Emilia Schneider y opción de ser primera presidenta trans de la Fech: “Sería un golpe a los sectores conservadores que están avanzando”

Durante las últimas horas el muro de Facebook de Emilia Schneider se ha repletado de comentarios. Desde amigos y amigas, pasando por compañeros y compañeras de militancia, hasta profesores y profesoras de enseñanza básica han celebrado el anuncio de su precandidatura a la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), cuya elección tendrá lugar el próximo 29 y 30 de abril.

Junto con un rotundo apoyo, en las felicitaciones dejadas en la red social se repiten dos ideas: Feminismo y “hacer historia”. “Es muy emocionante y habla de un país que pese al avance de los discursos de odio, del conservadurismo, está cambiando. La amplitud que puede tener detrás una candidatura feminista como la nuestra es importante, una muestra de que el feminismo avanza, de que avanzan los movimientos sociales también”, dice en conversación con Politika la candidata que el Partido Comunes (Izquierda Autónoma+Partido Poder) ha definido como su carta de cara a la decisión que debe tomar el Frente Amplio como conglomerado para participar de los comicios en la Fech.

Schneider, estudiante de Derecho, es actualmente consejera de la Federación por esa escuela, fue una de las primeras secretarias de género en la Casa de Bello y en la histórica toma de la facultad de Pío Nono en 2018 fue su vocera, la misma tarea que realizó en la Coordinadora 8M.

Imagen gentileza Emilia Schneider

¿Cómo resumirías tu principal interés, la motivación para asumir esta precandidatura?

Principalmente porque en el Partido Comunes, y con compañeros y compañeras que hemos trabajado durante varios años, hemos diagnosticado que es necesario una refundación política del Movimiento Estudiantil. Lo vimos el 2018 con las movilizaciones feministas por una educación no sexista, donde una lucha históricamente invisibilizada como la lucha feminista pasó adelante y a ser protagónica en el Movimiento Estudiantil. Y en esa línea, con esos estudiantes que se organizan muchas veces por fuera de las federaciones, de las orgánicas del Movimiento Estudiantil, es con quienes creemos que tenemos que refundar el carácter del Movimiento Estudiantil, sus orgánicas y todos sus espacios, para salir con más fuerza a luchar por una educación pública, democrática, que no discrimine por el dinero que tenemos en el bolsillo, ni por nuestra raza ni género ni orientación sexual.

Cuando hablas de esos sectores que van por el costado del Movimiento Estudiantil, ¿a quiénes te refieres?

No diría que por el costado, pero sí que muchas veces las orgánicas del Movimiento Estudiantil no hemos estado a la altura, y me refiero particularmente a estudiantes que se organizan en torno al conflicto socioambiental, al feminismo, a la lucha en el conflicto mapuche, entre otros conflictos que tiene que pasar al frente; y tenemos como eje transversal, sin duda, la educación pública no sexista como la gran demanda que puede aunarnos a todas y todos quienes creemos en esas transformaciones.

De resultar electa, sería un hecho histórico, te convertirías en la primera presidenta trans de la Fech. ¿Cómo te gustaría que eso fuera leído por la sociedad, qué repercusiones esperarías que tuviera, considerando la importancia que tiene la Federación?

Imagen gentileza Emilia Schneider

Bueno, de partida hay que aclarar que no solo porque yo ocupe uno de esos puestos, los grandes cambios que necesitan las disidencias sexuales o las mujeres para dejar de recibir violencia y odio en las calles van a llegar; es un camino mucho más largo. Pero creemos que el hecho de que la Fech tenga por primera vez una presidenta trans, significaría un golpe a los sectores conservadores que avanzan en el último tiempo, que levantan discursos de odio, que legitiman actos brutales de violencia que se han producido en nuestro país en el último tiempo. Creemos que sería un golpe desde el movimiento social a esos sectores, para decir que hoy -con más fuerza que nunca- desde el Movimiento Feminista vamos a hacer oposición a todo discurso que levante el odio y que sea antiderechos; el Movimiento Feminista estará para hacerle un contrapeso.

¿Observas aún resistencia en la comunidad estudiantil de la Chile -entre estudiantes, funcionarios y docentes- respecto a una candidatura tuya como activista trans?

