A 10 años del fallecimiento de Guillermo Lora:¡Lanzamos “La Revolución Boliviana”!

de POR Argentina

El 17 de mayo se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento del líder revolucionario boliviano Guillermo Lora. No deja de extrañarnos pensar que ya han pasado 10 años de su muerte. Basta hojear cualquiera de sus 69 volúmenes de las Obras Completas para mostrar (tal y como sucede con los Lenin, Marx, Engels y Trotsky) la actualidad de sus polémicas, la precisión de sus análisis, lo acertado de sus pronósticos y lo rigurosamente coherente de su lucha.

Basta leer alguno de sus últimos artículos escritos hace más de 10 años sobre el MAS y Evo Morales (que muy acertadamente reproduce el periódico “Masas” de Bolivia) para evidenciar la talla de la comprensión del revolucionario profesional Guillermo Lora.

Toda su vida fue intransigentemente consagrada al comunismo. Consagrada a la labor teórica y práctica, a templarse como cuadro revolucionario de los oprimidos del mundo entero, particularmente de Bolivia.

Es que desde muy joven su militancia estuvo políticamente ligada al Partido Obrero Revolucionario. Tempranamente comprendió la íntima ligazón existente entre la estrategia revolucionaria y la puesta en pié de la organización necesaria para materializarla, y, de esta forma, se puso al hombro la tarea de politizar a las masas con el programa revolucionario y su organización: El POR.

Su militancia socialista significó la penetración de esta organización en las entrañas mismas del proletariado boliviano, y más concretamente en su vanguardia revolucionaria: los mineros. Supo constituirse como referencia obrera al adentrarse en la comprensión de sus particularidades, de sus dolores, de sus sufrimientos y de sus necesidades. Renunció, para ello, al privilegio de la existencia vacía del pensador desligado de los problemas de las masas; de la observación neutral desde la torre de marfi l; de lo impoluto de una labor meramente intelectual.

El revolucionario entró a los socavones de las minas para transformar el instinto que anida en las masas en consciencia, es decir en política revolucionaria. Y así prosiguió durante toda su existencia. ¿Por qué editar un libro de Guillermo Lora?

La importancia que tienen sus escritos está fuera de toda discusión, siendo un formidable aporte a la lucha revolucionaria y dando respuesta a los principales aspectos que han marcado la situación política internacional desde 1940 en adelante. Es así que como Partido Obrero Revolucionario de Argentina, sección del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la IV Internacional (CERCI) tomamos en nuestras manos la tarea de comenzar a publicar algunas de sus más importantes obras, empezando con el análisis crítico de la Revolución Boliviana de 1952.

El trotskismo en Bolivia y la persona de Guillermo Lora han sido objeto de una férrea campaña difamatoria y esto no solo del esperado campo de la burguesía, de las clases dominantes. Los principales calumniadores han aparecido de las filas de los autoproclamados “revolucionarios”, incluso siendo más exactos, de las propias filas del “trotskismo” mundial. Buena parte de las “polémicas” giran en torno a la actuación del POR en la Revolución Boliviana de 1952.

Una y otra vez vuelven a aparecer viejas falsificaciones que se repi- ten acríticamente desde la década del 50. La Revolución Boliviana de 1952 es uno de los grandes sucesos de la historia latinoamericana. Tiene la particularidad de mostrar la presencia de un partido trotskista con influencia en las masas: el Partido Obrero Revolucionario de Guillermo Lora.

En el proceso de estructurarse como firme dirección y vanguardia de los explotados, el POR tuvo que mostrar la terrenalidad de sus ideas, de cómo materializar la Tesis de Pulacayo… tuvo que trabar una dura batalla contra el nacionalismo de contenido burgués (el MNR) que con su fraseología marxista, tomada de las propias publicaciones trotskistas engañaba y desviaba conscientemente a las masas; y tuvo que enfrentar múltiples obstáculos tanto internos como externos (del propio seno de la IV Internacional).

Podemos decir que el POR y Guillermo Lora se templaron en la caldera de 1952, y han salido fortalecidos. Por esta razón, al editar esta obra ponemos en las manos del militante un arma de combate, una herramienta de indudable importancia para hacer frente a provocaciones y para asimilar la mecánica revolucionaria en el país altiplánico . Pero también observamos en la actualidad a valiosos militantes de otras organizaciones que se reclaman de la clase obrera re- producen ideas preconcebidas que han sido maliciosamente lanzadas por supuestos referentes del trotskismo. Dirigentes que han demostrando su más vulgar revisionismo al intentar desfi gurar la historia de acuerdo a sus mezquinos intereses. Para ellos es también esta trascendental obra con la intención de franquear la tiranía de la ignorancia a la que suele estar sometida esta militancia.

Los convocamos a adentrarse en el estudio de esta obra y debatirla sañudamente con el POR. Esperemos esta obra se convierta en la primera de muchas otras que vayamos a reeditar en el año del 10° aniversario del fallecimiento de nuestro querido camarada Guillermo Lora. Dependerá únicamente de la seriedad con la que encaremos este trabajo y de la energía con la que divulguemos la obra del revolucionario profesional a la que muchos intentan relegar al ostracismo. Debemos entender que la vida y obra de Lora solo puede ser entendida como la inclaudicable lucha política por erigir y organizar el Partido Obrero Revolucionario como parte de la tarea internacional de poner en pie el Partido Mundial de la Revolución Socialista, herramienta histórica de los explotados. La reedición de esta valiosa obra contribuye también a colocarnos en ese mismo arduo camino.