Leonard Peltier, 43 años en prisión: el preso político más antiguo de América

por Natalia Pravda

El preso político más antiguo de América no cumple condena en las cárceles que retrataron, entre otros, Ramón del Valle-Inclán en Tirano Banderas, Augusto Roa Bastos en Yo el Supremo, Gabriel García Márquez en El otoño del patriarca o Mario Vargas Llosa en La fiesta del Chivo.

El interno 89.637-132, el preso de conciencia más antiguo de América, según Amnistía Internacional, es un nativo americano que tendría que resucitar para cumplir su castigo: dos cadenas perpetuas consecutivas (sic). Leonard Peltier, de padre anishinabe y madre lakota o sioux, ha pasado en prisiones de Estados Unidos casi 43 de sus 74 años. El padre de la Sudáfrica moderna, Nelson Mandela, que intercedió infructuosamente por él ante varios inquilinos de la Casa Blancasólo estuvo preso 27 años.

Miembro del Movimiento Indio Americano (AIM, en sus siglas en inglés), Leonard Peltier fue condenado por las muertes de dos agentes del FBI en un confuso suceso en la reserva de Pine Ridge (la de Nube Roja, en Dakota del Sur). Personalidades y organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian que el juicio no fue justo y que el FBI manipuló pruebas. El principal error del acusado, que estaba en la reserva, pero niega que participara en el tiroteo, fue huir a Canadá cuando se sintió acosado.

Leonard Peltier en Leavenworth. 6/92 ©Jeffry Scott

EE.UU. logró su extradición con el testimonio de una india, Myrtle Poor Bear, que admitió haberle visto disparar, aunque luego se desdijo y acusó al FBI de coacciones. El juez no dejó que esta mujer, ya fallecida, declarase durante el juicio. Esa y otras irregularidades despiertan “dudas sobre la imparcialidad de la condena”, asegura Amnistía Internacional. Esta organización, premio Nobel de la Paz en 1977, califica de “preso de conciencia” al condenado, en la actualidad en el penal de Coleman, Florida.

Nueve galardonados más por la Academia Sueca denunciaron su caso o solicitaron su libertad, algunos tan carismáticos como Desmond Tutu, Rigoberta Menchú o el Dalái Lama, además de los desaparecidos Nelson Mandela y la madre Teresa de Calcuta. El Congreso Nacional de Indios Americanos, que agrupa a más de 500 tribus, también lo apoya. Las periódicas campañas de denuncia en internet se han visto reforzadas ahora por las preocupantes noticias sobre su salud. Leonard Peltier se ha sometido a una operación de corazón y sufre, entre otras dolencias, diabetes e hipertensión. Se ha quedado ciego de un ojo y tiene una espada de Damocles: un aneurisma aórtico abdominal, producido por una dilatación que ha adelgazado un tramo de la pared de esta arteria. El estrés, una subida de tensión o un esfuerzo podrían provocar una rotura y un importante sangrado. Es un problema médico grave.

El Mandela sioux entró en la cárcel con 31 años. Hoy tiene 74 y es bisabuelo. Su aspecto no tiene nada que ver con el del hombre esposado junto a dos funcionarios de prisiones, en el penal canadiense de Okalla, en la Columbia Británica, camino del helicóptero que lo extraditó. O con el del preso que poco después se dejó bigote. Aún lo tiene, pero ya completamente cano. Su prisión, de máxima seguridad, está a 2.100 kilómetros de su familia, que ha pedido que lo trasladen por razones humanitarias a la cárcel de Oxford, en Wisconsin. Los suyos viven en una localidad de este estado, Fargo.

La negativa de las autoridades penitenciarias ha indignado a nombres de la cultura y el espectáculo. Mientras tuvo fuerzas, el escritor Peter Mathiessen (1927-2014) lideró la campaña para su libertad. Uno de sus libros desgrana las anomalías del proceso: En el espíritu de Caballo Loco (Olañeta). Entre otros actores y cineastas, se han sumado a la causa Robert Redford, Michael Apted y Oliver Stone, autor de una entrevista a un encapuchado que dice ser el verdadero responsable de las muertes. Steven Van Zandt, de la E Street Band, y los miembros del conjunto Rage Against The Machine también claman por él.

Una de las últimas iniciativas en marcha pide a los internautas que alcen sus manos para pedir justicia. Miles de fotos han inundado Instagram con la inscripción Free Peltier. Entre quienes secundan la idea hay actores díscolos de Hollywood, James Franco y Daryl Hannah. Y un músico y compositor canadiense, el gran Neil Young, el mismo que canta en Walk with me: “Nunca te defraudaré, / no importa lo que hagas, / si caminas conmigo / y si me dejas caminar a tu lado”.

Peltier actualmente

(Tomado del Correo de los Trabajadores)

Freedom, RATM