No en particular respecto de mi candidatura, pero sí creo que, sin duda, en la Universidad de Chile todavía persiste discriminación y cierto conservadurismo respecto a estudiantes y miembros o miembras de nuestra comunidad que sean trans. Nos queda mucho por avanzar, pero desde la Universidad de Chile el año pasado, con las movilizaciones, conseguimos importantes avances, como el reconocimiento del nombre social de los y las estudiantes trans, la necesidad de capacitaciones para nuestra comunidad en torno a nuestras temáticas. Pero, sin duda, creemos que todavía queda mucho por avanzar en una ley de educación sexual integral, en una educación no sexista que nos permita en todos los niveles educacionales ir construyendo relaciones libres de violencia y que efectivamente integren a las disidencias sexuales.

¿De resultar electa, cuáles serían los principales lineamientos de tu gestión?

Sin duda, hacernos cargo de la necesaria refundación de la Federación en términos orgánicos, que vuelva a ser una herramienta al servicio de la lucha de los y las estudiantes, de la comunidad universitaria y de todos los movimientos sociales. Y a nivel nacional, la agenda pondría en el centro del debate la educación pública no sexista como bastión principal del Movimiento Estudiantil y como la bandera principal que queremos hacer avanzar este año. También eso implica seguir luchando contra el mercado en la educación y creemos que eso se puede hacer por supuesto de la mano del Movimiento Feminista y de todas las orgánicas sociales que adhieren a ello.

Como consejera de la Fech, ¿qué autocríticas harías al trabajo que la Federación lleva desarrollando durante los últimos años?

Yo creo que durante los últimos años hemos vivido un proceso de alejamiento de las luchas que daban los y las estudiantes, de las luchas que daban los movimientos sociales, y eso ha sido producto de la burocratización también de muchas federaciones, y creemos que eso es algo que hay que cambiar y eso es también uno de los porqué de mi candidatura, por el anclaje con el Movimiento Feminista en particular. Y creemos que estamos a tiempo de revertirlo y que la Fech es muy importante como vocería social y se tiene que poner al servicio de esos desafíos en 2019.

Imagen gentileza Emilia Schneider

“El Movimiento Feminista está siendo la principal oposición al avance conservador”

¿Cómo observas el tratamiento en los medios de comunicación tradicionales respecto a temas como una candidatura trans como la tuya, también sobre el feminismo? 

Creo que si bien muchos medios tienen una línea editorial más conservadora, nosotras desde el Movimiento Estudiantil y el Movimiento Feminista hemos intentado aprovechar todos los espacios -y sobre todo en medios de comunicación de masas- para llegar a las mayorías con los mensajes y las demandas que estamos levantando. Pero, sin duda, siempre los medios pueden ser un poco tendenciosos, quizás vaciar un poco de contenidos nuestras demandas o, incluso, hacer que personajes del Gobierno como Isabel Plá (ministra de la Mujer y Equidad de Género) hable en nombre del Movimiento, cuando nosotras hemos sido fuertes y claras en decir que la representación del Movimiento Feminista está en nuestras vocerías, en nuestras dirigencias sociales y que marcamos una distancia con el Gobierno. Entonces, yo diría que por ahí van las principales falencias que veo en los medios de comunicación.

Mientras avanzamos con una candidatura como la tuya, en la otra vereda tenemos al Presidente Sebastián Piñera recibiendo a Jair Bolsonaro o la emergencia de un liderazgo como el de José Antonio Kast, a quienes uno podría unificar como representantes de discursos de odio. ¿Cómo se combaten esos discursos de odio que están emergiendo nuevamente, no solo a nivel nacional?

Bueno, por eso es también un poco el motivo de esta candidatura, de ser un golpe a ese avance conservador. Pero, sin duda, con una candidatura eso no se acaba, y nosotras desde el Partido Comunes creemos que la única forma de enfrentar esto es con organización política, con movilización y con una organización que le hable a las mayorías de nuestro país. El Movimiento Feminista este 8 de marzo levantó una agenda de derechos que interpela a la mayoría de la sociedad, por el fin de las AFP, por una educación como un derecho, por una salud como un derecho, por el fin de la precarización laboral, entonces creemos que hoy el Movimiento Feminista está siendo la principal oposición a ese avance conservador, y creemos que desde ahí se tiene que seguir fortaleciendo esa oposición social y que se proyecte a la política.

(Tomado de Polítika)