Francia: incendio de Notre-Dame, el capitalismo destruye nuestro patrimonio histórico

por Fred Weston

La investigación sobre la causa del incendio llevará algún tiempo, posiblemente meses, pero parece que su origen estuvo relacionado con los trabajos en curso en la aguja.

Sin embargo, es evidente que la austeridad y los consiguientes recortes del gasto público han desempeñado un papel importante.

La catedral necesitaba urgentemente ser restaurada desde hace tiempo. Caroline Bruzelius, historiadora de la arquitectura en la Universidad de Duke,  tuvo la oportunidad hace casi 40 años de visitar partes de Notre Dame que normalmente no son accesibles. En una entrevista con Foreign Policy lo explicó ya entonces:

«…necesitaba ser restaurada en las partes que no vemos cuando entramos en el edificio, y me refiero específicamente a la enorme estructura de madera entre las partes superiores de las bóvedas y el techo. Es madera vieja. Durante siglos, se ha calentado en verano y congelado en invierno, y eso era increíblemente inflamable, y por eso el fuego fue tan horrible y espectacular. Fueron esas viejas maderas las que ardían tan ferozmente. Vimos el fuego propagarse de un sector a otro en rápida sucesión».

Cabe preguntarse por qué han sido necesarios casi 40 años desde que Bruzelius constató el estado de la cubierta antes de que se iniciara la restauración. Es evidente que los años de recortes y descuido en la preservación del patrimonio histórico deben formar parte de la ecuación.

La austeridad también afecta a nuestro patrimonio cultural

Como señalamos en un artículo anterior de 2012:

«Los efectos de la crisis capitalista se sienten en todos los niveles de la sociedad. Como se informaba en un artículo de la revista Time en abril [2012], esto también incluye la preservación de los sitios históricos. A medida que los Estados europeos se apresuran a recortar el gasto público y a recortar los presupuestos, los logros históricos de la humanidad se desmoronan bajo miserables asignaciones para la preservación cultural». (Conserving Culture Under Capitalism, 27 de septiembre de 2012)

En el contexto de la profundización de la austeridad, ha habido una tendencia creciente a recortar la financiación de las artes y del gasto cultural en general, como parte del declive general del capitalismo. En todos los aspectos de la vida que hacen posible una existencia civilizada, vemos recortes masivos -desde la educación hasta la sanidad, desde la vivienda hasta el medio ambiente-, todo ello acompañado de una privatización cada vez mayor, en la que todo sólo se ve a través del prisma de la rentabilidad.

La confederación sindical francesa, CGT, ha señalado en un comunicado que:

«Por lo tanto, no es de extrañar que hoy en día los historiadores del arte, arquitectos y conservadores no oculten una cierta ira por la falta de recursos destinados al mantenimiento de los monumentos y de las normas de seguridad en las obras de construcción del patrimonio. (…) Todavía no conocemos las causas del incendio, pero una cosa es segura: el recorte constante de los recursos humanos y financieros sólo puede tener efectos perjudiciales para la seguridad de los monumentos, de los trabajadores y de los visitantes. A este ritmo, es seguro que ocurrirán otros dramas de este tipo».

La misma declaración condena las políticas «retrógradas» del programa gubernamental «Action Publique 2022«, que afirma que sus objetivos son «mejorar la calidad de los servicios públicos, proporcionar un entorno laboral moderno a los trabajadores y promover recortes en el gasto público». De los tres objetivos, sólo el último se está llevando a cabo, lo que explica la ira generalizada contra el Gobierno francés en el último período.

La hipocresía de Macron y sus amigos súper-ricos

Macron se aprovecha ahora de la tragedia de Notre Dame y del verdadero dolor expresado por los trabajadores franceses y de otros países, para sus propias necesidades políticas. Se ha referido al fuego como un acontecimiento en torno al cual unir a la nación, y ha añadido que ahora «no es el momento de la política». Y sin embargo, lo que está haciendo es política de la peor clase: explotar una tragedia genuina, sentida como una pérdida por millones de personas, para aumentar su propia popularidad. La tragedia de Notre Dame se está utilizando en un intento de «unir a la nación» en torno a este símbolo de Francia y de atajar la radicalización de los trabajadores y la juventud.

