De esto no informa Bachelet: inhumanos Campos de Concentración para inmigrantes en EEUU

por Matthew Taylor

Un nuevo informe publicado el martes por la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) expuso las horrendas condiciones a las cuales están siendo sometidos los inmigrantes en las instalaciones administradas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en el Valle del Río Grande de Texas.

Los inspectores de la OIG visitaron cinco instalaciones de detención y dos puertos de entrada en el sector del Valle del Río Grande durante la semana del 10 de junio. Su propósito era revisar el cumplimiento de las instalaciones con lo que el gobierno federal denomina normas TEDS, es decir, Transporte, Acompañamiento, Detención y Búsqueda.

Cincuenta y un mujeres adultas en una celda diseñada para jóvenes hombres con una capacidad máxima de 40, y 71 hombres en una celda diseñada para adultas con una capacidad de 41 [crédito: OIG]

El informe indicó que desde octubre de 2018 hasta mayo de 2019, el sector del Valle del Río Grande  el cual, de acuerdo con la agencia, ha experimentado más migración que cualquier otra sección de la frontera  ha tenido un aumento del 124 por ciento en las detenciones de migrantes durante el mismo período de 2017 a 2018. El mayor incremento se registró en las unidades familiares, que crecieron de 36,773 a 135,812, o 269 por ciento. El número de niños detenidos sin sus padres o un tutor adulto  llamados Niños Extranjeros No Acompañados (Unaccompanied Alien Children, UACs) en la jerga de las agencias  aumentó en un 62 por ciento, de 14,822 a 23,944 en el mismo período de ocho meses. El número de adultos solteros detenidos creció de 48,240 a 63,507, un aumento del 32 por ciento.

En el momento de la inspección, el CBP tenía un total de 8,000 detenidos en sus instalaciones del Valle del Río Grande. De acuerdo con los estándares de TEDS, los inmigrantes detenidos deben ser retenidos por no más de 72 horas antes de ser trasladados a instalaciones administradas por Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Los niños detenidos por ley deben ser transferidos a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

El informe indicaba que de los 8,000 detenidos, 3,400 habían sido retenidos por más de 72 horas y 1,500 habían sido retenidos por más de diez días. Entre los 2,669 niños detenidos en las cinco instalaciones, 826 habían sido retenidos por más de 72 horas. Más de 50 del total eran menores de siete años.

En tres de las instalaciones inspeccionadas, los niños no tenían acceso a las duchas, y en dos instalaciones no se les proporcionó comida caliente hasta la semana de la inspección; en su lugar, fueron alimentados con sándwiches de salchicha fría. A estos niños también se les proporcionó poca o ninguna ropa para cambio, o acceso a las instalaciones de lavandería.

Saturación de familias el 10 de junio de 2019 en la Patrulla Fronteriza X, Station [Credit: OIG]

A los adultos no les fue mejor, con los adultos en una instalación mantenidos en “condiciones de solo estar de pie” durante una semana completa. Otros fueron atestados en celdas con otros detenidos por más de un mes a la vez. Los detenidos adultos no recibieron duchas o cambio de ropa. En su lugar, se les dio toallitas húmedas para limpiarse.

Las fotos adjuntas al informe muestran que en las instalaciones de Fort Brown en Texas , 51 mujeres fueron retenidas en una celda diseñada para 40 personas, mientras que 71 hombres fueron retenidos en una celda con una capacidad máxima de 41. Los detenidos han protestado por estas condiciones, en una instancia obstruyendo los inodoros con sus mantas para inundar las células para que puedan ser liberados temporalmente. Esto provocó que el “equipo de operaciones especiales” de CBP—una pandilla de guardias grandes y violentos equipados con equipo táctico—intimidara a los detenidos rebeldes.

Los autores del informe tuvieron que terminar temprano su inspección de una instalación “porque nuestra presencia estaba agitando una situación ya difícil. Específicamente, cuando los detenidos nos observaron, golpearon las ventanas de las celdas, gritaron, pegaron notas a la ventana con su tiempo en custodia e hicieron un gesto hacia la evidencia de su tiempo en custodia (por ejemplo, barbas)”.

