partido Comunista reclutó a los trabajadores como miembros y estableció sindicatos, no para darle a la clase trabajadora una voz política, sino como un medio para vigilarla y reprimirla. Cuando estallaron huelgas y protestas, se recurrió a la represión violenta.

13. La revolución rusa de 1917 sigue siendo hasta la fecha la única revolución socialista genuina en la que la clase obrera, guiada por Lenin y Trotsky y el partido bolchevique, tomó el poder y estableció un estado obrero basado en los soviéticos, es decir, los elegidos democráticamente órganos de la clase obrera. En China, no existían tales organizaciones de trabajadores, porque el PCCh les había ordenado a los trabajadores que esperaran pasivamente su «liberación» por parte de sus ejércitos.

En oposición a todo lo escrito sobre la necesidad de abolir el estado capitalista por Marx, Engels, Lenin y Trotsky, el Partido Comunista se basó en el aparato estatal existente. Cuando se hizo cargo de las ciudades, los estalinistas mantuvieron la burocracia civil en su lugar e incorporaron a los ejércitos derrotados del Kuomintang, incluidos los oficiales, en su propio ejército política independiente. [3]

14. La proyección de Mao era que la llamada etapa «democrática» de la revolución, en alianza con sectores de la burguesía, duraría muchos años. Pero, en menos de un año, se enfrentó a la amenaza de un ataque militar por parte del imperialismo estadounidense, que lanzó la Guerra de Corea en 1950. A medida que la guerra avanzó y China se vio obligada a intervenir, se enfrentó al sabotaje interno de capas de la clase capitalista que consideraban los ejércitos liderados por Estados Unidos en Corea como sus potenciales libertadores. Al enfrentar una posible invasión estadounidense, el régimen maoísta se vio obligado a intervenir rápidamente las empresas privadas e instituir una planificación económica burocrática al estilo soviético. El gobierno de Mao se hizo cargo de empresas extranjeras como la Asia Oil Company, de propiedad estadounidense, en China y nacionalizó importantes sectores de la economía.

Tropas chinas cruzan el río Yalu congelado hacia Corea

En 1953, implementó el primer plan quinquenal, siguiendo el modelo de la planificación burocrática soviética y con la ayuda de ayuda y asesores soviéticos. La economía china estaba estrechamente vinculada a la del bloque soviético. Sin embargo, ni Stalin ni Mao propusieron la unificación de sus dos estados en una Unión Soviética común de Repúblicas Socialistas. Ninguno de los dos procedió sobre la base de los intereses internacionalistas del proletariado, sino más bien sobre los estrechos intereses nacionales de las burocracias privilegiadas que representaban.

En su resolución de 1955, el Partido Socialista de los Trabajadores caracterizó a China como un estado obrero deformado. La nacionalización de la industria y los bancos, junto con la planificación económica burocrática, sentó las bases para un estado obrero, pero el estalinismo lo deformó desde su nacimiento. La Cuarta Internacional defendió incondicionalmente las relaciones de propiedad nacionalizadas establecidas en China. Al mismo tiempo, sin embargo, reconoció los orígenes deformados burocráticamente del régimen maoísta como su característica dominante, haciendo que su derrocamiento a través de la revolución política sea el único camino a seguir para la construcción del socialismo en China como parte integral de la lucha internacional por el socialismo.

15. No es posible, en el espacio de una conferencia relativamente breve, revisar en detalle la evolución del régimen chino de un estado obrero deformado a la segunda economía capitalista más grande del mundo, pero es necesario hacer algunos puntos.

León Trotsky advirtió en la década de 1930 que sin una revolución política de la clase trabajadora, la restauración capitalista era inevitable en la Unión Soviética. Ese pronóstico se aplicaba con la misma precisión a China, así como a los estados estalinistas de Europa del Este. Si bien los pasos económicos tomados por Mao inicialmente condujeron a un renacimiento de la economía devastada por la guerra, su perspectiva autárquica del «socialismo en un país» inevitablemente condujo a un empeoramiento de la crisis económica y social, y crisis para las cuales Beijing no tenía solución. El resultado fue una feroz guerra interna entre facciones y giros bruscos.