Sin embargo, haga lo que haga, no puede ocultar el hecho de que su popularidad ha caído en picado en los últimos tiempos, ya que ha continuado por el camino de la austeridad y la privatización. El movimiento de los chalecos amarillos ha puesto de manifiesto lo odiado que es. Por lo tanto, no tenemos ninguna simpatía por él, ya que derrama lágrimas de cocodrilo por la destrucción de la catedral.

Sin embargo, nuestra oposición a los intentos de los reaccionarios de utilizar la tragedia para impulsar su propia agenda no resta importancia a la verdadera tragedia que ha representado el incendio. Los marxistas no nos alegramos en absoluto de la destrucción de nuestro patrimonio cultural. Nuestro objetivo es preservar todas las conquistas del pasado y construir sobre ellas en el futuro.

Es comprensible que algunos reaccionen contra la hipocresía que rodea a este acontecimiento. Es comprensible si comparamos el ruido que se hace sobre Notre Dame, y las ofertas inmediatas de grandes donaciones de capitalistas muy ricos, con la respuesta muy lenta a tragedias como la Torre Grenfell en Londres, donde 71 personas perdieron la vida. Desde que se produjo la tragedia hace dos años, se han recaudado unos 26 millones de libras esterlinas, pero sin grandes donaciones de capitalistas famosos, y mientras tanto los supervivientes siguen viviendo en alojamientos temporales.

François-Henri Pinault, director general de Kering, propietario de Gucci e Yves Saint Laurent, ha donado 100 millones de euros para la restauración de Notre Dame. Se estima que la familia Pinault tiene una riqueza evaluada en 33.000 millones de euros. Bernard Arnault, director general de LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton – se dice que es el hombre más rico de Europa – ha donado 200 millones de euros, pero se dice que su riqueza es de 80.000 millones de euros. L’Oreal, la empresa francesa de cosmética, propiedad de la familia Betancourt, ha donado 200 millones de euros, mientras que Total, la empresa petrolera, ha donado 100 millones de euros. Tales donaciones, aunque grandes, son una migaja considerando la cantidad real de riqueza que estas compañías poseen.

Las grandes donaciones de capitalistas individuales para Notre Dame sirven para subrayar cuánta riqueza tienen estas personas en sus manos, y esto no ha pasado desapercibido en Francia y más allá. De hecho, ahora vemos el comienzo de una reacción contra los mismos multimillonarios que hacen las donaciones. «Hay una creciente ira en las redes sociales por la apatía de las grandes corporaciones ante la miseria social mientras se muestran capaces de movilizar una cantidad loca de dinero de la noche a la mañana para Notre Dame», declaró Ingrid Levavasseur, miembro fundador del movimiento de los chalecos amarillos.

El ofrecimiento inmediato de cientos de millones de dólares por parte de individuos multimillonarios sirve para resaltar que no es cierto que no haya dinero para el gasto social. Ayer, la cifra donada había alcanzado los 900 millones de euros, y hoy los informes indican que ha superado los mil millones de euros, y sin duda seguirá creciendo.

Lo que no se destaca, sin embargo, es que las empresas francesas pueden obtener una devolución del 60 por ciento de los impuestos sobre las «donaciones culturales». Esto puede explicar el afán de estos «filántropos» multimillonarios por enviar dinero a París, siempre deseosos de encontrar escapatorias fiscales convenientes y formas de reciclar su dinero, al mismo tiempo que publicitan masivamente a sus empresas.

Sin embargo, cuando se trata de aumentar los salarios de los trabajadores, estas mismas personas son muy reticentes. Cuando se trata de aumentar el gasto en sanidad, educación y vivienda, tampoco están dispuestos a desprenderse de su dinero, y deberíamos utilizar esto para sacar a relucir las contradicciones de la situación.

No deberíamos tener que depender de la generosidad -o de la falta de generosidad- de estos ricos multimillonarios. Su riqueza no proviene del «sudor de su frente». Procede del trabajo de los cientos de miles y millones de personas que trabajan para ellos. Esa riqueza debe volver al pueblo que la creó, a la clase obrera en su conjunto. La forma de lograrlo es nacionalizar las grandes empresas y utilizar su inmensa riqueza para el bien de la humanidad, lo que incluiría la conservación de monumentos como Notre Dame.