De acuerdo con los estándares de TEDS, los agentes deben proporcionar alimentos de acuerdo con las restricciones religiosas o dietéticas de los reclusos, pero esto también se ignoró, con los sándwiches de salchicha que se dejaron comer, en lugar de eso causaron estreñimiento y otros problemas médicos entre los reclusos.

En una respuesta del DHS adjunta al informe de la OIG, la agencia atribuye las pésimas condiciones que enfrentan los migrantes al aumento de los que buscan refugio: “En mayo de 2019, un promedio de más de 4,600 personas al día cruzaron ilegalmente nuestra frontera sur o llegaron a los puertos de entrada sin los documentos adecuados. En comparación, en mayo de 2017, ese número era inferior a 700 por día. Las acciones totales de CBP durante mayo de 2019 fueron 623 por ciento más altas que en mayo de 2017, y 206 por ciento más altas que el promedio de mayo en los últimos siete años (2012-2019)”.

Ochenta y ocho hombres adultos en una celda de un máximo de 41 personas, algunos señalando sobre su larga detención [Credit: OIG]

El DHS cita como prueba de sus intentos de aliviar el hacinamiento que desde mayo hasta finales de julio habrán completado tres “estructuras de lado blando” —carpas—separadas, con capacidad para albergar a 500 inmigrantes cada una.

La agencia también afirma que los refugiados están envalentonados para cruzar la frontera ilegalmente debido a “lagunas legales y judiciales” que alientan a los migrantes a hacer el viaje traicionero a través de la frontera debido a la “probabilidad que las familias no sean detenidas durante sus procedimientos de inmigración”. Concluye que “a medida que más migrantes se animen con estas lagunas, CBP espera que esta afluencia no solo continúe, sino también que aumente”.

El esfuerzo del DHS para justificar las condiciones inhumanas a las que estáDe sometiendo a los detenidos es una advertencia. Las inspecciones realizadas tanto por la OIG como por el Congreso se planificaron con anticipación, lo que dio tiempo a las agencias para limpiar y eliminar a los detenidos que pueden tener historias aún más perturbadoras que contar. El verdadero estado de los asuntos dentro de estas prisiones es más probable que se retenga del público.

Del informe publicado esta semana por ProPublica que detalla la participación de los miembros de CBP en un grupo fascista de Facebook que celebra la tortura y la humillación de los detenidos, seguido de la visita de una delegación del Congreso a la cual los agentes de CBP eran abiertamente hostiles, no cabe duda de que los miembros del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), CBP y otras agencias sienten que cuentan con apoyo y respaldo en los niveles más altos del estado.

Las condiciones descritas en el informe solo empeorarán en los próximos meses, ya que Trump anunció que ordenará redadas masivas dirigidas a miles de familias después del feriado del 4 de julio y ha prometido retirar a “millones” del país. A medida que los bloques de celdas operados por ICE se llenan con estos detenidos, las instalaciones operadas por la CBP se volverán aún más peligrosas y abarrotadas.

Con las últimas revelaciones acerca de las condiciones de la vida dentro de las instalaciones operadas por DHS e ICE, la idea promovida por DHS en su respuesta, que los inmigrantes se sienten animados a cruzar la frontera ilegalmente porque confían en que serán tratados suavemente, es absurda.

La posición cada vez más letal en la cual el gobierno de Trump ha colocado a los migrantes que buscan una mejor vida, se ilustró gráficamente la semana pasada con publicación de fotos de los cuerpos de Oscar Alberto Martínez Ramírez y de su pequeña hija Valeria, quienes se habían ahogado tratando de cruzar el Río Bravo después de haber sido bloqueados para cruzar legalmente en Texas.

Ayer, NPR informó que probablemente otra niña había muerto cruzando el río, esta vez la hija de dos años de un refugiado haitiano que ingresó a los Estados Unidos a través de México e informó que había perdido a la niña mientras cruzaba el río.

(Tomado de WSWS)