Haití: La agresión imperialista contra la revolución bolivariana desata un movimiento de masas

Las protestas masivas y una huelga general contra la pobreza creciente, la corrupción y a favor de la exigencia de la renuncia del presidente Jovenel Moïse han paralizado completamente Haití en las últimas dos semanas. Este movimiento de masas es una continuación directa de la huelga general que estalló el verano pasado contra los aumentos propuestos del costo del combustible, así como las protestas masivas que tuvieron lugar en noviembre pasado en relación con un escándalo de corrupción que involucra a los fondos de PetroCaribe.

La corrupción de PetroCaribe

La Alianza PetroCaribe fue lanzada en 2005 por el gobierno de Chávez y llegó a incluir a 17 países de América Central y el Caribe. En un momento en que el petróleo se vendía a más de 100 dólares por barril, el programa PetroCaribe proporcionaba petróleo barato y créditos preferenciales a los países miembros. Estos podían obtener petróleo a una fracción del precio de mercado y pagar el resto a lo largo de 25 años con intereses muy bajos.

Haití se unió a PetroCaribe en 2006 cuando Préval llegó al poder, para irritación de los imperialistas. Sin acceso a PetroCaribe, el gobierno haitiano se habría encontrado en una situación muy difícil, ya que el alto precio del combustible habría devorado las arcas del gobierno. Después del terremoto de 2010, Venezuela no solo perdonó 295 millones de dólares de deuda que Haití había acumulado desde que se unió a PetroCaribe, sino que también proporcionó fondos para reconstrucción y ayuda. Estas acciones solidarias por parte del gobierno venezolano fueron profundamente apreciadas por el pueblo de Haití.

967848dc006dabcb77adc615188bd112 w700 h500

Desde entonces Haití ha acumulado unos 2 mil millones más en deuda con Venezuela bajo PetroCaribe. La idea detrás de PetroCaribe suponía que los ahorros del programa se utilizarían para inversiones en desarrollo e infraestructura, principalmente en vivienda, salud y educación. Después de muchos años, no ha habido desarrollo y el pueblo haitiano no vio ninguno de los beneficios sociales que se esperaban de PetroCaribe. La gente, naturalmente, comenzó a preguntarse dónde se había ido todo el dinero.

El Senado de Haití publicó informes en 2016 y 2017 que indicaban que la élite política de Haití había robado casi 2 mil millones de dólares del fondo de PetroCaribe. Los informes mostraron que hubo entre $ 1,7 mil millones en contratos sin licitación entregados por el gobierno entre 2008 y 2016. Estos proyectos se pagaron usando el dinero de PetroCaribe pero nunca se completaron.

Los informes del Senado y un informe de enero de 2019 del Tribunal Superior de Cuentas destacaron la gestión desastrosa y la malversación de los fondos de PetroCaribe. Unos 15 ex ministros y altos funcionarios del gobierno del ex presidente Martelly han sido implicados, incluido el actual presidente, el propio Moïse. Una empresa que era propiedad de Moïses en ese momento cobró para construir una carretera, pero no se ha podido encontrar un contrato de dicho proyecto.

El informe de enero en sí estaba incompleto y no se pudo terminar la investigación sobre el robo de fondos de PetroCaribe. Se espera un informe de seguimiento en abril. Como era predecible a pesar del robo flagrante de los fondos de PetroCaribe, no se han presentado cargos y no se han producido arrestos.

Impulsadas por una campaña en los medios sociales, llamada “PetroCaribe Challenge”, el año pasado se llevaron a cabo una serie de protestas contra el robo de los fondos de PetroCaribe y la corrupción generalizada en el país. Este movimiento culminó en protestas masivas y huelgas que pararon Puerto Príncipe varias veces a fines del año pasado, y los manifestantes exigieron la renuncia del gobierno y justicia con respecto a la corrupción y el robo de fondos de PetroCaribe.

El fin de PetroCaribe

La situación económica de Haití continúa deteriorándose. La ayuda externa que fluyó hacia el país después del terremoto de 2010 y los huracanes que siguieron se ha agotado fundamentalmente. Todo indica que las élites de Haití han saqueado gran parte de este dinero.

Haití ya se retrasaba en los pagos a Venezuela bajo el acuerdo PetroCaribe. Sin embargo, dado que la presión estadounidense sobre Venezuela creció en forma de sanciones, Haití se encontró incapaz de pagar sus deudas y la participación de Haití en PetroCaribe terminó efectivamente en octubre de 2017.

