Repudio internacional ante crímenes de lesa humanidad en Colombia / Solidaridad con comunidades y organizaciones

Quienes suscriben la presente carta / declaración, emplazan al Estado Colombiano y sus gobernantes, encabezado por el Presidente de la República, Iván Duque; y a la comunidad internacional democrática y de derechos humanos, para que se intensifiquen todas las diligencias necesarias para el cumplimiento del Estado de Derecho en dicho País y se cumpla con las obligaciones en materia de derechos humanos y el derecho internacional humanitario ante los sistemáticos crímenes de lesa humanidad en contra de líderes sociales, que involucra: Asesinatos selectivos, amenazas de muerte, hostigamiento y persecución, abusos y violaciones,  desplazamiento forzado de poblaciones, en su mayoría, en el marco de conflictos territoriales donde priman intereses de transnacionales extractivistas y a su vez, operan grupos mercenarios, sicarios, como también, descontroladas fuerzas de seguridad responsables de diversas acciones de violencia en contra de la población civil desarmada, principalmente rural indígena, campesina y afrodescendiente.

Dichos grupos  bélicos paramilitares, son  asociaciones ilícitas como  Aguilas Negras,  entre otras bandas criminales, que actúan bajo impunidad y políticas permisivas e inoficiosas del estado colombiano, que da cuenta de la  corrupción política y de un reinante mecenazgo político – económico, donde el poder judicial ha sido débil y las fuerzas de seguridad mantienen en sus filas a agentes estatales que han violado derechos humanos.

Alerta Humanitaria en Colombia

Se estima en más de 500 líderes sociales asesinados en los más de dos años que van  desde la firma de los supuestos  acuerdos de paz entre la exguerrilla de las FARC y el Gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018), con un alto número de asesinatos selectivos durante el periodo del actual Presidente Duque. Como referencia, según informe de Indepaz asegura que entre el 1 de enero y el 17 de noviembre de 2018 fueron asesinados 226 líderes sociales y defensores de los derechos humanos en 112 municipios de Colombia. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) 115 casos registrados durante el 2018 y en lo que va del año 2019, ACNUDH ha señalado que ha recibido 76 denuncias de asesinatos de defensores de los Derechos Humanos, según nota informativa difundida el 11 de junio y que  en su mayoría, involucra a líderes indígenas y afrodescendientes que encabezan la lista de víctimas de violencia en este País.

Algunos de los últimos asesinatos: 

En el marco de una Asamblea de la organización indígena UNIPA en el Predio El Verde de Nariño, realizada durante los días 4 y 6 de junio 2019, fueron asesinadas  tres personas del Pueblo Awa: Rocío García Pai, madre de dos hijos, integrante del resguardo Hojal la Turbia de Tumaco; Leidy Jacqueline Burgos Pai, de 18 años, integraba la guardia indígena del Resguardo Honda Río Güiza, jurisdicción del municipio de Barbacoas; Robert Dionisio García Bisbicús, de 21 años de edad,  con esposa y una hija, quien pertenecía al resguardo indígena de Gran Rosario ubicado en el municipio de Tumaco. La organización indígena UNIPA señaló:  “Ya son más de 73 los líderes y lideresas que han sido amenazados y presentan un extremo riesgo contra sus vidas, sumando los 29 asesinatos entre agosto de 2016 a la fecha”.

El pasado jueves 6 de junio fue asesinado Julián Quiñones Uñate, líder comunal de Coveñas, Sucre, perpetuado  por hombres en moto que le propinaron varios disparos que le causaron la muerte. 

La comunidad campesina de Caloto, Cauca, denunció el 6 de junio que la Fuerza Pública asesinó a Jefferson Trochez, menor de 16 años de edad en la zona del Carmelo, en el marco de un procedimiento de desalojo en la vereda Vista Hermosa. El joven era campesino e integrante del movimiento de liberación de la madre tierra. 