El patrimonio cultural en peligro en todo el mundo

Sin embargo, también es nuestro deber recordar que Notre Dame no es la única pérdida de un gran monumento histórico. Hemos visto varios en el período reciente. Por ejemplo, el museo histórico y científico más antiguo e importante de Brasil se incendió en septiembre del año pasado, y gran parte de sus 20 millones de objetos de interés histórico fueron destruidos. Se había deteriorado y era una tragedia que estaba a punto de ocurrir. El entonces presidente de Brasil, Michel Temer, había presidido los recortes a la ciencia y la educación como parte de un programa general de austeridad. Los sucesivos gobiernos tienen la culpa de no haber proporcionado los fondos necesarios y de haber dejado que el museo se deteriorara.

En abril de 2003, fuimos testigos del pillaje y saqueo del Museo de Iraq en Bagdad mientras los tanques estadounidenses rodaban por la ciudad. Casi toda la colección de sellos de cilindros antiguos fue robada, y más de 15.000 objetos preciosos desaparecieron. Igualmente trágica fue la destrucción del Templo de Baalshamín y de otros templos en una de las ruinas mejor conservadas del sitio sirio de Palmira, así como la dinamitación de antiguos santuarios cristianos y musulmanes. En este caso, la destrucción fue llevada a cabo por el ISIS. En 2001, las dos estatuas de Buda más grandes del mundo, de 1.700 años de antigüedad, fueron voladas por los talibanes en Afganistán.

Cuando se produjeron estas pérdidas igualmente trágicas de nuestra cultura humana mundial compartida, desafortunadamente se hizo menos ruido al respecto, y no tantos multimillonarios se apresuraron a hacer donaciones.

Notre Dame es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Hay muchos otros en todo el mundo, algunos de los cuales han sido destruidos en guerras y guerras civiles. La guerra civil en Yemen, en la que el régimen saudí ha desempeñado un papel clave, ha puesto en peligro algunos de los manuscritos islámicos más preciados del mundo. El régimen saudí recibió de la UNESCO la ubicación de los importantes sitios del patrimonio cultural en Yemen con la esperanza de protegerlos, pero parece que los saudíes han estado atacando conscientemente los sitios.

Un ejemplo es lo que se ha hecho a Sanaa en Yemen. Macron no ha derramado lágrimas por Sanaa, ya que las armas francesas han sido utilizadas en el bombardeo, sin duda produciendo buenos beneficios para la industria armamentística francesa (ver este artículo: «Investigative website says French arms used in Yemen’s war«). Para más detalles sobre los inmensos daños a uno de los mayores patrimonios culturales del mundo, véase «War savages ancient sites in Yemen and Iraq, destroying archaeological record«. Para fotos de la destrucción, ver «Devastation in Yemen: historic district of Sana’a before and after – in pictures«.

No nos regocijamos

Todo esto pone de manifiesto la hipocresía de Macron, de la clase dominante francesa y de los medios de comunicación burgueses a nivel internacional. Sin embargo, al mismo tiempo, no nos permite menospreciar la pérdida de París. La catedral de Notre Dame es un producto de la historia humana, del trabajo de muchos, y es una obra de arte que se erige como testimonio de la creatividad de los seres humanos. Es algo que debe ser atesorado y preservado para todas las generaciones futuras. Estamos enfadados, no porque simbolice a la Iglesia católica o al Estado francés. Estamos enojados porque el capitalismo está fracasando en preservar lo que fue construido por las generaciones pasadas.

Algunos de la izquierda -aunque sean una minoría- lamentablemente se han regocijado con la quema de Notre Dame. Esto es, como mínimo, infantil. Algunos se han referido a ella como un mero edificio, otros han señalado el hecho de que es un símbolo de la Iglesia Católica, y otros han señalado el fervor nacionalista que la clase dominante de Francia ha estado tratando de despertar. Otros han intentado utilizar una especie de «anticolonialismo», viendo en Notre Dame un símbolo del imperialismo francés.

Si aplicáramos estos criterios para juzgar lo que ha ocurrido, la conclusión lógica sería que deberíamos incluir en nuestro programa la destrucción de todos los monumentos producidos por las sociedades de clase del pasado; deberíamos intentar destruir todo lo que ha sido creado por la humanidad desde que se elevó por encima del nivel de los salvajes primitivos. Eso significaría anular todo lo que ha conseguido el surgimiento de la propia civilización.