Venezuela ahora no puede proporcionar combustible subsidiado a Haití debido a las sanciones. La realidad es que el subsidio al combustible de Haití, del que la mayoría de los haitianos dependen para sobrevivir, solo se podría mantener gracias a PetroCaribe. Con la opción PetroCaribe cerrada, el gobierno haitiano recurrió al FMI, que aprovechó la oportunidad y trató de forzar al gobierno haitiano a deshacerse del subsidio al combustible. El FMI ha ofrecido millones en préstamos a cambio de privatizaciones y la eliminación del subsidio al combustible. El FMI argumentó que, debido al robo y la malversación de los fondos de PetroCaribe, el subsidio al combustible tuvo que cancelarse ya que estaba beneficiando de manera desproporcionada a las élites de Haití.

Esto solo pudo enfurecer al pueblo haitiano. No solo la clase dirigente haitiana había robado de manera flagrante los fondos de PetroCaribe destinados al desarrollo social en beneficio de los pobres, ¿ahora se esperaba que el pueblo también pagara por ello? La realidad de la situación es que la mayoría de los haitianos de clase trabajadora y pobres no pueden sobrevivir sin estos subsidios. La cancelación propuesta del subsidio provocó una explosión de rabia entre el pueblo haitiano, que resultó en varios días de protestas y huelgas masivas en julio de 2018 y la renuncia del primer ministro.

5c27541446905db3aba1a69b6e384e9f w720 h640

Ahora que Venezuela no puede proporcionar combustible subsidiado, Haití ha tenido que recurrir a las compañías petroleras de EE. UU. y pagar los precios de combustible en los EE. UU. Esto ha llevado a una escasez de combustible. La escasez es tal que hay largas colas en las estaciones de servicio y también significa que las personas no pueden pagar el combustible para cocinar, la iluminación y la electricidad. Las compañías de telecomunicaciones haitianas no tienen suficiente combustible para mantener operativas sus torres de telefonía celular y las empresas de servicios públicos no pueden proporcionar energía. Debido a que la producción eléctrica se ha reducido para hacer frente a la escasez de combustible, muchas áreas del país ahora tienen solo seis horas de energía por día, mientras que otras ni siquiera las tienen.

De manera escandalosa, el combustible se está entregando a Haití. Actualmente hay petroleros cargados con combustible de compañías energéticas estadounidenses que se encuentran en el puerto de Puerto Príncipe. Pero el gobierno haitiano está escaso de efectivo y está en mora con estas compañías, que se niegan a entregar el combustible hasta que se paguen las deudas y el pago se haga por completo, en dólares estadounidenses.

Habiendo perdido el acceso al petróleo barato a crédito, el déficit presupuestario de Haití está fuera de control, lo que ha devaluado la moneda nacional frente al dólar estadounidense. La tasa de inflación ha sido de alrededor del 15 por ciento durante los últimos dos años, aumentando los costos de los bienes básicos y poniendo productos como el combustible, los alimentos y el transporte fuera del alcance de la mayoría de los haitianos.

Un hombre en una manifestación dijo a la prensa que “ya no podemos soportar este estancamiento económico: no tenemos electricidad, no tenemos seguridad y ahora los vendedores de harina y pan han decidido cerrar sus puertas debido a la inflación. Así que ahora nos estamos acercando de nuevo a una situación de disturbios por hambre”.

Una mujer explicó que “cuando era pequeña, cien gurdos [moneda haitiana] nos permitían comer hasta que nuestros estómagos estaban llenos. Ahora ni siquiera podemos comprar carbón para cocinar”, y agregó que “con Martelly, estaban mejor. Con Préval antes de él, teníamos suficiente comida para comer. ¡Y bajo Aristide mis hijos iban a la escuela!

Mostrando el estado de ánimo de la gente, otro manifestante explicó que “han pasado dos años desde que [el presidente Jovenel Moïse] prometió llenar nuestros platos, pero no puedo comer mentiras”.

Solidaridad con la revolución bolivariana

La última gota llegó el 10 de enero de este año, cuando en una votación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Haití se puso del lado de los Estados Unidos en una moción que afirmaba que el gobierno de Nicolás Maduro era “ilegítimo”.

381d3edf9b46a0ff2ed996ca599119e1 w720 h600

Esto fue demasiado para la gente de Haití. A los ojos de la clase trabajadora haitiana y de los pobres, Venezuela es el país que más ha apoyado y ayudado a Haití a través de los préstamos, la provisión de fondos para proyectos de infraestructura, el acceso a petróleo barato y la cancelación de deudas, etc. La solidaridad revolucionaria entre el pueblo de Haití y Venezuela es real y tangible, y el pueblo no la puede olvidar fácilmente. El único país que había apoyado y ayudado a Haití ahora estaba siendo traicionado por las elites políticas después de que se hubieran llenado el bolsillo robando los fondos de PetroCaribe.