El esquema utópico de Mao para una sociedad socialista autosuficiente sostuvo su «Gran salto adelante» en 1958, que terminó en una catástrofe económica y una hambruna masiva. Sus oponentes faccionales, liderados por Liu Shaoqi, siguieron el modelo soviético de planificación burocrática, pero esto no ofreció ninguna alternativa. La crisis económica se agravó en gran medida por la división de 1961-1963 con la Unión Soviética y la retirada de la ayuda y los asesores soviéticos, dejando a China completamente aislada.

16. Varias tendencias neomaoístas en China hoy buscan falsamente retratar a Mao como un genuino revolucionario socialista y marxista, cuyas ideas fueron traicionadas por otros. Sus afirmaciones dependen en gran medida de la llamada Gran Revolución Cultural Proletaria de Mao en la década de 1960, que no fue ni grande, ni proletaria ni revolucionaria. En realidad, la Revolución Cultural de Mao fue un último intento desesperado de expulsar a sus rivales, a quienes calificó de «seguidores del camino capitalista». Mao buscó movilizar el apoyo fuera del partido entre los jóvenes estudiantes, y luego entre el proletariado lumpen y los campesinos pobres organizados en el país –los llamados guardias rojos. El carácter reaccionario de este movimiento se expresó en su aliento al individualismo campesino, la denuncia de toda cultura y ciencia como «burguesa» y su elevación del digerir político en el Pequeño Libro Rojo de Mao al estatus de religión oficial del estado.

Esta iniciativa se descontroló rápidamente, lo que condujo a luchas sociales confusas y convulsivas que amenazaban la existencia misma del régimen. Cuando los trabajadores en Shanghái tomaron el edicto de Mao «Bombardear la sede» literalmente y se involucraron en huelgas masivas, formando la Comuna del Pueblo de Shanghái independiente en 1967, Mao trajo al ejército para controlar la agitación. La hostilidad del régimen hacia la clase trabajadora se expresó en su advertencia a los trabajadores de Shanghái: “Como trabajadores, su trabajo principal es trabajar. Unirse a la Revolución es solo secundario. Por lo tanto, deben volver al trabajo».

El presidente Richard Nixon se sienta entre el primer ministro chino Chou En-Lai y Chiang Ching, esposa del presidente Mao Tse-tung, en un espectáculo cultural en el Gran Salón del Pueblo en Beijín, el 22 de febrero de 1972, como un interludio en las conversaciones entre los dos países líderes. (Foto AP)

En realidad, fue el propio Mao quien abrió el camino a la restauración capitalista. Frente a los crecientes problemas económicos y sociales y la amenaza de guerra con la Unión Soviética, Beijing forjó una alianza con el imperialismo estadounidense que sentó las bases para la integración de China en el capitalismo global. Si bien se atribuye a Deng Xiaoping el inicio de reformas de mercado, el acercamiento de Mao con el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, en 1972 fue la condición previa esencial para la inversión extranjera y el aumento del comercio con Occidente. En política exterior, el régimen maoísta se alineó con algunas de las dictaduras más reaccionarias de Estados Unidos, incluidas las del general Augusto Pinochet en Chile y el shah en Irán.

En casa, Mao rehabilitó a Deng Xiaoping, que había sido condenado al ostracismo durante la Revolución Cultural como el “caminante capitalista [seguidor de la vía capitalista] número 2″. Después de la muerte de Mao, Deng emergió como la figura dominante en la burocracia estalinista y en 1978 inició su “reforma y apertura” radical, agenda de zonas económicas especiales para inversionistas extranjeros, empresas privadas en lugar de comunas en el campo, y el reemplazo de la planificación económica con el mercado. El resultado fue una gran expansión de la empresa privada, especialmente en el campo, el rápido aumento de la desigualdad social, el saqueo y la corrupción por parte de los burócratas del partido, el creciente desempleo y la creciente inflación.