No debemos olvidar que la humanidad se elevó por encima de su condición animal primitiva al pasar del comunismo primitivo a una sociedad de clases. Fue a través de la esclavitud que la humanidad comenzó a expandir su conocimiento y su nivel cultural. Es cierto que esto se hizo a un gran precio para los de abajo, los esclavos, pero es lo que creó las condiciones materiales para que la humanidad diera un salto histórico hacia la libertad genuina. Los grandes filósofos, matemáticos y escritores de la antigua Grecia contribuyeron enormemente a la comprensión y el conocimiento humanos y, al hacerlo, iniciaron el largo y arduo viaje hasta donde nos encontramos en la actualidad.

Fue Engels en su obra magistral Anti-Duhring, quien explicó lo siguiente:

«Fue la esclavitud la primera que hizo posible la división del trabajo entre la agricultura y la industria a mayor escala, y por lo tanto también el helenismo, el florecimiento del mundo antiguo. Sin esclavitud, no habría habido Estado griego, ni arte ni ciencia griegos, sin esclavitud, no habría habido Imperio Romano. Pero sin las bases establecidas por el helenismo y el Imperio Romano, tampoco habría una Europa moderna. Jamás debemos olvidar que todo nuestro desarrollo económico, político e intelectual presupone un estado de cosas en el que la esclavitud era tan necesaria como universalmente reconocida. En este sentido, tenemos derecho a decir: sin la esclavitud de la antigüedad no hay socialismo moderno.

«Es muy fácil oponerse a la esclavitud y cosas similares en términos generales, y dar rienda suelta a la alta indignación moral ante tales infamias. Desgraciadamente, todo lo que esto transmite es sólo lo que todo el mundo sabe, es decir, que estas instituciones de la antigüedad ya no están de acuerdo con nuestras condiciones actuales y nuestros sentimientos, que son los que determinan estas condiciones. Pero no nos dice una sola palabra sobre cómo surgieron estas instituciones, por qué existieron y qué papel desempeñaron en la historia. Y cuando examinamos estas cuestiones, nos vemos obligados a decir -por muy contradictorio y herético que pueda parecer- que la introducción de la esclavitud en las condiciones imperantes en ese momento fue un gran paso adelante. Porque es un hecho que la humanidad, nacida de la animalidad, y tuvo que usar medios bárbaros y casi animales para salir de la barbarie.

Invitamos a nuestros lectores a estudiar ese trabajo si aún no lo han hecho, y en particular a leer la sección IV. Teoría de la Violencia (Conclusión). Desde la esclavitud hasta el feudalismo y desde éste hasta el capitalismo, la sociedad humana se ha elevado cada vez más. Ha adquirido un mayor conocimiento y ha desarrollado una técnica a niveles inimaginables. Esto ha llevado miles de años, más de 10.000 para ser precisos, pero fue una fase ineludible e inevitable del desarrollo humano.

Crisis capitalista sin precedentes

El punto que ahora tenemos que destacar es que el capitalismo ha desarrollado los medios de producción hasta el nivel en que es posible prever el fin de la sociedad de clases. La técnica, la ciencia, la maquinaria han alcanzado un nivel en el que los seres humanos pueden, por primera vez en la historia, ser verdaderamente libres. Podemos empezar, por primera vez en la historia, a construir una nueva sociedad sin clases. La Revolución Rusa, si hubiera sido seguida por revoluciones exitosas en Alemania y en toda Europa, podría haber sido el comienzo de una nueva sociedad libre de restricciones de clase. Su aislamiento significó que la sociedad fue finalmente empujada de nuevo al pantano de un sistema capitalista que había dejado de ser progresista, y con esto vino toda la barbarie de la década de 1930 y la Segunda Guerra Mundial.

Ahora nos enfrentamos a una crisis sin precedentes del capitalismo, que está produciendo agitación social y política en todas partes. El capitalismo tuvo un período progresivo en el que estaba desarrollando masivamente las fuerzas productivas y estableciendo así las condiciones materiales para el próximo salto en la historia de la humanidad hacia una sociedad sin clases. El capitalismo se despojó de su papel progresista hace mucho tiempo y ahora desempeña un papel totalmente reaccionario. Desde su período de ascenso entró en su descenso al estallar la Primera Guerra Mundial, que abrió un período sin precedentes de lucha de clases y revolución. Debido a la falta de una dirección revolucionaria, ese período terminó en reacción y guerra mundial.