Existe un vínculo directo entre la Revolución Bolivariana en Venezuela y los desarrollos en la Revolución haitiana. Al cancelar la deuda de PetroCaribe de Haití después del terremoto de 2010, el propio Chávez explicó que Haití no tenía deudas con Venezuela, y explicó que, de hecho, era al revés y que Venezuela tenía una deuda histórica con Haití. Sin duda, Chávez tuvo en mente la inspiración que extrajo de la Revolución haitiana de 1791 y la Independencia de 1804, pero también el santuario y el apoyo brindado por la República de Haití a Simón Bolívar en 1815.

Además, el movimiento revolucionario en Haití que supuso el derrocamiento del régimen Duvalier y la eventual victoria electoral de Aristide a principios de la década de 1990 fue una inspiración para Chávez y la Revolución Bolivariana en Venezuela. La revolución bolivariana, a su vez, se convirtió en una gran inspiración para el pueblo de Haití en su lucha por liberarse del capitalismo y la ocupación imperialista.

Venezuela y Haití estaban definitivamente vinculados en la mente del imperialismo estadounidense. Al temer el peligro de que una marea revolucionaria arrasara toda la región, los imperialistas atacaron a Aristide junto con Chávez con el objetivo de derrocarlos. De hecho, las tácticas utilizadas en Haití para expulsar a Aristide del poder en 2004 son muy similares a las intentadas en Venezuela para eliminar a Chávez, y ahora a Maduro, incluidos los golpes de estado directos, los cierres patronales, los boicots electorales y el fomento de un ” oposición democrática”, etc.

Las masas se levantan

Después de la votación de la OEA el 10 de enero, se convocaron concentraciones y manifestaciones en solidaridad con Venezuela y la Revolución Bolivariana. A medida que el movimiento comenzó a crecer, se convocó una manifestación masiva el 7 de febrero. La fecha de esta manifestación era significativa, ya que marca la huida en avión de Duvalier de Haití en 1986 y el juramento presidencial de Aristide en 1991.

El 7 de febrero, Haití fue paralizado por protestas masivas y las huelgas se centraron en tres demandas: (1) la renuncia inmediata del Presidente Jovenel Moïse, el principal aliado de los Estados Unidos en Haití; (2) procedimientos penales adecuados contra la clase política haitiana por malversación de fondos de 3.800 millones de dólares de la tesorería pública; y (3) el apoyo al gobierno de Nicolás Maduro y el rechazo de la interferencia norteamericana en los asuntos de la región.

El movimiento continuó creciendo y cobrando impulso durante las siguientes dos semanas. Las escuelas, bancos, embajadas, empresas y estaciones de combustible permanecieron cerradas. Los bloqueos de carreteras aumentaron en todo el país, interrumpiendo el tránsito y cerrando efectivamente los aeropuertos.

Moïse guardó silencio hasta el 15 de febrero cuando, en un discurso público, se negó a dimitir y rechazó las demandas de la oposición. Al parecer, él quiere usar a la policía nacional para ahogar las manifestaciones con sangre y aplastar a la oposición, pero también ha habido informes alertando que las fuerzas policiales han sido “desestabilizadas” y que las protestas han creado “contradicciones masivas” en la policía. Por parte de la clase dirigente haitiana y los imperialistas, existe la preocupación de que la policía sea, y es de hecho, “poco fiable”.

Los choques con la policía han provocado múltiples lesiones y muertes, y ha habido informes de severa represión policial contra los manifestantes en algunas áreas, incluida la participación de las tropas de la ONU, pero las protestas masivas y las huelgas continuaron hasta principios de esta semana.

Con la mayoría de los servicios paralizados durante casi dos semanas, hubo una pausa en el movimiento a principios de esta semana ya que las poblaciones aprovecharon esta para acopiar alimentos y agua, buscar combustible y otras necesidades, y limpiar los barrios (no ha habido servicios de saneamiento ni de recolección de basura durante semanas).

La situación sigue siendo muy fluida. Después de la calma de esta semana, la oposición ha pedido que continúen las manifestaciones el viernes 22 de febrero, y un líder de la oposición dijo: “El viernes marcharemos por todo el país para sacar a Jovenel Moïse del Palacio Nacional. El tiempo para el diálogo ha pasado y el gobierno no tiene nada que ofrecer. Las políticas del gobierno son promesas que nunca podrán implementarse”.