Fue este barril de pólvora social el que explotó en 1989, provocado por las protestas estudiantiles en la Plaza Tiananmen por los derechos democráticos. Este no fue simplemente un movimiento de estudiantes en Beijín, sino que se convirtió en una revuelta de la clase trabajadora en todo el país, contra el impacto de las políticas pro mercado de Deng. Su supresión violenta allanó el camino para la restauración capitalista mayorista, similar a los procesos que estaban en marcha en Europa del Este y la Unión Soviética.

Protesta masiva en la Plaza Tiananmen en mayo de 1989 (Foto AP – Sadayuki Mikami)

El Comité Internacional de la Cuarta Internacional fue el único en explicar que el colapso o la transformación de estos regímenes no se debió al fracaso del socialismo, sino que fue producto del estalinismo y su perspectiva nacionalista en quiebra del socialismo en un solo país. Además, demostramos que la globalización de la producción, que había acelerado enormemente estos procesos, también estaba socavando a todos los partidos e instituciones basados en la regulación económica nacional, incluido el Partido Laborista y los sindicatos aquí en Australia.

17. Concluiré con varios puntos sobre China hoy.

En primer lugar, la aparición de China como el gigante industrial que es hoy, la segunda economía más grande del mundo, no representa un nuevo florecimiento del capitalismo. Tampoco es producto de ninguna fortaleza inherente de la economía china. Más bien, las asombrosas tasas de crecimiento en China son el resultado del saqueo de sus vastas reservas de mano de obra barata por parte del capital global, ya que buscaba superar la caída de las tasas de ganancia. La inversión extranjera que inundó China después de la masacre de la Plaza Tiananmen fue facilitada por lo que quedó de los logros de la Revolución de 1949: el establecimiento de infraestructura, industria básica y, en particular, una fuerza laboral educada. La brutal represión de las protestas ofreció una garantía a los inversores extranjeros de que el régimen no dudaría en utilizar la represión policial del estado contra los futuros disturbios de la clase trabajadora.

Sin embargo, el auge económico de China lo ha enfrentado con el orden global dominado por el imperialismo estadounidense. Estados Unidos y otras potencias imperialistas están ansiosas por beneficiarse de las superganancias generadas por la mano de obra china barata, siempre que la expansión económica de China no desafíe su dominación. Sin embargo, la necesidad de China de enormes suministros de energía, materias primas y mercados, así como sus movimientos hacia áreas de alta tecnología, está atravesando los intereses económicos y geopolíticos del imperialismo estadounidense.

En un intento por mantener su débil dominio global, Estados Unidos, primero bajo el «pivote hacia Asia» de Obama y ahora bajo Trump, ha tratado de socavar agresivamente y confrontar a China en todos los ámbitos: diplomática, económica y militarmente. Washington ha inflamado imprudentemente los puntos de inflamación, como el Mar del Sur de China, construyó sus fuerzas militares en todo el Pacífico asiático y fortaleció las alianzas, incluso con Australia, en preparación para la guerra.

Las organizaciones de pseudoizquierda como la Alternativa Socialista se han convertido en portavoces de esta campaña, al calificar a China como una potencia imperialista, una caracterización que ignora los orígenes históricos de la República Popular China y se utiliza para justificar su respaldo tácito al imperialismo estadounidense. Si bien las élites gobernantes chinas tienen la ambición de que China se convierta en una gran potencia mundial, no es parte del orden imperialista global establecido durante el siglo pasado y dominado hoy por los Estados Unidos.

El JEIIS y el Partido Socialista por la Igualdad se oponen al impulso de guerra liderado por Estados Unidos. Pero no brindamos ningún tipo de apoyo político al régimen estalinista en Beijing, que no tiene una respuesta progresiva a las provocaciones y la acumulación militar de Washington. El Partido Comunista es orgánicamente incapaz de apelar a la única fuerza social capaz de prevenir la guerra: la clase trabajadora en China y en todo el mundo. La burocracia estalinista está mucho más aterrorizada por un movimiento masivo de trabajadores que por la amenaza del imperialismo. Y es por eso que gasta más en su aparato estatal policial interno que en el ejército. Busca crear una base social para sí mismo, particularmente entre las capas de clase media, al impulsar el nacionalismo chino, cuyo único propósito es dividir tanto a la clase trabajadora china como a la internacional.