El pasado 5 de junio, en la vereda La piña en Puerto Asís, Putumayo fue asesinado el campesino Alneiro Guarín a manos de hombres armados que dispararon en cuatro ocasiones contra su cabeza. En mayo, fue asesinado Mauricio Lezama, cineasta, gestor cultural y consejero departamental de Cine de Arauca, hecho ocurrido  en la vereda La Esmeralda, mientras trabajaba en un proyecto sobre las víctimas del conflicto armado.  A fines de mayo, fue asesinado Joaquín Trujillo, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Quebrada del Sol en Santa Marta, quien murió a manos de sicarios . Ya iban  tres homicidios en la localidad en 24 horas, en zonas de grupos sicarios  derivados del paramilitarismo de Giraldo y de Jorge 40, como lo es los Pachenca,

La realidad sobre cientos de asesinatos en diversos territorios de Colombia se concentran mayoritariamente en el Cauca, Antioquia, Valle del Cauca, Putumayo y Nariño,  perpetuadas por grupos sicarios y mercenarios paramilitares.

Amenazas de muerte y desplazamientos forzados

Cientos de dirigentes sociales han sido asesinados de manera selectiva en los últimos años en Colombia, miles han sido amenazados de muerte y decenas de desaparecidos y millones de desplazados, según han revelado diversos informes de derechos humanos en este último tiempo.

En los últimos años a causa de la violencia, millones de personas se han trasladado a otros territorios del país, siendo Colombia uno de los países con mayores desplazados en el mundo. La Defensoria del  Pueblo de Colombia denunció el incremento de los desplazamientos masivos en el sur del departamento de Córdoba (norte), donde en los últimos días de mayo, más de 3.000 campesinos e indígenas resultaron afectados, de los cuales, 181 son niños y adolescentes.

La institución indicó que el desplazamiento masivo al sur de Córdoba ocurrió en el municipio Puerto Libertador, así como en Ituango, municipio de Antioquia. Según el organismo, entre el 1 de enero y el 21 de abril de este año, se han registrado en esta región al menos doce eventos de desplazamientos forzados. La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) alertó que los desplazamientos masivos de familias campesinas se han producido por amenazas de grupos criminales en la región.

Territorios sin Paz,  empobrecidos y asediados por transnacionales

En Colombia  hay estimaciones que calculan que ha aumentado en más de un millón los pobres, siendo el caso más extremo la Guajira,  siendo macabro  la cantidad de niños wayúu que han muerto de hambre. 

En el estado colombiano se destaca un fuerte intervencionismo de grupos de poder económico  que involucra  un violento asedio por parte de transnacionales extractivistas petroleras, mineras y de desarrollo energético, cuyos conflictos y masacres vienen arrastrándose por larga data. 

Resulta paradógico, que agencias internacionales de cooperación, como USAID de Estados Unidos, invierta miles de millones de dólares en programas de “inclusión para la paz”, “paz sostenible” y en “derechos humanos”, incluido  los 160 millones de dólares destinados al gobierno de  Colombia en mayo de este 2019 para que sean destinados a la “implementación del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno colombiano y la exguerrilla Farc” , sin embargo, una amplia parte de la ejecución de estos programas de “paz”, se invierten en zonas donde se han venido incrementando asesinatos de líderes sociales y en medio de intereses transnacionales mineros y petroleros.

En Colombia, es escandaloso el nivel de intervencionismo de la Agencia Internacional para el Desarrollo, más conocida como USAID y la encubierta acción de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) insertando recursos en numerosas instituciones  públicas y privadas, como  fundaciones, Ongs, Corporaciones, sociedades, asociaciones, organizaciones indígenas, campesinas y afrodescendientes, levantando  numerosas fuentes informativas que van desde zonas de intereses para industrias extractivas y energéticas, liderazgos sociales; zonas de conflictos o resistencia social, cartografías varias, medios de comunicación,  memoriales históricos,  “acompañamientos” a comunidades  en temas de conservación, comunicación, derechos humanos, investigación, receptando numerosos informes, registros y monitoreos sobre las realidades territoriales ,  intervencionismo que en nada ha contribuido a la paz ni a la protección e integridad de líderes sociales, tal cual ha ocurrido por ejemplo a integrantes de comunidades indígenas en Nariño o guardias indígenas de diversos territorios. 