Sin embargo, la historia ha dado un giro completo y ahora nos presenta una nueva oportunidad histórica para cambiar la sociedad. Al cambiar la sociedad, no desecharemos todo el conocimiento acumulado de la humanidad logrado a través de miles de años de sociedad de clases. Tomaremos todos los logros de las sociedades anteriores – el arte, la literatura, la arquitectura, la ciencia, la filosofía – producidos por los grandes pensadores del pasado y los haremos nuestros.

Las primeras medidas consistirán en elevar el nivel cultural general de la sociedad. Hasta hace relativamente poco tiempo, la cultura estaba reservada principalmente a una minoría privilegiada. Los grandes artistas, los grandes músicos y escritores, solían provenir de las clases privilegiadas, de la burguesía y de la pequeña burguesía, mientras que las masas de campesinos y obreros industriales eran analfabetos o sólo tenían acceso a una educación muy rudimentaria.

Incluso los grandes marxistas procedían de este trasfondo social. Como Trotsky señaló en su texto de 1923, «¿Qué es la cultura proletaria y si es posible?

«Marx y Engels salieron de las filas de la democracia pequeñoburguesa y, por supuesto, se educaron en su cultura y no en la cultura del proletariado. Si no hubiera habido clase obrera, con sus huelgas, luchas, sufrimientos y revueltas, no habría habido, por supuesto, ningún comunismo científico, porque no habría habido una necesidad histórica para ello. Pero su teoría se formó enteramente sobre la base de la cultura burguesa, tanto científica como política, aunque declaró una lucha hasta el final contra esa cultura. Bajo la presión de las contradicciones capitalistas, la idea de generalizar la democracia burguesa se eleva -en sus representantes más audaces, honestos y previsores- hasta su autorregeneración genial, armada con todas las armas críticas de la ciencia burguesa. Tal es el origen del marxismo».

Observen aquí lo que dice. Marx y Engels estaban «armados con todas las armas críticas de la ciencia burguesa». Tomaron los logros de la cultura burguesa y la elevaron a un nivel superior, produciendo esa herramienta vital en las manos de la clase obrera de hoy, la filosofía marxista que nos permite ver el mundo como realmente es y prepararnos para la siguiente fase en el desarrollo de la humanidad.

La tarea de construir una nueva sociedad

Al tomar en sus manos los medios de producción y la inmensa riqueza acumulada, que hoy posee una pequeña minoría de súper-ricos, la clase obrera comenzará el proceso de construcción de una nueva sociedad.

¿Creará esto una «cultura proletaria»? Lenin, en las condiciones atrasadas heredadas del antiguo régimen zarista con un analfabetismo generalizado y un bajo nivel cultural general, no veía como tarea inmediata la construcción de una nueva «cultura proletaria». Veía como tarea la de ayudar a las masas a asimilar primero los logros esenciales de la cultura burguesa. Una vez logrado esto, la sociedad puede pasar a un nivel superior. Para que eso ocurriera, era necesario un período de desarrollo de la industria y la agricultura.

Fue Trotsky quien planteó la pregunta: «¿Tendrá el proletariado suficiente tiempo para crear una cultura’proletaria’? ¿Por qué Trotsky se refirió a la cantidad de tiempo que la clase obrera tendría para producir su propia cultura? Señalaba que la revolución socialista tiene el objetivo de crear una sociedad sin clases. Al tomar el poder, la clase obrera toma el control de todos los aspectos de la sociedad, empezando por la economía. Pero al desarrollar aún más la economía, elevando la productividad a niveles inimaginables, la clase obrera se aboliría a sí misma como clase. Como él dice, «….antes de que el proletariado desaparezca de la etapa del aprendizaje cultural, habrá dejado de ser proletario». (Véase ¿Qué es la cultura proletaria y es posible?)

Así, la clase obrera llega al poder con el objetivo no de imponerse a las clases inferiores -no hay ninguna, ya que todo el trabajo lo hace el proletariado- sino de abolir todas las diferencias de clase. Al hacerlo, se suprime a sí mismo y la sociedad en su conjunto se queda sin clases. En esas condiciones tendremos una auténtica libertad y un florecimiento de la cultura humana a un nivel inimaginable para las generaciones pasadas.

La sociedad del futuro preservará todos los logros de las sociedades del pasado y los hará suyos. Dedicará inmensos recursos a preservar la cultura de miles de años de civilización humana. Y esperamos que los grandes monumentos del pasado sigan intactos para que las generaciones futuras disfruten de ellos muchos años después de que la sociedad de clases haya sido relegada a la historia.

(Tomado de Lucha de Clases)