El rápido crecimiento económico de China ha elevado el nivel de vida de sectores significativos de la población. Según el Banco Mundial, el porcentaje de la población que vive bajo la línea actual de pobreza austera de $1.90 ha caído del 88 por ciento en 1981 al 0.7 por ciento en 2015. Sin embargo, la desigualdad social ha alcanzado niveles asombrosos. De uno de los países con mayor igualdad social del mundo, se ha convertido en uno de los más desiguales. El Partido Comunista no representa los intereses de los trabajadores o las masas campesinas, sino las camarillas de los oligarcas ultra ricos que construyeron su fortuna mediante el saqueo de la propiedad estatal y la explotación de la clase trabajadora. El patrimonio neto combinado de las cinco personas más ricas en China superó los $38 mil millones este año, mientras que los trabajadores luchan por sobrevivir con un salario mínimo de $370 por mes.

Manifestantes en Hong Kong, Crédito: Denise Ho (Twitter)

En medio de un resurgimiento de la lucha de clases a nivel internacional, como lo demuestra la actual huelga de 48,000 trabajadores de automóviles en los EU y los muchos miles involucrados en el movimiento del chaleco amarillo en Francia, hay muchas razones para esperar luchas explosivas de la clase trabajadora china, que ha se expandido masivamente a aproximadamente 400 millones de trabajadores. Las estadísticas oficiales ya no se publican de los llamados incidentes masivos, pero hay indicios de niveles crecientes de huelgas, muchas sobre el impago de salarios y beneficios, como la huelga de trabajadores del calzado de 2014.

Las prolongadas protestas masivas en Hong Kong que involucran a millones por derechos democráticos básicos son un síntoma de tensiones sociales mucho más profundas, no solo en ese territorio sino en toda China. Sin embargo, el carácter confuso y heterogéneo de las protestas de Hong Kong subraya el problema fundamental que enfrenta la clase trabajadora: la falta de liderazgo revolucionario. Eso es lo que debe construirse en toda China. En ausencia de un partido revolucionario, la agitación en Hong Kong puede tomar direcciones muy derechistas, como los llamamientos al imperialismo estadounidense y británico. Solo en un giro hacia la clase trabajadora china e internacional sobre la base de una perspectiva socialista se pueden lograr los derechos democráticos.

Nuestra perspectiva política se basa en los principios del internacionalismo socialista revolucionario que animó la Revolución rusa en 1917 y la formación de partidos comunistas en todo el mundo, incluso en China, y que fueron traicionados por el estalinismo. Las lecciones históricas de las luchas prolongadas libradas por el movimiento trotskista deben formar la base para la expansión de las secciones del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y el establecimiento de nuevas secciones, incluso, especialmente, en China.

La conclusión de esta conferencia es que todos los presentes deben considerar seriamente participar en esta tarea histórica. Si actualmente no está leyendo el World Socilist Web Site , los animo a hacerlo. Y si no es miembro del JEIIS o del Partido Socialista por la Igualdad, le insto a que se postule para unirse y ayudar a construir el liderazgo socialista revolucionario necesario para las luchas que se avecinan.

1. «La revolución china y las tesis del camarada Stalin» por Leon Trotsky publicado en Problemas de la revolución china, New Park Publications 1969, p. 5 5

2. «Las causas de la victoria del partido comunista chino sobre Chiang Kai-Shek y las perspectivas del PCCh» por Peng Shuzhi, publicado en el WSWS el 3 de octubre de 2019

3. «La Tercera Revolución China y sus secuelas», resolución adoptada por el Partido Socialista de los Trabajadores de Estados Unidos en 1955, publicada en el WSWS el 9 de octubre de 2019

(Tomado de WSWS)