46 años del Golpe contrarrevolucionario

de COR-Chile

SEGUIMOS EN PIE DE LUCHA CONTRA LA BURGUESÍA, SU ESTADO, EL IMPERIALISMO Y POR EL PODER OBRERO

El gobierno de Piñera y las cámaras empresarias han salido a oponerse al proyecto de las 40 horas presentado por la diputada PC Camila Vallejo, y que es respaldada transversalmente por EL PC, FA. y partidos de la ex Nueva Mayoría. Hemos dicho que es una ilusión reformista pretender que un cambio legislativo pueda reducir las tasas de explotación. De aprobarse, será la burguesía la que mediante distintos mecanismos de extracción de plusvalía descargará sobre la clase obrera los costos de reducción de jornada, ora con mayor cesantía ora con reducciones salariales, buscando al mismo tiempo saldar su crisis.

La lucha por reducción de jornada del trabajo, una lucha histórica de la clase trabajadora, tuvo su cause en un cambio legislativo ya que se daba en el periodo del “capitalismo orgánico” en el siglo XIX , luchas que fueron enormes gestas y que dieron mártires de la clase obrera; en la época imperialista esto es ilusorio porque la burguesía no puede dar ninguna concesión duradera para clase obrera.

Partidos reformistas como el PC vienen planteando estas ideas reaccionarias de que mediante leyes aprobadas en el parlamento se pueden mejorar las condiciones en que la clase obrera es explotada. Cuando se conmemora un aniversario más del golpe contrarrevolucionario del 73 estas direcciones viene a reflotar de manera más acotada la idea de mejorar las condiciones laborales mediante la institucionalidad burguesa; otrora los guiaba la “vía chilena (pacífica) al socialismo” , hoy es la intervención del parlamento en la reducción de la jornada laboral para una mejor “redistribución de la riqueza”.

Hoy los revolucionarios debemos discutir contra las viejas formulas estatistas y distribucionistas que se vuelven a reflotar ante la crisis histórica del capitalismo y su institucionalidad de posguerra.

El imperialismo viene imponiendo sus planes en la región para los cuales las burguesías locales se vienen realineando. Las sub-burguesías locales que buscaban un margen mayor de regateo con el capital imperialista hoy están dispuestos aplicar los ajustes como lo ordena el amo imperialista, y donde las burocracias sindicales juegan el rol de contención y disciplinamiento burgués en el movimiento obrero. El seguidismo a facciones políticas burguesas como el Chavismo, Lulismo o Kirchnerismo sólo ha llevado a la desmoralización y catástrofe social al proletariado.

Esto demuestra palmariamente que la única clase progresiva en la sociedad capitalista es la clase obrera.

Por ello es necesario darle una salida obrera a esta crisis, peleando por una política de independencia de clases en los sindicatos imponiendo el control obrero de las ramas económicas, luchando por la escala movil del salario y de las horas de trabajo, por un salario mínimo indexado a la canasta familiar. Estos y otros puntos programáticos serán impuestos a las patronales mediante los métodos de la clase obrera y no con el método de la presión y la confianza en el parlamento burgués.

A 46 Años del golpe contrarrevolucionario que masacrara a toda una generación de luchadores y revolucionarios para salvar al capitalismo de su ruina, es necesario retomar las lecciones históricas para armar a las nuevas generaciones. Regenerar una vanguardia revolucionaria que prepare en el seno de la clase obrera, consciente y pertinazmente, las fuerzas para la conquista del poder político preparando a cada paso la destrucción del Estado burgués es una tarea de primer orden.

Ante los planes de imperialismo en la región debemos inscribir en nuestra bandera la lucha por una Federación de Estado Obreros de Latinoamerica.