El gobierno sufrirá una enorme presión de los imperialistas para resolver la situación. El gobierno de Moïse es increíblemente débil, sin mandato o apoyo popular. Ahora, las protestas masivas y las huelgas generales, la revuelta popular de las masas haitianas podrían claramente derrocar al gobierno.

Sin acceso a fondos o combustible, el gobierno haitiano no tiene medios reales para comprar una paz social temporal. No tienen medios económicos a su disposición para apaciguar a las masas, ni tienen ningún capital político para apaciguar las demandas políticas del movimiento. Según los informes, la fuerza policial nacional es de poca confianza, al gobierno le resultará muy difícil reprimir el movimiento por la fuerza bruta. Esto no significa que la policía no pueda y no atacará las manifestaciones y a los trabajadores en huelga, pero dado el equilibrio de fuerzas parece poco probable que el gobierno pueda derrotar al movimiento con solo la acción de la policía.

Se ha hablado de que el imperialismo estadounidense podría enviar “ayuda humanitaria”, lo que, por supuesto, significaría una operación y un golpe de estado similares a los que ahora intentan en Venezuela. Sin medios reales para enfrentarse a la crisis, la clase dominante haitiana dependerá mucho del imperialismo para resolver la crisis. Esto abre la posibilidad de algún tipo de golpe de Estado, apoyado por tropas de la ONU o fuerzas imperialistas entregando “ayuda humanitaria”.

Al exigir la renuncia del presidente, la investigación efectiva del robo y el castigo penal de PetroCaribe para los involucrados, y al cuestionar la política exterior del gobierno en relación con la Revolución Bolivariana, el pueblo haitiano ha planteado directamente la cuestión de quién gobierna en la sociedad haitiana.

Es muy probable que el gobierno caiga dentro de los próximos días o semanas. En ese caso, la pregunta será: ¿qué reemplazará al gobierno caído? La clase dominante haitiana no tiene poder, y el pueblo haitiano no puede y no debe confiar en ninguna solución ofrecida por los imperialistas. Un acuerdo negociado con el imperialismo estadounidense o la ONU solo significaría la ocupación continua del país por parte de tropas extranjeras, otra solución política temporal e ineficaz, y la continuación de las mismas políticas de humillación, pobreza e inanición. El movimiento de las masas haitianas debe rechazar cualquier acuerdo con la élite haitiana gobernante, los imperialistas, y debe exigir la expulsión de todas las tropas de la ONU y extranjeras.

Las masas trabajadoras y pobres de Haití solo pueden confiar en sí mismas para resolver la situación y deben tomar el poder ellas mismas. Ahora que el movimiento entra en su tercera semana, se deben establecer comités de huelga ampliados y vincularlos en todos los distritos, ciudades y regiones para coordinar la actividad política y las acciones de huelga. Estos comités también deberían comenzar a coordinar todas las actividades que el gobierno ya no puede realizar. Con la economía en ruinas, los comités de huelga deberían comenzar a organizar la recolección y distribución de productos básicos como alimentos, agua y combustible, y organizar el transporte, la educación, el saneamiento y la atención médica. Las compañías de combustible, alimentos y agua deben ser expropiadas y dirigidas por los comités de huelga.

Solo un gobierno de los trabajadores, agricultores y pobres de Haití podrá resolver la crisis actual. Sólo el socialismo ofrece un camino para el pueblo haitiano. La única forma de detener de forma permanente el caos económico, acabar con la aplastante pobreza y desarrollar la economía y proporcionar empleos es eliminar del poder a la élite haitiana podrida y a los imperialistas.

El pueblo de Haití no está solo en su lucha. El movimiento actual fue provocado por la traición de la Revolución Bolivariana por parte de la elite gobernante haitiana. Existe un profundo sentimiento de solidaridad entre la clase trabajadora y los pobres en todo el Caribe y América Latina. La solidaridad demostrada por el pueblo haitiano por los trabajadores y los pobres de Venezuela no será olvidada. Luchan en común contra un enemigo común. Al impulsar su propia revolución y dar un golpe decisivo contra el imperialismo, las masas haitianas pueden acudir en ayuda de la revolución venezolana. Al igual que en los siglos pasados, la revolución haitiana de hoy podría ser la chispa y la fuente de inspiración para una poderosa ola de luchas revolucionarias en toda América y el mundo.

(Tomado de Lucha de Clases)