Fin a las masacres y crímenes de lesa humanidad en Colombia 

Como organizaciones defensoras de derechos de diferentes países, exigimos la implementación de un estado de derecho en Colombia,  el que debe asumir las normas de derechos humanos  en los procesos jurídicos, las instituciones y las normas sustantivas . Señalamos que  No puede existir estado de derecho si no se protegen los derechos humanos.

Exigimos la moratoria de concesiones para exploración y explotación  extractivista de transnacionales en zonas de asesinatos de líderes sociales defensores de los territorios, con el fin que se resguarden y reparen los derechos humanos de las víctimas y se investigue la relación de los intereses de industrias mineras, petroleras e hidroeléctricas  en  crímenes y violaciones de derechos humanos de opositores  a esos proyectos. Asimismo,  invitamos a los organismos de derechos humanos de  Naciones Unidas a atender urgente la grave situación que enfrenta el territorio de la Guajira ante la crisis humanitaria que se vive y la masiva muerte de niños y niñas indígenas Wajuu  a causa del hambre, salud y falta de agua. 

Exigimos al estado colombiano y sus instituciones responsables, desmantelar y poner fin a toda asociación ilícita de bandas criminales, castigo y sanción a las redes de corrupción público y privado, en especial aquellas ligadas al narcoparamilitarimo e intereses transnacionales que buscan acaparar territorios y explotar recursos naturales atentando contra los derechos humanos de amplias poblaciones, particularmente indígena, campesina y afrodescendiente.

Denunciamos la desatención por parte del Presidente Iván Duque de las distintas recomendaciones de organismos  internacionales de Derechos Humanos., tales como las efectuadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 15 de enero del presente año, con llamados urgentes para la implementación de una serie de medidas tendiente a prevención, reparación y garantías para líderes sociales. Asimismo, las efectuadas  por el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores y las Defensoras de Derechos Humanos, Michel Forst, realizadas a fines del 2018 luego de una misión, con especial atención al rol de las empresas públicas y privadas en materias de derechos humanos. 

Solicitamos a las  representaciones de las diferentes organizaciones sociales y comunidades  de Colombia vinculadas a la defensa de derechos humanos y territorios  a asumir una mayor responsabilidad en términos de seguridad organizacional,  considerado factores individuales de derechos humanos como también de tipo colectivo. Se hace el  llamado a establecer y/o revisar medidas de seguridad, atendiendo el tipo de información compartida, velando por la integridad de sus integrantes, en especial aquella frente a cooperantes económicos ligados a intereses de transnacionales. e infiltraciones de agentes públicos y privados.  

Denunciamos categóricamente, que en Colombia no existe Paz, que hay  crímenes contra la humanidad,  con directa responsabilidad del estado y que  engloban  actos que forman parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil inocente e indefensa, principalmente defensores de derechos humanos y de territorios.

Estos crímenes  de lesa humanidad  involucra asesinatos selectivos, desplazamientos forzados de poblaciones, torturas, violaciones y violencia sexual de mujeres, , persecución  por motivos políticos y raciales, desaparición forzada de personas. Es urgente que la comunidad internacional defensora de derechos humanos y democrática, reaccione con urgencia ante estos hechos. 

Fin 

*******************************

Información complementaria

– Misión en Colombia del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores y las Defensoras de Derechos Humanos (diciembre 2018) / https://www.ohchr.org/Documents/Issues/Defenders/StatementVisitColombia3Dec2018_SP.pdf

– Misión y recomendaciones de la CIDH a Colombia / https://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2019/008.asp

– Alto Comisionado de las Naciones Unidas alerta sobre el aumento de líderes indígenas y afrodescendientes en Colombia (12 de junio) / https://www.notimerica.com/sociedad/noticia-onu-alerta-aumento-lideres-indigenas-afrodescendientes-asesinados-colombia-20190612135618.html

– “Terror corporativo” está matando en toda Colombia (Real News Network )  / https://youtu.be/e6WKvdnVorw

– Programas de Usaid en Colombia / https://www.usaid.gov/es/colombia