Cataluña: el látigo de la reacción reactiva las protestas republicanas

por Arturo Rodríguez

El 14 de octubre, el Tribunal Supremo emitió sentencias contra los doce presos políticos catalanes involucrados en el referéndum de octubre de 2017.  Como era de esperar, las penas fueron duras: entre nueve y 13 años de cárcel para los nueve presos, y multas e inhabilitación para ocupar cargo público para los otros tres.

Han sido acusados, entre otros delitos menores, de sedición: un delito grave que implica un levantamiento «tumultuario» contra el Estado. Sin embargo, en ningún momento estos líderes promovieron un levantamiento de ningún tipo; de hecho, cuando el movimiento de 2017 alcanzó un tono insurreccional, no escatimaron esfuerzos para frenarlo. Pero este no es un caso judicial ordinario: es un juicio político mediante el cual el Estado quiere reafirmar su autoridad empañada a través de un castigo ejemplar.



Las sentencias desencadenaron una reacción inmediata de la población en Catalunya, que salieron a las calles en gran número. Aunque estas protestas fueron en gran medida espontáneas, el frente unido Tsunami Democràtic proporcionó coordinación general. Para el mediodía, el centro de Barcelona se había paralizado debido a que las carreteras principales estaban bloqueadas (comenzando con la barricada de la calle Laietana por los taxistas). Los estudiantes salieron de clase apenas se emitieron las sentencias y se unieron a las protestas.

Decenas de miles se juntaron en el aeropuerto de Barcelona, provocando más de 100 cancelaciones de vuelos y numerosos retrasos. La policía cortó las conexiones de tren y metro al aeropuerto, pero una gran cantidad de personas marcharon por la carretera que lo conecta con la ciudad. La policía, tanto española como catalana, tomó medidas enérgicas contra la ocupación del aeropuerto con una brutalidad sin precedentes, utilizando gases lacrimógenos, pelotas de goma (que son técnicamente ilegales en Catalunya) y pistolas paralizantes. Furgonetas de la policía cargaron contra los manifestantes a gran velocidad. Un joven de 22 años perdió su ojo después de ser alcanzado por una pelota de goma, otro perdió un testículo, y 131 personas resultaron heridas.

En la ciudad, hubo enfrentamientos con la policía por la noche alrededor de la Comisaría Central de la Policía Nacional. En otras localidades, carreteras, ferrocarriles y estaciones de tren fueron ocupadas o bloqueadas. Hubo manifestaciones masivas en las plazas de las ciudades de Catalunya. También hubo grandes manifestaciones en el resto de España, ya que las sentencias generaron una protesta entre un sector importante de la sociedad española. En Madrid, los manifestantes intentaron imitar a Barcelona bloqueando el acceso al aeropuerto de Barajas con más de mil autos.

El látigo de la reacción ha dado un poderoso impulso al movimiento republicano catalán. La ocupación de uno de los aeropuertos más grandes de Europa durante todo el día es una muestra de lo que se puede lograr mediante la movilización masiva. Después de meses de crisis en la protesta republicana, las masas ahora han flexionado sus músculos y recuperado su confianza. Las sentencias no solo han enfurecido a los secesionistas, sino también a muchos demócratas unionistas, en Cataluña y más allá.

Lucha republicana revivida

Las tradiciones insurreccionales de octubre de 2017 están emergiendo nuevamente con fuerza (enriquecidas por la experiencia internacional de los chalecos amarillos, Hong Kong, Ecuador, etc., que no han pasado desapercibidas). Se ha convocado una huelga general el viernes y se programan manifestaciones masivas, huelgas estudiantiles y protestas durante la semana. Esta tarde, las organizaciones del entorno de la CUP (Listas de Unidad Popular), la extrema izquierda del movimiento independentista, han convocado manifestaciones contra la represión en el aeropuerto. Estas movilizaciones deberían desarrollarse a través de asambleas de masas y comités de lucha. Ya vemos los embriones de tales órganos de organización de base.

Sin embargo, la deficiencia básica del movimiento de octubre de 2017 no se ha resuelto: la ausencia de una dirección revolucionaria que pueda llevar al movimiento a la victoria. Los mismos nacionalistas pequeñoburgueses que descarrilaron el referéndum de 2017 permanecen a la cabeza del movimiento hoy, ahora aún más desorientados y asustados que hace dos años. De hecho, mientras lamentan las sentencias, el gobierno catalán ha pedido «diálogo y negociación» con el Estado, y ayer arrojó a la policía catalana a los manifestantes en el aeropuerto.

Con una mano, ondean la bandera catalana, y con la otra, la porra con la que golpean a los jóvenes que luchan por los derechos democráticos más básicos. En España, el derecho a la autodeterminación, junto con otras grandes demandas democráticas, son una tarea revolucionaria que los políticos pequeño burgueses no pueden cumplir por miedo a su propia sombra. La tarea es utilizar este movimiento para construir una nueva dirección revolucionaria en el fragor de la lucha. Le corresponde a la CUP asumir esta responsabilidad, explicando claramente entre las masas insurgentes las limitaciones del liderazgo republicano actual, vinculando estas deficiencias con su carácter de clase y proponiendo una alternativa política.

En términos prácticos, es necesario estimular la formación de comités de lucha de base, inculcarles un programa para la transformación social radical y centralizarlos mediante la elección de delegados y de un comité de toda Catalunya. Esto puede convertirse en el bastión revolucionario que el movimiento necesita para triunfar.

(Tomado de Lucha de Clases)