Lunes de derrotas legislativas para el gobierno

por Ricardo Rebolledo

Aciago inicio de semana tuvo el gobierno este lunes, cuando en un lapsus de solo dos horas, dos de sus proyectos eran rechazados en sus respectivas comisiones de la cámara de diputados.

Tanto Admisión Justa como el proyecto de Reforma Previsional, fueron rechazados para la “idea de legislar”, quedando ambos para votación en Sala de la Cámara para la decisión final, ya que al ser proyectos presentados por el gobierno (Ejecutivo) con discusión de urgencia, debe volver a ser revisado y votado en un lapsus de 10 días.

Lo que se juega el gobierno

El gobierno ayer lunes sufrió una derrota, veremos también cómo termina hoy la discusión en el Senado con su propuesta (Dobra Lusic) a la Corte Suprema, que desde hace semanas viene siendo un dolor de cabeza para Piñera, pero estaremos de acuerdo en no considerarla una gran derrota, el pensamiento militar lo llamaría mas bien una derrota táctica, momentánea, donde no parece haber perdido mucho, recordemos que solo hace algunas semanas pudo pasar su reforma tributaria.

Desde pasillos de La Moneda este escenario se veía muy probable, en dos proyectos en los cuales el gobierno no apostaba mucho, y que eran más de carácter de ideas que de forma, donde por ejemplo la discusión ideológica de la ministra Cubillos (UDI) fue a mansalva, con una línea de propagandismo neoliberal que hubiera dejado orgulloso a su padrino y formador político Jaime Guzmán, parecía mas una lucha de ideas, de reconocer aliados y tensar adversarios que una verdadera lucha por pasar el proyecto por el congreso.

No así el caso de la reforma laboral y la reforma tributaria, donde es la exigencia misma del empresariado que pone la presión al gobierno porque se ejecuten esos proyectos, en el cual el modelo de acumulación capitalista chileno entra de lleno en tensión.

En el caso de la reforma previsional, el gobierno corría contra el tiempo para presentar su propio proyecto, haciendo populismo con el Pilar Solidario, ocupando de rehenes a los cientos de miles de jubilados que reciben una pensión mínima, y buscando desordenar con esto las filas de la oposición.

Y aquí el interés por cambiar un ápice de la reforma previsional, es cercano a cero, por eso el juego de suma cero del gobierno; cuantas elites económicas en el mundo se pueden jactar de un modelo previsional como el chileno, tan así que las mismas AFP´s estuvieron de acuerdo con las reformas a las previsiones, eso ya dice mucho, si es que no todo.

Estrategia parlamentaria o movilización social

La derrota del gobierno el día de ayer, viene a poner en debate el rol de la oposición contra el gobierno; y si es esta o no la salida para detener a la derecha y sus reformas. El día de ayer la Democracia Cristiana dio los votos para detener estos proyectos, pero quedan aun las discusiones en cámara, donde la vieja Concertación aun tiene algo que decir.

Sin adelantarnos, recordemos que en la votación del TPP11, no solo la DC voto a favor, sino que hubo asimismo votos del PPD y del PS. O en la misma reforma tributaria, a mediados de abril, hace algunas semanas, donde se votó la idea de legislar en la comisión de Hacienda de la Cámara Baja, con votos de la DC en el último minuto.

No solo resistir, sino vencer

Una derrota estratégica al gobierno no vendrá de la mano de la DC, ni de aquellos partidos que administraron toda la herencia de la dictadura que existe hasta hoy. La fuerza vendrá de las miles de mujeres que se movilizaron por sus derechos este último 8 de marzo, de las y los trabajadores que se organizan contra la precariedad de la vida como hoy lo hacen en el Aeropuerto de Santiago y en el Puerto de Ventanas, de esa juventud que salió el 2011 a las calles por educación gratuita y que la exNM los embauco con una mera beca, y que hoy se levantan por sus condiciones de estudio.

El gobierno tiene una claridad de sus objetivos; mujeres, trabajadores y la juventud deben tenerlas también.

(Tomado de Izquierda Diario)