¡¡¡Hasta siempre Francisco Argandoña!!!

de Prensa OPAL

Durante la noche de ayer 19 de septiembre, recibimos desde la ciudad de Mendoza la triste e inesperada noticia de la partida física de este mundo de nuestro amigo, hermano y compañero Francisco Miguel Argandoña, quien durante sus años al lado del Presidente Allende era conocido como Mariano Veliz. Mariano militante Socialista-Eleno fue de los compañeros que desde los primeros días del triunfo del 4 de septiembre de 1970 fue parte del Dispositivo de Seguridad Presidencial, popularmente conocido como GAP, hasta el mismo día del golpe cívico-militar del cruento 11 de septiembre de 1973. Ese día a Mariano le correspondió estar en la defensa de la Casa Presidencial ubicada en Tomás Moro 200.

Para esa fecha apenas tenía 25 años. Mariano fue uno de los compañeros del GAP que más tiempo permaneció al lado del Presidente y durante esos tres años asumió diversas responsabilidades en esa tarea, algunas de ellas de gran responsabilidad y confianza del Compañero Allende. Fue el compañero que acompañó al líder del proceso popular en muchos viajes a lo largo del país y uno de los pocos que lo hizo en todas las giras internacionales, incluida la histórica a Naciones Unidas el año 1972. 
En la visita del Compañero Fidel Castro en 1971 a Chile, Mariano acompañó durante casi todo el recorrido al Jefe de la Revolución Cubana. Lo mismo cuando Allende visitó la Cuba Revolucionaria el año 1972. Hay lindas fotografías que perpetuán esos históricos momentos.
Mariano, además de estudiante de arquitectura en la Universidad de Chile fue un gran futbolista, e incluso estuvo muy cerca de profesionalizarse en uno de los principales equipos del deporte nacional, pero entre esa posibilidad y la militancia revolucionaria no dudó ni un instante. Jamás se arrepintió de esa decisión. En los años posteriores al golpe, silenciosamente vivió su vida junto a su compañera Pamela y sus hijos fuera del país, aportando su experiencia en algún que otro proceso político, pero desde el perfil más bajo posible. En silencio tuvo que ser.
Desde algunos años estaba retomando contactos con algunos de sus compañeros del GAP desde la ciudad de Mendoza donde residía. Allí se había acercado este último período a la Solidaridad con Cuba Revolucionaria, país al cual amaba, respetaba y admiraba profundamente. Precisamente estas últimas semanas estaba muy entusiasmado con viajar a Cuba en el mes de noviembre, esto en compañía de un compañero y amigo de siempre de la Martí de Concepción. La vida dijo lo contrario y no alcanzó a cumplir ese viaje y sueño. Viajó a otros planos a reencontrase con Pamela, Bruno, Jano, Raúl, Miguel, Víctor, Marcelo, Luisito y su jefe de siempre, el Presidente Allende. Los que todavía estamos acá te vamos a recordar y querer como siempre.
¡HASTA SIEMPRE MARIANO, AMIGO, COMPAÑERO Y HERMANO DEL GAP!