Quintero se levanta contra la crisis de la Zona de Sacrificio

por El Porteño

Convocados por el repudio al desastre ambiental de la bahía Quintero-Puchuncaví, más de un millar de activistas se dieron cita para recuperar la fuerza del movimiento en esta importante fecha, después de un año del llamado episodio crítico.

El desastre ambiental desatado en la Zona de Sacrificio Quintero – Puchuncaví, registró más de 1.800 personas intoxicadas por contaminación, la situación sigue igual. Luego de un año del episodio crítico del 2018, luego de un año del proceso que se llevó la salud de cientos de habitantes de la comuna y destruyó la fuente laboral de pescadores artesanales y agricultores, luego de pomposas declaraciones la Zona condenada al Sacrificio sigue intacta.

El gobierno no ha dado ninguna respuesta que de solución a la crisis ambiental y social. No se han realizado los exámenes toxicológicos comprometidos, como tampoco las industrias han disminuido sus emanaciones tóxicas. En su legítimo derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación, la gente sigue manifestándose, pero las autoridades gobernantes son indolentes, gobiernan para la industria; el deterioro de las condiciones de vida y del medio ambiente no les importa. El Gobierno, como viene haciéndose desde hace décadas toma partido por el gran capital en contra de las comunidades, campesinos y trabajadores que deben laborar en condiciones infrahumanas.

A un año del desastre ambiental en Quintero, nada ha cambiado, y las familias siguen esperando cambios que les permitan vivir, respirar, trabajar. El lucro de los empresarios y el mal llamado desarrollo del país, no puede ser pagado con la vida de las personas que ahí viven, ni con la destrucción del medio ambiente en la zona.

Este movimiento, quienes nos movilizamos ayer sábado en Quintero, forma parte del levantamiento popular que día a día se alza a lo largo del país. Frente a ello el Gobierno, los partidos e instituciones del régimen sólo pueden desatar represión y políticas de ajuste para descargar la crisis capitalista sobre la espaldas de los trabajadores.

Impresiona el silencio de los medios de comunicación sobre este tema. Impresiona la disciplina de los medios oficiales, patronales, para sacar de la opinión pública este grave problema sanitario, ambiental, productivo y social. La lucha de Quintero-Puchuncaví y de todas las Zonas de Sacrificio en Chile, forma parte de la lucha del conjunto de los trabajadores y está presente como reivindicación en la Primera Jornada de Protesta del próximo jueves 5 de septiembre.

NUNCA MÁS SOLOS

NOS CANSAMOS NOS UNIMOS

SOMOS LOS TRABAJADORES, SOMOS LA REVOLUCIÓN